DI­NA­MAR­CA

AQUÍ ES MÁS FÁ­CIL PER­SE­GUIR LAS PA­SIO­NES

National Geographic (Chile) - - Los Lugares Más Felices Del Mundo -

Con mé­to­dos si­mi­la­res, Di­na­mar­ca ve­la por el bie­nes­tar de per­so­nas co­mo Sid­se Clem­men­sen. Es­ta ma­dre tra­ba­ja­do­ra, de 35 años, tie­ne pe­lo cas­ta­ño y cor­to, y lle­va una blu­sa sin man­gas, pan­tu­flas ma­rro­quíes y un are­te de dia­man­te en la na­riz; es­tá sen­ta­da en su co­ci­na to­man­do una ta­za de té. “El Es­ta­do me da to­do lo que ne­ce­si­to –ase­gu­ra Clem­men­sen–. Mis hi­jos son fe­li­ces. Ten­go un ma­ri­do es­tu­pen­do. Y me fas­ci­na mi tra­ba­jo. Sé que no me pue­de pa­sar na­da muy ma­lo”.

Clem­men­sen y su fa­mi­lia son uno de 22 ho­ga­res en una co­mu­ni­dad de vi­vien­das co­la­bo­ra­ti­vas de­no­mi­na­da bo­fae­lless­kab, en la ciu­dad de Aal­borg. Ca­da fa­mi­lia es pro­pie­ta­ria de una ca­sa pe­que­ña, cu­ya es­truc­tu­ra re­cuer­da las cons­truc­cio­nes de Le­go, y com­par­te un jar­dín enor­me, un cuar­to de la­va­do, taller, zo­na de al­ma­ce­na­je, es­ta­cio­na­mien­to y co­me­dor, don­de pue­den for­mar par­te del pro­gra­ma de co­mi­das co­mu­ni­ta­rias. El com­ple­jo de ca­sas es­tá ubi­ca­do en una co­li­na de po­ca al­tu­ra con vis­ta a los pas­ti­za­les

on­du­la­dos, des­de ahí se pue­de lle­gar en bi­ci­cle­ta a la es­cue­la pri­ma­ria y la uni­ver­si­dad de la zo­na.

A la usan­za es­can­di­na­va, el com­ple­jo de co­vi­vien­da ofre­ce una mez­cla ele­gan­te de lo pri­va­do y lo pú­bli­co, una me­tá­fo­ra elo­cuen­te de la so­cie­dad da­ne­sa en ge­ne­ral, con su én­fa­sis en la con­fian­za y la co­mu­ni­dad. Se­gún Pe­ter Gun­de­lach, so­ció­lo­go en la Uni­ver­si­dad de Copenhague, la evo­lu­ción de la so­cie­dad da­ne­sa se pue­de ras­trear has­ta la Gue­rra de los Du­ca­dos, en 1864, cuan­do Di­na­mar­ca per­dió un cuar­to de su te­rri­to­rio fren­te a Pru­sia. “Con esa de­rro­ta per­di­mos nues­tra am­bi­ción de ser una su­per­po­ten­cia mun­dial. Fue una lec­ción de hu­mil­dad. Nues­tro go­bierno co­men­zó a for­ta­le­cer nues­tra iden­ti­dad na­cio­nal y cons­truir ha­cia aden­tro”.

Los da­ne­ses se crían con la no­ción de que tie­nen de­re­cho a se­gu­ro so­cial, edu­ca­ción y una red de se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra. Los que aca­ban de ser pa­dres pue­den dar­se de ba­ja por pa­ter­ni­dad un año con go­ce de suel­do ca­si com­ple­to, in­clui­dos los pa­dres gays y las ma­dres les­bia­nas. En Di­na­mar­ca, las per­so­nas tra­ba­jan ar­dua­men­te, pe­ro en pro­me­dio me­nos de 40 ho­ras a la se­ma­na, con por lo me­nos cin­co se­ma­nas de va­ca­cio­nes al año. El pre­cio de es­tos be­ne­fi­cios co­pio­sos es uno de los im­pues­tos so­bre la ren­ta más al­tos del mun­do, que va de 41 a 56 %, un ni­ve­la­dor de con­di­cio­nes gra­cias al cual un re­co­lec­tor de ba­su­ra ga­na más que un mé­di­co.

“La fe­li­ci­dad da­ne­sa es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­da a su no­ción de tryg­hed, la sen­sa­ción de es­tar acu­rru­ca­do, mi­ma­do, que co­mien­za con el amor de una ma­dre y com­pren­de la re­la­ción de los ciu­da­da­nos con su go­bierno –afir­ma Jo­nat­han Sch­wartz, an­tro­pó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se con se­de en Copenhague–. No es que el sis­te­ma ga­ran­ti­ce la fe­li­ci­dad, sino que im­pi­de que las per­so­nas ha­gan co­sas que les pro­duz­can in­fe­li­ci­dad”.

Otro fac­tor cla­ve de la fe­li­ci­dad da­ne­sa es te­ner tiem­po pa­ra la rea­li­za­ción per­so­nal. Más de 90 % de los da­ne­ses per­te­ne­ce a un club o aso­cia­ción, des­de na­da­do­res en aguas frías has­ta cria­do­res de co­ne­jos. Pa­re­ce que la so­cie­dad da­ne­sa fo­men­ta el equi­li­brio en­tre el tra­ba­jo y el go­ce, y es­to les per­mi­te “fluir”. “En Di­na­mar­ca pa­re­cen te­ner más con­cien­cia de to­das las ne­ce­si­da­des de una per­so­na que en la ma­yor par­te del mun­do –ase­gu­ra Mihaly Csiks­zent­mihal­yi, psi­có­lo­go en la Uni­ver­si­dad Cla­re­mont Gra­dua­te, en Ca­li­for­nia–. Los hu­ma­nos ne­ce­si­ta­mos re­tos. Es par­te de nues­tra ge­né­ti­ca. De­sa­rro­lla­mos con­fian­za en no­so­tros mis­mos me­dian­te la ad­ver­si­dad. Son los ci­mien­tos de la fe­li­ci­dad”.

CORY RICHARDS

Un mi­gran­te cu­bano aco­ge la pa­sión da­ne­sa por so­cia­li­zar y bai­la con su hi­ja, mi­tad da­ne­sa, en el pas­to, cer­ca de una zo­na pa­ra na­dar en Copenhague, un lu­gar de reunión po­pu­lar. Tra­di­cio­nal­men­te, los da­ne­ses han aco­gi­do a los mi­gran­tes, sin em­bar­go, la re­cien­te cri­sis de re­fu­gia­dos ha mi­ti­ga­do ese en­tu­sias­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.