Gi­gan­tes de los cie­los

Los pte­ro­sau­rios desa­rro­lla­ron el vue­lo pro­pul­sa­do de­ce­nas de mi­llo­nes de años an­tes que las aves y los mur­cié­la­gos. Es­tos rep­ti­les fue­ron los pri­me­ros ver­te­bra­dos y los ani­ma­les más gran­des que ja­más ha­yan vo­la­do, gra­cias a sus ex­tre­mi­da­des fuer­tes, sus

National Geographic (Chile) - - Las Maravillas Aladas Más Extrañas -

so­bre las pa­tas tra­se­ras, co­mo zom­bis, ex­ten­dien­do sus ex­tre­mi­da­des an­te­rio­res, ex­tra­ña­men­te alar­ga­das, con las alas ple­ga­das por de­trás cual si fue­ran ca­pas. Unos más los han des­cri­to ca­mi­nan­do en cua­tro pa­tas, con las alas cui­da­do­sa­men­te ple­ga­das en los flan­cos, pe­ro dan­do pi­so­to­nes co­mo si usa­ran mu­le­tas por pri­me­ra vez. Al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res pen­sa­ban que los pte­ro­sau­rios eran tan tor­pes, ae­ro­náu­ti­ca­men­te, que so­la­men­te po­dían re­mon­tar el vue­lo col­gán­do­se de ca­be­za de un acan­ti­la­do y de­ján­do­se caer al vacío.

“No es in­fre­cuen­te que la ca­be­za y el cue­llo sean tres a cua­tro ve­ces más lar­gos que el tor­so”, ex­pli­ca Mi­chael Habib, quien es­tu­dia la anato­mía y el mo­vi­mien­to de los pte­ro­sau­rios. In­clu­so los ilus­tra­do­res cien­tí­fi­cos sue­len equi­vo­car­se. “En esen­cia, to­man un mo­de­lo aviar y aña­den un ala mem­bra­no­sa y una cres­ta, pe­ro las pro­por­cio­nes del pte­ro­sau­rio no eran las mis­mas que las de un ave”.

Habib, quien tra­ba­ja en el Mu­seo de Historia Na­tu­ral del Con­da­do de Los Án­ge­les, se dio a la ta­rea de re­con­si­de­rar la bio­me­cá­ni­ca del pte­ro­sau­rio, pa­ra lo cual com­bi­nó un en­fo­que emi­nen­te­men­te matemático con los co­no­ci­mien­tos anató­mi­cos prác­ti­cos de su otro em­pleo: es profesor en el an­fi­tea­tro anató­mi­co de la es­cue­la de me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia.

Co­mo la ma­yo­ría de los in­ves­ti­ga­do­res, Habib con­si­de­ra que los pri­me­ros pte­ro­sau­rios sur­gie­ron ha­ce unos 230 mi­llo­nes de años, a par­tir de rep­ti­les li­ge­ros y fuer­tes adap­ta­dos pa­ra co­rrer y sal­tar en pos de sus pre­sas. Lue­go, el sal­to (pa­ra atra­par un in­sec­to o evi­tar un de­pre­da­dor) evo­lu­cio­nó a “sal­tar sin ba­jar en al­gún tiem­po”, pro­po­ne Habib. Es pro­ba­ble que los pri­me­ros pte­ro­sau­rios pla­nea­ran y des­pués –de­ce­nas de mi­llo­nes de años an­tes que las aves o los mur­cié­la­gos– se con­vir­tie­ron en los pri­me­ros ver­te­bra­dos que desa­rro­lla­ron el vue­lo pro­pul­sa­do.

Con ayu­da de ecua­cio­nes ae­ro­náu­ti­cas apli­ca­das por pri­me­ra vez a la bio­lo­gía, Habib y sus co­le­gas bio­me­cá­ni­cos des­car­ta­ron la hi­pó­te­sis de los acan­ti­la­dos. Tam­bién de­mos­tra­ron que des­pe­gar del sue­lo des­de una pos­tu­ra er­gui­da y bí­pe­da, co­mo ha­bían pro­pues­to otros in­ves­ti­ga­do­res, ha­bría des­tro­za­do los fé­mu­res de las es­pe­cies más gran­des. Por ello, Habib ar­gu­men­ta que una po­si­ción en cua­tro pun­tos de apo­yo te­nía más sen­ti­do.

Las alas de pte­ro­sau­rio con­sis­tían de una mem­bra­na fu­sio­na­da a ca­da flan­co, que iba des­de el hom­bro has­ta el to­bi­llo, sos­te­ni­da por un cuar­to de­do in­creí­ble­men­te lar­go que se ex­ten­día por el bor­de an­te­rior del ala. Es­pe­cí­me­nes bra­si­le­ños y ale­ma­nes, en ma­ra­vi­llo­so es­ta­do de conservación, re­ve­la­ron que la mem­bra­na del ala es­ta­ba sur­ca­da de múscu­los y va­sos san­guí­neos, y re­for­za­da con cor­do­nes fi­bro­sos.

Hoy día, los in­ves­ti­ga­do­res creen que los pte­ro­sau­rios ha­cían ajus­tes su­ti­les a la for­ma del ala en dis­tin­tas con­di­cio­nes de vue­lo, bien con­tra­yen­do los múscu­los de las alas o bien mo­vien­do los to­bi­llos aden­tro y afue­ra. Al mo­di­fi­car el án­gu­lo de un hue­so de la mu­ñe­ca, lla­ma­do pte­roi­de, los pte­ro­sau­rios ha­brían te­ni­do el equi­va­len­te a los slats si­tua­dos en el bor­de de ata­que del ala de un jet de pa­sa­je­ros, lo que les per­mi­tía au­men­tar la ele­va­ción cuan­do vo­la­ban a ba­ja ve­lo­ci­dad. Y, a di­fe­ren­cia de las aves, los pte­ro­sau­rios in­ver­tían en el vue­lo más fuer­za mus­cu­lar y una ma­yor pro­por­ción de su pe­so cor­po­ral. Has­ta sus ce­re­bros pa­re­cen ha­ber evo­lu­cio­na­do pa­ra vo­lar, con ló­bu­los

El re­sul­ta­do es que los pte­ro­sau­rios lu­cen ca­da vez me­nos co­mo fe­nó­me­nos ala­dos en el cie­lo y más co­mo avia­do­res so­fis­ti­ca­dos.

más gran­des pa­ra pro­ce­sar los com­ple­jos da­tos sen­so­ria­les pro­ce­den­tes de la mem­bra­na alar.

El re­sul­ta­do es que los pte­ro­sau­rios em­pie­zan a lu­cir ca­da vez me­nos co­mo fe­nó­me­nos ala­dos en el cie­lo y más co­mo avia­do­res so­fis­ti­ca­dos. Mu­chas es­pe­cies pa­re­cen ha­ber evo­lu­cio­na­do pa­ra el vue­lo len­to, aun­que con gran efi­ca­cia pa­ra cu­brir gran­des dis­tan­cias y pla­near en las dé­bi­les co­lum­nas tér­mi­cas so­bre los océa­nos. Se­gún Habib, al­gu­nas in­clu­so pu­die­ron ha­ber si­do “hi­per­aé­reas”. Por ejem­plo, el Ny­cto­sau­rus, un pte­ro­sau­rio ma­rino se­me­jan­te al al­ba­tros, te­nía una en­ver­ga­du­ra de ca­si tres me­tros y un ín­di­ce de pla­neo (la dis­tan­cia que po­día avan­zar por ca­da me­tro de caí­da) “den­tro de los pa­rá­me­tros de un pla­nea­dor de ca­rre­ras mo­derno, el ti­po de co­sas que he­mos fa­bri­ca­do co­mo pla­nea­do­res de al­ta efi­ca­cia”, afir­ma Habib.

“De acuer­do, el ala era muy bue­na –di­jo un pa­leon­tó­lo­go en una con­ver­sa­ción re­cien­te con Habib–. Pe­ro ¿qué hay de esas ca­be­zas?”. Por ejem­plo, se cree que el crá­neo de Quet­zal­coatlus me­día has­ta tres me­tros de lar­go y que su tor­so te­nía ape­nas un cuar­to de esa lon­gi­tud. La ca­be­za del Ny­cto­sau­rus era enor­me y, de la par­te su­pe­rior, se pro­yec­ta­ba un as­ta in­men­sa, qui­zá ado­sa­da a una cres­ta. Pa­re­ce al­go que ha­bría in­ven­ta­do el Dr. Seuss.

La res­pues­ta de Habib tie­ne que ver con los ce­re­bros de los pte­ro­sau­rios, los cua­les agre­ga­ban un pe­so mí­ni­mo a esas ca­be­zas enor­mes. Tam­bién ha­ce re­fe­ren­cia a los hue­sos de aque­llos ani­ma­les, que eran hue­cos co­mo los de las aves, pe­ro mu­cho más. En al­gu­nos ca­sos, las pa­re­des óseas te­nían me­nos de un mi­lí­me­tro de es­pe­sor y es­ta­ban for­ma­das por ca­pas la­mi­na­das y en­tre­cru­za­das, re­sis­ten­tes a la fle­xión y a las frac­tu­ras (al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res las des­cri­ben co­mo “hue­sos de con­tra­cha­pa­do”), y, en el cen­tro hue­co, ha­bía tra­bé­cu­las que evi­ta­ban que co­lap­sa­ran. Es­to per­mi­tía que el diá­me­tro de los hue­sos au­men­ta­ra, ex­pan­dien­do cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas anató­mi­cas sin aña­dir mu­cho pe­so.

Sus crá­neos es­ta­ban ador­na­dos con cres­tas y qui­llas, y unas fau­ces enor­mes que, al abrir­se, al­can­za­ban pro­por­cio­nes que Habib des­cri­be co­mo “ab­sur­das” y has­ta “es­tú­pi­das”. Es­to lo ha lle­va­do a desa­rro­llar una suer­te de hi­pó­te­sis del “gran lo­bo ma­lo”: “Una ca­be­za gran­de te con­fie­re una bo­ca gran­de, la cual sir­ve pa­ra co­mer mu­chas co­sas –ex­pli­ca–. Y una ca­be­za gran­de es útil pa­ra ex­hi­bi­cio­nes se­xua­les”. Los pte­ro­sau­rios, le con­tes­tó a su in­ter­lo­cu­tor en aque­lla char­la, “eran ca­be­zas vo­la­do­ras gi­gan­tes y ase­si­nas”.

en una bu­lli­cio­sa ca­lle del co­ra­zón de Jinz­hou, un cen­tro de co­mer­cio en el no­res­te de China, Jun­chang Lü, uno de los pa­leon­tó­lo­gos más con­no­ta­dos del país, con­du­ce a los vi­si­tan­tes por el pa­si­llo en pe­num­bras de un edi­fi­cio de ofi­ci­nas co­mún y co­rrien­te. Di­rec­tor del Mu­seo Pa­leon­to­ló­gi­co de Jinz­hou, con un des­pa­cho en di­cha edi­fi­ca­ción, Lü abre la puer­ta de un pe­que­ño de­pó­si­to sin ven­ta­nas pa­ra re­ve­lar lo que ha­brían si­do las atrac­cio­nes es­te­la­res de cual­quier otro mu­seo: lo­sas de pie­dra que con­tie­nen fó­si­les de di­no­sau­rios em­plu­ma­dos, aves pri­mi­ti­vas y, en especial, pte­ro­sau­rios, to­dos ex­qui­si­ta­men­te de­ta­lla­dos, que cu­bren ca­da re­pi­sa del sa­lón y la ma­yor par­te del sue­lo.

Apo­ya­da con­tra la pa­red del fon­do, una lo­sa que se al­za ca­si has­ta los hom­bros de Lü al­ber­ga un pte­ro­sau­rio de ta­ma­ño alar­man­te: un Zhen­yua­nop­te­rus, con una en­ver­ga­du­ra de cua­tro me­tros y di­mi­nu­tas pa­tas de po­llo en las ex­tre­mi­da­des pos­te­rio­res. La ca­be­za –lar­ga, del­ga­da y vuel­ta ha­cia un la­do– es, esen­cial­men­te, un ho­ci­co que se­me­ja una ca­nas­ta: co­mo un bor­da­do en pun­to de cruz, he­cho con dien­tes agu­za­dos que se vuel­ven ca­da vez más lar­gos y se su­per­po­nen en el mor­tí­fe­ro ex­tre­mo. Eran pa­ra cap­tu­rar pe­ces que na­da­ban en la su­per­fi­cie, ex­pli­ca Lü. Se tra­ta de

una de ca­si 30 es­pe­cies de pte­ro­sau­rio que el pa­leon­tó­lo­go ha des­cri­to des­de 2001, jun­to con otras que aguar­dan en las re­pi­sas a ser re­co­no­ci­das por la cien­cia.

Re­sul­ta que el de Jinz­hou es uno de 10 mu­seos de fó­si­les distribuidos por to­da la pro­vin­cia de Liao­ning, el ya­ci­mien­to prin­ci­pal de los mo­der­nos des­cu­bri­mien­tos de pte­ro­sau­rios y par­te del re­cien­te po­si­cio­na­mien­to de China a la van­guar­dia de la ca­ce­ría de fó­si­les.

Por otra par­te, Liao­ning es el si­tio de re­co­lec­ción prin­ci­pal en una ri­va­li­dad que mu­chos ex­tran­je­ros com­pa­ran –de ma­ne­ra un po­co in­jus­ta– con las in­fa­mes “gue­rras de los hue­sos” del si­glo XIX, el con­flic­to en­tre los pio­ne­ros es­ta­dou­ni­den­ses de la pa­leon­to­lo­gía, Oth­niel Char­les Marsh y Ed­ward Drin­ker Co­pe. La ri­va­li­dad ac­tual enfrenta a Lü, de la Aca­de­mia China de Cien­cias Geo­ló­gi­cas, con Xiao­lin Wang, cu­ya ofi­ci­na, re­ple­ta de es­pe­cí­me­nes, se en­cuen­tra en el Ins­ti­tu­to de Pa­leon­to­lo­gía y Paleoantropología de Ver­te­bra­dos (IPPV), en Pe­kín. Igual que Marsh y Co­pe, es­te par em­pe­zó tra­ba­jan­do en equipo, pe­ro ter­mi­nó por se­pa­rar­se con un áni­mo de fría hos­ti­li­dad (“Una mon­ta­ña no pue­de al­ber­gar dos ti­gres”, sen­ten­cia Shun­xing Jiang, pa­leon­tó­lo­go de IPPV).

En los 16 años trans­cu­rri­dos des­de en­ton­ces, ca­da cual ha su­pe­ra­do al otro en re­pe­ti­das oca­sio­nes, pro­du­cien­do un to­tal com­bi­na­do de más de 50 es­pe­cies de pte­ro­sau­rio nue­vas, equi­va­len­tes a ca­si un cuar­to del to­tal de las es­pe­cies co­no­ci­das. Al­gu­nas de ellas qui­zá re­sul­ten in­vá­li­das, co­mo su­ce­de des­pués de to­da gran ava­lan­cha de des­cu­bri­mien­tos pa­leon­to­ló­gi­cos. Sin em­bar­go, ca­da ban­do tie­ne tam­bién mu­chos más des­cu­bri­mien­tos por ha­cer.

“Ten­drán que tra­ba­jar 10 años de tiem­po com­ple­to” pa­ra des­cri­bir con lo que ya cuen­tan, se­ña­la un ex­per­to en el cam­po, con en­vi­dia. Al oír el co­men­ta­rio, Jiang ar­quea las ce­jas con an­sie­dad y res­pon­de: “Creo que 10 años no bas­ta­rán”.

En cual­quier ca­so, su éxi­to po­dría de­ber­se tan­to al he­cho de en­con­trar­se en el lu­gar co­rrec­to y en el mo­men­to jus­to co­mo a la com­pe­ten­cia. China es uno de los cin­co lu­ga­res del pla­ne­ta –jun­to con Ale­ma­nia, Bra­sil, Es­ta­dos Uni­dos e In­gla­te­rra– que han pro­du­ci­do 90 % de to­dos los fó­si­les de pte­ro­sau­rio. Y no es por­que esos cin­co paí­ses sean los úni­cos don­de los pte­ro­sau­rios exis­tie­ron con tal di­ver­si­dad y abun­dan­cia, ya que han apa­re­ci­do fó­si­les frag­men­ta­rios ca­si en to­das par­tes, in­clu­so en la An­tár­ti­da. En opi­nión de los pa­leon­tó­lo­gos, lo que su­ce­de es que esos lu­ga­res po­seen al­gu­na pe­cu­lia­ri­dad geo­ló­gi­ca que ha pre­ser­va­do me­jor la di­ver­si­dad de los pte­ro­sau­rios que hu­bo por do­quier.

Es­to no es más pa­ten­te que en Liao­ning. Lü in­for­ma que, a prin­ci­pios del Cre­tá­ci­co, los bos­ques tem­pla­dos y los la­gos so­me­ros de agua dul­ce sus­ten­ta­ron una co­mu­ni­dad eco­ló­gi­ca muy ri­ca en Liao­ning, la cual in­clu­yó di­no­sau­rios, aves pri­mi­ti­vas y una gran va­rie­dad de pte­ro­sau­rios. De vez en cuan­do, tor­men­tas vio­len­tas y erup­cio­nes vol­cá­ni­cas ma­ta­ban al­gu­nos ani­ma­les de ma­ne­ra re­pen­ti­na y en gran­des can­ti­da­des, tal vez de­rri­bán­do­los del ai­re ha­cia cié­na­gas. Esos acon­te­ci­mien­tos ca­tas­tró­fi­cos se­pul­ta­ron las víc­ti­mas rá­pi­da­men­te, a ve­ces en con­di­cio­nes anae­ró­bi­cas, ba­jo se­di­men­tos que han man­te­ni­do los es­pe­cí­me­nes in­tac­tos y con gran de­ta­lle du­ran­te más de 100 mi­llo­nes de años. Los pa­leon­tó­lo­gos de­sig­nan esos si­tios co­mo la­gers­tät­te, vo­ca­blo ale­mán que sig­ni­fi­ca “ya­ci­mien­to” de vi­da per­di­da. Los re­sul­ta­dos aho­ra emer­gen por to­do Liao­ning, en gran­jas mon­ta­ño­sas y en acan­ti­la­dos ero­sio­na­dos. Al prin­ci­pio no pa­re­cen gran co­sa, ape­nas una lo­sa con la in­si­nua­ción de un hue­so. Pe­ro des­pués de que un pre­pa­ra­dor tra­ba­ja con el mi­cros­co­pio y re­ti­ra eo­nes de se­di­men­tos en­du­re­ci­dos, los fó­si­les vuel­ven a to­mar for­ma.

Sin em­bar­go, cuan­do los ob­ser­vas uno a uno –di­ga­mos, en el Mu­seo de Pte­ro­sau­rios de Bei­piao o en la re­cien­te mues­tra de pte­ro­sau­rios del Mu­seo de

La vi­sión de tan­tas ar­mas, tan­ta ham­bre, de una vi­da tan efer­ves­cen­te y aho­ra con­ge­la­da en la pie­dra es con­mo­ve­do­ra.

Historia Na­tu­ral de Pe­kín–, los fó­si­les co­mien­zan a ad­qui­rir sen­ti­do co­mo es­pe­cies in­di­vi­dua­les, con to­da la di­ver­si­dad de an­ta­ño. Pue­des ver el pte­ro­sau­rio de bo­ca an­cha y ca­ra de ra­na lla­ma­do Jeho­lop­te­rus, del cual se cree que ca­za­ba li­bé­lu­las y otros in­sec­tos en los bos­ques prehis­tó­ri­cos. En­con­tra­rás a Ikran­dra­co, el cual se pien­sa que vo­la­ba a po­ca al­tu­ra so­bre el agua y uti­li­za­ba una es­pe­cie de qui­lla en su man­dí­bu­la in­fe­rior pa­ra ex­plo­rar ba­jo la su­per­fi­cie en bus­ca de pe­ces. Tam­bién te­ne­mos a Dsun­ga­rip­te­rus, del no­roes­te de China, con el pi­co lar­go, del­ga­do y cur­va­do ha­cia arri­ba pa­ra bus­car crus­tá­ceos y otros in­ver­te­bra­dos, los cua­les aplas­ta­ba con sus grue­sos dien­tes.

La vi­sión de tan­tas ar­mas, de tan­ta ham­bre, de una vi­da tan efer­ves­cen­te y aho­ra con­ge­la­da en la pie­dra es in­dis­cu­ti­ble­men­te con­mo­ve­do­ra. Al­go les ocu­rrió a los pte­ro­sau­rios que ter­mi­nó por vol­ver­los vul­ne­ra­bles. Qui­zá el ali­men­to del que de­pen­dían des­apa­re­ció du­ran­te la gran ex­tin­ción al fi­nal del Cre­tá­ci­co, ha­ce 66 mi­llo­nes de

años. O tal vez su evo­lu­ción a un ta­ma­ño ca­da vez más gi­gan­tes­co vol­vió vul­ne­ra­bles a es­pe­cies co­mo el Quet­zal­coatlus, en tan­to que al­gu­nas aves más pe­que­ñas lo­gra­ron es­con­der­se du­ran­te la ca­tás­tro­fe. Co­mo ha­ya si­do, lle­gó el fi­nal pa­ra los pte­ro­sau­rios.

No obs­tan­te, mien­tras es­tu­dias sus res­tos her­mo­sa­men­te con­ser­va­dos en un mu­seo, al­go ex­tra­ño su­ce­de: em­pie­zas a ima­gi­nar que Ne­mi­co­lop­te­rus se des­li­za por el bor­de de su frag­men­to de es­quis­to en bus­ca de sus par­tes cor­po­ra­les fal­tan­tes. De­bi­do a una ilu­sión óp­ti­ca o men­tal, pue­de pa­re­cer­te que (al me­nos, por un mo­men­to) los pte­ro­sau­rios, esa ex­tra­ña y abun­dan­te ex­pre­sión de la gran fuer­za vi­tal del pla­ne­ta Tie­rra, po­drían le­van­tar­se de la ro­ca y re­mon­tar el vue­lo.

ILUS­TRA­CIÓN: RAÚL MARTÍN. IN­VES­TI­GA­CIÓN: ME­SA SCHU­MA­CHER. FUEN­TES: DA­VE MAR­TILL Y MARK WITTON, UNI­VER­SI­DAD DE PORTSMOUTH; NI­ZAR IBRAHIM, EX­PLO­RA­DOR DE NA­TIO­NAL GEO­GRAP­HIC; MI­CHAEL HABIB, USC Y MU­SEO DE HISTORIA NA­TU­RAL DEL CON­DA­DO DE LOS ÁN­GE­LES

Ray Stan­ford, hombre con un ojo ex­tra­or­di­na­rio pa­ra los fó­si­les, ha en­con­tra­do cien­tos de lo­sas que con­ser­van los ras­tros de pte­ro­sau­rios y otros ani­ma­les ex­tin­tos cer­ca de su hogar, en la re­gión de Washington, D.C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.