POR QUÉ IM­POR­TAN LAS VA­CU­NAS

Los ni­ños en na­cio­nes pobres sue­len que­dar­se sin las va­cu­nas que los paí­ses ri­cos dan por sen­ta­das. Co­mo re­sul­ta­do, se pier­den cien­tos de mi­les de vi­das jó­ve­nes que po­drían ha­ber­se sal­va­do.

National Geographic (Chile) - - Contenido - Por Cynt­hia Gor­ney Fo­to­gra­fías de William Da­niels

“Va­ya a ver a la ni­ña –di­jo Sa­mir Saha–. So­lo sién­te­se con ella”. Pro­ba­ble­men­te los her­ma­nos tam­bién es­ta­rán ahí. El her­mano y la her­ma­na cu­yas vi­das tam­bién es­tán per­ma­nen­te­men­te al­te­ra­das. “Es­ta es la ra­zón por la que la va­cu­na es tan im­por­tan­te –in­di­có Saha–. Que­re­mos re­du­cir es­te nú­me­ro al mí­ni­mo, si no es que a ce­ro. Pa­ra que nin­gún otro ni­ño es­té así”.

Aca­ba­ba de ama­ne­cer en Da­ca, la ca­pi­tal de Ban­gla­desh, y Saha es­ta­ba sen­ta­do, ta­ci­turno, en el asien­to tra­se­ro de su au­to­mó­vil. Un cho­fer se abría pa­so con el To­yo­ta por el em­bo­te­lla­mien­to ca­co­fó­ni­co de mi­ni­bu­ses, mo­to­ci­cle­tas, ricks­haws, ca­mio­nes y au­to­bu­ses mal­tre­chos con pa­sa­je­ros que col­ga­ban de las puer­tas. “Po­dría­mos sal­var la vi­da, pe­ro no po­dría­mos… –de­jó la fra­se in­con­clu­sa–. Es­ta­rá vien­do el pa­no­ra­ma. En­ten­de­rá”.

Saha es mi­cro­bió­lo­go, re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te por su in­ves­ti­ga­ción so­bre una bac­te­ria lla­ma­da neu­mo­co­co. El laboratorio que fun­dó es­tá en un rin­cón de Dha­ka Shis­hu, el hos­pi­tal in­fan­til más gran­de de Ban­gla­desh. Al fi­nal del pa­si­llo, hi­le­ras de ca­mas lle­nan los pa­be­llo­nes abier­tos; du­ran­te las ho­ras de vi­si­ta, ca­da ca­ma pa­re­ce te­ner tan­to a un ni­ño en­fer­mo co­mo a mu­chos fa­mi­lia­res aten­tos. Den­tro del laboratorio, hom­bres y mu­je­res de ca­mi­sa blan­ca pa­san sus días es­tu­dian­do cé­lu­las neu­mo­có­ci­cas.

La bac­te­ria neu­mo­có­ci­ca es ubi­cua en el mun­do mo­derno; de fá­cil pro­pa­ga­ción por me­dio de es­tor­nu­dos o el con­tac­to ca­sual, pue­de vi­vir sin efec­tos ad­ver­sos en los con­duc­tos na­sa­les de la gen­te con sis­te­mas in­mu­ni­ta­rios sa­nos. Pe­ro, cuan­do nues­tras de­fen­sas fa­llan, el neu­mo­co­co pue­de mi­grar, mul­ti­pli­car­se y cau­sar una en­fer­me­dad in­fec­cio­sa mor­tal. Los ni­ños pe­que­ños son es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­bles. Aque­llos sin ac­ce­so rá­pi­do a an­ti­bió­ti­cos y bue­na aten­ción mé­di­ca son los más vul­ne­ra­bles de to­dos. A prin­ci­pios del si­glo xxi, cuan­do la pri­me­ra va­cu­na in­fan­til efi­caz es­tu­vo dis­po­ni­ble en Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, la en­fer­me­dad neu­mo­có­ci­ca cau­sa­ba la muer­te de más de 800 000 ni­ños en to­do el mun­do ca­da año,

es de­cir, más de tres cuar­tos de mi­llón de be­bés y ni­ños me­no­res de cin­co años mu­rie­ron no de una epidemia anun­cia­da con ti­tu­la­res, co­mo ébo­la o zi­ka, sino por un or­ga­nis­mo co­mún que se con­vir­tió en neu­mo­nía (pul­mo­nes in­fec­ta­dos) o me­nin­gi­tis (re­ves­ti­mien­to del ce­re­bro in­fec­ta­do), o una in­fec­ción mor­tal en el to­rren­te san­guí­neo. La gran ma­yo­ría de es­tas muer­tes ocu­rrió en paí­ses pobres co­mo Ban­gla­desh.

En 2015, la va­cu­na neu­mo­có­ci­ca con­ju­ga­da (PCV), co­mo se lla­mó a la fórmula in­fan­til, lle­gó a los ban­gla­des­híes y el equipo de in­ves­ti­ga­ción de Saha in­ten­ta se­guir su pro­gre­so. Si la PVC prue­ba ser tan efi­caz al­re­de­dor del mun­do co­mo es­pe­ran los ex­per­tos en va­cu­nas, pro­me­te una ta­sa de

mor­ta­li­dad mu­cho más ba­ja –es­to es, mu­chos mi­les de ni­ños pe­que­ños se­gui­rán vi­vos en lu­gar de mo­rir an­tes de que ten­gan la edad su­fi­cien­te pa­ra em­pe­zar la es­cue­la– y una en­fer­me­dad mu­cho me­nos mor­tal: me­nos res­pi­ra­ción ace­le­ra­da por neu­mo­co­co; me­nos fie­bre, pe­cho hun­di­do, tos ex­tre­ma, la­bios azu­la­dos, vi­gi­lan­cia al la­do de la ca­ma, que ale­ja a los pa­dres del tra­ba­jo pa­ga­do que man­tie­ne a sus otros hi­jos.

Ur­gen­te –am­bi­cio­so, com­ple­jo e in­vo­lu­cra a mu­chos gobiernos y mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de la fi­lan­tro­pía– es la co­la­bo­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra ob­te­ner va­cu­nas nue­vas pa­ra ni­ños de paí­ses en desa­rro­llo, don­de, has­ta hoy, el su­fri­mien­to pro­vo­ca­do por en­fer­me­da­des que se pue­den pre­ve­nir

con la va­cu­na­ción es tan ví­vi­do y real co­mo las fa­mi­lias de­ses­pe­ra­das que Saha ve to­dos los días en los pa­be­llo­nes de Dha­ka Shis­hu.

Es­te es el mo­ti­vo por el que Saha me envió con San­ji­da Saha­jahan, de 11 años, hi­ja in­ter­me­dia de un re­pa­ra­dor de ricks­haws y su es­po­sa. “Va­ya aho­ra –di­jo Saha, mien­tras abría­mos la puer­ta prin­ci­pal del hos­pi­tal–; cuan­do re­gre­se, dis­cu­ti­re­mos lo que ha­ya vis­to. Ja­mal y Tas­mim la acom­pa­ña­rán. Esa ca­mio­ne­ta que se en­cuen­tra en el es­ta­cio­na­mien­to los es­pe­ra”.

la ca­mio­ne­ta Del hos­pi­tal re­bo­ta­ba por las ca­lles ates­ta­das de Da­ca, que se es­tre­cha­ban ca­da vez más has­ta que ya no hu­bo más es­pa­cio pa­ra los vehícu­los. Nos ba­ja­mos a ca­mi­nar. Ja­mal Ud­din es mé­di­co, Tas­mim Sul­ta­na Li­pi es una tra­ba­ja­do­ra co­mu­ni­ta­ria de sa­lud, am­bos co­no­cen bien los su­cios pa­sa­di­zos que hay que se­guir. A lo lar­go de cons­truc­cio­nes con te­chos me­tá­li­cos a am­bos la­dos, ven­ta­nas en­re­ja­das mues­tran atis­bos de una fa­mi­lia tras otra que vi­ven en de­par­ta­men­tos de una so­la ha­bi­ta­ción. Li­pi se­ña­ló una de las puer­tas y en­tró aga­chán­do­se.

San­ji­da, que fue lle­va­da a Dha­ka Shis­hu a los tres años con lo que re­sul­tó ser una me­nin­gi­tis neu­mo­có­ci­ca, es­ta­ba apo­ya­da en un si­llón pe­que­ño de plás­ti­co jun­to a la ca­ma fa­mi­liar. La me­nin­gi­tis es una in­fla­ma­ción, a ve­ces irre­ver­si­ble­men­te des­truc­ti­va, de las mem­bra­nas que ro­dean el ce­re­bro y la mé­du­la es­pi­nal. San­ji­da no tie­ne con­trol so­bre su ca­be­za, sus ges­tos o los rui­dos que ha­ce, prin­ci­pal­men­te mau­lli­dos, ya que no pue­de for­mar pa­la­bras. Su ma­dre, Naz­ma, ha­bía sa­li­do con la be­bé cuan­do lle­ga­mos; en es­tos cuar­tos, nue­ve fa­mi­lias com­par­ten dos re­tre­tes y un so­lo gri­fo. En­ton­ces Naz­ma en­tró co­rrien­do. Se de­jó caer en un ta­bu­re­te. To­mó la mano de San­ji­da.

Nos con­tó la historia en ben­ga­lí: su bri­llan­te y pla­ti­ca­do­ra hi­ja de tres años pre­sen­tó una fie­bre inex­pli­ca­ble; los ve­ci­nos re­co­men­da­ron pa­ra­ce­ta­mol; la fie­bre que ba­ja­ba des­pués de las píl­do­ras; y vol­vía a su­bir. La pri­me­ra con­vul­sión y el via­je ate­rra­dor al hos­pi­tal. Pa­ra cuan­do los doc­to­res vie­ron a San­ji­da, ella es­ta­ba per­dien­do el co­no­ci­mien­to. Sus úl­ti­mas pa­la­bras com­pren­si­bles, re­cuer­da Naz­ma, fue­ron: “Abrá­za­me, me sien­to muy mal”.

El pa­dre de San­ji­da, Moham­mad, se man­tu­vo de pie, en si­len­cio, mien­tras Naz­ma ha­bla­ba. Su hi­jo de 14 años en­tró, car­gó a la be­bé y tam­bién se que­dó de pie; no ha­bía nin­gún lu­gar don­de sen­tar­se. Ha­bían pues­to una si­lla de rue­das des­ar­ma­da ba­jo la ca­ma, un re­ga­lo ca­ri­ta­ti­vo, ex­pu­so Naz­ma, una her­mo­sa idea, pe­ro sus ha­bi­ta­cio­nes eran de­ma­sia­do pe­que­ñas. Moham­mad sa­có de un ca­jón una tar­je­ta ama­ri­lla arru­ga­da: el re­gis­tro na­cio­nal de sa­lud de San­ji­da.

Y ahí las ano­ta­cio­nes de las va­cu­na­cio­nes de San­ji­da. Al igual que su her­mano ma­yor, San­ji­da re­ci­bió to­das las ino­cu­la­cio­nes del en­ton­ces plan na­cio­nal de in­mu­ni­za­ción de Ban­gla­desh, a tiem­po y gra­tui­ta­men­te: tos­fe­ri­na, sa­ram­pión, dif­te­ria, tu­bercu­losis, té­ta­nos, he­pa­ti­tis B y po­lio. Vi­rue­la no; la va­cu­na­ción en to­do el mun­do erra­di­có del pla­ne­ta es­ta pla­ga de­for­man­te pa­ra 1980, dos si­glos des­pués de que el mé­di­co in­glés Ed­ward Jen­ner

pu­bli­ca­ra su fa­mo­so tra­ta­do so­bre la in­fec­ción de­li­be­ra­da de ni­ños con vi­rue­la bo­vi­na, un vi­rus le­ve que tie­ne co­mo re­sul­ta­do es­ti­mu­lar la in­mu­ni­dad con­tra la in­fec­ción más gra­ve de la vi­rue­la.

Una ex­tra­or­di­na­ria historia de sa­lud glo­bal es­ta­ba re­su­mi­da, en cier­to mo­do, en la pe­que­ña tar­je­ta ama­ri­lla de San­ji­da. Na­die sa­be con exac­ti­tud el nú­me­ro to­tal de vi­das que se han sal­va­do gra­cias a la am­plia di­fu­sión de la va­cu­na­ción, pe­ro aún es uno de los ma­yo­res lo­gros de la me­di­ci­na mo­der­na. El sa­ram­pión, por ejem­plo, ma­ta­ba anual­men­te a más de dos mi­llo­nes de ni­ños en los años ochen­ta del si­glo xx; pa­ra 2015, de acuer­do con la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, la va­cu­na­ción ha dis­mi­nui­do el nú­me­ro de víc­ti­mas a

134 200. La va­cu­na­ción ma­si­va ha ter­mi­na­do con la po­lio en to­dos los paí­ses ex­cep­to tres; Ban­gla­desh y su ve­cino gi­gan­te In­dia fue­ron de­cla­ra­dos li­bres de po­lio en mar­zo de 2014. Cuan­do le pre­gun­té a Naz­ma có­mo se ha­bía en­te­ra­do de las va­cu­nas –¿qué le su­gi­rió que lle­var ni­ños sa­nos a in­yec­tar era una bue­na idea?–, se no­tó sor­pren­di­da. En­ton­ces respondió con una efu­sión apa­sio­na­da: Pe­ro to­do ban­gla­des­hí sa­be es­to.

En la te­le­vi­sión, can­tan­tes po­pu­la­res y atle­tas elo­gian el re­ga­lo de la ino­cu­la­ción que sal­va vi­das en anun­cios del ser­vi­cio pú­bli­co. Des­de mi­les de mi­na­re­tes se pre­go­nan ex­hor­ta­cio­nes a la va­cu­na­ción, co­mo lla­ma­dos a orar. Ban­gla­desh es prin­ci­pal­men­te mu­sul­mán y, mien­tras se pro­mo­vía la

ino­cu­la­ción con­tra la po­lio a fi­na­les de los ochen­ta, los fun­cio­na­rios de sa­lud y los lí­de­res is­lá­mi­cos idea­ron un plan pa­ra “ha­blar por mi­cró­fono en las mez­qui­tas”. Una vez, en un po­bla­do a las afue­ras de Da­ca, el imán lo­cal se le­van­tó con or­gu­llo una man­ga pa­ra mos­trar­me la mar­ca de su úl­ti­ma va­cu­na con­tra la tu­bercu­losis. Pro­te­ger la sa­lud de uno mis­mo es par­te de una vi­da ob­ser­van­te de la re­li­gión, ex­pli­có, y los fie­les que son pa­dres es­tán obli­ga­dos a ha­cer lo mis­mo por sus hi­jos.

Dis­tri­buir va­cu­nas en Ban­gla­desh no es fá­cil. El te­rreno es­tá sur­ca­do por cre­ci­das de ríos y ca­mi­nos ape­nas tran­si­ta­bles, y las va­cu­nas de­ben man­te­ner­se frías, jus­to a la tem­pe­ra­tu­ra co­rrec­ta pa­ra con­ser­var su po­ten­cia. Man­te­ner es­ta “ca­de­na fría” es una prio­ri­dad pa­ra los pro­gra­mas de in­mu­ni­za­ción en to­dos los paí­ses con cli­mas cá­li­dos y re­des eléc­tri­cas ines­ta­bles; un so­lo re­fri­ge­ra­dor de­fec­tuo­so o un cor­te de ener­gía ru­ral pue­de arrui­nar to­do un lo­te. Pe­ro Ban­gla­desh ha tra­ba­ja­do du­ro pa­ra pre­ser­var la ca­de­na fría: ha equi­pa­do los cen­tros de sa­lud con pa­ne­les solares y ha pues­to en ser­vi­cio bi­ci­cle­tas y em­bar­ca­cio­nes flu­via­les pa­ra trans­por­tar las va­cu­nas a las clínicas más re­mo­tas.

De he­cho, el pro­gra­ma de ino­cu­la­ción de Ban­gla­desh es am­plia­men­te res­pe­ta­do por su no­ta­ble al­can­ce y, en el ca­mino de re­gre­so a Dha­ka Shis­hu, mien­tras los tres íba­mos si­len­cio­sos y tris­tes en la ca­mio­ne­ta del hos­pi­tal, en­ten­dí por qué Sa­mir Saha que­ría ver­me. Pa­ra 2005, cuan­do San­ji­da re­ci­bió to­das sus in­yec­cio­nes, la nueva va­cu­na con­tra la in­fec­ción neu­mo­có­ci­ca se di­fun­día rá­pi­da­men­te en to­do el mun­do desa­rro­lla­do. El pro­ble­ma es­ta­ba en paí­ses co­mo Ban­gla­desh, que ne­ce­si­ta­ba la va­cu­na con mu­cha ma­yor ur­gen­cia, pe­ro que no po­día pa­gar­le al fa­bri­can­te lo que es­te ha­bía de­ci­di­do co­brar por ella.

las Va­cu­nas, con Muy po­cas ex­cep­cio­nes, se ela­bo­ran por com­pa­ñías pri­va­das que es­tán en el ne­go­cio pa­ra ob­te­ner ga­nan­cias. Has­ta ha­ce po­co, su ela­bo­ra­ción en to­do el mun­do es­ta­ba en ma­nos de unos po­cos gi­gan­tes far­ma­céu­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses y eu­ro­peos. Tal co­mo los fun­cio­na­rios de es­tas com­pa­ñías se­ña­la­ron, cuan­do gru­pos de pre­sión co­mo Mé­di­cos sin Fron­te­ras los con­mi­na­ron a ba­jar sus pre­cios (o abrir sus li­bros pa­ra pro­bar que no po­dían ha­cer­lo), desa­rro­llar una va­cu­na es es­pe­cial­men­te cos­to­so y to­ma años.

Lo­grar una va­cu­na neu­mo­có­ci­ca que fun­cio­na­ra de for­ma co­rrec­ta en ni­ños lle­vó dé­ca­das. Las va­cu­nas bue­nas pa­ra adul­tos es­ta­ban en el mer­ca­do a prin­ci­pios de los ochen­ta, pe­ro nun­ca ac­ti­va­ron la res­pues­ta in­mu­ni­ta­ria es­pe­ra­da en ni­ños pe­que­ños. No fue sino has­ta fi­na­les de los no­ven­ta cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res fi­nal­men­te en­con­tra­ron una ma­ne­ra pa­ra co­rre­gir, o “con­ju­gar”, los con­te­ni­dos de esas va­cu­nas pa­ra adul­tos, de mo­do que fue­ran re­co­no­ci­dos por sis­te­mas in­mu­ni­ta­rios in­ma­du­ros.

El neu­mo­co­co pre­sen­ta otro mo­les­to desafío: Saha y otros cien­tí­fi­cos han iden­ti­fi­ca­do ca­si 100 ver­sio­nes, o se­ro­ti­pos, de cé­lu­las neu­mo­có­ci­cas. Los se­ro­ti­pos pue­den ser geo­grá­fi­ca­men­te dis­tin­tos y, por ra­zo­nes que aún no se com­pren­den del to­do, so­lo una pe­que­ña can­ti­dad son pe­li­gro­sos

(el se­ro­ti­po 1, por ejem­plo, cau­sa una en­fer­me­dad com­pa­ra­ti­va­men­te le­ve en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro es una fuen­te prin­ci­pal de en­fer­me­dad neu­mo­có­ci­ca y muer­te en Áfri­ca y el sur de Asia). Así que una va­cu­na ter­mi­na­da que fun­cio­na pa­ra ni­ños y ata­ca con pre­ci­sión los se­ro­ti­pos co­rrec­tos se com­po­ne en reali­dad de va­rias va­cu­nas, co­rre­gi­das y pro­ba­das de for­ma in­di­vi­dual, y lue­go mez­cla­das en una so­la am­po­lle­ta.

To­das es­tas complicaciones ayu­da­ron a que la pri­me­ra va­cu­na neu­mo­có­ci­ca pa­ra ni­ños fue­ra una de las más cos­to­sas de la historia. Con el nom­bre de Prev­nar, fue lan­za­da a prin­ci­pios de 2000. Se for­mu­ló pa­ra ata­car sie­te se­ro­ti­pos res­pon­sa­bles de la ma­yor par­te de la en­fer­me­dad, es­to en

Es­ta­dos Uni­dos, don­de se po­día pa­gar por una va­cu­na in­fan­til un pre­cio de 232 dó­la­res por un tra­ta­mien­to de cua­tro do­sis. En­tre los ti­pos pe­li­gro­sos de neu­mo­co­co pa­ra los que la fórmula de la va­cu­na no es­ta­ba preparada se en­con­tra­ba el se­ro­ti­po 1. Sin em­bar­go, era en las re­gio­nes más pobres de Áfri­ca y el sur de Asia don­de ha­bía la ma­yor pro­ba­bi­li­dad de que cual­quier in­fec­ción neu­mo­có­ci­ca ma­ta­ra a un ni­ño o lo de­ja­ra dis­ca­pa­ci­ta­do de por vi­da, no so­lo por­que los pa­dres no pu­die­ran lle­var­lo con un doc­tor a tiem­po, sino tam­bién por­que la bac­te­ria cau­sa da­ño adi­cio­nal den­tro de los pe­que­ños cuer­pos ya de­bi­li­ta­dos por malnu­tri­ción, otras en­fer­me­da­des per­sis­ten­tes y es­tar de­ma­sia­do ex­pues­tos al hu­mo del fue­go pa­ra co­ci­nar.

“Cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar en es­to, lo que me man­te­nía des­pier­to por la no­che era la inequi­dad”, di­ce Orin Le­vi­ne, di­rec­tor de en­tre­ga de va­cu­nas de la Fun­da­ción Bill y Me­lin­da Ga­tes. Ha­ce años, un co­le­ga su­yo vio a una mu­jer en un hos­pi­tal de Ma­li que per­dió a una hi­ja por neu­mo­nía neu­mo­có­ci­ca; ya ha­bía per­di­do otra hi­ja por la mis­ma cau­sa. Sus pro­pias hi­jas te­nían apro­xi­ma­da­men­te la mis­ma edad.

“Las pro­ba­bi­li­da­des de que un ni­ño mu­rie­ra de la en­fer­me­dad neu­mo­có­ci­ca en el pri­mer mun­do eran 100 ve­ces me­no­res –ex­pli­ca–. ¿Por qué mis hi­jas po­dían re­ci­bir la va­cu­na cuan­do las hi­jas de Tie­many Dia­rra, y los ni­ños de Ma­li, la ne­ce­si­ta­ban más y no la re­ci­bían?”.

Le­vi­ne co­no­cía la res­pues­ta, por su­pues­to: la me­jor for­ma de ase­gu­rar ga­nan­cias pa­ra los fa­bri­can­tes de la va­cu­na no pro­vie­ne de sa­tis­fa­cer la ne­ce­si­dad más crí­ti­ca.

glo­bal allian­ce for Vac­ci­nes and Im­mu­ni­sa­tion, o Ga­vi, es una co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res que se pu­so en mar­cha en el año 2000, jus­to cuan­do la va­cu­na neu­mo­có­ci­ca con­ju­ga­da lle­gó al mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se. A par­tir, en par­te, de una pro­me­sa de do­na­ción de 750 mi­llo­nes de dó­la­res de la Fun­da­ción Ga­tes, Ga­vi di­ri­ge los re­cur­sos de na­cio­nes ri­cas –fi­lan­tro­pía pri­va­da más ayu­da gu­ber­na­men­tal de paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do y No­rue­ga– a apo­yar la va­cu­na des­ti­na­da a paí­ses pobres que la apli­can co­mo be­ne­fi­cen­cia. Ga­vi ayu­da en la ne­go­cia­ción con com­pa­ñías que pro­du­cen la va­cu­na pa­ra re­du­cir los pre­cios, es­pe­cí­fi­ca­men­te en ven­tas de gran vo­lu­men; los sub­si­dios del fon­do de do­nan­tes re­du­cen aún más el cos­to pa­ra los paí­ses en desa­rro­llo, de mo­do que es­tos pagan una pe­que­ña frac­ción del pre­cio de mer­ca­do.

“Fue ab­so­lu­ta­men­te trans­for­ma­cio­nal el po­ten­cial fi­nan­cie­ro y la de­di­ca­ción que acor­da­ron los ac­to­res glo­ba­les, los fa­bri­can­tes y los paí­ses”, di­ce Kat­he­ri­ne O’brien, pe­dia­tra y ex­per­ta en neu­mo­co­co que di­ri­ge el In­ter­na­tio­nal Vac­ci­ne Ac­cess Cen­ter, de la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins. Ga­vi no se for­mó so­lo pa­ra ayu­dar con la va­cu­na neu­mo­có­ci­ca, se­ña­la O’brien; la alian­za se con­cen­tró al prin­ci­pio en ha­cer más ac­ce­si­bles las ino­cu­la­cio­nes in­fan­ti­les es­ta­ble­ci­das, co­mo el té­ta­nos y la he­pa­ti­tis B.

La PCV se unió a la lis­ta de va­cu­nas ape­nas en 2010. Pe­ro la de­man­da de los paí­ses en desa­rro­llo era tan al­ta que pron­to Ga­vi de­di­có 500 mi­llo­nes de dó­la­res, do­na­dos ca­da año, pa­ra apo­yar la PCV. Se su­po­ne que un acuer­do especial con Pfi­zer y GSK, las úni­cas com­pa­ñías que hoy ela­bo­ran las PCV, ase­gu­ra que ha­brá su­fi­cien­tes exis­ten­cias; am­bas han pro­me­ti­do pro­du­cir tan­tas va­cu­nas, con el des­cuen­to acor­da­do con Ga­vi, co­mo acor­dó com­prar ca­da uno de los paí­ses re­cep­to­res.

Con es­tos acuer­dos en mar­cha, los fa­bri­can­tes tam­bién han desa­rro­lla­do nue­vas fór­mu­las que ex­tien­den la efec­ti­vi­dad de la PCV, pa­ra in­cluir a ni­ños que es­tán muy le­jos de Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa. En 2010, Pfi­zer li­be­ró una nueva mez­cla lla­ma­da Prev­nar 13, di­se­ña­da pa­ra fun­cio­nar con­tra el se­ro­ti­po 1 y otros cin­co no in­clui­dos en la mez­cla ori­gi­nal. El pro­duc­to de GSK, in­tro­du­ci­do en 2009, tam­bién es­tá con­fi­gu­ra­do pa­ra se­ro­ti­pos pre­va­len­tes en Áfri­ca y Asia. Y, des­de mar­zo de 2015, cuan­do los fun­cio­na­rios de sa­lud de Ban­gla­desh re­ci­bie­ron su en­tre­ga inau­gu­ral de PCV con el des­cuen­to de Ga­vi, los en­víos de va­cu­nas han lle­ga­do por car­ga aé­rea ca­da tres me­ses des­de un cen­tro de dis­tri­bu­ción de GSK en Bél­gi­ca.

“Hie­le­ras pe­que­ñas –me con­tó Saha–. Co­mo pa­ra acam­par. Pe­ro más so­fis­ti­ca­das, con sis­te­mas que mo­ni­to­rean la tem­pe­ra­tu­ra”.

Las va­cu­nas, di­cen los fun­cio­na­rios de sa­lud, lle­gan a fa­mi­lias de to­do el país. Ban­gla­desh, al me­nos has­ta aho­ra, no ha ex­pe­ri­men­ta­do nin­gu­na ola de “re­nuen­cia a la va­cu­na”, co­mo los ex­per­tos

“Lo que me man­te­nía des­pier­to por la no­che era la inequi­dad. Las pro­ba­bi­li­da­des de que un ni­ño mu­rie­ra de la en­fer­me­dad neu­mo­có­ci­ca en el mun­do desa­rro­lla­do eran 100 ve­ces me­no­res”.

Orin Le­vi­ne, Fun­da­ción Ga­tes

mun­dia­les en sa­lud pre­fie­ren lla­mar al pro­ble­ma de los pa­dres que se rehú­san a va­cu­nar a sus hi­jos. En otros lu­ga­res del sur de Asia, la sos­pe­cha y la hos­ti­li­dad han per­tur­ba­do las cam­pa­ñas re­cien­tes de va­cu­na­ción; en Pa­kis­tán, por ejem­plo, ha­ce unos años los va­cu­na­do­res de po­lio fue­ron re­cha­za­dos o ata­ca­dos en me­dio de ru­mo­res tan­to fal­sos co­mo ver­da­de­ros (fal­so: que las va­cu­nas eran par­te de un com­plot oc­ci­den­tal en con­tra del is­lam; ver­da­de­ro: que la CIA uti­li­za­ba a los va­cu­na­do­res a do­mi­ci­lio pa­ra ca­zar a Osa­ma bin La­den). Y, en par­tes de In­dia, una cam­pa­ña de va­cu­na­ción con­tra el sa­ram­pión y la ru­beo­la fra­ca­só a prin­ci­pios de es­te año, de­bi­do a pu­bli­ca­cio­nes anó­ni­mas en re­des so­cia­les que afir­ma­ban que las va­cu­nas eran pe­li­gro­sas o in­clu­so que es­ta­ban des­ti­na­das a es­te­ri­li­zar a los ni­ños de mi­no­rías re­li­gio­sas.

In­clu­so en el Ban­gla­desh re­cep­ti­vo a la va­cu­na­ción, me con­tó Saha, él ha­bía es­cu­cha­do cues­tio­na­mien­tos so­bre los mé­ri­tos de agre­gar la PCV al ya am­bi­cio­so es­fuer­zo na­cio­nal de ino­cu­la­ción. “Es­tu­ve en un pro­gra­ma de en­tre­vis­tas en la te­le­vi­sión –co­men­tó–. La es­po­sa de un ban­que­ro, una per­so­na po­de­ro­sa, pre­gun­tó: ‘¿Por qué es­tán ha­blan­do tan­to de va­cu­nas?’”. La neu­mo­nía y otras en­fer­me­da­des neu­mo­có­ci­cas se pue­den tra­tar con pe­ni­ci­li­na, ob­je­tó la es­po­sa del ban­que­ro; Saha aca­ba­ba de de­cir­se eso a sí mis­mo. “Y mi res­pues­ta fue: ‘Ay, se­ño­ra. ¿Quie­re es­pe­rar a que se pri­me­ro desa­rro­lle la neu­mo­nía y des­pués tra­tar­la?’”.

Si hu­bie­ra ca­mi­na­do por los pa­be­llo­nes de Dha­ka Shis­hu con Saha, es­ta mu­jer ha­bría vis­to ni­ños lán­gui­dos que ya­cían ba­jo más­ca­ras de oxí­geno, las fa­mi­lias reuni­das al la­do de sus ca­mas o api­ña­das som­bría­men­te en los ves­tí­bu­los, a la es­pe­ra de que los an­ti­bió­ti­cos hi­cie­ran efec­to. Y esas eran las fa­mi­lias que ha­bían po­di­do ir al hos­pi­tal. “Pa­ra lu­ga­res más re­mo­tos –di­jo Saha–, ‘es­to’ –el ata­que pre­ven­ti­vo de una va­cu­na efi­caz– es la úni­ca he­rra­mien­ta que te­ne­mos”. En los pue­blos y los su­bur­bios más pobres de la ciu­dad, los ni­ños en­fer­mos por neu­mo­co­co to­da­vía mueren por mi­les en ca­sa.

San­ji­da Saha­jahan lo­gró lle­gar a Dha­ka Shis­hu, pe­ro los doc­to­res pu­die­ron ha­cer po­co por ella. Saha se sien­te es­pe­cial­men­te frus­tra­do por es­te ca­so. Su laboratorio iden­ti­fi­có el neu­mo­co­co que in­fec­tó el ce­re­bro de San­ji­da: se­ro­ti­po 1, una de las va­rie­da­des no con­tem­pla­das en la ver­sión inau­gu­ral de Prev­nar. Así que, in­clu­so si Ban­gla­desh hu­bie­ra po­di­do per­mi­tir­se la va­cu­na en 2005, es­ta no ha­bría pro­te­gi­do a San­ji­da, por­que el fa­bri­can­te ha­bía lan­za­do un pro­duc­to pa­ra sal­var vi­das no con­tem­pla­do pa­ra aque­lla par­te del mun­do.

“Y no so­lo esa ni­ña no es fun­cio­nal –di­jo Saha–. La ma­dre tam­po­co lo es. No pue­de ir a cual­quier lu­gar. To­dos y ca­da uno de los miem­bros de esa fa­mi­lia es­tán real­men­te me­dio muer­tos”.

Se que­dó ca­lla­do. “Les di­mos una si­lla de rue­das –se­ña­ló–. ¿La es­ta­ba usan­do?”.

“Es­tá des­ar­ma­da –res­pon­dí–, ba­jo la ca­ma”. Saha hi­zo una mue­ca. “Pe­ro los pa­dres nos mos­tra­ron tam­bién la tar­je­ta de sa­lud de la be­bé de dos me­ses, Jan­nat –le di­je–, y su nueva co­lum­na con la mar­ca de ve­ri­fi­ca­ción en su lu­gar: va­cu­na neu­mo­có­ci­ca con­ju­ga­da”. Si la ino­cu­la­ción ha­ce su tra­ba­jo, Jan­nat es­ta­rá pro­te­gi­da del pa­tó­geno que de­vas­tó a su her­ma­na y, cuan­do Saha pen­só en to­do es­to, en el do­lor y la es­pe­ran­za que jun­tos se in­tro­du­je­ron en esa ca­sa tan pe­que­ña, sus­pi­ró. “De to­dos mo­dos de­be­mos ver a cuán­tos ni­ños per­di­mos y cuán­tos que­da­ron dis­ca­pa­ci­ta­dos co­mo ella en esos 10 años que es­tu­vi­mos es­pe­ran­do la va­cu­na –in­di­có Saha–. Pe­ro, gra­cias a Dios, ya la re­ci­bi­mos”.

LAS EX­TEN­SAS INS­TA­LA­CIO­NES de gsk, en la ciu­dad bel­ga de Wa­vre, son las más gran­des del mun­do pa­ra pro­duc­ción de va­cu­nas. El día que co­no­cí a Luc De­bruy­ne, pre­si­den­te mun­dial de va­cu­nas de la com­pa­ñía, ya me ha­bía vis­to obli­ga­da a cam­biar­me dos ve­ces de ro­pa. Ca­da pro­duc­ción bio­ló­gi­ca y de mez­cla­do de va­cu­nas es­tá con­te­ni­da her­mé­ti­ca­men­te den­tro de su pro­pio edi­fi­cio y en­trar en una de esas estructuras es­pe­cia­li­za­das re­quie­re un cam­bio com­ple­to de tra­je de cá­ma­ra es­té­ril, za­pa­tos blancos lim­pios, ga­fas pro­tec­to­ras y go­rra so­bre las ga­fas y el pe­lo.

El cen­tro de ope­ra­cio­nes de va­cu­nas de la com­pa­ñía re­pre­sen­ta una in­ver­sión de más de 5 000 mi­llo­nes de dó­la­res du­ran­te la dé­ca­da pa­sa­da, di­jo De­bruy­ne. “Es un ne­go­cio ren­ta­ble –agre­gó–. Ne­ce­si­ta ser ren­ta­ble pa­ra ser sos­te­ni­ble, pa­ra po­der ofre­cer un vo­lu­men ma­si­vo y pre­cios ac­ce­si­bles pa­ra el mun­do en desa­rro­llo”.

La va­cu­na neu­mo­có­ci­ca pa­ra ni­ños de GSK, que se en­tre­ga en Da­ca, for­ma par­te de una pro­duc­ción mun­dial: el mez­cla­do em­pie­za en la plan­ta de la com­pa­ñía en Sin­ga­pur, los lo­tes de va­cu­nas se en­vían a Bél­gi­ca y pos­te­rior­men­te a Fran­cia pa­ra pro­ce­sar­se, y, al fi­nal, las am­po­lle­tas se regresan a Bél­gi­ca pa­ra su en­vío. Sin em­bar­go, cuan­do mi­ré a tra­vés de esas ga­fas las gran­des má­qui­nas y ti­nas pla­tea­das en Wa­vre, el pro­duc­to en pre­pa­ra­ción era otra ofer­ta de GSK, una va­cu­na con­tra un pa­tó­geno lla­ma­do ro­ta­vi­rus, la cau­sa prin­ci­pal de dia­rrea en los ni­ños, el cual en­fer­ma a mi­llo­nes ca­da año. En los paí­ses más pobres del Áfri­ca sub­saha­ria­na y el sur de Asia ma­ta a cien­tos de mi­les.

Ban­gla­desh tie­ne la apro­ba­ción de Ga­vi pa­ra em­pe­zar a re­ci­bir la va­cu­na con­tra el ro­ta­vi­rus de GSK, tal vez en al­gún mo­men­to del año pró­xi­mo. Des­pués del des­cuen­to ne­go­cia­do y el apo­yo fi­nan­cie­ro adi­cio­nal, el go­bierno pa­ga­rá al­re­de­dor de 50 cen­ta­vos de dó­lar por ca­da tra­ta­mien­to de dos do­sis de una va­cu­na que ac­tual­men­te le cues­ta 220 dó­la­res a un mé­di­co es­ta­dou­ni­den­se. Pa­ra un sis­te­ma de sa­lud po­bre, eso es irre­sis­ti­ble, pe­ro hay una com­pli­ca­ción co­lo­sal. Se su­po­ne que la ayu­da de Ga­vi es tem­po­ral, un me­dio pa­ra que los paí­ses pobres ayu­den a más ni­ños a cre­cer sa­nos y, con esa ayu­da, me­jo­ren las eco­no­mías pro­pias has­ta que pue­dan fi­nan­ciar por sí mis­mos las va­cu­nas im­por­tan­tes.

Una vez que un país re­cep­tor su­pera los ni­ve­les de in­gre­so per cá­pi­ta más ba­jos del mun­do, se su­po­ne que el sub­si­dio de Ga­vi se su­pri­me gra­dual­men­te. “Es­to se lla­ma ‘tran­si­ción’ –di­ce Ka­te El­der, con­se­je­ra de po­lí­ti­ca de va­cu­na­ción de Mé­di­cos sin Fron­te­ras–. Pe­ro he oí­do a mi­nis­tros de sa­lud lla­mar a es­to ser expulsados”. In­clu­so cuan­do los lí­de­res de GSK y otros fa­bri­can­tes im­por­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses y eu­ro­peos de va­cu­nas han pro­me­ti­do man­te­ner los des­cuen­tos a los paí­ses pobres, per­der el sub­si­dio to­da­vía sig­ni­fi­ca un in­cre­men­to com­pa­ra­ti­va­men­te enor­me en el cos­to. En Ban­gla­desh, por ejem­plo, po­dría sig­ni­fi­car que el cos­to de la va­cu­na neu­mo­có­ci­ca de GSK pa­sa­ra de 60 cen­ta­vos a 9.15 dó­la­res por ni­ño.

Es­to le si­gue pa­re­cien­do una gan­ga a un doc­tor es­ta­dou­ni­den­se que pa­ga más de 50 ve­ces esa can­ti­dad. Pe­ro Mé­di­cos sin Fron­te­ras y otros crí­ti­cos ale­gan que los pre­cios que co­bran las gran­des com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas es­ta­dou­ni­den­ses y eu­ro­peas por las va­cu­nas pa­ra ni­ños son inacep­ta­ble­men­te al­tos, in­clu­so con un des­cuen­to. Un ter­cio de los paí­ses del mun­do aún no ha in­clui­do la va­cu­na PCV en sus pro­gra­mas de in­mu­ni­za­ción; una ra­zón prin­ci­pal es el cos­to a lar­go pla­zo. Las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas, co­men­ta El­der, “nos di­cen es­to mu­chas ve­ces: ‘¿Por qué no ce­le­bran por los ni­ños que tie­nen ac­ce­so aho­ra?’, y no­so­tros les de­ci­mos: ‘Sí, pe­ro que­re­mos más’”.

Un re­me­dio pue­de es­tar en la com­pe­ten­cia que sur­ja fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, de far­ma­céu­ti­cas de In­dia, Bra­sil, Viet­nam, Cu­ba, Co­rea del Sur e in­clu­so Ban­gla­desh, don­de una em­pre­sa en Da­ca ven­de aho­ra una do­ce­na de ti­pos de va­cu­nas que uti­li­zan in­gre­dien­tes en­via­dos des­de otros paí­ses. Un enor­me fa­bri­can­te in­dio, lla­ma­do Se­rum Ins­ti­tu­te, ela­bo­ra des­de ce­ro más de 1 000 mi­llo­nes de do­sis al año de va­cu­nas re­la­ti­va­men­te ba­ra­tas que en­vía a to­da In­dia, así co­mo al ex­tran­je­ro.

SA­MIR SAHA TIE­NE AHO­RA 62 AÑOS y no pla­nea re­ti­rar­se den­tro de po­co. Es de­ma­sia­do pron­to pa­ra eva­luar de­fi­ni­ti­va­men­te el éxi­to de las PCV en Ban­gla­desh, pe­ro, la úl­ti­ma vez que ca­mi­na­mos jun­tos por Dha­ka Shis­hu, se sen­tía op­ti­mis­ta. So­lo ha­bía tres pa­cien­tes de neu­mo­co­co en el pa­be­llón ge­ne­ral ese día, nin­guno pa­re­cía es­tar en gra­ve pe­li­gro y uno de los in­ves­ti­ga­do­res de Saha tra­ba­ja­ba en una compu­tado­ra con una grá­fi­ca de ba­rras que mos­tra­ba una re­duc­ción im­pre­sio­nan­te pa­ra el oto­ño de 2016: una ba­rra cor­ta, em­pe­que­ñe­ci­da por otras mu­cho más al­tas de los seis oto­ños pre­ce­den­tes.

Saha ja­ló una si­lla y mi­ró de cer­ca la grá­fi­ca. Es­pe­re­mos y vea­mos el pró­xi­mo año, di­jo. Pe­ro son­reía. “Bueno pa­ra los pa­cien­tes –ad­vir­tió–. Me­nos neu­mo­nía en el hos­pi­tal. Me­nos muer­te”. Hi­zo un ges­to con el bra­zo –co­mo si ba­rrie­ra– a to­dos los in­ves­ti­ga­do­res, in­cli­na­dos so­bre mi­cros­co­pios. “¡Des­em­plea­dos! –bro­meó y en­san­chó la son­ri­sa–. ¡To­dos ellos es­ta­rán des­em­plea­dos!”.

El ar­tícu­lo más re­cien­te de la es­cri­to­ra Cynt­hia Gor­ney pa­ra la re­vis­ta fue so­bre las viu­das. El fo­tó­gra­fo fran­cés William Da­niels se cen­tra en asun­tos hu­ma­ni­ta­rios, in­clui­das las en­fer­me­da­des mor­ta­les, co­mo la ma­la­ria.

FOTO: ADAM FER­GU­SON (RAD­DATZ)

PA­KIS­TÁN El ten­de­ro Ghu­lam Is­haq, de Ka­ra­chi, no con­fia­ba en la va­cu­na de la po­lio. Aho­ra se cul­pa a sí mis­mo por la do­ble des­gra­cia de Ra­fia, su hi­ja de cua­tro años: una pier­na atro­fia­da por la po­lio; la otra, ro­ta por un au­to­mó­vil que no pu­do es­qui­var.

Por Cynt­hia Gor­ney Fo­to­gra­fías de William Da­niels

BAN­GLA­DESH San­ji­da Saha­jahan, de 11 años, era una ni­ña sa­na cuan­do la bac­te­ria co­mún del neu­mo­co­co de­vas­tó su ce­re­bro. La ayu­da in­ter­na­cio­nal au­xi­lia a Ban­gla­desh pa­ra pa­gar la va­cu­na con­tra es­te ti­po de in­fec­cio­nes; de­ma­sia­do tar­de pa­ra San­ji­da, pe­ro qui­zá a tiem­po pa­ra pro­te­ger a mi­les de otros jó­ve­nes.

BÉL­GI­CA

Es­tas ti­nas de ace­ro, en un edi­fi­cio nue­vo de GSK cer­ca de Bru­se­las, em­pe­za­ron a pro­du­cir in­gre­dien­tes cla­ve pa­ra ela­bo­rar va­cu­nas con­tra la po­lio en 2017, seis años des­pués de que se ini­ció la cons­truc­ción. Pa­ra man­te­ner la es­te­ri­li­za­ción, los tra­ba­ja­do­res en­tran y sa­len por es­clu­sas de ai­re.

PA­KIS­TÁN En bus­ca de per­so­nas sin va­cu­nar en un tren, en la es­ta­ción cen­tral de Ka­ra­chi, un tra­ba­ja­dor de sa­lud en­con­tró a un ni­ño sin la mar­ca en el de­do que in­di­ca­ba que ha­bía si­do ino­cu­la­do pre­via­men­te con­tra la po­lio. La va­cu­na oral tie­ne que ad­mi­nis­trar­se rá­pi­da­men­te an­tes de que arran­que el tren.

ITA­LIA Bea­tri­ce Vio em­pe­zó a prac­ti­car es­gri­ma a los cin­co años. A los 11 con­tra­jo me­nin­gi­tis me­nin­go­có­ci­ca, que la de­jó con ampu­tacio­nes en sus cua­tro miem­bros. Aho­ra, a los 20 años, es me­da­llis­ta de oro en es­gri­ma en si­lla de rue­das del equipo pa­ra­lím­pi­co ita­liano y una fe­roz de­fen­so­ra de la va­cu­na­ción tem­pra­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.