EL APU­RO POR SAL­VAR EL OKA­VAN­GO

¿Se pue­de pro­te­ger uno de los ma­yo­res del­tas de la Tie­rra?

National Geographic (Chile) - - Contenido - Por David Quam­men Fo­to­gra­fías de Cory Richards

Vis­to des­de el es­pa­cio, el del­ta del Oka­van­go se pa­re­ce a una flor gi­gan­te pren­sa­da con­tra el pai­sa­je del no­roes­te de Bot­sua­na; su ta­llo for­ma un án­gu­lo ha­cia el su­res­te, des­de la fron­te­ra con Na­mi­bia, y sus pé­ta­los de aguas ar­gen­ti­nas se ex­tien­den has­ta 150 ki­ló­me­tros por la cuenca del Ka­laha­ri. Es uno de los gran­des hu­me­da­les del pla­ne­ta, una enor­me ex­ten­sión de ca­na­les, la­gu­nas y es­tan­ques de temporada que nu­tren la vi­da en me­dio de una re­gión del con­ti­nen­te afri­cano se­ve­ra­men­te se­ca. Es­te del­ta no desem­bo­ca en el mar. Con­te­ni­do to­tal­men­te den­tro de la cuenca, se de­tie­ne a lo lar­go de un pe­rí­me­tro al sur y des­apa­re­ce en las pro­fun­di­da­des de las are­nas del Ka­laha­ri. Se le pue­de con­si­de­rar co­mo el oa­sis más gran­de del mun­do, un re­fu­gio hú­me­do que sos­tie­ne ele­fan­tes, hi­po­pó­ta­mos, co­co­dri­los y li­cao­nes; va­rios an­tí­lo­pes de hu­me­dal, co­mo los co­bos de Lech­we y los si­ta­tun­gas; fa­có­que­ros y bú­fa­los de El Ca­bo, leo­nes y ce­bras, y aves de una va­rie­dad y abun­dan­cia ma­ra­vi­llo­sas, eso sin men­cio­nar una in­dus­tria tu­rís­ti­ca de mi­llo­nes de dó­la­res anua­les. Sin em­bar­go, des­de el es­pa­cio no verás a los hi­po­pó­ta­mos en sus le­chos diur­nos. No verás a los li­cao­nes echa­dos ba­jo la som­bra de ma­tas es­pi­no­sas ni las ex­pre­sio­nes de alegría de los vi­si­tan­tes. Al­go que tam­po­co verás es el ori­gen de to­da esa agua.

El agua pro­vie­ne ca­si en su to­ta­li­dad de An­go­la, el ve­cino con­flic­ti­vo de Bot­sua­na, a dos paí­ses de dis­tan­cia. Sur­ge en las tie­rras al­tas hú­me­das del cen­tro llu­vio­so de An­go­la y flu­ye ha­cia el su­res­te del país, rá­pi­da­men­te, por una vía prin­ci­pal, el río Cu­ban­go, y más len­ta­men­te por otra, el Cui­to, don­de se acu­mu­la y for­ma la­gos; se fil­tra len­ta­men­te en las pla­ni­cies de alu­vión, los de­pó­si­tos de tur­ba y la arena sub­ya­cen­te, y se es­cu­rre ha­cia los tri­bu­ta­rios. Los ríos Cui­to y Cu­ban­go con­ver­gen en la fron­te­ra sur de An­go­la y for­man un río más gran­de, el Oka­van­go, que flu­ye por la fran­ja de Ca­pri­vi, una es­tre­cha ban­da de Na­mi­bia, ha­cia Bot­sua­na. En pro­me­dio, en él flu­yen 9.4 bi­llo­nes de li­tros de agua al año. Eli­mi­ne­mos ese re­ga­lo lí­qui­do que An­go­la le da a Bot­sua­na ca­da año y el del­ta del Oka­van­go de­ja­ría de exis­tir. Se con­ver­ti­ría en otra co­sa, que no in­clui­ría hi­po­pó­ta­mos, si­ta­tun­gas o pi­gar­gos vo­cin­gle­ros.

Los cam­bios que ocu­rren o que son pre­vi­si­bles en el su­res­te de An­go­la –en cuan­to al uso de tie­rra, des­via­ción del agua, den­si­dad de po­bla­ción y co­mer­cio– ha­cen de es­te pros­pec­to som­brío una po­si­bi­li­dad real. Esa es la ra­zón de que los ríos

Cui­to y Cu­ban­go, dos vías flu­via­les re­mo­tas, ha­yan atraí­do dis­cre­ta­men­te mu­cho in­te­rés en cier­tos círcu­los. Por eso, un gru­po in­ter­na­cio­nal de cien­tí­fi­cos, au­to­ri­da­des gu­ber­na­men­ta­les, pla­ni­fi­ca­do­res de re­cur­sos y ex­plo­ra­do­res jó­ve­nes y te­na­ces, reuni­dos por un fer­vien­te bió­lo­go de la conservación sud­afri­cano lla­ma­do Ste­ve Bo­yes y con el apo­yo de Na­tio­nal Geo­grap­hic So­ciety, se ha em­bar­ca­do en un es­fuer­zo ma­yúscu­lo de ex­plo­ra­ción, re­co­lec­ción de da­tos y de­fen­sa de la conservación lla­ma­do The Oka­van­go Wil­der­ness Project (Pro­yec­to de Vi­da Sil­ves­tre del Oka­van­go). Es­tos co­la­bo­ra­do­res re­co­no­cen que el bie­nes­tar y el fu­tu­ro del del­ta del Oka­van­go es­tán en ries­go, y que el bie­nes­tar y el fu­tu­ro del su­res­te de An­go­la tam­bién lo es­tá.

“Con­ta­mos con tiem­po pres­ta­do”, me di­jo Bo­yes, cuan­do es­tá­ba­mos sen­ta­dos en un cam­pa­men­to cer­ca del río Cu­ban­go a prin­ci­pios de es­te año, tras un lar­go día de re­mar co­rrien­te aba­jo en nues­tros mo­ko­ros (ca­noas al es­ti­lo Oka­van­go). Apa­sio­na­do por la na­tu­ra­le­za des­de ni­ño, Bo­yes tra­ba­jó por Ste­ve Bo­yes, lí­der del pro­yec­to (der.), to­ma un des­can­so con Neil Ge­li­nas, ci­neas­ta de Na­tio­nal Geo­grap­hic. En­tre los re­tos a los que Bo­yes se ha en­fren­ta­do en más de 10 años de tra­ba­jo de cam­po pa­ra sal­va­guar­dar el Oka­van­go –di­plo­ma­cia, bo­tes vol­ca­dos, mi­nas te­rres­tres–, el ata­que de abe­jas es so­lo uno más.

años en di­fe­ren­tes em­pleos: bar­man, na­tu­ra­lis­ta y guía, ad­mi­nis­tra­dor de un cam­pa­men­to en el del­ta del Oka­van­go. En el ca­mino ter­mi­nó un doc­to­ra­do. Pa­ra 2007 ya es­ta­ba muy cons­cien­te del pro­ble­ma acer­ca de la fuen­te del agua y tra­tó de aler­tar a la po­bla­ción de Bot­sua­na, pe­ro lo que en­con­tró, prin­ci­pal­men­te, fue fa­ta­lis­mo.

“Sim­ple­men­te no les in­tere­sa­ba”, co­men­tó al re­cor­dar una de las reac­cio­nes tí­pi­cas: sí, An­go­la es un lu­gar te­rri­ble, muy ma­lo, y es una lás­ti­ma que el río pue­da mo­rir. Eso lo mo­vió a la ac­ción. Em­pe­zó a bus­car ha­cia el nor­te, ha­cia el na­ci­mien­to de los ríos. “Va­mos a con­se­guir es­to –pro­me­tió–. Va­mos a ha­cer el es­fuer­zo y a en­ten­der de qué se tra­ta es­te sis­te­ma”. De he­cho, es­pe­ra­ba no so­lo en­ten­der­lo, sino ayu­dar a con­ser­var­lo.

An­go­la en 2017 po­dría pa­re­cer un lu­gar po­co pro­ba­ble pa­ra los es­fuer­zos de conservación vi­sio­na­rios, sin em­bar­go, ofre­ce­ría opor­tu­ni­da­des po­co co­mu­nes. Fue co­lo­nia por­tu­gue­sa y ob­tu­vo su in­de­pen­den­cia en 1975, tras un san­grien­to con­flic­to bélico de li­be­ra­ción, des­pués fue des­trui­da por la gue­rra ci­vil du­ran­te 27 años: una zo­na de com­ba­te sus­ti­tu­ta pa­ra las su­per­po­ten­cias, pla­ga­da de mi­nas te­rres­tres, un es­ce­na­rio de mu­cho su­fri­mien­to y con­flic­to.

Pe­ro las co­sas han cam­bia­do drás­ti­ca­men­te des­de 2002, cuan­do el par­ti­do re­bel­de, UNITA, su­frió una de­rro­ta aplas­tan­te, tras la cual el pe­tró­leo em­pe­zó a fluir en gran­des can­ti­da­des pa­ra ex­por­tar­lo y los ne­go­cios pros­pe­ra­ron. “Lo más im­por­tan­te que te­ne­mos que de­cir­le al mun­do es que, ac­tual­men­te, An­go­la es un país es­ta­ble –me di­jo re­cien­te­men­te Ma­ria de Fá­ti­ma Mon­tei­ro Jar­dim, la mi­nis­tra de me­dio am­bien­te, en una reunión en Luan­da, la ca­pi­tal–. Es­ta­mos com­pro­me­ti­dos a con­ser­var la na­tu­ra­le­za”, ase­gu­ró. Lo que ese com­pro­mi­so sig­ni­fi­ca­rá pa­ra la reali­dad en tér­mi­nos prác­ti­cos es una in­cóg­ni­ta cru­cial.

El equipo de Bo­yes cuen­ta con la ben­di­ción del fun­cio­na­ria­do an­go­le­ño, jun­to con el apo­yo in­ter­na­cio­nal, pa­ra rea­li­zar un es­tu­dio ex­tra­or­di­na­ria­men­te am­bi­cio­so de los ríos Cui­to y Cu­ban­go, a fin de ex­plo­rar ca­da uno de sus ki­ló­me­tros y al­gu­nos de sus tri­bu­ta­rios, in­ves­ti­gar la vi­da sil­ves­tre, to­mar mues­tras de la ca­li­dad del agua, re­gis­trar la pre­sen­cia hu­ma­na y sus efec­tos a lo lar­go de las ri­be­ras, crear un con­jun­to de da­tos am­plio y pú­bli­ca­men­te ac­ce­si­ble, y tra­tar de com­pren­der có­mo las aguas lim­pias del su­res­te de An­go­la vi­vi­fi­can el del­ta del Oka­van­go en Bot­sua­na.

Es­tas ex­pe­di­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción, ocho has­ta el mo­men­to, han si­do tan ar­duas co­mo rigurosas. La pri­me­ra em­pe­zó el 21 de ma­yo de 2015, cuan­do Bo­yes y su equipo lle­ga­ron al lago fuen­te del río Cui­to. Ha­bían lle­va­do va­rias to­ne­la­das de equipo y sie­te mo­ko­ros en los que na­ve­ga­rían con sus co­sas co­rrien­te aba­jo. Des­pués de re­mar la ex­ten­sión del lago el pri­mer día, des­cu­brie­ron que el Cui­to, en su sa­li­da, es un arro­yo pe­que­ño, pro­fun­do has­ta la cin­tu­ra, pe­ro ape­nas de más o me­nos un me­tro de an­cho, im­po­si­ble de na­ve­gar con los mo­ko­ros. Así que tu­vie­ron que arras­trar los bo­tes car­ga­dos co­rrien­te aba­jo, lu­chan­do en­tre las hier­bas al­tas a la ori­lla de una pe­que­ña fran­ja de agua, ja­lán­do­los co­mo si fue­ran bue­yes, y re­gis­tran­do da­tos al mis­mo tiem­po. Es­tos mo­ko­ros eran mo­de­los de fi­bra de vi­drio y ma­de­ra, no los ta­lla­dos en tron­cos de ébano u otros ár­bo­les, co­mo los ori­gi­na­les, pe­ro aun así eran muy pe­sa­dos cuan­do es­ta­ban car­ga­dos al má­xi­mo. Los arras­tra­ron to­dos los días por más de una se­ma­na, an­tes de que el Cui­to se vol­vie­ra na­ve­ga­ble. Des­pués los abor­da­ron, con re­mos y pér­ti­gas, pe­ro se en­fren­ta­ron a un ti­po nue­vo de re­to: co­co­dri­los e hi­po­pó­ta­mos.

El Cui­to, a lo lar­go de sus tra­mos su­pe­rio­res, es esen­cial­men­te un río sil­ves­tre: agua cla­ra, po­cas se­ña­les de hu­ma­nos. En la ma­ña­na del 11 de julio de 2015, al­go se zam­bu­lló en el agua de en­tre los jun­cos. Bo­yes, ti­mo­ne­ro del bo­te prin­ci­pal, gri­tó “Co­co­dri­lo”, una aler­ta re­la­ti­va­men­te ru­ti­na­ria. Mo­vió el bo­te ha­cia el ca­nal a mi­tad del río pa­ra dar­le es­pa­cio al ani­mal a lo lar­go de la ri­be­ra.

De re­pen­te, una enor­me pro­tu­be­ran­cia de agua se al­zó jun­to al bo­te de Bo­yes, al tiem­po que

un hi­po­pó­ta­mo mo­les­to emer­gía. “Fue un gran error –me di­jo Bo­yes des­pués–. To­tal­men­te nues­tra cul­pa. Nos aba­lan­za­mos so­bre el ani­mal, que se de­fen­dió”.

El hi­po­pó­ta­mo cla­vó un col­mi­llo in­fe­rior (de ca­si 50 cen­tí­me­tros de lar­go y afi­la­do) en el fon­do de la ca­noa. La man­dí­bu­la su­pe­rior no al­can­zó del to­do la bor­da, así que, en vez de par­tir el mo­ko­ro a la mi­tad, el hi­po­pó­ta­mo so­lo lo vol­có, lo que hi­zo que Bo­yes y su re­me­ro de proa, Gi­les Tre­vet­hick, fue­ran a dar al agua. Tre­pa­ron por el cas­co y un in­te­gran­te de la tri­pu­la­ción dis­pa­ró una ben­ga­la pa­ra in­te­rrum­pir el ata­que. Ch­ris, el her­mano me­nor de Bo­yes y je­fe de su ex­pe­di­ción, gri­tó “¡Na­den!” des­de una ca­noa de­trás. Bo­yes y Tre­vet­hick lle­ga­ron a la ri­be­ra, a sal­vo pe­ro asus­ta­dos. En dos ho­ras, el bo­te fue re­pa­ra­do y la ex­pe­di­ción es­ta­ba de vuel­ta en el agua.

Lo que es re­ve­la­dor de es­te epi­so­dio, ade­más de la pron­ta re­cu­pe­ra­ción, es que ejem­pli­fi­ca la re­co­lec­ción de da­tos del Pro­yec­to de Vi­da Sil­ves­tre del Oka­van­go. De las ob­ser­va­cio­nes he­chas du­ran­te esa ho­ra, con dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos o con el ojo hu­mano, re­gis­tra­das ins­tan­tá­nea­men­te en un ela­bo­ra­do sis­te­ma de va­cia­do de da­tos, sa­be­mos que esa zo­na del río Cui­to tie­ne una co­rrien­te fuer­te, fon­do are­no­so y no mu­cha ve­ge­ta­ción acuá­ti­ca, pe­ro al­ber­ga ti­la­pias, en­tre otros pe­ces. Sa­be­mos que Tre­vet­hick to­mó notas so­bre un martín pes­ca­dor pío, un martín pes­ca­dor ma­la­qui­ta y un ave­fría ar­ma­da per­cha­da en la ri­be­ra. Co­no­ce­mos la lon­gi­tud y la la­ti­tud don­de ocu­rrió el in­ci­den­te del hi­po­pó­ta­mo. Sa­be­mos que el ritmo car­dia­co de Ste­ve Bo­yes (co­mo se re­gis­tró en su re­loj Suun­to) se ele­vó abrup­ta­men­te de 81 a 208 pul­sa­cio­nes por mi­nu­to a las 10:57 a.m. Po­de­mos su­po­ner que 208 es el ritmo car­dia­co nor­mal de un jo­ven sa­lu­da­ble que tra­te de na­dar más rá­pi­do que el ga­lo­par acuá­ti­co de un hi­po­pó­ta­mo.

CUAN­DO ME uní al equipo de Bo­yes en el río Cu­ban­go, ca­si dos años des­pués, su ré­gi­men de re­co­lec­ción de da­tos ha­bía avan­za­do. Una ma­ña­na vi a un jo­ven na­mi­bio, de nom­bre Götz Neef, eva­luar

los pe­ces que ha­bía capturado en una tram­pa: una ti­la­pia de bo­ca gran­de, un pez ele­fan­te del ti­po lla­ma­do Chur­chill, un pez sil­ba­to y más. Es­tas mues­tras y co­lec­cio­nes, ana­li­za­das por ic­tió­lo­gos alia­dos con el pro­yec­to, ayu­da­rán a re­ve­lar có­mo los pe­ces del Cu­ban­go di­fie­ren de los del Cui­to y có­mo am­bos ríos po­drían con­te­ner es­pe­cies y sub­es­pe­cies úni­cas.

Por ejem­plo, a lo lar­go del Cui­to, los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron lo que po­dría ser una es­pe­cie nueva del gé­ne­ro Cla­ria­lla­bes una va­rie­dad de ba­gre que res­pi­ra ai­re, si­mi­lar a una an­gui­la y adap­ta­do pa­ra re­tor­cer­se en­tre las cié­na­gas sa­tu­ra­das de tur­ba. Otros es­pe­cia­lis­tas ra­di­ca­dos en An­go­la, Su­dá­fri­ca e In­gla­te­rra tam­bién han apo­ya­do el pro­yec­to con re­co­lec­cio­nes de cam­po –de an­fi­bios, rep­ti­les, in­sec­tos, ma­mí­fe­ros pe­que­ños y plan­tas– y con­ti­núan con el tra­ba­jo de iden­ti­fi­ca­ción y aná­li­sis. Las ra­nas y li­bé­lu­las, en sus es­ta­dos acuá­ti­cos de in­ma­du­rez, son sen­si­bles a la con­ta­mi­na­ción y po­drían ser es­pe­cial­men­te re­ve­la­do­ras co­mo in­di­ca­do­res de la ca­li­dad del agua. Un gru­po de roe­do­res pe­cu­lia­res, co­no­ci­do en jer­ga afri­káans co­mo ra­tas vlei (lo que su­gie­re que las ra­tas ha­bi­tan en es­tan­ques, o vleis, tem­po­ra­les) y no­to­rio por lo pe­que­ño de sus te­rri­to­rios, pa­re­ce ha­ber­se di­ver­si­fi­ca­do en más de una es­pe­cie re­la­cio­na­da en las tie­rras al­tas.

“An­go­la es el es­la­bón per­di­do –me con­tó Pe­ter Tay­lor, bió­lo­go de ma­mí­fe­ros pe­que­ños y uno de los ex­per­tos del pro­yec­to– pa­ra en­ten­der el pa­trón de ra­dia­ción de es­tas bes­tias”. La me­ta de Bo­yes es en­sam­blar esos da­tos en un mo­sai­co que re­tra­te es­te sis­te­ma de dos ríos, con sus par­ti­cu­la­ri­da­des bio­ló­gi­cas e hi­dro­ló­gi­cas, pa­ra apo­yar su pro­tec­ción por su pro­pio bien y por el bien del del­ta del Oka­van­go.

Neef, ade­más de atra­par pe­ces, tam­bién ob­ser­vó la re­co­lec­ción de da­tos acer­ca de la ca­li­dad del agua en dos sen­so­res de­li­ca­dos mien­tras re­má­ba­mos co­rrien­te aba­jo. Y tam­bién cui­dó la fotografía con­ti­nua: una cá­ma­ra de 360 gra­dos mon­ta­da en un tri­pié, ade­más de dos cá­ma­ras ré­flex di­gi­ta­les, que to­ma­ban fotos a in­ter­va­los de cin­co mi­nu­tos. Al ano­che­cer, en el cam­pa­men­to, Neef co­lo­ca­ba un de­tec­tor de mur­cié­la­gos, una pe­que­ña ca­ja ama­ri­lla que re­gis­tra­ba los chi­lli­dos de al­ta fre­cuen­cia de los qui­róp­te­ros, uti­li­za­da des­pués pa­ra iden­ti­fi­car es­pe­cies. Otros in­te­gran­tes de la ex­pe­di­ción re­gis­tra­ban da­tos so­bre aves, rep­ti­les y ac­ti­vi­dad hu­ma­na. Bo­yes era el or­ni­tó­lo­go prin­ci­pal en los ríos y gri­ta­ba lo que veía –martín gi­gan­te afri­cano, ave­mar­ti­llo, abe­ja­ru­co de fren­te blan­ca, ca­rra­ca li­la–, mien­tras que Ker­llen Cos­ta, jo­ven bió­lo­go an­go­le­ño, re­gis­tra­ba la in­for­ma­ción con eti­que­tas de GPS en una ta­ble­ta. La her­ma­na de Cos­ta, Ad­jany, es ic­tió­lo­ga, ex­plo­ra­do­ra emer­gen­te de Na­tio­nal Geo­grap­hic y tam­bién di­rec­to­ra asis­ten­te del pro­yec­to; es el en­la­ce con las au­to­ri­da­des an­go­le­ñas cuan­do no se en­cuen­tra a bor­do de al­guno de los mo­ko­ros de la ex­pe­di­ción. El equipo de Bo­yes tam­bién in­clu­ye in­te­gran­tes de la tri­pu­la­ción de cam­po de Zim­ba­bue, Su­dá­fri­ca, Na­mi­bia, Es­ta­dos Uni­dos y, por su­pues­to, Bot­sua­na, hogar de los há­bi­les pi­lo­tos de los mo­ko­ros, re­clu­ta­dos en el del­ta del Oka­van­go mis­mo.

El ca­pi­tán de mi mo­ko­ro era Tu­me­let­so Setla­bos­ha, co­no­ci­do por to­dos co­mo “Agua”, un hombre wa­ye­yi pe­que­ño pe­ro ro­bus­to que cre­ció en la par­te cen­tral del del­ta. Si le pre­gun­ta­ban su edad, “Agua” de­cía que te­nía 54 en tie­rra, pe­ro “cuan­do re­mo, ten­go 25”.

la pre­sen­cia hu­ma­na a lo lar­go de la par­te su­pe­rior del Cu­ban­go es es­ca­sa, aun­que el fin de la gue­rra ha per­mi­ti­do que la gen­te vuel­va a sus al­deas. Vi­mos al­gu­nos mo­ko­ros atra­ca­dos, un cam­pa­men­to pes­que­ro so­li­ta­rio, al­gu­nas mu­je­res que la­van ro­pa o pre­pa­ran kas­hi­pem­be, aguar­dien­te ca­se­ro de fru­tas fer­men­ta­das y des­pués, co­rrien­te aba­jo, más per­so­nas, más bar­cos. De no­che, más allá del chi­rriar de los gri­llos, es­cu­chá­ba­mos

NÚ­ME­RO DE ES­PE­CIES IDEN­TI­FI­CA­DAS Cer­ca de 353 de plan­tas, 115 de pe­ces, 407 de aves, 68 de ma­mí­fe­ros, 64 de rep­ti­les, 35 de an­fi­bios y 40 po­si­bles es­pe­cies nue­vas.

el ru­gir de los ca­mio­nes en un ca­mino de te­rra­ce­ría pé­si­mo, pe­ro muy im­por­tan­te, que co­rre pa­ra­le­lo al río. El ca­mino lle­va a la fron­te­ra con Na­mi­bia, en la que las pro­vi­sio­nes en­tran y la ma­de­ra an­go­le­ña sa­le. Ade­más de ma­de­ra, carne ilegal de ani­ma­les sil­ves­tres y agua, el va­lle del Cu­ban­go tie­ne po­co que ofre­cer al mun­do ex­te­rior. Pa­re­ce ser que na­die ha en­con­tra­do aún dia­man­tes, ni oro ni pe­tró­leo en es­te rin­cón de An­go­la. Agua lim­pia: ese es el oro y el pe­tró­leo de aquí.

En una oca­sión, cer­ca del me­dio­día, atra­ca­mos jun­to a un pe­que­ño rá­pi­do. Al ca­mi­nar, Bo­yes vio una tram­pa de alam­bre pa­ra hi­po­pó­ta­mos, ca­mu­fla­da con jun­cos. No hay na­da más las­ti­me­ro que el au­lli­do de un hi­po­pó­ta­mo en una tram­pa, me di­jo, y cor­tó el alam­bre. Bo­yes com­pren­de las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas a lo lar­go del Cu­ban­go y re­co­no­ce que su pro­gre­so ha­cia una me­jor vi­da de­be ser par­te de cual­quier arre­glo pa­ra pro­te­ger am­bos ríos. Pe­ro la carne de hi­po­pó­ta­mo, pa­ra co­mer, o los dien­tes, pa­ra ven­der­los co­mo mar­fil, son pro­duc­tos de con­tra­ban­do que el Cu­ban­go no pue­de ce­der de for­ma sos­te­ni­ble.

Otro día sa­li­mos tem­prano del agua pa­ra no acam­par cer­ca de una al­dea lla­ma­da Sa­va­te, co­no­ci­da por las mi­nas te­rres­tres que to­da­vía son un pe­li­gro en sus al­re­de­do­res. Atra­ca­mos co­rrien­te arri­ba, en una to­ma de tie­rra su­cia don­de el pe­li­gro no eran las mi­nas, sino los ex­cre­men­tos de va­ca. Los ni­ños nos mi­ra­ban des­car­gar to­ne­la­das de equipo: tien­das de cam­pa­ña, me­sas y ca­jas de co­mi­da, bol­sas de lo­na, asien­tos ple­ga­bles, equipo elec­tró­ni­co lu­jo­so. Las mu­je­res lle­ga­ban con pi­las de ro­pa su­cia, pues era su lu­gar ha­bi­tual pa­ra la­var, y te­nían que tra­ba­jar al­re­de­dor de nues­tra flo­ti­lla de ca­noas. Un bu­rro ama­rra­do pas­ta­ba cer­ca. Un bu­rro sig­ni­fi­ca­ba ri­que­za. Des­pués del atar­de­cer, pa­ra la ho­ra en que nues­tra ce­na sus­tan­cio­sa de fri­jo­les y arroz sa­lió de la fo­ga­ta, los ni­ños ha­bían des­apa­re­ci­do. Me pre­gun­ta­ba qué im­pre­sión les cau­sa­mos.

VIS­TO DES­DE un AVIÓN CESSNA, a 150 me­tros de al­tu­ra so­bre el nor­te de Bot­sua­na, el del­ta del Oka­van­go pa­re­ce un di­se­ño de ca­che­mi­ra de óva­los, es­trías y par­ches, hon­do­na­das y ele­va­cio­nes su­ti­les, un pa­trón in­trin­ca­do con tex­tu­ras de to­nos ver­des y ma­rro­nes. Las aguas de la la­gu­na se ven ca­si ne­gras des­de arri­ba. Los ca­na­les y mean­dros aban­do­na­dos tie­nen un bri­llo pla­tea­do cuan­do re­fle­jan la luz del sol al atar­de­cer. Al cen­tro de las is­las pe­que­ñas, ro­dea­das de ár­bo­les, es­tá la blan­cu­ra de la sal pre­ci­pi­ta­da. Des­de el ai­re, te pue­des dar una idea de la he­te­ro­ge­nei­dad di­ná­mi­ca allá aba­jo, de có­mo el agua ha em­pu­ja­do, ex­ca­va­do y con­for­ma­do la tie­rra con el pa­so del tiem­po, abrien­do ca­na­les nue­vos y ce­rran­do otros, cuan­do sube y ba­ja se­gún la es­ta­ción, y có­mo lle­na ollas pa­ra de­jar que se se­quen, ro­dea is­las, res­pe­ta cres­tas su­ti­les y, por lo tan­to, le da for­ma a un eco­sis­te­ma ex­tra­or­di­na­rio, aco­ge­dor pa­ra pe­ces, co­co­dri­los, aves de pa­tas lar­gas y ma­mí­fe­ros a los que no les mo­les­ta mo­jar­se las pa­tas. Así es co­mo vi el del­ta des­pués de mi es­tan­cia en An­go­la, gra­cias al es­ta­dou­ni­den­se John “Ti­co” Mc­nutt, ve­te­rano bió­lo­go de la conservación.

Mc­nutt, ami­go de un ami­go, se reunió con­mi­go en el pe­que­ño ae­ro­puer­to de Maun, que da ser­vi­cio al tu­ris­mo del Oka­van­go, y vo­la­mos al cam­pa­men­to de in­ves­ti­ga­ción des­de el que ha tra­ba­ja­do por ca­si tres dé­ca­das, pa­ra es­tu­diar el li­caón, en pe­li­gro de ex­tin­ción. Con la am­pli­tud de su cu­rio­si­dad y com­pro­mi­so, pro­ba­ble­men­te en­tien­de la di­ná­mi­ca eco­ló­gi­ca y po­lí­ti­ca del del­ta tan bien co­mo cualquiera. Ade­más de mos­trar­me las ma­na­das de li­cao­nes en el te­rreno, me brin­dó cua­tro días de vis­ta de pá­ja­ro y sus co­men­ta­rios, in­clu­so mien­tras pi­lo­tea­ba el avión y es­cu­cha­ba los trans­mi­so­res de los co­lla­res de sus li­cao­nes en el re­cep­tor de te­le­me­tría VHF.

A la iz­quier­da, esa es la is­la de Chief. A la de­re­cha, la vie­ja pla­ni­cie de alu­vión de Mo­go­ge­lo, que al­gu­na vez lle­vó agua has­ta su cam­pa­men­to.

Des­de las al­tu­ras vi­mos gran­des ma­na­das de an­tí­lo­pes de Lech­we, re­dun­cas me­ri­dio­na­les e im­pa­las, ter­mi­te­ros co­lor cre­ma que se ele­va­ban en el cen­tro de is­las pe­que­ñas, hue­llas de hi­po­pó­ta­mos que pa­re­cían mar­cas de ga­rras so­bre la hier­ba de la pla­ni­cie, ele­fan­tes que pro­yec­ta­ban som­bras lar­gas ha­cia el fi­nal de la tar­de. “No hay bui­tres –co­men­tó–. De­be­rían me­ro­dear por es­tos pal­ma­res…, de­be­ría ha­ber bui­tres por to­dos la­dos”. Sin em­bar­go, los ca­za­do­res ile­ga­les odian a los bui­tres, ya que de­la­tan la ubi­ca­ción de los ca­dá­ve­res de ele­fan­te fres­cos; los ma­tan con ve­neno que po­nen en la carne que que­da. El Oka­van­go, aun mien­tras flu­ye, tie­ne sus pro­ble­mas.

Vo­la­mos al nor­te so­bre las pla­ni­cies ba­jas de jun­cos y pa­pi­ros, is­las chi­cas y gran­des, y ca­na­les ser­pen­ti­nos, has­ta que, por fin, Mc­nutt apun­tó: “Por aquí, en al­gún lu­gar, de­be­ría es­tar la fa­lla geo­ló­gi­ca don­de to­do se em­pie­za a dis­tri­buir. Des­de el pan­hand­le”.

El pan­hand­le [o man­go de sar­tén] es una ex­ten­sión am­plia de aguas de mo­vi­mien­to len­to, con­te­ni­das por las cor­di­lle­ras que se ele­van por en­ci­ma de las tie­rras ba­jas pan­ta­no­sas, que em­pie­za jus­to al sur de la fron­te­ra con Na­mi­bia y flu­ye al su­res­te ha­cia la lí­nea que men­cio­nó Mc­nutt, co­no­ci­da por los geó­lo­gos co­mo fa­lla de Gu­ma­re. Más allá de la lí­nea de la fa­lla hay una de­pre­sión pla­na, par­cial­men­te lle­na con se­di­men­tos, pe­ro aun así es ca­si la zo­na más ba­ja de la cuenca del Ka­laha­ri, por la cual las aguas del Oka­van­go se dis­tri­bu­yen am­plia­men­te en su for­ma de flor. Sin em­bar­go, los pé­ta­los de la flor se de­tie­nen en otro si­tio de fa­llas dia­go­na­les, lo que se­ña­la la fron­te­ra su­res­te del del­ta. Cuan­do lle­gan a esas pre­sas na­tu­ra­les, lo que que­da del agua de la su­per­fi­cie se des­li­za ha­cia el oes­te, ha­cia un lago li­neal, el Nga­mi, o se fil­tra en­tre la arena. Al sur de to­do es­to, sa­la­res y de­sier­to.

El del­ta mis­mo re­ci­be agua plu­vial, pe­ro no mu­cha, so­bre to­do du­ran­te los me­ses de ve­rano: de di­ciem­bre a mar­zo. Las tie­rras al­tas en el cen­tro de An­go­la re­ci­ben mu­cha más agua, una abun­dan­cia de hu­me­dad, en torno a los 130 cen­tí­me­tros

anual­men­te, lo que sa­tu­ra los de­pó­si­tos de tur­ba y las are­nas de las pla­ni­cies de alu­vión de la par­te su­pe­rior del Cui­to, pa­ra des­pués, len­ta­men­te, fluir co­rrien­te aba­jo por el Cui­to y sus tri­bu­ta­rios. Esas llu­vias tam­bién nu­tren el Cu­ban­go, pe­ro la cap­ta­ción de es­te ocu­rre en un sus­tra­to más in­cli­na­do y ro­co­so, así que el agua de llu­via de temporada sa­le a bor­bo­to­nes mu­cho más rá­pi­do.

El re­sul­ta­do de es­tas asin­cro­nías es que el del­ta del Oka­van­go re­ci­be al año tres pul­sos de agua por se­pa­ra­do, lo que le da una pro­vi­sión de hu­me­dad más lar­ga y va­ria­da que la ma­yo­ría de los hu­me­da­les de agua dul­ce. El agua dul­ce lle­ga en pul­sos, re­par­ti­da a lo lar­go del año y dis­tri­bui­da en un pa­trón siem­pre cam­bian­te de ca­na­les, ollas y la­gu­nas, la cual nu­tre mu­chos ti­pos de ve­ge­ta­ción y es­tá fer­ti­li­za­da por el ex­cre­men­to de ele­fan­tes, hi­po­pó­ta­mos e im­pa­las, es una re­ce­ta ex­ce­len­te pa­ra la fe­cun­di­dad bio­ló­gi­ca.

El re­to más gran­de al que se enfrenta el Pro­yec­to de Vi­da Sil­ves­tre del Oka­van­go no es so­lo en­ten­der es­te com­ple­jo sis­te­ma –lo que ya re­sul­ta di­fí­cil–, sino per­sua­dir a las au­to­ri­da­des an­go­le­ñas y al pueblo de An­go­la pa­ra que con­ser­ven los ríos Cui­to y Cu­ban­go bá­si­ca­men­te co­mo es­tán, con un flu­jo li­bre y lim­pio, sin mu­cha con­ta­mi­na­ción o des­via­cio­nes, en paisajes que en su ma­yor par­te no es­tén da­ña­dos por ta­la, que­ma de bos­ques pa­ra ex­pe­di­cio­nes de ca­ce­ría, pro­duc­ción de car­bón, ex­trac­ción co­mer­cial de carne de ani­ma­les sil­ves­tres, es­que­mas agrí­co­las con uso al­to de fer­ti­li­zan­tes, mi­ne­ría u otros usos des­truc­ti­vos. Es una ta­rea ur­gen­te, y no es fá­cil.

Al­gu­nos op­ti­mis­tas pro­po­nen que los paisajes a lo lar­go del Cui­to y el Cu­ban­go po­drían vol­ver­se en sí mis­mos des­ti­nos tu­rís­ti­cos in­ter­na­cio­na­les, si­tios con alo­ja­mien­tos de lu­jo que atra­je­ran tu­ris­tas pa­ra que vie­ran las po­bla­cio­nes res­tau­ra­das de la mag­ní­fi­ca vi­da sil­ves­tre, co­mo el an­tí­lo­pe sa­ble gi­gan­te, ca­si per­di­das du­ran­te las dé­ca­das de gue­rra. Su­gie­ren que qui­zá esas atrac­cio­nes po­drían in­cluir­se en un cir­cui­to re­gio­nal, jun­to con otros cam­pa­men­tos más fa­mo­sos en el Oka­van­go. Otra es­pe­ran­za es que el go­bierno de Bot­sua­na y su de­par­ta­men­to de tu­ris­mo pu­die­ran re­co­no­cer el pe­li­gro en el que se en­cuen­tra esa ma­ra­vi­lla na­tu­ral –re­co­no­cer que sin el Cui­to y el Cu­ban­go no hay del­ta del Oka­van­go– y ac­tuar con vi­sión a fu­tu­ro, al ofre­cer un acuer­do de pa­gos a An­go­la por una en­tre­ga con­ti­nua de agua. Lla­mar­lo res­ca­te por un se­cues­tro o “bono de agua” (co­mo lo ha­ce Ste­ve Bo­yes) pa­re­ce ra­cio­nal. La ra­cio­na­li­dad y la vi­sión a fu­tu­ro po­drían ser ex­pec­ta­ti­vas im­pro­ba­bles cuan­do se tra­ta de re­la­cio­nes in­ter­gu­ber­na­men­ta­les so­bre el te­ma de los re­cur­sos, pe­ro el del­ta del Oka­van­go en sí mis­mo es un fe­nó­meno im­pro­ba­ble que me­re­ce aten­ción, ima­gi­na­ción y es­fuer­zo ex­cep­cio­na­les.

Mien­tras tan­to, los cam­bios en An­go­la, se­gún me di­jo Bo­yes, ocu­rren rá­pi­da­men­te. “Si em­pe­zá­ra­mos es­te tra­ba­jo den­tro de tres años, ya no que­da­ría na­da que pro­te­ger”. El fu­tu­ro vie­ne co­mo un río que flu­ye por la vi­da de otras per­so­nas.

Pa­tro­nes de agua y tie­rra com­ple­jos y cam­bian­tes sos­tie­nen la abun­dan­te ve­ge­ta­ción y vi­da sil­ves­tre del del­ta del Oka­van­go, en Bot­sua­na. Los ele­fan­tes coope­ran con es­te di­na­mis­mo al abrir sen­das que se con­vier­ten en ca­na­les.

Be­ca de la So­cie­dad Tu sus­crip­ción ayu­dó a fi­nan­ciar es­te pro­yec­to.

La pes­ca de sub­sis­ten­cia ha si­do im­por­tan­te des­de ha­ce mu­cho tiem­po pa­ra los al­dea­nos en los na­ci­mien­tos de los ríos Cui­to y Cu­ban­go. Con me­jo­res re­des pue­den te­ner una pes­ca ma­yor y más pes­ca­dos pa­ra ahu­mar y trans­por­tar en mo­to­ci­cle­tas o ca­noas ha­cia los mer­ca­dos de la zo­na. A Bo­yes y a otros les preo­cu­pa que la pes­ca no sea sos­te­ni­ble.

Los sa­la­res de Mak­ga­dik­ga­di son pla­nos, re­ma­nen­tes sa­la­dos de la­gos an­ti­guos, ri­cos en vi­da, que cu­brían gran par­te del nor­te de Bot­sua­na has­ta que las fa­llas geo­ló­gi­cas des­via­ron los ríos que los ali­men­ta­ban. En la ac­tua­li­dad, los bos­qui­ma­nos joi­sán guían a los tu­ris­tas y les ofre­cen una vi­sión de de­sola­ción ma­jes­tuo­sa…, y lo que el del­ta del Oka­van­go po­dría ser sin agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.