PTE­RO­SAU­RIOS

Al­gu­nos de los ani­ma­les más ex­tra­ños que sur­ca­ron los cie­los me­so­zoi­cos.

National Geographic (Chile) - - Contenido - Por Ri­chard Con­niff Fo­to­gra­fías de Ro­bert Clark

Tal es el nom­bre co­mún da­do al pri­mer fó­sil de pte­ro­sau­rio des­cu­bier­to en el si­glo XVIII. Des­de en­ton­ces, los cien­tí­fi­cos han des­cri­to más de 200 es­pe­cies, pe­ro la per­cep­ción po­pu­lar acer­ca de los pte­ro­sau­rios –los dra­go­nes ala­dos que rei­na­ron en el cie­lo me­so­zoi­co du­ran­te 162 mi­llo­nes de años– no ha cam­bia­do. Siem­pre los ima­gi­na­mos co­mo rep­ti­les vo­la­do­res tor­pes, con ca­be­zas pun­tia­gu­das, alas de cue­ro y ten­den­cias ase­si­nas.

No obs­tan­te, una ava­lan­cha de ha­llaz­gos fó­si­les ha sa­ca­do a re­lu­cir for­mas, ta­ma­ños y con­duc­tas nue­vas de los pte­ro­sau­rios, por lo que, aho­ra, al­gu­nos pa­leon­tó­lo­gos sos­pe­chan que cien­tos de es­pe­cies de pte­ro­sau­rios pu­die­ron ha­ber co­exis­ti­do, re­par­tién­do­se los há­bi­tats tal co­mo ha­cen las aves mo­der­nas. Aquel mun­do in­clu­yó mons­truos co­mo el Quet­zal­coatlus north­ro­pi, uno de los ani­ma­les vo­la­do­res más gran­des ja­más des­cu­bier­tos, ca­si tan al­to co­mo una ji­ra­fa, con una en­ver­ga­du­ra de 10.5 me­tros y la pro­ba­ble afi­ción de en­gu­llir di­no­sau­rios be­bés. Pe­ro tam­bién hu­bo pte­ro­sau­rios del ta­ma­ño de go­rrio­nes, que re­vo­lo­tea­ban en los bos­ques pri­mi­ge­nios y qui­zá se ali­men­ta­ban de in­sec­tos; gran­des pte­ro­sau­rios que, co­mo los al­ba­tros, vo­la­ban du­ran­te días cru­zan­do los océa­nos, y pte­ro­sau­rios que se po­sa­ban en aguas so­me­ras y sa­lo­bres pa­ra ali­men­tar­se por fil­tra­ción, cual fla­men­cos ro­sa­dos.

En­tre los des­cu­bri­mien­tos más apa­sio­nan­tes se cuen­ta una co­lec­ción de hue­vos de pte­ro­sau­rio fo­si­li­za­dos. Los es­ca­neos de esos hue­vos in­tac­tos han re­ve­la­do el mun­do de los em­brio­nes den­tro de sus cas­ca­ro­nes y han per­mi­ti­do ex­pli­car có­mo se desa­rro­lla­ban las crías. In­clu­so ha­lla­ron un hue­vo en el ovi­duc­to de un Dar­wi­nop­te­rus, pro­ce­den­te de China, jun­to con otro que apa­ren­te­men­te fue ex­pul­sa­do por el im­pac­to que ma­tó a la ma­dre. Fue así co­mo “Mrs. T” (abre­via­ción de Sra. Pte­ro­sau­rio) se con­vir­tió en el pri­mer pte­ro­sau­rio iden­ti­fi­ca­do, in­dis­cu­ti­ble­men­te, por su gé­ne­ro. Y, ade­más, co­mo no te­nía una cres­ta en la ca­be­za, pro­por­cio­nó la pri­me­ra evi­den­cia con­cre­ta de que, en al­gu­nos pte­ro­sau­rios ma­chos –igual que en al­gu­nas aves mo­der­nas–, las cres­tas gran­des y de co­lo­res bri­llan­tes qui­zá ha­brían ser­vi­do co­mo ele­men­tos pa­ra una ex­hi­bi­ción se­xual. Es­tos des­cu­bri­mien­tos han da­do a los pte­ro­sau­rios una vi­da nueva e in­ten­sa co­mo ani­ma­les reales. Y han vuel­to ca­si in­sa­cia­ble el ham­bre de co­no­ci­mien­to de los in­ves­ti­ga­do­res es­pe­cia­li­za­dos en ellos.

DE CA­MINO HA­CIA el Par­que Na­cio­nal Big Bend, en el su­r­oes­te de Te­xas, Da­ve Mar­till, in­ves­ti­ga­dor bri­tá­ni­co de pte­ro­sau­rios, pro­po­ne un lis­ta­do de “pen­dien­tes” pa­ra es­ta breve ex­pe­di­ción: 1) en­con­trar una ser­pien­te de cas­ca­bel pa­ra ad­mi­rar­la; 2) en­con­trar un crá­neo com­ple­to de Quet­zal­coatlus a flor de sue­lo. Las pro­ba­bi­li­da­des son in­fi­ni­ta­men­te me­jo­res pa­ra el pri­me­ro. Con to­do, Mar­till y Ni­zar Ibrahim, un co­le­ga pa­leon­tó­lo­go, muy pron­to se tra­ban en una con­ver­sa­ción de­ta­lla­da so­bre la ma­ne­ra de ob­te­ner un per­mi­so de in­ves­ti­ga­ción en ca­so de to­par­se con el se­gun­do.

Es­ta es la pri­me­ra re­gla en la in­ves­ti­ga­ción de pte­ro­sau­rios: debes ser op­ti­mis­ta. Pen­sar que cual­quier día vas a sa­lir y en­con­tra­rás al­gún ras­tro de pte­ro­sau­rios es co­mo com­prar un bo­le­to de lotería y po­ner­te a dis­cu­tir có­mo vas a gas­tar el pre­mio. Los fó­si­les de pte­ro­sau­rio son ex­tra­or­di­na­ria­men­te ra­ros. Su es­plén­di­do mun­do, cons­trui­do so­bre hue­sos hue­cos y de pa­re­des muy del­ga­das, co­lap­só ha­ce mu­cho, con­vir­tién­do­se en pol­vo. Y esa es­ca­sez es la

Cuan­do ha­blas de pte­ro­sau­rios, la ma­yo­ría te mira con una ex­pre­sión de per­ple­ji­dad, has­ta que agre­gas “pa­re­ci­dos a los pte­ro­dác­ti­los”.

nor­ma en el ca­so del Quet­zal­coatlus, co­no­ci­do so­lo por unos po­cos frag­men­tos ha­lla­dos en Big Bend, en los años se­ten­ta del si­glo XX.

Mar­till e Ibrahim pa­san tres días bus­can­do hue­sos en­tre las la­de­ras fi­su­ra­das. Cru­zan y vuel­ven a cru­zar la for­ma­ción que lle­va el nom­bre pro­me­te­dor de Pte­ro­dactyl Rid­ge, con­sul­tan­do a me­nu­do la “X que mar­ca el si­tio” en los ma­pas que de­jó el des­cu­bri­dor de Quet­zal­coatlus. Des­ci­fran las su­ti­le­zas de los es­tra­tos geo­ló­gi­cos (“¡Mira esa ci­cli­ci­dad de Mi­lan­ko­vitch!”, ex­cla­ma Mar­till, re­fi­rién­do­se a la ma­ne­ra en que los mo­vi­mien­tos de la Tie­rra apa­re­cen re­fle­ja­dos en la ro­ca) y evo­can mun­dos ol­vi­da­dos. En una cres­ta de are­nis­ca, don­de no ha­bía una ru­ta evi­den­te pa­ra des­cen­der, Mar­till co­men­ta: “To­da­vía no he en­con­tra­do una mon­ta­ña de la que no po­da­mos caer”. Avan­za sin la me­nor va­ci­la­ción y re­apa­re­ce aba­jo, sin un ras­gu­ño.

Sin em­bar­go, no se to­pan con cas­ca­bel al­gu­na, ni con el me­nor atis­bo de un pte­ro­sau­rio. Co­mo

con­so­la­ción apa­re­ce el fé­mur de un di­no­sau­rio gi­gan­te, tal vez un Ala­mo­sau­rus. Pe­ro los di­no­sau­rios no son pte­ro­sau­rios y vi­ce­ver­sa. Al sa­lir del par­que, los dos pa­leon­tó­lo­gos ya es­tán crean­do los ma­pas pa­ra re­gre­sar en bus­ca de Quet­zal­coatlus, siem­pre adic­tos a la ten­ta­do­ra mez­cla de pte­ro­sau­rios cu­yas va­ria­cio­nes ex­tre­mas de for­ma, ta­ma­ño y con­duc­ta pue­den vis­lum­brar­se en los res­tos fó­si­les más es­ca­sos del mun­do.

Los con­cep­tos cien­tí­fi­cos so­bre los pte­ro­sau­rios han si­do muy di­ver­sos, in­clu­so en cues­tio­nes bá­si­cas, co­mo su as­pec­to o su com­por­ta­mien­to. Es­to se de­be, en par­te, a que los in­ves­ti­ga­do­res han de­bi­do desa­rro­llar sus hi­pó­te­sis a par­tir de un pu­ña­do de es­pe­cí­me­nes, mu­chas ve­ces sin con­tar con los de­ta­lles crí­ti­cos. Tam­bién, por­que la anato­mía de los pte­ro­sau­rios es fran­ca­men­te ex­tra­ña y, al pa­re­cer, in­con­gruen­te con la vi­da en tie­rra o en el ai­re. Al­gu­nos cien­tí­fi­cos han re­pre­sen­ta­do los pte­ro­sau­rios arras­trán­do­se por el sue­lo so­bre el vien­tre; otros los han ima­gi­na­do ca­mi­nan­do

Los hue­sos de Caiua­ja­ra do­brus­kii aguar­dan pa­ra ser es­tu­dia­dos en un mu­seo de Bra­sil. Una ava­lan­cha de ha­llaz­gos fó­si­les ha tras­to­ca­do la per­cep­ción cien­tí­fi­ca de los pte­ro­sau­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.