CO­REA DEL NOR­TE

La vi­si­ta de un gru­po de tu­ris­tas de Es­ta­dos Uni­dos jus­to an­tes de la prohi­bi­ción de via­jar a Co­rea del Nor­te.

National Geographic (Chile) - - Contenido - Des­de el ho­tel Chon­gn­yon en Pion­yang se ve un mo­sai­co de los an­ti­guos lí­de­res Kim Il-sung y Kim Jong-il. POR DA­NIEL STO­NE DAVID GUT­TEN­FEL­DER

Pe­se a sus le­yes re­pre­si­vas, a la afa­ma­da se­ve­ri­dad de su lí­der y a su repu­tación de reino er­mi­ta­ño, Co­rea del Nor­te ha man­te­ni­do sus puer­tas abier­tas pa­ra los vi­si­tan­tes des­de tiem­pos re­mo­tos. Du­ran­te mu­chos años, las agencias de via­je chi­nas se han en­car­ga­do de lle­var ex­tran­je­ros a ese país –in­clu­yen­do al­re­de­dor de 1 000 es­ta­dou­ni­den­ses por año– pa­ra ofre­cer vi­si­tas guia­das a la vi­da co­ti­dia­na nor­co­rea­na. Ca­si to­dos lo­gra­ron vol­ver sin in­ci­den­te al­guno.

Eso cam­bió es­te año. La muer­te, ocu­rri­da el 19 de ju­nio, del es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio Ot­to Warm­bier, quien fue de­te­ni­do en Pion­yang pa­ra lue­go con­de­nar­lo por el ro­bo de un car­tel pro­pa­gan­dís­ti­co del ho­tel don­de se alo­ja­ba, in­cre­men­tó las ten­sio­nes en­tre Co­rea del Nor­te y Es­ta­dos Uni­dos.

Mien­tras que el inin­te­rrum­pi­do desa­rro­llo de ar­mas nu­clea­res por par­te de Pion­yang au­men­ta­ba las po­si­bi­li­da­des de una gue­rra, el De­par­ta­men­to de Es­ta­do es­ta­dou­ni­den­se res­trin­gió el uso de pa­sa­por­tes de ese país pa­ra via­jar a Co­rea del Nor­te.

An­tes de que la prohi­bi­ción de via­jes en­tra­ra en vi­gor el 1 de sep­tiem­bre, el fo­to­pe­rio­dis­ta David Gut­ten­fel­der se unió a un gru­po an­sio­so por ver el país más re­ser­va­do del mun­do. A lo lar­go de ca­si 20 años, Gut­ten­fel­der ha fi­gu­ra­do co­mo uno de los po­cos pe­rio­dis­tas oc­ci­den­ta­les a quie­nes se les ha per­mi­ti­do en­trar a Co­rea del Nor­te. Ha rea­li­za­do más de 40 via­jes, al­gu­nos de ellos pa­ra Na­tio­nal Geo­grap­hic, con el ob­je­ti­vo de do­cu­men­tar la vi­da co­ti­dia­na en ese país.

To­dos los viajeros han ex­pre­sa­do que su mo­ti­va­ción prin­ci­pal era la cu­rio­si­dad y ca­si to­dos con­fe­sa­ron ha­ber­se sor­pren­di­do por lo que vie­ron. “Fue to­tal­men­te dis­tin­to a mis ex­pec­ta­ti­vas”, di­jo Amy Kang, mu­jer co­reano-es­ta­dou­ni­den­se. Des­pués de to­das las his­to­rias que ha­bía es­cu­cha­do acer­ca de ese ré­gi­men re­pre­si­vo y so­bre la ca­ren­cia de li­ber­tad, que­dó in­tri­ga­da tras des­cu­brir un ele­men­to de nor­ma­li­dad en Pion­yang: gen­te con tra­ba­jos y fa­mi­lias, co­mo en cual­quier otra par­te del mun­do.

Brad Yoon, con­duc­tor de Uber del sur de Ca­li­for­nia, con­fe­só sen­tir­se im­pre­sio­na­do por la dis­ci­pli­na co­lec­ti­va. “Las per­so­nas son na­cio­na­lis­tas, es­tán muy or­gu­llo­sas de su país y de su ejér­ci­to, y sien­ten una ge­nui­na ad­mi­ra­ción por su li­de­ra­to”, se­ña­ló.

Cla­ro que ser tu­ris­ta sig­ni­fi­ca­ba per­ma­ne­cer den­tro de una bur­bu­ja de cal­ma y pre­dic­ti­bi­li­dad. No se per­mi­tían mo­vi­mien­tos re­pen­ti­nos, na­da de sor­pre­sas. Ha­bía vi­si­tas su­per­vi­sa­das al su­per­mer­ca­do, a los bo­li­ches, a la cer­ve­ce­ría y al cir­co. Na­die men­cio­na­ba las ame­na­zas nu­clea­res del país ni de la gue­rra de pa­la­bras del Lí­der Su­pre­mo, Kim Jong-un, con el pre­si­den­te Do­nald Trump. Du­ran­te el via­je, ha­cia fi­na­les de agos­to, el ejér­ci­to nor­co­reano lan­zó un mi­sil so­bre Ja­pón, con lo que atra­jo re­pri­men­das in­ter­na­cio­na­les. Gut­ten­fel­der se en­te­ró de es­te su­ce­so me­dian­te Twit­ter, gra­cias a la li­mi­ta­da co­ber­tu­ra 3G de su ce­lu­lar. Nin­guno de sus acom­pa­ñan­tes, in­clui­dos los su­per­vi­so­res, es­ta­ba al tan­to de lo ocu­rri­do.

Sin em­bar­go, uno po­día per­ci­bir la ten­sión que su­po­nía aquel con­flic­to po­ten­cial. Pa­ra Gut­ten­fel­der, los nor­co­rea­nos pa­re­cían es­tar más ten­sos que du­ran­te sus via­jes an­te­rio­res. En las ca­rre­te­ras ha­bía más es­pec­ta­cu­la­res pro­pa­gan­dís­ti­cos que de cos­tum­bre, en los que se va­pu­lea­ba a Es­ta­dos Uni­dos. En el ae­ro­puer­to, una pie­za de ar­te que mos­tra­ba a un gru­po de ni­ños cons­tru­yen­do mi­si­les con la­dri­llos pa­re­cía apro­pia­da.

El re­co­rri­do in­cluía una vi­si­ta a la Zo­na Des­mi­li­ta­ri­za­da (DMZ). Pa­ra los tu­ris­tas es­ta­dou­ni­den­ses, la prohi­bi­ción la­ten­te de via­jes ha in­ci­ta­do una ur­gen­cia por ha­cer­se de sou­ve­nirs.

En­tre los sou­ve­nirs más po­pu­la­res: los car­te­les de pro­pa­gan­da an­ti­es­ta­dou­ni­den­se.

Un ma­ri­ne­ro nor­co­reano se mues­tra irri­ta­do tras ser fo­to­gra­fia­do a bor­do del U.S.S. Pueblo, un bu­que es­pía es­ta­dou­ni­den­se. El ejér­ci­to de Co­rea del Nor­te cap­tu­ró el bar­co y a su tri­pu­la­ción en 1968. Aho­ra for­ma par­te de un mu1s1e2od­neag t u i e o rnr a el n g P e i og ny r a a n p g h ,l i a cc•a n pio­ta v l i . em­bre De

Arri­ba: Amy Kang, tu­ris­ta co­reano-es­ta­dou­ni­den­se, se to­ma una sel­fie jun­to a un mo­nu­men­to que de­cla­ra “¡Una Co­rea!”, en Pan­mun­jom, en la Zo­na Des­mi­li­ta­ri­za­da. Su ma­ri­do y ella que­rían ver Co­rea del Nor­te en per­so­na. Aba­jo: bai­la­ri­nes en Pion­yang con­me­mo­ran el Día In­ter­na­cio­nal de la Ju­ven­tud, es­ta­ble­ci­do por la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra es­ti­mu­lar a los jó­ve­nes a cons­truir so­cie­da­des pa­cí­fi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.