30 años de lec­cio­nes cli­má­ti­cas

EN EL TIEM­PO QUE NOS TO­MÓ AR­GU­MEN­TAR QUE EL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO ES UN PRO­BLE­MA RE­LA­CIO­NA­DO CON LA CON­TA­MI­NA­CIÓN, SE HA VUEL­TO MÁS QUE ESO POR DES­GRA­CIA.

National Geographic (Chile) - - CONTENIDO - POR AN­DREW REVKIN

Con­for­me cre­ce el pro­ble­ma del cam­bio cli­má­ti­co, la res­pues­ta no si­gue su ritmo.

HA­CE 30 AÑOS, la no­ti­cia de que la com­bus­tión de los com­bus­ti­bles fó­si­les y la de­fo­res­ta­ción emi­ten ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro con con­se­cuen­cias po­ten­cial­men­te da­ñi­nas cau­só re­vue­lo. Pa­ra que es­to su­ce­die­ra se re­qui­rió un si­glo de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y un cam­bio fun­da­men­tal en la per­cep­ción del pú­bli­co. Svan­te Arrhe­nius fue el cien­tí­fi­co sue­co pio­ne­ro que, en 1896, es­ti­mó por pri­me­ra vez el al­can­ce del ca­len­ta­mien­to pro­du­ci­do por la com­bus­tión de car­bón, una prác­ti­ca muy ex­ten­di­da. Pre­di­jo que el re­sul­ta­do se­ría be­né­fi­co. En las dé­ca­das si­guien­tes hu­bo no­ti­cias ais­la­das, en­tre ellas un ar­tícu­lo de 1956 en The New York Ti­mes, de una cla­ri­dad ex­tra­or­di­na­ria. El ar­tícu­lo con­clu­ye con un va­ti­ci­nio de lo que hoy día es to­da­vía el ma­yor im­pe­di­men­to pa­ra en­fren­tar las emi­sio­nes da­ñi­nas: la abundancia de com­bus­ti­bles fó­si­les. “El car­bón y el pe­tró­leo aún son pro­fu­sos y ba­ra­tos en buena par­te del mun­do, y sin du­da la

in­dus­tria se­gui­rá con­su­mién­do­los siem­pre y cuan­do sea ren­ta­ble”.

A fi­na­les de 1988 se cons­ti­tu­yó el Gru­po In­ter­gu­ber­na­men­tal de Ex­per­tos so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co, en res­pues­ta a una se­rie de fac­to­res que pu­so los re­flec­to­res en el efec­to in­ver­na­de­ro. Ese mis­mo año se ha­bían re­gis­tra­do se­quías y olas de ca­lor se­ve­ras en Es­ta­dos Uni­dos. Un año an­tes, las na­cio­nes del mun­do ha­bían di­se­ña­do un plan de ac­ción, el Pro­to­co­lo de Mon­treal. Así, se dis­pu­sie­ron a eli­mi­nar cier­tos com­pues­tos sin­té­ti­cos que po­nían en peligro la ca­pa de ozono, la cual pro­te­ge la at­mós­fe­ra.

El mo­men­to de­fi­ni­to­rio lle­gó el 23 de ju­nio con el tes­ti­mo­nio in­quie­tan­te de Ja­mes E. Han­sen an­te el Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos. El cli­ma­tó­lo­go es­tu­dia­ba las con­di­cio­nes abra­sa­do­ras en Ve­nus, pe­ro de­ci­dió cen­trar­se en los cam­bios sus­ci­ta­dos por el hom­bre en la at­mós­fe­ra te­rres­tre. Han­sen con­clu­yó sin ro­deos que “se ha iden­ti­fi­ca­do el efec­to in­ver­na­de­ro y es­tá cam­bian­do nuestro cli­ma aho­ra mis­mo”.

MI TRA­YEC­TO­RIA PE­RIO­DÍS­TI­CA pa­ra in­for­mar­me so­bre la cien­cia del cam­bio cli­má­ti­co, sus efec­tos y las ener­gías al­ter­na­ti­vas co­men­zó con se­rie­dad ese mis­mo mes, en To­ron­to, des­pués de que se ce­le­bra­ra la pri­me­ra Con­fe­ren­cia so­bre Cam­bios en la At­mós­fe­ra. Des­de en­ton­ces nun­ca he pa­ra­do. Si bien los de­ta­lles cam­bia­ron, en mu­chos sen­ti­dos los pro­ble­mas apre­mian­tes aún son más o me­nos los mis­mos que mis co­le­gas pe­rio­dis­tas y yo en­con­tra­mos en 1988.

En oc­tu­bre de ese mis­mo año, mi re­por­ta­je de por­ta­da pa­ra la re­vis­ta Dis­co­ver ex­pu­so la ame­na­za de inundaciones en Mia­mi, el po­si­ble au­men­to en la fuer­za de los hu­ra­ca­nes, el in­cre­men­to de las emi­sio­nes que se au­gu­ra­ban pa­ra Chi­na, la vul­ne­ra­bi­li­dad del man­to de nie­ve en Ca­li­for­nia y, por en­de, la fal­ta de abas­te­ci­mien­to de agua en ese es­ta­do, en­tre otros te­mas. Tam­bién des­cri­bía la in­cer­ti­dum­bre en las predicciones del ca­len­ta­mien­to glo­bal, que aún son vi­gen­tes. Ter­mi­na­ba con es­ta ci­ta de Mi­chael B. Mcel­roy, en­ton­ces y aho­ra pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Har­vard: “Si de­ci­di­mos en­fren­tar es­te desafío, pa­re­ce que se­ría­mos capaces de ra­len­ti­zar el cam­bio de ma­ne­ra sus­tan­cial, lo cual nos da­rá tiem­po pa­ra desa­rro­llar me­ca­nis­mos pa­ra mi­ni­mi­zar los da­ños que cau­sa­ría en la so­cie­dad y los eco­sis­te­mas. O bien po­dría­mos ce­rrar los ojos, con­fiar en que las co­sas sal­gan bien y pa­gar el pre­cio cuan­do lle­gue la fac­tu­ra”.

Es­ta­mos fa­mi­lia­ri­za­dos con esa ad­ver­ten­cia. Cien­tí­fi­cos, ac­ti­vis­tas y po­lí­ti­cos preo­cu­pa­dos por el te­ma han he­cho de­cla­ra­cio­nes des­de en­ton­ces. Sus advertencias no han evi­ta­do el au­men­to de las emi­sio­nes.

El desa­rro­llo de tec­no­lo­gías de ener­gía re­no­va­ble es no­ta­ble: los sis­te­mas de ener­gía so­lar y eó­li­ca han cre­ci­do desor­bi­ta­da­men­te, así co­mo el ren­di­mien­to de las ba­te­rías re­que­ri­das pa­ra man­te­ner las luces en­cen­di­das cuan­do no hay sol ni vien­to. Sin em­bar­go, el mun­do to­da­vía de­pen­de en 85 % de los com­bus­ti­bles fó­si­les pa­ra sa­tis­fa­cer su ne­ce­si­dad de ener­gía. Con­for­me la po­bre­za dis­mi­nu­ye, la de­man­da de ener­gía fó­sil au­men­ta y su­pera los avan­ces en ma­te­ria de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y ener­gías re­no­va­bles. En Es­ta­dos Uni­dos y buena par­te de Eu­ro­pa, la ener­gía nu­clear –que ge­ne­ra bajas emi­sio­nes de car­bono– es­tá des­apa­re­cien­do: las co­mu­ni­da­des pre­sio­nan a las au­to­ri­da­des pa­ra que cie­rren las centrales vie­jas

A FI­NA­LES DE 1988, UNA SE­RIE

DE FAC­TO­RES PU­SO LOS RE­FLEC­TO­RES EN EL EFEC­TO IN­VER­NA­DE­RO, EN­TRE ELLOS SE­QUÍAS SE­VE­RAS, OLAS DE CA­LOR Y GRAN­DES IN­CEN­DIOS EN DIS­TIN­TAS PAR­TES DEL MUN­DO.

por mie­do a que se re­pi­tan desas­tres pa­sa­dos, y los al­tos cos­tos di­fi­cul­tan la aper­tu­ra de nue­vas.

FREN­TE AL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO pro­vo­ca­do el ser hu­mano, ¿por qué no ha ha­bi­do un pro­gre­so de­fi­ni­ti­vo? ¿Po­de­mos se­ña­lar a los cul­pa­bles? Hay ca­si el mis­mo nú­me­ro de teo­rías y ob­je­ti­vos que de de­fen­so­res de to­do ti­po, en­tre ellos la fal­ta de fon­dos ele­men­ta­les pa­ra la in­ves­ti­ga­ción (con fre­cuen­cia me en­con­tré en es­te ban­do), la in­fluen­cia de la in­dus­tria ener­gé­ti­ca en la po­lí­ti­ca, la co­ber­tu­ra de­fi­cien­te en los me­dios y la siem­bra de du­das por par­te de gru­pos in­vo­lu­cra­dos en el ne­go­cio de los com­bus­ti­bles fó­si­les u opo­si­to­res a la in­ter­ven­ción gu­ber­na­men­tal. Asi­mis­mo fi­gu­ra nues­tra “men­te in­con­ve­nien­te”, la ma­ne­ra en que des­cri­bo una se­rie de ras­gos de la con­duc­ta hu­ma­na y nor­mas so­cia­les que com­pli­can so­lu­cio­nar el cam­bio cli­má­ti­co. Al me­nos uno de una do­ce­na de in­cen­dios que aso­la­ron el nor­te de Ca­li­for­nia, en oc­tu­bre de 2017, se vis­lum­bra tras un vi­ñe­do en el con­da­do de Na­pa. La zo­na lle­va­ba años con ca­lor y se­quías ex­tre­mos.

Du­ran­te años creí que to­dos los sos­pe­cho­sos eran cul­pa­bles. Sin em­bar­go, ca­be otra po­si­bi­li­dad. Qui­zá el cam­bio cli­má­ti­co no sea un mal am­bien­tal que de­ba­mos so­lu­cio­nar de una vez, sino un peligro cró­ni­co: un cla­ro ejem­plo de que el po­der que te­ne­mos los hu­ma­nos pa­ra de­te­rio­rar el pla­ne­ta su­pera nues­tra ca­pa­ci­dad de fre­nar nues­tros pro­pios gol­pes se­ve­ros, por lo me­nos por aho­ra. En un tex­to de 2009, ti­tu­la­do “Pu­berty on the Sca­le of a Pla­net”, le di vuel­tas a es­ta no­ción y su­ge­rí que nues­tra es­pe­cie ex­pe­ri­men­ta­ba la tran­si­ción tur­bu­len­ta de la ado­les­cen­cia a la adul­tez, que se re­sis­tía a ma­du­rar: los com­bus­ti­bles fó­si­les en el pa­pel de la tes­tos­te­ro­na.

No obs­tan­te, la si­tua­ción es aún más en­re­ve­sa­da. Cuan­to más re­por­ta­ba des­de cha­bo­las sin luz eléc­tri­ca en Ke­nia o des­de pue­blos en In­dia don­de las per­so­nas co­ci­nan con car­bón ile­gal o ra­mas que ellos mis­mos re­co­lec­tan, me fue que­dan­do más cla­ro que, cuan­do se tra­ta de la ener­gía o la vul­ne­ra­bi­li­dad an­te los pe­li­gros del cli­ma, no to­dos so­mos igua­les. Los ri­cos nos per­mi­ti­mos adop­tar ener­gías sos­te­ni­bles y re­du­cir nues­tra vul­ne­ra­bi­li­dad an­te el ca­lor, las inundaciones y más. Sin em­bar­go, al res­to de la hu­ma­ni­dad aún se le di­fi­cul­ta al­can­zar los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos que los ri­cos he­mos ob­te­ni­do de los com­bus­ti­bles fó­si­les.

In­ves­ti­ga­cio­nes de di­ver­sos cien­tí­fi­cos y aca­dé­mi­cos res­pal­dan una con­clu­sión abru­ma­do­ra: nun­ca he­mos en­fren­ta­do un pro­ble­ma am­bien­tal de las di­men­sio­nes del cam­bio cli­má­ti­co. No po­de­mos “re­sol­ver­lo” del mis­mo mo­do que nos dis­pu­si­mos a re­sol­ver el pro­ble­ma del es­mog o el del agu­je­ro en la ca­pa de ozono, con re­gu­la­cio­nes y tra­ta­dos y cam­bios tec­no­ló­gi­cos li­mi­ta­dos. Es de­ma­sia­do com­ple­jo y vas­to en el es­pa­cio y el tiem­po. Las emi­sio­nes que lo oca­sio­nan son una con­se­cuen­cia fun­da­men­tal del esfuerzo de cer­ca de 7 500 mi­llo­nes de per­so­nas, y den­tro de un par de dé­ca­das de ca­si 10000 mi­llo­nes, pa­ra pros­pe­rar en la Tie­rra.

EL VER­DA­DE­RO ROS­TRO de lo que su­ce­de en el pla­ne­ta sa­le a la luz so­lo cuan­do se to­ma en cuen­ta el in­cre­men­to de los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, al mis­mo tiem­po que otras me­di­das de la ac­ti­vi­dad hu­ma­na. Un re­por­te cien­tí­fi­co de 2015, ti­tu­la­do “La gran ace­le­ra­ción”, in­cluía un ta­ble­ro pla­ne­ta­rio con grá­fi­cas que tra­za­ban se­ña­les de la ac­ti­vi­dad hu­ma­na, des­de la pér­di­da de la selva has­ta la fa­bri­ca­ción de pa­pel y el con­su­mo del agua. La ma­yo­ría se pa­re­ce a la cur­va que co­rres­pon­de a las emi­sio­nes de CO2. Por lo tan­to, la con­ta­mi­na­ción y el cam­bio cli­má­ti­co son sín­to­mas de una si­tua­ción más am­plia: la con­vi­ven­cia de los se­res hu­ma­nos y la Tie­rra en una era que se de­no­mi­na, ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia, An­tro­po­ceno.

Adam Frank, as­tro­fí­si­co de la Uni­ver­si­dad de Ro­ches­ter, ha eva­lua­do las po­si­bles con­se­cuen­cias pa­ra nuestro pla­ne­ta, se­gún dis­tin­tos su­pues­tos. Aun­que los mo­de­los ma­te­má­ti­cos son muy sen­ci­llos, sur­gen tres es­ce­na­rios ge­ne­ra­les que Frank des­cri­be en un nue­vo li­bro, ti­tu­la­do Light of the Stars. El pri­me­ro es “el ate­rri­za­je sua­ve”, en el que una ci­vi­li­za­ción y su pla­ne­ta lle­gan a un es­ta­do nue­vo, es­ta­ble, sin con­tra­rie­da­des. El se­gun­do es la “ex­tin­ción”, en el que las con­di­cio­nes am­bien­ta­les de un pla­ne­ta se de­gra­dan y las po­bla­cio­nes des­cien­den pre­ci­pi­ta­da­men­te, aun­que, en apa­rien­cia, so­bre­vi­ven.

Y hay un ter­cer es­ce­na­rio: el co­lap­so. “La po­bla­ción au­men­ta, el am­bien­te del pla­ne­ta se ‘ca­lien­ta’ y en al­gún mo­men­to la po­bla­ción se re­du­ce a ce­ro. In­clu­so he­mos en­con­tra­do ca­sos en los que el co­lap­so po­dría su­ce­der des­pués de que la po­bla­ción cam­bia­ra sus fuen­tes de ener­gía: de al­to im­pac­to (com­bus­ti­bles fó­si­les) a ba­jo im­pac­to (so­la­res)”, cuen­ta.

La pers­pec­ti­va in­ter­pla­ne­ta­ria de Frank deja cla­ro que la cri­sis del cli­ma es un desafío ma­yúscu­lo, el cual exi­ge to­da una vi­da de de­di­ca­ción, in­clu­so de va­rias ge­ne­ra­cio­nes, y una mez­cla de ur­gen­cia y pa­cien­cia. El cam­bio de pers­pec­ti­va es in­quie­tan­te aun­que li­be­ra­dor, sig­ni­fi­ca que cual­quie­ra con mo­ti­va­ción y cons­tan­cia pue­de lo­grar cam­bios: co­mo maes­tro, in­ge­nie­ro, ar­tis­ta o in­ver­sor, o sim­ple­men­te co­mo un ciu­da­dano com­pro­me­ti­do con el pla­ne­ta.

Al ob­ser­var el es­pa­cio pa­ra eva­luar el fu­tu­ro de la Tie­rra, Frank ha vuel­to al pun­to de par­ti­da de Ja­mes Han­sen: sus pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes en torno a nuestro ve­cino su­per­ca­lu­ro­so, Ve­nus. Le pre­gun­té a Frank có­mo veía el fu­tu­ro de la Tie­rra.

Él con­si­de­ra que es di­fí­cil pa­ra cualquier bios­fe­ra, en cu­ya su­per­fi­cie evo­lu­cio­na una ci­vi­li­za­ción in­dus­trial de es­ca­la pla­ne­ta­ria, elu­dir la al­te­ra­ción. “La pre­gun­ta es con qué fre­cuen­cia la ci­vi­li­za­ción su­pera la tran­si­ción pa­ra sur­gir de nue­vo co­mo par­te importante de una bios­fe­ra al­te­ra­da. Es una pre­gun­ta pa­ra la Tie­rra: “¿la hu­ma­ni­dad se­rá ca­paz? Eso es­pe­ro, pe­ro su­pon­go que pron­to lo sa­bre­mos”, con­clu­ye.

Ha­ce po­co, An­drew Revkin se in­cor­po­ró al equi­po de Na­tio­nal Geo­grap­hic So­ciety co­mo ase­sor es­tra­té­gi­co en pe­rio­dis­mo me­dioam­bien­tal y cien­tí­fi­co, tras tres dé­ca­das de ex­pe­rien­cia en es­te cam­po, so­bre to­do pa­ra The New York Ti­mes. Jun­to con la educadora am­bien­tal Li­sa Me­cha­ley, es­cri­bió el li­bro Weat­her: An Illus­tra­ted His­tory, from Cloud Atla­ses to Cli­ma­te Chan­ge, en 2018.

NUN­CA HE­MOS EN­FREN­TA­DO UN PRO­BLE­MA AM­BIEN­TAL CO­MO EL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO. NO PO­DE­MOS “RE­SOL­VER­LO” CO­MO IN­TEN­TA­MOS RE­SOL­VER EL PRO­BLE­MA DEL ES­MOG.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.