¿ME­JOR, IM­PO­SI­BLE?

National Geographic (Chile) - - DIVERSIDAD EN ESTADOS UNIDOS -

Los lo­gros atlé­ti­cos me­jo­ra­ron du­ran­te dé­ca­das de­bi­do, en par­te, a las nue­vas tec­no­lo­gías y al uso de es­te­roi­des que au­men­tan el ren­di­mien­to.

In­clu­so ba­jo el cre­cien­te es­cru­ti­nio, los atle­tas si­guen ba­tien­do ré­cords mun­dia­les, aun­que de ma­ne­ra más gra­dual. Es­to po­dría apun­tar a que es­ta­mos ex­ten­dien­do los lí­mi­tes de nuestro po­ten­cial atlé­ti­co.

KATIE LEDECKY, na­da­do­ra de dis­tan­cia quien ha­ce po­co anun­ció que de­ja­ba el equi­po de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford pa­ra vol­ver­se pro­fe­sio­nal, si­gue un mé­to­do de en­tre­na­mien­to más con­ven­cio­nal. Con to­do, la es­ta­dou­ni­den­se de 21 años ha re­cu­rri­do a la cien­cia del de­por­te pa­ra trans­for­mar­se en una de las me­jo­res na­da­do­ras de es­ti­lo li­bre del mun­do. Ledecky, quien ha ga­na­do cin­co me­da­llas olím­pi­cas de oro y es­ta­ble­ció dos ré­cords mun­dia­les en las Olim­pia­das de 2016 en Río de Ja­nei­ro, Bra­sil, ana­li­za con in­te­rés sus re­sul­ta­dos so­bre in­ges­ta nu­tri­cio­nal y prue­bas san­guí­neas, y es­tu­dia los vi­deos de sus ru­ti­nas de en­tre­na­mien­to y sus ca­rre­ras bus­can­do la ma­ne­ra de me­jo­rar los mo­vi­mien­tos de sus bra­zos y ma­nos. El éxi­to de Ledecky sue­le atri­buir­se a su éti­ca de tra­ba­jo, pe­ro el ver­da­de­ro se­cre­to po­dría ser que po­see una de las bra­za­das más efi­ca­ces en es­te de­por­te.

Por su­pues­to, eso de na­da ha­bría le ser­vi­do si no hu­bie­ra es­ta­do dis­pues­ta a tra­ba­jar du­ro, ase­gu­ra Bru­ce Gem­mell, en­tre­na­dor de Ledecky pa­ra las Olim­pia­das de 2016. Du­ran­te los tres años pre­vios a los Jue­gos Olím­pi­cos de Río, la car­ga de tra­ba­jo se­ma­nal de la na­da­do­ra so­lía con­sis­tir en unos 55 000 a 60 000 me­tros, di­vi­di­dos en nue­ve prác­ti­cas a lo lar­go de seis días. “Im­par­to dis­cur­sos so­bre el en­tre­na­mien­to de Katie –co­men­ta Gem­mell–. Un día, me li­mi­ta­ré a pro­yec­tar una trans­pa­ren­cia, mien­tras digo: ‘Katie tra­ba­ja co­mo una mu­la, y es igual de de­ter­mi­na­da’. Y lue­go agre­ga­ría: ‘¿Al­gu­na pre­gun­ta?’”.

Du­ran­te esas prác­ti­cas hu­bo dos co­sas que mar­ca­ron la di­fe­ren­cia pa­ra Ledecky en Río. De­ci­dió pres­tar aten­ción al arran­que en sus ca­rre­ras, a la ma­ne­ra co­mo se zam­bu­llía en la pis­ci­na. Es­ta ob­se­sión tie­ne sen­ti­do en el ca­so de los na­da­do­res de ve­lo­ci­dad, pues ca­da dé­ci­ma de se­gun­do cuen­ta en ca­rre­ras que se de­ci­den por cen­té­si­mas de se­gun­do.

Sin em­bar­go, Ledecky es una na­da­do­ra de dis­tan­cia, fa­mo­sa por ter­mi­nar muy por de­lan­te de sus com­pe­ti­do­ras. “Es­tu­dió un vi­deo de sus arran­ques con la in­ten­ción de ganar una dé­ci­ma de se­gun­do”, re­ve­la Gem­mell. La se­gun­da ob­se­sión de Ledecky du­ran­te las prác­ti­cas fue el cie­rre de

la ca­rre­ra de 200 me­tros es­ti­lo li­bre. Gem­mell ex­pli­ca que, cuan­do es­ta­ba por ter­mi­nar una se­rie de vuel­tas du­ran­te el en­tre­na­mien­to, de pron­to ace­le­ra­ba el ritmo ha­cia el fi­nal, en los úl­ti­mos 15 me­tros más o me­nos, in­cre­men­tan­do la pa­ta­da vi­go­ro­sa­men­te.

“En me­dio de aquel tra­ba­jo, de lo más mun­dano, ha­cía eso; dos a tres ve­ces por se­ma­na, du­ran­te 15 mi­nu­tos a me­dia ho­ra, ter­mi­na­ba ca­da ejer­ci­cio de esa ma­ne­ra”.

Pa­se­mos aho­ra a los 200 me­tros es­ti­lo li­bre en Río. Era la ca­rre­ra in­di­vi­dual más cor­ta de Ledecky, de mo­do que tam­bién se­ría la más ce­rra­da. Pues­to que so­lo le da­rían cua­tro vuel­tas a la pis­ci­na, no po­dría ade­lan­tar­se a las otras na­da­do­ras de ma­ne­ra muy de­ci­si­va. Por ello, sa­bía que el cie­rre se­ría lo más importante. Y, en efec­to, a la vez que las com­pe­ti­do­ras se acer­ca­ban a la me­ta en la fi­nal de 200 me­tros, la sue­ca Sa­rah Sjös­tröm –la ri­val prin­ci­pal de Ledecky– ce­rró rá­pi­do y em­pa­tó a la es­ta­dou­ni­den­se cuan­do fal­ta­ban so­lo 15 me­tros. Pa­re­cía que Sjös­tröm te­nía el im­pul­so y ga­na­ría.

Pe­ro Ledecky no iba a per­der. ¿Por qué? To­do se de­bió a aque­lla prác­ti­ca pa­ra el fi­nal de la ca­rre­ra. “Cuan­do Sa­rah la em­pa­tó, pen­sé: ‘He vis­to a Katie ter­mi­nar esa ca­rre­ra más de 1 000 ve­ces. Se­rá la pri­me­ra en po­ner la mano en la pa­red’”, re­cuer­da Gem­mell .

Y así fue. “No me sor­pren­de que pu­die­ra ha­cer­lo con tan­ta pre­sión en Río –agre­ga el en­tre­na­dor–. Sa­bía con exac­ti­tud lo que ha­cía en las prác­ti­cas, con to­das esas re­pe­ti­cio­nes”.

El ren­di­mien­to ge­ne­ral de Ledecky en Río es digno de los li­bros de his­to­ria. No obs­tan­te, Gem­mell y ella mis­ma lo ha­bían va­ti­ci­na­do tres años an­tes. Des­pués de que la na­da­do­ra ba­tie­ra el ré­cord mun­dial de 800 me­tros li­bres, du­ran­te el Cam­peo­na­to Mun­dial de Na­ta­ción de 2013, es­pe­cu­la­ron so­bre cuán­to más rá­pi­do po­dría na­dar los 800 y 400 me­tros li­bres en las Olim­pia­das de Río de 2016. Ledecky anotó sus ob­je­ti­vos en un flo­ta­dor que uti­li­za­ba du­ran­te las prác­ti­cas y que lle­va­ba con­si­go a com­pe­ten­cias en to­do el mun­do. Su nue­vo ré­cord mun­dial en 800 me­tros li­bres era 8:13.86. ¿El ob­je­ti­vo de Ledecky? 8:05. Pa­re­cía una lo­cu­ra: una co­sa era rom­per su pro­pio ré­cord mun­dial, pe­ro ¿por ca­si nue­ve se­gun­dos?

Du­ran­te los tres años si­guien­tes, Ledecky si­guió re­du­cien­do su ré­cord mun­dial de 800 me­tros li­bres. Pa­ra prin­ci­pios de 2016 ha­bía ba­ja­do di­cho ré­cord a 8:06.68. Cuan­do com­pi­tió en Río, arra­só con sus ri­va­les y es­ta­ble­ció el nue­vo ré­cord mun­dial en 8:04.79.

Eso hi­zo que Gem­mell se cues­tio­na­ra: “¿Qué ha­bría pa­sa­do si hu­bié­ra­mos ha­bla­do de ocho mi­nu­tos ce­rra­dos? No sa­be­mos cuál es el lí­mi­te. Tres años an­tes de Río es­ta­ble­ci­mos ob­je­ti­vos inau­di­tos. Y una vez que Katie los al­can­zó, no pu­de evi­tar pre­gun­tar­me, de ma­ne­ra in­cons­cien­te, ¿por qué no los fi­ja­mos más ve­lo­ces?”.

LDECKY Y OTROS GRAN­DES atle­tas con­tem­po­rá­neos tie­nen la ven­ta­ja del pa­so del tiem­po por sus de­por­tes. Si quie­res com­pro­bar la di­fe­ren­cia, so­lo mi­ra una fo­to­gra­fía del na­da­dor Mark Spitz du­ran­te las Olim­pia­das de 1972: sin ga­fas pa­ra na­dar, sin go­rra, sin ba­ña­dor im­permea­ble de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. In­clu­so te­nía bi­go­te. Las pis­ci­nas de en­ton­ces no con­ta­ban con los sis­te­mas de ca­na­le­tas me­jo­ra­dos ni con las se­ña­li­za­cio­nes de ca­rril con re­duc­ción de olea­je, que uti­li­zan las pis­ci­nas mo­der­nas pa­ra ab­sor­ber la ma­yor par­te de la tur­bu­len­cia de los na­da­do­res cer­ca­nos. To­do eso ra­len­ti­za­ba a Spitz, pe­ro, en aque­llos días, no lo sa­bía­mos. Y, a pe­sar de to­do, ga­nó sie­te me­da­llas de oro en 1972.

Des­de en­ton­ces, las cien­cias de la sa­lud han desem­pe­ña­do un pa­pel ex­tra­or­di­na­rio en las vi­das de los na­da­do­res. Gem­mell de­ta­lla la his­to­ria de una le­sión me­nor que su­frió Ledecky en un to­bi­llo a fi­na­les de la pri­ma­ve­ra de 2016, po­cos me­ses an­tes de Río, mien­tras prac­ti­ca­ba en el Cen­tro de En­tre­na­mien­to Olím­pi­co de Es­ta­dos Uni­dos.

“En cues­tión de dos ho­ras te­nía­mos los dic­tá­me­nes de dos mé­di­cos, un ul­tra­so­ni­do, un fi­sio­te­ra­peu­ta, un ins­truc­tor de fuer­za y acon­di­cio­na­mien­to, un en­tre­na­dor de na­ta­ción –ese era yo– y co­mo de tres per­so­nas más, quie­nes ya ha­bían re­vi­sa­do los da­tos, con­sul­ta­do en­tre sí y for­mu­la­do un pro­gra­ma”.

Alan Ash­ley, di­rec­tor de ren­di­mien­to de­por­ti­vo en el Co­mi­té Olím­pi­co de Es­ta­dos Uni­dos, se­ña­la que la cla­ve pa­ra rom­per las ba­rre­ras del ren­di­mien­to es “man­te­ner sa­nos a los atle­tas. Si se man­tie­nen sa­nos, to­do lo de­más cae por su pro­pio pe­so”.

AVE­CES, EL PRO­GRE­SO de­por­ti­vo es sim­ple con­se­cuen­cia del ar­dor com­pe­ti­ti­vo de un atle­ta. Pa­ra una inex­per­ta co­mo yo, un sal­to eje­cu­ta­do en el Es­ta­dio Na­cio­nal de To­kio, du­ran­te el Cam­peo­na­to Mun­dial de Atletismo de 1991, pa­re­ció una mons­truo­si­dad. Des­de ha­cía más de una ho­ra ha­bía ob­ser­va­do a los me­jo­res sal­ta­do­res de lon­gi­tud del mun­do, pe­ro el sal­to del es­ta­dou­ni­den­se Mi­ke Po­well fue, a to­das luces, dis­tin­to. La tec­no­lo­gía ha­bría de con­fir­mar lo que mis ojos me de­cían y que ya sos­pe­cha­ba. Po­well aca­ba­ba de ba­tir el ré­cord in­di­vi­dual más le­gen­da­rio –y apa­ren­te­men­te in­to­ca­ble– en los de­por­tes olím­pi­cos, el cual ha­bía per­sis­ti­do du­ran­te unos im­pre­sio­nan­tes 23 años.

Mi fas­ci­na­ción con los ade­lan­tos del ren­di­mien­to de­por­ti­vo no na­ció aque­lla tar­de cálida y hú­me­da de agos­to, aun­que sin du­da re­ci­bió un gran im­pul­so. En nues­tra vi­da co­ti­dia­na, cin­co cen­tí­me­tros aquí y allá no pa­re­cen gran co­sa, pe­ro esa es, ca­si, la dis­tan­cia en­tre el sal­to his­tó­ri­co de 8.90 me­tros que hi­zo Bob Bea­mon, es­ta­ble­cien­do el ré­cord en las Olim­pia­das de la Ciu­dad de Mé­xi­co, en 1968, y el sal­to de 8.95 me­tros que Po­well efec­tuó aque­lla no­che en To­kio.

Al ca­bo de to­dos es­tos años, ese mo­men­to aún me cau­ti­va. ¿Por qué? Pe­se a to­do lo que la cien­cia, las compu­tado­ras y las gran­des men­tes pue­den idear pa­ra que los atle­tas sean más rá­pi­dos, más fuer­tes y sal­ten más al­to –y de­bi­do a que un de­por­te co­mo el atletismo ha evo­lu­cio­na­do de las pis­tas de ce­ni­za a las su­per­fi­cies sin­té­ti­cas, de las za­pa­ti­llas ru­di­men­ta­rias a las com­pa­ñías de cal­za­do fa­mo­sas que in­ten­tan su­pe­rar­se en­tre sí–, el pro­gre­so que rom­pe ré­cords si­gue re­du­cién­do­se al esfuerzo de un ser hu­mano. Hoy día, el de­por­te es­tá pla­ga­do de cien­tí­fi­cos, en­tre­na­do­res y atle­tas que re­cu­rren al aná­li­sis pa­ra me­dir el pro­gre­so. Pe­ro, aque­lla no­che, la mar­cha del ren­di­mien­to hu­mano tu­vo un ros­tro y un nom­bre: Mi­ke Po­well.

A ve­ces, lo que sub­ya­ce a la his­to­ria de una ha­za­ña de­por­ti­va no es muy tras­cen­den­tal ni re­sul­ta ser una mo­ti­va­cion su­bli­me. En es­te ca­so, un atle­ta sim­ple­men­te se en­fu­re­ció de­bi­do al éxi­to de otro y qui­so de­rro­tar­lo.

Ha­ce po­co me co­mu­ni­qué con Po­well, en el sur de Ca­li­for­nia, pa­ra pe­dir­le que re­vi­vie­ra ese mo­men­to e in­sis­tió en que aque­lla no­che no de­pen­dió de al­gu­na cien­cia par­ti­cu­lar.

Po­well me ex­pli­có que rom­pió el ré­cord por­que se sin­tió desafia­do por un com­pe­ti­dor: el gran Carl Le­wis –con­si­de­ra­do por mu­cho el me­jor sal­ta­dor de lon­gi­tud en la his­to­ria– tam­bién es­ta­ba en el cam­po. El pro­pio Le­wis nun­ca ha­bía ba­ti­do el ré­cord mun­dial. Pe­ro, sin pro­po­nér­se­lo, ayu­dó a que Po­well lo hi­cie­ra. “Hoy amo a Carl, pe­ro en­ton­ces lo odia­ba –con­fe­só Po­well–. Así que, cuan­do com­pe­ti­mos, subió mu­chí­si­mo mi ni­vel de ener­gía”.

Jus­to un mo­men­to an­tes de que Po­well rea­li­za­ra el sal­to ré­cord, Le­wis ha­bía sal­ta­do mu­cho más le­jos que na­die, su­peran­do a Bea­mon por 0.63 cen­tí­me­tros. Pe­ro el vien­to so­pla­ba con mu­cha fuer­za a sus es­pal­das, de ma­ne­ra que el in­ten­to no con­tó.

Trans­cu­rri­das tres dé­ca­das, Po­well no pue­de sa­car­se esa ima­gen de la ca­be­za. “Pa­só co­rrien­do fren­te a mí, sa­cu­dien­do los pu­ños. Eso me enar­de­ció. Se vol­vió al­go muy per­so­nal. Siem­pre fui el fla­qui­to, a quien to­dos fas­ti­dia­ban. Es­ta­ba ocu­rrien­do de nue­vo, jus­to allí. Pe­ro esa vez po­día ha­cer al­go al res­pec­to. Mi cuer­po to­mó el con­trol e hi­zo lo que te­nía que ha­cer”. El in­creí­ble sal­to de Po­well aún es ré­cord mun­dial. “Carl fi­jó un es­tán­dar muy al­to –agre­gó Po­well–. Sa­bía que te­nía que rom­per el ré­cord mun­dial pa­ra de­rro­tar­lo”. Esa es la vi­sión ca­si in­fan­til del ren­di­mien­to hu­mano, y un tes­ti­mo­nio de la ca­pa­ci­dad de la men­te.

“Me pa­re­ce que no he­mos ex­plo­ta­do, real­men­te, el po­der del ce­re­bro –apun­ta Gem­mell, el en­tre­na­dor olím­pi­co de Ledecky–. Esa se­rá la nue­va fron­te­ra de los pró­xi­mos 30 años: có­mo en­tre­nar el ce­re­bro co­mo lo ha­ce­mos con el cuer­po. Es allí don­de ten­drán que ocu­rrir los pró­xi­mos lo­gros”.

Ch­ris­ti­ne Bren­nan es co­lum­nis­ta de­por­ti­va de USA To­day, co­men­ta­ris­ta de CNN, ABC News, PBS News­hour y NPR, ade­más de una exitosa es­cri­to­ra. Ha cu­bier­to 18 olim­pia­das con­se­cu­ti­vas, em­pe­zan­do con los Jue­gos Olím­pi­cos de Los Án­ge­les, en 1984.

JOHN HUET

Katie Ledecky, la atle­ta plus­mar­quis­ta que ga­nó cua­tro me­da­llas de oro y una de plata en las Olim­pia­das de 2016, cuen­ta con los re­cur­sos cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos más re­cien­tes, y el me­jor en­tre­na­mien­to. La na­da­do­ra es­ta­dou­ni­den­se de dis­tan­cia ana­li­za con in­te­rés sus re­sul­ta­dos so­bre in­ges­ta nu­tri­cio­nal y prue­bas san­guí­neas, re­vi­sa vi­deos de su téc­ni­ca y uti­li­za equi­po in­no­va­dor. Pe­ro, en úl­ti­ma ins­tan­cia, su éxi­to se atri­bu­ye a la de­ter­mi­na­ción, al tra­ba­jo y a una bra­za­da ca­si per­fec­ta.

NICHOLE SOBECKI

Nancy Ki­prop (39 años), acla­ma­da co­rre­do­ra de fon­do, bai­la con los alum­nos de la es­cue­la que fun­dó cer­ca deIten, un rin­cón mi­núscu­lo en el oes­te de Ke­nia, don­de en­tre­nan mu­chos de los co­rre­do­res de fon­do más rá­pi­dos del mun­do. El go­bierno lo­cal la au­to­ri­zó a es­ta­ble­cer la es­cue­la, que nom­bró en ho­nor de su pa­dre. Ki­prop sub­si­dia las co­le­gia­tu­ras de los ni­ños con el in­gre­so que per­ci­be de sus pa­tro­ci­na­do­res de cal­za­do y con sus ga­nan­cias de las ca­rre­ras. La ca­rre­ra de fon­do es una or­gu­llo­sa tra­di­ción en Ke­nia, Los va­ro­nes ke­nia­nos tie­nen nue­ve de los 10 tiempos más rá­pi­dos en el ma­ra­tón; cua­tro de los 10 tiempos fe­me­ni­nos más rá­pi­dos per­te­ne­cen a ke­nia­nas.NICHOLE SOBECKI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.