PRE­PA­RA­DOS PA­RA EL SE­XO POR 24 HO­RAS, UNA VEZ AL AÑO

National Geographic (Chile) - - Explora -

ÉL SE LLA­MA SUNDAR ; ella es Khu­si. Los ca­sa­men­te­ros en Nue­va Ze­lan­da los pre­sen­ta­ron en el hábitat pa­ra pan­das ro­jos del Zoo­ló­gi­co de Wellington. El ob­je­ti­vo: su re­pro­duc­ción.

Las re­des glo­ba­les de pro­gra­mas de re­pro­duc­ción en cau­ti­ve­rio com­par­ten y em­pa­re­jan ani­ma­les con la es­pe­ran­za de re­po­ner las es­pe­cies en ries­go y fo­men­tar la di­ver­si­dad ge­né­ti­ca. En 2015, cuan­do Sundar y Khu­si lle­ga­ron a Wellington des­de otros zoo­ló­gi­cos, “se lle­va­ron muy bien”, co­men­ta Ma­xi­ne Jen­kins, lí­der del equi­po de car­ní­vo­ros del par­que. Aun así, co­men­zar una fa­mi­lia de pan­das ro­jos pue­de to­mar tiem­po, por­que las hem­bras so­lo están en ce­lo una vez al año y úni­ca­men­te du­ran­te 24 ho­ras.

Un día de ju­lio de 2017, los cui­da­do­res no­ta­ron com­por­ta­mien­tos de cor­te­jo: vo­ca­li­za­cio­nes rui­do­sas, Sundar obli­ga­ba a Khu­si a ba­jar de un ár­bol al sue­lo, la se­guía du­ran­te ho­ras y lue­go… la con­su­ma­ción, o va­rias. Po­cos me­ses des­pués hu­bo más se­ña­les re­ve­la­do­ras: Khu­si pa­re­cía un po­co más pe­sa­da y re­co­lec­ta­ba va­ras y ho­jas pa­ra un ni­do.

El 17 de di­ciem­bre, Khu­si dio a luz una cría, Ngi­ma, que en ne­pa­lí sig­ni­fi­ca “sol en el cielo”. Al­gún día, afir­ma Jen­kins, Ngi­ma po­dría “tam­bién ser par­te del pro­gra­ma de crian­za”. —PA­TRI­CIA EDMONDS

FO­TO­GRA­FÍA DE JOEL SARTORE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.