COLORES SA­GRA­DOS

National Geographic (Chile) - - Contents - POR ERICK PINEDO FO­TO­GRA­FÍAS DE SERGIO IZ­QUIER­DO

CON­SI­DE­RA­DO UNA DEI­DAD POR LAS CUL­TU­RAS PRECOLOMBINAS DE MESOAMÉRICA, EL QUET­ZAL ES UN SÍM­BO­LO DE LOS BOS­QUES CEN­TROA­ME­RI­CA­NOS CU­YO PLUMAJE IRI­DIS­CEN­TE LO CO­LO­CÓ EN LA MI­RA DE LOS GO­BER­NA­DO­RES MAYAS Y ME­XI­CAS DEL PA­SA­DO, ASÍ CO­MO DE LOS CA­ZA­DO­RES FUR­TI­VOS DE HOY.

Ata­via­do con un tra­je de plu­mas de quet­zal

y una enor­me es­me­ral­da en el pe­cho, Te­cún Umán, nie­to del rey Ki­kab, se aba­lan­zó con­tra To­na­tiuh, co­mo se co­no­cía al san­gui­na­rio con­quis­ta­dor Pe­dro de Al­va­ra­do. Du­ran­te la ba­ta­lla, lo­gró cla­var su lan­za en el caballo que sos­te­nía al es­pa­ñol; sin em­bar­go, el úl­ti­mo em­pe­ra­dor k’iche’ no pu­do evi­tar que lo atra­ve­sa­ra la es­pa­da del con­quis­ta­dor. He­ri­do de muer­te, la san­gre bro­ta­ba del lí­der in­dí­ge­na cuan­do un quet­zal se po­só so­bre su cuer­po. El pe­cho del ave se ti­ñó de ro­jo en res­pues­ta a la pér­di­da y, a par­tir de en­ton­ces, de­jó de can­tar las me­lo­días que so­lía en­to­nar has­ta que sus tie­rras fue­ran li­bres de nue­vo.

An­tes de la ma­sa­cre que ori­gi­nó la con­quis­ta cen­troa­me­ri­ca­na y su pos­te­rior mi­ti­fi­ca­ción, el quet­zal era sím­bo­lo de fer­ti­li­dad y de co­ne­xión en­tre la tie­rra y el ai­re, el cielo y el in­fra­mun­do, al es­tar re­la­cio­na­do con la ser­pien­te em­plu­ma­da (Quet­zal­cóatl pa­ra los me­xi­cas, Ku­kul­kán pa­ra los mayas). Sus plu­mas re­ful­gen­tes (en es­pe­cial las de los ma­chos, que pue­den lle­gar a me­dir has­ta 65 cen­tí­me­tros en la épo­ca de apa­rea­mien­to) eran usa­das por go­ber­nan­tes y sa­cer­do­tes pa­ra re­sal­tar su di­vi­ni­dad, ade­más de te­ner un al­to va­lor co­mer­cial.

Las ci­vi­li­za­cio­nes prehis­pá­ni­cas cas­ti­ga­ban con la muer­te a quien se atre­vie­ra a ma­tar un quet­zal (del náhuatl quet­za­lli, her­mo­sa plu­ma bri­llan­te). De do­ra­do a vio­le­ta tor­na­sol, su plumaje se ob­te­nía al capturar el ave y li­be­rar­la pa­ra man­te­ner su re­ful­gen­te pre­sen­cia en las sel­vas, por lo que fue el pri­mer ani­mal en la his­to­ria que se pro­te­gió ofi­cial­men­te.

No fue sino has­ta 1832 que el na­tu­ra­lis­ta me­xi­cano Pa­blo de la Lla­ve lo cla­si­fi­có ta­xo­nó­mi­ca­men­te co­mo Pha­ro­ma­chrus mo­cinno de­bi­do a sus plu­mas lar­gas (pha­ros, man­ta; ma­kros, lar­go) y en me­mo­ria de su men­tor, Jo­sé Ma­riano Mo­ci­ño, quien an­tes de la in­de­pen­den­cia ha­bía cap­tu­ra­do ejem­pla­res du­ran­te una ex­pe­di­ción fi­nan­cia­da por la Co­ro­na es­pa­ño­la. In­clu­so hoy (y des­de 1871, cuan­do fue de­cla­ra­da ave na­cio­nal), Gua­te­ma­la le rinde ho­nor en su mo­ne­da y su ban­de­ra; ade­más, al es­tar ca­ta­lo­ga­da co­mo es­pe­cie en pe­li­gro de ex­tin­ción, ha­cer­le da­ño a un ejem­plar o po­seer sub­pro­duc­tos del mis­mo se cas­ti­ga con la cár­cel, tan­to en Mé­xi­co co­mo en Cen­troa­mé­ri­ca.

Pa­ra ha­cer ho­nor a su sim­bo­lo­gía en­torno a la li­ber­tad, era co­no­ci­do en­tre los bió­lo­gos que los quet­za­les mo­rían sin re­me­dio al es­tar en cau­ti­ve­rio de­bi­do a su na­tu­ra­le­za aris­ca. Con las di­fi­cul­ta­des que re­pre­sen­ta el he­cho de que su re­pro­duc­ción ocu­rre una vez al año y la pues­ta es de tan so­lo dos hue­vos, úni­ca­men­te el avia­rio El Ni­do, en Ix­ta­pa­lu­ca, Es­ta­do de Mé­xi­co, y el zoo­ló­gi­co Mi­guel Ál­va­rez del To­ro (Zoo­mat), en Chia­pas, Mé­xi­co, han lo­gra­do re­pro­du­cir­lo; en Da­llas, Te­xas, una pa­re­ja tras­la­da­da des­de Mé­xi­co se acli­ma­ta pa­ra un pri­mer po­si­ble na­ci­mien­to en Es­ta­dos Uni­dos.

Aun­que so­li­ta­rio en ge­ne­ral, el quet­zal es un ave mo­nó­ga­ma y te­rri­to­rial que ocu­pa una ex­ten­sión de en­tre seis y 10 hec­tá­reas en épo­ca de cría (de mar­zo a ju­nio). Con su gam­be­rro mohawk plu­mí­fe­ro, la ca­rac­te­rís­ti­ca co­la de los ma­chos cre­ce en la tem­po­ra­da de cor­te­jo, a par­tir de que cum­plen tres años, pa­ra atraer hem­bras con su po­li­cro­mía; no obs­tan­te y a pe­sar del ries­go, tam­bién que­dan ex­pues­tos, al Las hem­bras de quet­zal no tie­nen la ca­rac­te­rís­ti­ca co­la lar­ga de los ma­chos (pá­gi­nas an­te­rio­res), y ge­ne­ral­men­te po­nen dos hue­vos azul cla­ro (arri­ba). P. Op.: el ave na­cio­nal de Gua­te­ma­la se res­guar­da ce­lo­sa­men­te en los bos­ques de nie­bla del país ba­jo le­yes que tra­tan de pro­te­ger su ya da­ña­do hábitat.

dis­tin­guir­se en­tre el fo­lla­je del bos­que por de­pre­da­do­res co­mo hal­co­nes, búhos y el águi­la azor.

La pa­re­ja apro­ve­cha el ni­do de otras aves, co­mo el pá­ja­ro car­pin­te­ro, pa­ra ha­cer el su­yo en tron­cos des­com­pues­tos y tur­nar­se pa­ra em­po­llar los hue­vos co­lor azul pá­li­do. Ade­más de ali­men­tar­se de agua­ca­ti­llo y agua­ca­te sil­ves­tre, co­men cu­le­bras, la­gar­ti­jas, ra­nas e in­sec­tos que lle­van a los po­llue­los has­ta que la hem­bra aban­do­na el ni­do y de­ja al pa­dre a car­go de las crías en lo que es­tas pue­dan va­ler­se por sí mis­mas.

La ca­za fur­ti­va y el trá­fi­co de es­pe­cies han mer­ma­do su po­bla­ción a lo lar­go de los años, pe­ro la prin­ci­pal ame­na­za pa­ra el quet­zal ra­di­ca en la pér­di­da de su hábitat: agri­cul­tu­ra, ta­la ile­gal, mi­ne­ría –de már­mol y ja­de–, in­va­sión de tie­rras, in­cen­dios, nar­co­trá­fi­co e, in­clu­so, el con­flic­to gue­rri­lle­ro en los años ochen­ta ejer­cie­ron por dé­ca­das una se­ve­ra pre­sión pa­ra la Re­ser­va de la Bios­fe­ra Sie­rra de las Mi­nas, el ma­yor hábitat del mun­do pa­ra es­ta ave con 60 000 hec­tá­reas de bos­que nu­bo­so. Con­si­de­ra­do un si­tio me­ga­di­ver­so de­bi­do a que pre­sen­ta ocho de los 13 eco­sis­te­mas que exis­ten en el país, la zo­na al­ber­ga 60 % de la bio­di­ver­si­dad gua­te­mal­te­ca y es el ma­yor man­to acuí­fe­ro de la na­ción cen­troa­me­ri­ca­na con 63 ríos que na­cen del sub­sue­lo.

“En 1990 (cuan­do es­ta la cor­di­lle­ra fue de­cla­ra­da re­ser­va de la bios­fe­ra), el rit­mo de la de­fo­res­ta­ción de la sie­rra au­gu­ra­ba la pér­di­da de en­tre 30 y 40 % de bos­que pa­ra 2018 –di­ce Luis Lu­ján Lo­ren­za­na, pre­si­den­te de la Fun­da­ción De­fen­so­res de la Na­tu­ra­le­za de 2012 a 2017–. Des­de en­ton­ces y a par­tir de que nues­tra fun­da­ción to­mó la ad­mi­nis­tra­ción de la re­ser­va se ha per­di­do me­nos de 3 % del man­to de la zo­na nú­cleo, se­gún ma­pas sa­te­li­ta­les he­chos por NASA y el Sis­te­ma Na­cio­nal de Par­ques de Es­ta­dos Uni­dos. Es un éxi­to que se ha­ya per­di­do tan po­co”.

Hoy, más de 240 500 hec­tá­reas (102 700 de zo­na nú­cleo) se res­guar­dan ba­jo una coad­mi­nis­tra­ción que ca­pa­ci­ta guar­da­par­ques, rea­li­za bri­ga­das con­tra in­cen­dios y im­ple­men­ta es­tra­te­gias de con­ser­va­ción y de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble con las 208 co­mu­ni­da­des, en­tre las cua­les están los pueblos q’eq­chi’ y po­qom­chí.

Co­mo re­sul­ta­do, 97 % del bos­que pri­ma­rio per­ma­ne­ce vir­gen y ca­si se ha erra­di­ca­do la ta­la ile­gal den­tro de sus lí­mi­tes; aun­que las em­pre­sas que han ob­te­ni­do li­cen­cias pa­ra ex­traer pro­duc­tos ma­de­ra­bles den­tro de la zo­na de usos múl­ti­ples no siem­pre cum­plen con los lí­mi­tes y li­nea­mien­tos pa­ra ex­plo­tar los re­cur­sos de ma­ne­ra sos­te­ni­ble.

“Un bos­que nu­bo­so con quet­zal es un bos­que sano; su au­sen­cia sig­ni­fi­ca que el eco­sis­te­ma es­tá muy da­ña­do. Al pro­te­ger el hábitat del quet­zal tam­bién se pro­te­gen otras es­pe­cies, co­mo el pa­vo de ca­cho, una es­pe­cie muy las­ti­ma­da por ser pre­sa fá­cil; pe­ro cada vez es más com­pli­ca­do el fi­nan­cia­mien­to. Con un te­rri­to­rio tan gran­de, la in­ver­sión gu­ber­na­men­tal re­sul­ta in­su­fi­cien­te (90 % del pre­su­pues­to pro­vie­ne de la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal). Ade­más, las en­ti­da­des que ayu­dan a la con­ser­va­ción res­trin­gen su apo­yo cada vez más. Con po­cos re­cur­sos, man­te­ner es­te li­bro de bio­lo­gía vi­vien­te se ha­ce muy di­fí­cil”, ase­gu­ra Lu­ján.

Del otro la­do del mun­do, lue­go de mos­trar el pa­sa­por­te me­xi­cano que per­mi­te la en­tra­da gra­tui­ta a la jo­ya de la sa­la His­to­rias de Mesoamérica, en el Mu­seo del Mun­do de Vie­na, Aus­tria, una vi­tri­na re­cos­ta­da guar­da el que fue­ra uno de los va­rios quet­za­la­pa­ne­cá­yotl (to­ca­do) del em­pe­ra­dor Moc­te­zu­ma II. Con 175 cen­tí­me­tros de diá­me­tro y más de 222 plu­mas de quet­zal (de has­ta 55 cen­tí­me­tros, en­tre­te­ji­das con oro), el ful­gor de las plu­mas se man­tie­ne in­clu­so tras 500 años. Mien­tras tan­to, en el se­gun­do gran pul­món de su tie­rra na­tal, su plumaje ser­pen­tean­te es­pe­ra con­ti­nuar res­plan­de­cien­do en los bos­ques nu­bo­sos de Gua­te­ma­la, has­ta re­cu­pe­rar su can­to.

El ver­de tor­na­sol del quet­zal hi­zo de las plu­mas de es­ta ave un or­na­men­to muy apre­cia­do por las cul­tu­ras ori­gi­na­rias de Mesoamérica.

Dis­tri­bu­ción del quet­zal1.80 m El quet­zal ha­bi­ta el bos­que nu­bo­so (izq.), des­de el sur de Mé­xi­co has­ta Pa­na­má, en zo­nas mon­ta­ño­sas que ron­dan en­tre los 1 000 y 3 000 me­tros so­bre el ni­vel del mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.