Me­troid Pri­me: Fe­de­ra­tion For­ce

Nintendo - - SUMARIO -

Con­tra­rio a lo que to­dos creen, Me­troid ten­drá una gran ce­le­bra­ción por sus 30 años de his­to­ria en los vi­deo­jue­gos.

El ca­mino de es­te jue­go no ha si­do sen­ci­llo. Des­de que apa­re­ció fue cri­ti­ca­do de­bi­do a que se es­pe­ra­ba un ca­pí­tu­lo de la se­rie prin­ci­pal pa­ra Wii U, no una aven­tu­ra al­ter­na sin Sa­mus pa­ra Nin­ten­do 3DS. Co­mo siem­pre, Nin­ten­do no al­te­ró sus planes por es­tas crí­ti­cas, al con­tra­rio, pi­die­ron es­pe­rar a que el jue­go es­tu­vie­ra en el mer­ca­do pa­ra po­der juz­gar­lo, mo­men­to en el cual to­do cam­bia­ría pa­ra es­ta obra. Aho­ra que es­tá dis­po­ni­ble, la gen­te que lo ata­ca­ba, no se can­sa de ju­gar­lo, de dis­fru­tar lo que es una ex­pe­rien­cia úni­ca, usan­do el uni­ver­so de Me­troid. Sí, de en­tra­da no apa­re­ce Sa­mus, la pro­ta­go­nis­ta de la se­rie, pe­ro eso no re­pre­sen­ta que el jue­go sea ma­lo, es más, tie­ne mu­cho más mé­ri­to por­que no se es­tá ba­san­do en eso pa­ra po­der re­sal­tar, sino en la ca­li­dad de su ga­me­play, que po­de­mos ade­lan­tar­te, es una ma­ra­vi­lla. Co­mo se nos mos­tró des­de la adap­ta­ción de la se­rie Pri­me pa­ra Nin­ten­do DS, Sa­mus no es la úni­ca en la ga­la­xia que quie­re ter­mi­nar con los pi­ra­tas es­pa­cia­les, ade­más, for­ma par­te de un equi­po es­pe­cial. En es­ta obra, re­pre­sen­ta­re­mos a uno de tan­tos equi­pos de la fe­de­ra­ción ga­lác­ti­ca que bus­can man­te­ner la paz en el uni­ver­so, pe­ro co­mo ya de­bes ima­gi­nar, no es una ta­rea pa­ra na­da sen­ci­lla o tran­qui­la.

La gue­rra con los pi­ra­tas es­pa­cia­les se en­cuen­tra en su pun­to más al­to des­de que Sa­mus pu­do de­rro­tar­los en en­tre­gas pa­sa­das. En ese sen­ti­do, la tra­ma es si­mi­lar a la que vi­mos en los jue­gos an­te­rio­res, con per­so­na­jes que ten­drán un tras­fon­do y no sim­ple­men­te se­rán los hé­roes o vi­lla­nos de la his­to­ria. Aquí lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te, es que Nin­ten­do ha in­no­va­do en el mo­do en que se jue­ga un Me­troid, co­mo ya lo hi­zo con The Le­gend of Zel­da y Su­per Ma­rio en su mo­mem­to, au­men­tan­do el nú­me­ro de ju­ga­do­res en pan­ta­lla al mis­mo tiem­po. En los jue­gos que te aca­ba­mos de men­cio­nar, la ex­pe­rien­cia que se bus­ca­ba era la de ge­ne­rar si­tua­cio­nes có­mi­cas, aquí no. Me­troid es una se­rie mu­cho más se­ria en su for­ma de ju­gar­se. Mien­tras otros jue­gos se pres­tan pa­ra bro­mear o pa­ra com­pe­tir con los otros ju­ga­do­res, aquí lo que se busca es la co­la­bo­ra­ción. Eres par­te de un equi­po y an­tes de pen­sar en for­ma in­di­vi­dual, tie­nes que ver la for­ma pa­ra que to­dos sal­gan de los pro­ble­mas uni­dos, lo cual no siem­pre se­rá sen­ci­llo. Pa­ra em­pe­zar, de­bes sa­ber que al for­mar par­te de la fe­de­ra­ción, usas un tra­je es­pe­cial, si­mi­lar al de Sa­mus pa­ra pro­te­ger­te de los pe­li­gros del es­pa­cio, aun­que tam­bién, ca­da uno es úni­co, di­se­ña­do pa­ra que pue­das apo­yar de di­fe­ren­tes for­mas a los in­te­gran­tes de tu equi­po, vol­vien­do mu­cho más tác­ti­ca tu ex­pe­rien­cia en los ni­ve­les.

Si eres de los que pa­san ho­ras mo­di­fi­can­do tus ar­ma­du­ras y ar­ma­men­to en Mons­ter Hun­ter, se­gu­ra­men­te que sen­ti­rás al­go va­cío a Me­troid Pri­me Fe­de­ra­tion For­ce, eso es una reali­dad, pe­ro de­be­mos de­cir que a di­fe­ren­cia de la se­rie de Cap­com, en es­te jue­go to­das las si­tua­cio­nes que vi­ves han si­do adap­ta­das pa­ra que las re­suel­vas con las al­ter­na­ti­vas que te ofre­cen, es de­cir, se vi­ven de for­ma per­fec­ta con tu equi­po. Pa­ra com­ple­men­tar el con­cep­to, se ha crea­do Me­troi Pri­me Blast Ball, un di­ver­ti­do mul­ti­ju­ga­dor pa­ra cua­tro per­so­nas al mis­mo tiem­po que se mos­tró ha­ce po­co más de un año en el Nin­ten­do World Cham­pions­hip, cau­san­do gran re­vue­lo. Pues bien, el jue­go ya es­tá dis­po­ni­ble, pe­ro es una obra se­pa­ra­da que com­ple­men­ta es­ta en­tre­ga, dan­do un des­can­so y una al­ter­na­ti­va muy di­ver­ti­da pa­ra to­dos.

¿Lis­to pa­ra los par­ti­dos más emo­cio­nan­tes del uni­ver­so?

El ob­je­ti­vo es ano­tar gol en la por­te­ría enemi­ga, sue­na sen­ci­llo, pe­ro cuan­do dos ele­men­tos de la fe­de­ra­ción ga­lác­ti­ca es­tán de­fen­dien­do, la ver­dad es que no se po­ne tan fá­cil. Tie­nes que apren­der to­das las ju­ga­das dis­po­ni­bles pa­ra po­der dis­fru­tar del jue­go al cien por cien­to, aun­que tam­bién es cier­to que lo me­jor de el jue­go es que pue­de pa­sar de to­do por más que creas que do­mi­nas el con­cep­to bá­si­co. Te re­co­men­da­mos que lo prue­bes, te va a gus­tar.

Si bien el uso de los amii­bo en es­te jue­go no es pa­ra na­da al­go que de­ba­mos te­ner, sí le da un en­fo­que di­fe­ren­te al mo­men­to de ju­gar. La es­truc­tu­ra de los es­ce­na­rios es muy va­ria­da, pue­des ju­gar en lu­ga­res ce­rra­dos o abier­tos, pe­ro en to­dos en­con­tra­rás ru­tas al­ter­nas, si­tios que no po­drás co­no­cer si no tra­ba­jas en equi­po, así que de­bes te­ner­lo muy en men­te pa­ra no fa­llar. La pre­sión en es­te jue­go se sien­te des­de que co­mien­zas las mi­sio­nes. No es lo mis­mo sa­ber que só­lo te afec­tas a ti en ca­da uno de tus mo­vi­mien­tos a lo que pa­sa en es­te tí­tu­lo, que de­bes te­ner siem­pre pre­sen­te a tus amigos, de lo con­tra­rio no vas a lle­gar muy le­jos. Por for­tu­na el jue­go te lle­va por ese ca­mino en to­do mo­men­to. Las ar­mas son muy va­ria­das. Sí, con la ma­yo­ría cau­sas da­ño a tus enemi­gos, pe­ro no con to­das pue­des lo­grar el mis­mo efec­to, es de­cir, unas tie­nen me­jo­res re­sul­ta­dos que otras de­pen­dien­do el mons­truo. Te re­co­men­da­mos pro­bar to­das pa­ra sa­ber cuál es la que más se ajus­ta el ti­po de mi­sión, pe­ro mu­cho más im­por­tan­te, al ti­po de rol que ten­drá en el equi­po, es de­cir, si se­rás de los que car­ga­rán con el pe­so ofen­si­vo o si vas a es­tar apa­yan­do a dis­tan­cia. To­dos los es­ti­los de ju­ga­do­res son úti­les, nin­guno se que­da fue­ra, así que de­bes apren­der bien tus lí­mi­tes.

Me­troid cum­ple 30 años y lo ha­ce con gran­des jue­gos con los que he­mos pa­sa­do mo­men­tos in­com­pa­ra­bles, mu­chos de ellos marcando es­tán­da­res que se si­guen usan­do en la in­dus­tria a pe­sar del pa­so del tiem­po. Es por eso que pa­ra Fe­de­ra­tion For­ce, se de­be ana­li­zar con cui­da­do lo que nos ofre­ce, una ex­pe­rien­cia mul­ti­ju­ga­dor en el uni­ver­so de la se­rie, real­men­te gran­dio­so. Sí, mu­chos ex­tra­ñan a Sa­mus, pe­ro es un jue­go que tie­ne un gran po­ten­cial y es me­jor dis­fru­tar­lo sin te­ner en men­te qué fal­ta o que no. El tí­tu­lo pue­de man­te­ner­se por si mis­mo y ven­der­se sin ne­ce­si­dad del nom­bre en su por­ta­da, por­que cum­ple con la ca­li­dad que Nin­ten­do acos­tum­bra en sus gran­des obras. Si fuis­te de los que ata­ca­ron al jue­go, es­ta­mos se­gu­ros que aho­ra que por fin lo pue­das ju­gar, tu opi­nión cam­bia­rá por com­ple­to. Des­cu­bri­rás ele­men­tos que des­co­no­cías del mun­do de Me­troid, per­so­na­jes que que­rrás se­guir acom­pa­ñan­do en su via­je en la ga­la­xia, y eso es lo que cuen­ta. Es un ex­ce­len­te jue­go pa­ra Nin­ten­do 3DS que de­bes go­zar con tus amigos, in­clu­so so­lo, ex­plo­ran­do ca­da pla­ne­ta, bus­can­do sor­pre­sas y re­tos. Ya vie­ne NX y se­gu­ro vi­vi­re­mos un nue­vo Me­troid, que desea­mos ten­ga la mis­ma ca­li­dad, con o sin Sa­mus.

Apun­ta bien an­tes de dis­pa­rar.

No pier­das de vis­ta a tu equi­po.

Busca el pun­to dé­bil de tus enemi­gos.

Ubi­ca a tu equi­po en la are­na.

Los diá­lo­gos tie­nen al­gu­nos con­se­jos úti­les.

El mo­men­to pre­vio a una mi­sión.

¿Lis­to pa­ra pe­lear por la paz del uni­ver­so?

Un po­co de ca­lor no ven­dría mal.

En­fren­ta­rás pe­li­gros ex­tra­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.