Per­fect Dark

EL JUE­GO PER­FEC­TO

Nintendo - - SUMARIO -

Re­vi­vi­mos uno de los me­jo­res shoo­ters en pri­me­ra per­so­na que hi­zo su apa­ri­ción en el Nin­ten­do 64 por par­te de Ra­re­wa­re. ¡Da­le un vis­ta­zo y via­ja al pa­sa­do con no­so­tros!

H oy me gus­ta­ría re­cor­dar un tí­tu­lo que en su mo­men­to fue to­do un hi­to pa­ra la que­ri­da con­so­la Nin­ten­do 64, que de­mos­tró que los me­jo­res First Per­son de la épo­ca se ju­ga­ban en es­ta con­so­la. Va­mos al año 2000 por fa­vor. Per­fect Dark, fue la jo­ya de la co­ro­na de los jue­gos de Ra­re en ese mo­men­to pa­ra Nin­ten­do. Ve­nía­mos de dis­fru­tar una ma­ra­vi­lla lla­ma­da Gol­den Eye, que nos ofre­cía una ex­pe­rien­cia me­mo­ra­ble y qui­zá uno de los me­jo­res jue­gos del agen­te 007. Ra­re, la ca­sa desa­rro­lla­do­ra, de­ci­dió uti­li­zar el mo­tor grá­fi­co crea­do pa­ra es­te gran jue­go, lo me­jo­ró y creó una pro­pie­dad in­te­lec­tual que lle­va­ba la te­má­ti­ca de cien­cia fic­ción (muy uti­li­za­da en aque­lla épo­ca) a otro ni­vel. El jue­go era un shoo­ter en pri­me­ra per­so­na don­de Joa­na Dark, era la en­car­ga­da de des­cu­brír to­da una cons­pi­ra­ción ex­tra­te­rres­tre, mien­tras te abrías pa­so a lo lar­go de los enor­mes es­ce­na­rios ins­pi­ra­dos en pe­lí­cu­las.

Así co­mo la an­tes men­cio­na­da Bla­de Run­ner. Edi­fi­cios, la­bo­ra­to­rios, ca­lles, ca­lle­jo­nes, Alas­ka, Chica­go y has­ta la mí­ti­ca “Area 51”, don­de se lle­va a ca­bo una de las mi­sio­nes más im­por­tan­tes del jue­go del N64. Las ar­mas sin du­da eran de lo me­jor que se ha­bían vis­to has­ta ese mo­men­to: des­de me­tra­lle­tas que se in­crus­ta­ban en las pa­re­des pa­ra ar­mar ba­rre­ras de de­fen­sa, has­ta ítems con es­cá­ner de ca­lor, ade­más de ri­fles que se con­ver­tían en mi­nas o ri­fles de ra­yos X, y por su­pues­to ar­mas alie­ní­ge­nas de gran al­can­ce, al­gu­nas ins­pi­ra­das en su “an­te­ce­sor es­pi­ri­tual” Gol­den Eye. Los per­so­na­jes eran por de­más ca­ris­má­ti­cos y con un buen desa­rro­llo, eso que­dó muy cla­ro; des­de el Dr. Ca­roll que era una es­pe­cie de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en for­ma “lap­top flo­tan­te” que te iba re­ve­lan­do al­gu­nos se­cre­tos: la cor­po­ra­ción Da­taDy­ne (em­pre­sa de ar­mas) te­nía sus pac­tos con una ra­za de ex­tra­te­rres­tres mal­va­da, los Ske­dar, que a su vez es­ta­ban pe­lea­dos con los Maian. Otra ra­za ex­tra­te­rres­tre de los co­no­ci­dos co­mo gri­ses, “ami­ga de los te­rrí­co­las” y de los cua­les, el lla­ma­do ex­tra­te­rres­tre “El­vis” se ha­cía tu co­le­ga du­ran­te el jue­go. Los Ske­dar ha­bían he­cho un pac­to con los co­rrup­tos de Da­taDy­ne pa­ra in­ter­cam­biar ar­ma­men­to y tec­no­lo­gía, pe­ro los “nues­tros” de­bían en­tre­gar al ex­tra­te­rres­tre “El­vis” a los Ske­dar… ¡uff! Có­mo ves, una bue­na his­to­ria, que no sa­le de la reali­dad ac­tual que es­ta­mos vi­vien­do en nues­tro pla­ne­ta. Esos te­mas han si­do par­te de las di­fe­ren­tes in­dus­trias co­mo el ci­ne, televisión y, en es­te ca­so, vi­deo­jue­gos.

▲ Así los dis­pa­ros en pri­me­ra per­so­na con el Nin­ten­do 64.

▲ Joan­na Dark es par­te del Ins­ti­tu­to Ca­rring­ton

▲ ¡Cui­da­do! Los enemi­gos son pe­li­gro­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.