“LA LEY DE ADOP­CIÓN ES­TÁ OB­SO­LE­TA”

DES­DE QUE NA­CIÓ SU HI­JO NI­CO­LÁS SE FO­CA­LI­ZÓ EN AYU­DAR A LOS NI­ÑOS DE NUES­TRO PAÍS. SE CON­VIR­TIÓ EN MA­DRE GUARDADORA DE “CHI­NI­TO”, QUE YA SE EN­CUEN­TRA CON SU FA­MI­LIA DE­FI­NI­TI­VA, Y AHO­RA RE­CI­BIÓ A MÍA, UNA NI­ÑA EN­CAN­TA­DO­RA QUE ESPERA A SUS PA­DRES ADOP­TI­VOS.

NuevaMujer - - RETRATO - Por Carolina Pal­ma Fuen­teal­ba. Fo­to­gra­fías Gon­za­lo Mu­ñoz Fa­rías. Ma­qui­lla­je: Pau­la Bruz­zo­ne con M.A.C. Cos­me­tics. Pe­lo: Sa­lón Hu­go Gue­rra. Pro­duc­ción de mo­da: Ro­dri­go ál­va­rez No­voa. Ves­tua­rio: Gap. Agra­de­ci­mien­tos a Ho­tel Director.

Cuan­do te­nía 35 años de­ci­die­ron con su ma­ri­do, Phi­lip Tim­mer­mann, que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de ser pa­dres. No tu­vie­ron éxi­to de for­ma na­tu­ral, sí con tra­ta­mien­to in vi­tro. Des­de que se em­ba­ra­zó se con­vir­tió en una aban­de­ra­da de los de­re­chos in­fan­ti­les. Tan­to que, ade­más de even­tos ins­ti­tu­cio­na­les, aho­ra con­du­ce “Guía Lác­tea”, trans­mi­ti­do por el ca­nal 47 de VTR, pro­gra­ma de­di­ca­do al uni­ver­so de la ma­ter­ni­dad e in­fan­cia. “No ne­ce­si­to fa­ma ni es­tar en la cres­ta de la ola. Quie­ro co­mu­ni­car in­for­ma­ción so­bre lo que me gus­ta. Es el me­jor tra­ba­jo que pue­do te­ner”, ase­gu­ra Mey San­ta­ma­ría (41). La ni­ñez de la con­duc­to­ra cu­ba­na se desa­rro­lló ro­dea­das de ami­gos, en­cum­bran­do vo­lan­ti­nes y me­ti­da en el mar. Qui­zás por esas ex­pe­rien­cias tan co­nec­ta­das con el pre­sen­te y la re­la­ción con otros, no quie­re acos­tum­brar a su hi­jo Ni- co­lás (3) a la tec­no­lo­gía. No le pa­sa te­lé­fo­nos ni ta­blets. “Só­lo en via­jes le pa­so el ta­blet pa­ra que vea un ca­pí­tu­lo de ‘Ju­nior Ex­press’ o ‘La Guar­dia del León’. De­jan mu­chas en­se­ñan­zas. Los ni­ños son in­quie­tos de por sí, por lo mis­mo jue­go mu­cho con él sin tec­no­lo­gía de por me­dio. Só­lo pue­de ver te­le­vi­sión de 5 a 7 de la tar­de”. Des­de ya op­ta­ron por una educación poco tra­di­cio­nal. El Ni­co asis­te a un jar­dín in­fan­til den­tro de un Co­le­gio Mon­tes­so­ri, don­de le han en­se­ña­do a di­bu­jar, cul­ti­var, co­ci­nar. Ade­más acon­di­cio­nó su ha­bi­ta­ción co­mo pi­de es­te mé­to­do: cua­dros a la al­tu­ra del ni­ño, ca­ma ba­ja y pocos ju­gue­tes, pa­ra que au­men­te su ima­gi­na­ción. “Con los ta­blet no desa­rro­llan su ima­gi­na­ción. Tra­to de pos­ter­gar­lo, al igual que el azú­car y la sal. To­dos me di­cen que soy bru­ja por no de­jar­lo co­mer go­lo­si­nas, pe­ro se vuel­ve un re­mo­lino im­pa­ra­ble. Le doy ga­lle­tas in­te­gra­les sin azú­car que se lla­man Stop Azú- car”. Se con­si­de­ra una mu­jer muy afor­tu­na­da por la fa­mi­lia que cons­tru­yó y por el hom­bre que tie­ne a su la­do. Por­que no só­lo com­par­ten a Ni­co. Co­mo fa­mi­lia guardadora –par­te del pro­gra­ma Fa­mi­lias de Aco­gi­da Es­pe­cia­li­za­da, del Se­na­me– ya en­tra­ron a su vi­da “el Chi­ni­to” y aho­ra Mía, de 7 me­ses y me­dio, una ni­ña de pes­ta­ñas gi­gan­tes y ri­sa con­ta­gio­sa. Am­bos be­bés se en­con­tra­ban en cen­tros del Se­na­me, es­pe­ran­do ser adop­ta­dos. ¿En que mo­men­to sur­gió es­te tre­men­do ins­tin­to ma­ter­nal? Des­de que na­cie­ron mis her­ma­nos, cuan­do te­nía 9 años. Siem­pre he si­do ma­ter­nal con mis ami­gos, mi fa­mi­lia, mis her­ma­nos. Soy de acho­clo­nar en la ca­sa, a los que se sien­ten so­los los in­te­gro al gru­po. En una de las te­ra­pias que fui a ha­cer an­tes de te­ner al Ni­co, un maes­tro me di­jo que mi pro­ble­ma con la ma­ter­ni­dad es que era ma­má de mu­cha gen­te en es­ta vi­da, y no ha­bía es­pa­cio pa­ra otro hi­jo. Tu­ve que sol­tar a mis her­ma­nos, a mis pa­pás, a los ami­gos. Les di­je que des­de aho­ra de­bía aden­trar­me só­lo en mí y cen­trar­me con mi ma­ri­do en es­to. ¿Có­mo re­cuer­das ese pro­ce­so? Cuan­do co­mien­zas a te­ner es­te ti­po de pro­ble­mas, uno sue­le ir­se pa­ra aden­tro, no lo co­men­tas a na­die. Ade­más exis­te una pre­sión gi­gan­te y to­dos te pre­gun­tan cuándo vie­nen los hi­jos. Me di cuen­ta que me que­da­ba con una sen­sa­ción sú­per amar­ga, y que la pró­xi­ma vez que los vie­ra se­ría lo mis­mo. Una vez nos pre­gun­ta­ron en una co­mi­da fa­mi­liar cuándo lle­ga­rían los hi­jos, y les di­je “no po­de­mos te­ner, no lo es­ta­mos lo­gran­do”. In­me­dia­ta­men­te sol­té la car­ga ne­ga­ti­va que sen­tía. Mu­chas pa­re­jas se cul­pan unos a otros y se au­to­des­tru­yen en el pro­ce­so de que­dar em­ba­ra­za­dos. No­so­tros de­ci­di­mos que eso no iba a pa­sar, que nos íba­mos a apo­yar. ¿Qué pa­só cuan­do co­men­za­ron los tra­ta­mien­tos? Es­tu­vi­mos un tiem­po com­pli­ca­dos cuan­do nos ha­cía­mos la (fer­ti­li­za­ción) asis­ti­da, por­que no fun­cio­na­ba, es un pro­ce­so sú­per en so­li­ta­rio. Em­pe­cé a ha­blar­lo con to­do el mundo y me em­pe­za­ron a dar re­me­dios, re­ce­tas. Hay que te­ner cui­da­do con los mie­dos, pa­ra que no se ha­gan reali­dad; al es­pan­tar­los con man­tras o téc­ni­cas, em­pie­za a fluir tu vi­da. Mien­tras bus­ca­ba el em­ba­ra­zo del Ni­co hi­ce ho’opo­no­pono, mag­ni­fied hea­ling, the­ta hea­ling, y va­rios cur­sos de sa­na­ción ener­gé­ti­ca. Has­ta las 40 se­ma­nas de em­ba­ra­zo hi­ce mag­ni­fied pa­ra lim­pie­za de cual­quier kar­ma y ener­gía, y aho­ra lo ha­go cuan­do trai­go un ni­ño del Se­na­me.

“CO­MO MA­DRE ADOPTIVA PO­DRÍA AYU­DAR A UN NI­ÑO, PE­RO CO­MO FA­MI­LIA DE ACO­GI­DA, MI OB­JE­TI­VO ES DESINTERNALIZAR LA MA­YOR CAN­TI­DAD DE NI­ÑOS QUE ES­TÉ EN MIS MA­NOS”

Tam­bién me hi­ce acu­pun­tu­ra con Gua­col­da; des­de que la co­no­cí co­men­cé a te­ner una cal­ma tan gran­de y se­gu­ri­dad de que iba a que­dar em­ba­ra­za­da, que me ayu­dó men­tal­men­te, me equi­li­bró la ener­gía y pre­pa­ró mi úte­ro an­tes de que me lo im­plan­ta­ran. Se­gui­mos con se­sio­nes pa­ra re­te­ner el em­brión en el úte­ro. Lo co­men­té en un ma­ti­nal y tu­vi­mos una unión con to­dos los que es­ta­ban su­frien­do lo mis­mo. Cuan­do na­ció el Ni­co, te­nía­mos más amor del ne­ce­sa­rio pa­ra una fa­mi­lia de tres. ¿Cuándo co­no­cis­te es­te sis­te­ma de ca­sas de aco­gi­da? Cuan­do ani­mé “Mu­je­res Pri­me­ro” jun­to a la Ja­ni­ne (Leal), co­no­ci­mos una cam­pa­ña del Se­na­me lla­ma­da “Don­de ca­ben dos, ca­ben tres”. Jus­to ha­bía vis­to un re­por­ta­je so­bre la im­por­tan­cia del ape­go en la pri­me­ra in­fan­cia, de ce­ro a tres años, por­que se for­ma la per­so­na­li­dad. El Ni­co te­nía só­lo me­ses, y pos­tu­lé sin pre­gun­tar­le a mi ma­ri­do. ¡De­ci­di­da! Sen­tía que te­nía tan­to amor pa­ra dar, y hay tan­tos que no lo tie­nen, que no me po­día que­dar en la zo­na de con­fort. El Ni­co duer­me en­tre no­so­tros dos, y ca­da vez que lo iba a acos­tar, no po­día bo­rrar­me de la ca­be­za la ima­gen de tan­tos ni­ños so­los en sus cu­nas, con la mi­ra­da opa­ca, la ca­be­za ga­cha, con mo­vi­mien­tos y com­por­ta­mien­tos de es­trés a muy cor­ta edad. Sen­tí la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de abra­zar­los, to­car­los a to­dos. Co­mo no pue­do ha­cer­lo con va­rios, ten­go que ir de a poco, de a uno. Lo ne­ce­si­tan, lo me­re­cen y es su de­re­cho. ¿Qué di­jo tu ma­ri­do? Te­nía mu­cho mie­do, co­mo to­dos; yo tam­bién te­nía mie­do de lo que iba a pa­sar al mo­men­to de en­tre­gar­lo. Es que uno se enamo­ra, lo amas co­mo si fue­ra tu­yo. Cuan­do en­tre­ga­mos al “Chi­ni­to”, fue un mi­nu­to má­gi­co. Cuan­do mi pri­mer hi­jo vio a su ma­má, era co­mo si la hu­bie­se es­ta­do es­pe­ran­do. ¿Có­mo se lo to­mó Ni­co­lás? Al Ni­co siem­pre le co­men­té que íba­mos a cui­dar al “Chi­ni­to” has­ta que sus pa­pás vi­nie­ran a bus­car­lo, en­ton­ces siem­pre su­po que era su pri­mer her­mano del al­ma. Le de­cía que sus pa­pás ve­nían en ca­mino y que te­nía que cui­dar­lo. Cuan­do vi­nie­ron los pa­pás del “Chino” a la ca­sa, el Ni­co sa­bía que eran ellos. Y des­de ahí los pa­pás hi­cie­ron un víncu­lo sú­per ne­ce­sa­rio, por­que las fa­mi­lias de aco­gi­das no so­mos in­cu­ba­do­ras. Por lo mis­mo, es im­por­tan­te que en el área de adop­ción for­men a las

pa­re­jas que van a ser pa­dres adop­ti­vos, por­que no es lo mis­mo sa­car a un ni­ño de una ins­ti­tu­ción que vie­ne con fal­ta de afec­to, a re­ci­bir a un ni­ño fuer­te, sano, que no trae do­lo­res por­que se ha cria­do en un ho­gar fa­mi­liar. ¿Tie­nes re­la­ción con él has­ta aho­ra? De­pen­de de los pa­dres adop­ti­vos; en es­te ca­so fue­ron muy ge­ne­ro­sos por­que co­no­cie­ron a mi hi­jo tam­bién. Al­gu­nos se pre­gun­tan si los ni­ños ex­tra­ñan a sus cui­da­do­res, pe­ro no, no nos ex­tra­ñan. Es im­pre­sio­nan­te co­mo aho­ra mi “Chino” es un ni­ño lleno de luz, de amor, y es­tá más gran­de. Cuan­do uno ama mu­cho a otro ser hu­mano, quie­re lo me­jor pa­ra el otro, aun­que ese no seas tú. Cuan­do ves que tu hi­jo es fe­liz, em­pu­jas tu ego y to­do flu­ye. La fa­mi­lia de aco­gi­da te en­se­ña el amor con des­ape­go. Cuan­do lle­gó el “Chi­ni­to” te di­je­ron que ve­nía con pro­ble­mas de apren­di­za­je… Sí, los te­nía. La gran mayoría de los ni­ños que es­tán ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos vie­nen in­mu­no­de­pri­mi­dos. Tie­nen bue­na aten­ción en cuan­to a ali­men­ta­ción, aseo, pe­ro les fal­ta el con­tac­to fí­si­co, los be­sos, las ca­ri­cias, la aten­ción per­so- na­li­za­da. Mu­chas ve­ces los ni­ños de una ins­ti­tu­ción vie­nen con re­tra­so mo­triz o cog­ni­ti­vo. El “Chino” te­nía un so­plo al co­ra­zón que fue descartado al mes de es­tar con no­so­tros. La Mía traía un pro­ble­ma re­nal im­por­tan­te, aho­ra no lo tie­ne. Cuan­do lle­gó no se gi­ra­ba, aho­ra se sien­ta y se gi­ra. ¿Cuál es tu ma­yor crí­ti­ca al pro­ce­so de adop­ción? A la raíz: la ley de adop­ción. Es una ley ob­so­le­ta, da­ñi­na pa­ra los ni­ños, don­de los tiem­pos en que son es­tu­dia­dos pa­ra la sus­cep­ti­bi­li­dad de adop­ción son muy lar­gos por­que no hay jue­ces es­pe­cí­fi­cos; son los mis­mos que ven otros ca­sos. Ac­tual­men­te se pi­de por ley que se in­ves­ti­gue cua­tro lí­neas san­guí­neas; es de­cir, si no pue­des te­ner a tu hi­jo por al­gu­na ra­zón, se les pre­gun­ta a los abue­los, her­ma­nos, sue­gros… En eso se de­mo­ran me­ses, mien­tras, los ni­ños co­mien­zan a cre­cer. Y en Chi­le las pa­re­jas bus­can guaguas. ¿No hay nin­gún avan­ce en el te­ma? Exis­te una ley que duer­me en el Se­na­do peor que la ac­tual, ¡por­que pi­de 7 lí­neas san­guí­neas! Hay una lis­ta gi­gan­te de pa­dres adop­ti­vos que lle­van mu­cho tiem­po en pro­ce­so, y otra lis­ta gi­gan­te de guaguas es­pe­ran­do por pa­dres. En Chi­le te­ne­mos una deu­da gi­gan­te con esos ni­ños. Se su­ma la cri­sis de las ins­ti­tu­cio­nes, con los or­ga­nis­mos co­la­bo­ra­do­res del Se­na­me y el Se­na­me mis­mo. ¿Es­tás de acuer­do con las crí­ti­cas al Se­na­me? Me mo­les­ta que las au­to­ri­da­des es­tén preo­cu­pa­das de bus­car cul­pa­bles, en vez de en­fo­car­se en re­sol­ver el gran pro­ble­ma de la in­fan­cia. Y es­to par­te con una bue­na ley de adop­ción, pa­ra que los ni­ños pa­sen rá­pi­da­men­te a un ho­gar don­de se les dé cui­da­do ex­clu­si­vo, y te­ner a jue­ces es­pe­cí­fi­cos pa­ra sus­cep­ti­bi­li­dad de adop­ción. Me pa­re­ce per­fec­to que se ha­ga un des­pe­je fa­mi­liar, por­que el día de ma­ña­na tie­nen que dar­se cuen­ta de que hi­zo to­do lo po­si­ble pa­ra de­vol­ver­los a su fa­mi­lia de ori­gen. ¿Van a se­guir co­mo fa­mi­lia de aco­gi­da? Co­mo ma­dre adoptiva po­dría ayu­dar a un ni­ño, pe­ro co­mo fa­mi­lia de aco­gi­da mi ob­je­ti­vo es desinternalizar la ma­yor can­ti­dad de ni­ños que es­té en mis ma­nos. No re­co­mien­do

ser fa­mi­lia de aco­gi­da a las pa­re­jas que no han po­di­do te­ner hi­jos, me­jor que en­tren al pro­ce­so de adop­ción, por­que pa­ra ellos se­ría muy da­ñino. ¿Cuá­les son los requisitos? Pue­den ser ho­gar de aco­gi­da pa­re­jas he­te­ro­se­xua­les, pa­re­jas ho­mo­pa­ren­ta­les, sol­te­ras que sean ma­yo­res de edad y ten­gan una si­tua­ción eco­nó­mi­ca es­ta­ble. Se rea­li­zan en­tre­vis­tas pa­ra con­ver­tir­se en fa­mi­lia de aco­gi­da. Las FAE (Fa­mi­lias de Aco­gi­da Es­pe­cia­li­za­da), a di­fe­ren­cia de otros pro­gra­mas de fa­mi­lias guar­da­do­ras, es una ins­ti­tu­ción que es­tá pen­dien­te de ti y los ni­ños. Te en­tre­gan pa­ña­les, le­ches, el ajuar, y en­tre las fa­mi­lias nos va­mos in­ter­cam­bian­do co­sas se­gún lo que va­ya­mos ne­ce­si­tan­do. Ade­más de asis­ten­cia si­co­ló­gi­ca. ¿Es una so­lu­ción con­ver­tir­se en ho­gar de aco­gi­da? Es un ali­vio, pe­ro no so­mos la so­lu­ción de los ni­ños. ¿Por quién vo­ta­rás en las pró­xi­mas elec­cio­nes? No me iden­ti­fi­co con nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co por­que nin­guno ha­ce na­da por los ni­ños, pe­ro es­toy dis­pues­ta a po­ner­me al la­do y lu­char has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias con aque­lla per­so­na que dé so­lu­cio­nes. Apo­yo a la per­so­na que ayu­de en es­ta gran deu­da que te­ne­mos con la in­fan­cia, in­dis­tin­ta­men­te del co­lor po­lí­ti­co que ten­ga. Los ni­ños tie­nen de­re­cho a vi­vir en fa­mi­lia, y eso se los es­ta­mos ne­gan­do, co­mo so­cie­dad. To­dos te­ne­mos el de­ber de ayu­da a la in­fan­cia que es­tá to­tal­men­te aban­do­na­da. No ha­ga­mos más mi­nu­tos de si­len­cio por los ni­ños, ¡sal­ga­mos a gri­tar por ellos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.