LAS NUE­VAS “GLAM MOTHERS”

SI­GUEN CO­CI­NAN­DO CO­SAS RI­CAS, AL­GU­NAS TE­JIEN­DO Y LA MAYORÍA CON­TAN­DO CUEN­TOS, PE­RO HAN CAM­BIA­DO. SE CO­MU­NI­CAN POR WHAT­SAPP, TIE­NEN FA­CE­BOOK Y HAS­TA BAI­LAN REG­GAE­TÓN CON SUS NIE­TOS.

NuevaMujer - - DÍA DEL NIÑO - Por: Va­les­ka Silva Pohl.

“TEN­GO QUE ARMARLES MIL PA­NO­RA­MAS”

Carolina Con­tre­ras tie­ne 73 años. Vi­ve so­la en un de­par­ta­men­to en Pro­vi­den­cia con su pe­rri­to sal­chi­cha, Joao. Tie­ne 2 hi­jos y 5 nie­tos; tres de ellos ya son grandes, es­tán ter­mi­nan­do el co­le­gio o en la uni­ver­si­dad, pe­ro hay 2 bas­tan­te más pe­que­ñas, de 6 y 9 años, Amanda y Mar­ti­na, quie­nes no ven muy seguido a su abue­la por­que vi­ven en Puer­to Montt ha­ce 5 años. Carolina las ado­ra, con­ver­sa o cha­tea con ellas to­das las se­ma­nas, y cuan­do pa­sa al­gu­nos días con sus nie­tas vi­ve siem­pre una ex­pe­rien­cia in­ten­sa y fe­liz que la deja “ago­ta­da, pe­ro lle­na de ener­gía al mis­mo tiem­po”. “Co­mo vi­vi­mos tan le­jos pa­sa­mos só­lo dos o tres ve­ces al año un tiem­po jun­tas, pe­ro que es full, y ca­si nun­ca me­nos de 4 días com­ple­tos… Son ni­ñi­tas sú­per ac­ti­vas. Co­mo vi­ven en el cam­po, con mu­cho es­pa­cio y li­ber­tad, es­tán acos­tum­bra­das a pa­sar arri­ba de los ár­bo­les, en­ton­ces lle­gan a mi ca­sa y no so­por­tan más de 10 mi­nu­tos en­ce­rra­das en el de­par­ta­men­to. Por eso siem­pre ten­go que armarles mil pa­no­ra­mas. Por lo ge­ne­ral es­ta­mos so­las, por­que mi hi­jo y su se­ño­ra apro­ve­chan de arran­car­se a la pla­ya o de via­jar so­los, son ‘sus días’, en­ton­ces yo soy abue­la 100%... Fan­ta­si­lan­dia, Kid­za­nia, par­ques, vi­si­tas a mu­seos, obras de tea­tro, ci­ne…, en reali­dad nun­ca nos fal­ta un pa­no­ra­ma. Me ha­cen co­rrer, bai­lar y ju­gar co­mo ca­bra chi­ca. Las lle­vo a to­dos los la­dos que me pi­den y lo apro­ve­cho al má­xi­mo, por­que cuan­do sean más grandes y ven­gan a San­tia­go pro­ba­ble­men­te no quie­ran sa­lir con su abue­la… Se­gu­ro van a ar­mar sus pa­no­ra­mas so­las; hoy es­tán fe­li­ces de es­tar con­mi­go, de que las con­sien­to en ca­si to­do… ¡Que ni lo se­pa mi hi­jo! Pe­ro tam­po­co es tan así, tam­bién las pon­go en or­den cuan­do es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo y tra­to de ser cla­ra con ho­ra­rios, co­mi­das y to­do eso. La úl­ti­ma vez que es­tu­vi­mos jun­tas fue un fi n de se­ma­na lar­go, hi­ci­mos su pri­mer pi­ja

ma party y lo pa­sa­mos re­gio. Vi­mos co­mo 3 pe­lí­cu­las, les pre­pa­ré ca­bri­tas y otras go­lo­si­nas, y se dur­mie­ron ago­ta­das co­mo a las 2 de la ma­ña­na, aun­que Mar­ti­na, la me­nor, ca­yó ren­di­da ca­si me­dia hora an­tes. A la ma­ña­na si­guien­te tu­vi­mos que ter­mi­nar de ver la pe­lí­cu­la que de­jó a me­dias por­que no que­ría ni ce­pi­llar­se los dien­tes... Cuan­do par­tie­ron esa tar­de es­ta­ba com­ple­ta­men­te ex­haus­ta, re­cuer­do que dor­mí co­mo 3 ho­ras de sies­ta pro­fun­da, pe­ro en la no­che ya ex­tra­ña­ba sus ri­sas y gri­tos… En sep­tiem­bre las ten­dré con­mi­go nue­va­men­te, ca­si una se­ma­na en mi ca­sa… De­bo co­men­zar a or­ga­ni­zar las ac­ti­vi­da­des que ha­re­mos du­ran­te esos días”.

“CON RO­QUE NOS PORTAMOS MAL”

Ga­brie­la Schultz tie­ne 69 años, 3 hi­jos y 2 nie­tos: Ro­que, de 4 años, e Iker, de 1 año y 7 me­ses. A am­bos los dis­fru­ta y ama pro­fun­da­men­te, pe­ro pa­sa más tiem­po con Ro­que – a quien cui­da en­tre 2 y 3 ve­ces por se­ma­na en las tar­des– y por un te­ma ló­gi­co de su edad, pue­de rea­li­zar más ac­ti­vi­da­des con él. “Pa­ra mí ser abue­la ha si­do sú­per im­por­tan­te. Ade­más fui una es­pe­cie de abue­la pos­ti­za de Fe­li­pe, el hi­jo de la ñi­ña que tra­ba­ja­ba con­mi­go en la ca­sa. Él se fue ha­ce 2 años, pe­ro na­ció en mi ca­sa, en­ton­ces te­nía­mos una re­la­ción sú­per ri­ca. Era­mos muy com­pin­ches, sa­lía­mos jun­tos a to­dos la­dos, yo lo ayu­da­ba a es­tu­diar y tam­bién com­par­tía con sus ami­gos. Fe­li­pe fue de­ma­sia­do im­por­tan­te en mi vi­da… A Ro­que, co­mo to­das las abuelas lo con­sien­to y re­ga­lo­neo, pe­ro tam­bién te­ne­mos una re­la­ción dis­tin­ta, más ri­ca que con mis hi­jos, qui­zás… Te­ne­mos una com­pli­ci­dad bas­tan­te di­fe­ren­te. Tra­to de en­se­ñar­le mu­chas co­sas. Es­tu­dia­mos in­glés, los nú­me­ros – Ga­brie­la es pro­fe­so­ra de ma­te­má­ti­ca– pe­ro tam­bién tra­to de no ser abu­rri­da pa­ra él, por lo que tam­bién bai­la­mos, ju­ga­mos, ha­ce­mos un poco de to­do. En ge­ne­ral lo pa­sa­mos sú­per bien, siem­pre es­ta­mos ha­cien­do co­sas; tam­bién soy for­ma­do­ra y tra­to de ser un poco es­tric­ta. Co­mo ma­má uno ado­ra a sus hi­jos, pe­ro con los nie­tos el amor se mul­ti­pli­ca. Con­mi­go él se por­ta bien, pe­ro co­mo soy un poco hi­per­ac­ti­va nos portamos mal los dos de re­pen­te. O sea, si te­ne­mos que des­or­de­nar, lo ha­ce­mos; nos ti­ra­mos y ha­ce­mos gue­rra de cojines, bai­la­mos so­bre la ca­ma… Ju­ga­mos de igual a igual, y cuan­do lle­ga mi hi­ja y nos pi­lla trans­pi­ran­do des­pués de ha­ber es­ta­do ha­cien­do lo­cu­ras y de reír­nos, me di­ce ‘pe­ro ma­má, me de­jas al Ro­que hi­per­ven­ti­la­do’, le con­tes­to ‘no es mi pro­ble­ma, adiós, ya me voy’. De­fi­ni­ti­va­men­te lo pa­sa­mos muy bien los dos…Co­mo to­da­vía es chi­qui­ti­to qui­sie­ra vi­vir va­rios años más, pa­ra que es­té más gran­de y pue­da con­fiar en mí, que pue­da con­tar­me sus se­cre­tos y yo acon­se­jar­lo… Com­par­tir de ver­dad esa par­te de su vi­da”.

IKER

RO­QUE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.