¡NO CRIEMOS TIRANOS!

CO­NO­CI­DOS TAM­BIÉN CÓ­MO PE­QUE­ÑOS REYES O EM­PE­RA­DO­RES, SE TRA­TA DE ESOS NI­ÑOS MANIPULADORES QUE NO ACEP­TAN UN “NO” POR RES­PUES­TA. PE­RO CUI­DA­DO, TAM­BIÉN PUE­DE SER UN LLA­MA­DO DE­SES­PE­RA­DO POR TE­NER LÍ­MI­TES CLA­ROS.

NuevaMujer - - DÍA DEL NIÑO - Por: Va­les­ka Silva Pohl

Cuan­do po­pu­lar­men­te se ha­bla de “ni­ños tiranos”, la mayoría de las ve­ces es pa­ra re­fe­ri­ri­se a to­dos aque­llos me­no­res que in­ten­tan –y mu­chos con­si­guen– do­mi­nar a sus pa­dres. Sus con­duc­tas no son las ha­bi­tua­les y adop­tan ac­ti­tu­des in­clu­so agre­si­vas que, si no se re­suel­ven de­bi­da­men­te y cuan­do aún son pe­que­ños, da­rán pa­so a ado­les­cen­tes y adul­tos vio­len­tos y nar­ci­sos. Pe­ro, ¿por qué los ni­ños se con­vier­ten en tiranos? Lo pri­me­ro que de­be­mos te­ner cla­ro es que los ni­ños tiranos no na­cen, se ha­cen; por eso es im­por­tan­te que pon­ga­mos mu­cha aten­ción a to­do lo que ha­ya po­di­do pro­vo­car un com­por­ta­mien­to do­mi­nan­te y agre­si­vo. An­tes que na­da es im­por­tan­te de­ter­mi­nar si es­ta­mos real­men­te an­te un ni­ño ti­rano, uno en vías de con­ver­tir­se, un pe­que­ño de tem­pe­ra­men­to fuer­te o que sim­ple­men­te re­quie­re ma­yor aten­ción de la que es­tá re­ci­bien­do.

CA­RI­ÑO CON FIR­ME­ZA

Pa­ra la si­có­lo­ga in­fan­til de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Los An­dres, Ana Ma­ría Ro­drí­guez, de­fi­nir a un ni­ño co­mo “ti­rano” no co­rres­pon­de a un diag­nós­ti­co. “Pe­ro en ge­ne­ral son manipuladores en dis­tin­tos ni­ve­les; a ve­ces ha­bla­mos in­clu­so de ni­ños que pue­den lle­gar a ser vio­len­tos con sus pa­dres, des­de lo ver­bal has­ta gol­pear­los y pe­gar­les pa­ta­das, por ejem­plo. Tam­bién hay ni­ños que ma­ni­fies­tan es­tas con­duc­tas só­lo den­tro de la fa­mi­lia, es de­cir, lo­gran ma­ne­jar ese lí­mi­te y a la au­to­ri­dad en el co­le­gio la res­pe­tan… Me ha pa­sa­do ver en la con­sul­ta ni­ños que no tie­nen nin­gún ti­po de pro­ble­ma en el co­le­gio, pe­ro que se com­por­tan dis­tin­to en la ca­sa, mu­chas ve­ces por ri­va­li­dad con sus her­ma­nos. Tam­bién hay que dis­tin­guir; cul­pa­mos úni­ca­men­te a los pa­dres, se les es­tig­ma­ti­za ar­gu­men­tan­do que no sa­ben po­ner lí­mi­tes, pe­ro mu­chas ve­ces se tra­ta de al­go que el ni­ño trae ge­né­ti­ca­men­te, de tem­pe­ra­men­to. To­das es­tas si­tua­cio­nes hay que eva­luar­las, por­que efec­ti­va­men­te exis­ten ni­ños más irri­ta­bles o que de gua­gua era im­po­si­ble de cal­mar y llo­ra­ba to­da la no­che, por ejem­plo”. La es­pe­cia­lis­ta des­ta­ca otro con­cep­to fun­da­men­tal den­tro de la crian­za: la ne­ce­si­dad de un acuer­do en­tre los pa­dres. “Vi­van o no jun­tos, los pa­dres de­ben acor­dar per­mi­sos, lí­mi­tes, ho­ra­rios. A ve­ces lo que los ni­ños pi­den a gri­tos es que se les pon­gan lí­mi­tes. Ne­ce­si­tan pa­rá­me­tros, un ‘ra­ya­do de can­cha’. Co­mo ade­más por la vi­da que lle­va­mos el tiem­po es es­ca­so, hay que apren­der a ma­ne­jar­lo y es fun­da­men­tal dar­se el tiem­po pa­ra ex­pre­sar ca­ri­ño, pe­ro con fir­me­za. Tra­tar de ex­pli­car al ni­ño que que­rer­lo tam­bién im­pli­ca po­ner­le lí­mi­tes. Y es fun­da­men­tal en es­te sen­ti­do la par­ti­ci­pa­ción de am­bos pa­dres, por­que mu­chas ve­ces es­ta si­tua­ción se car­ga más so­bre la ma­má”. Es muy im­por­tan­te que los pa­dres apren­dan a con­te­ner emo­cio­nes. “Cuan­do el ni­ño es­tá con pa­ta­le­ta o llan­to, se de­be te­ner la ca­pa­ci­dad de ser un col­chón, de to­le­rar esas emo­cio­nes sin eno­jar­se. Y si se sien­ten so­bre­pa­sa­dos, sea por el tra­ba­jo, el es­trés u otros mo­ti­vos, los pa­dres de­ben in­ten­tar tur­nar­se pa­ra dar las ór­de­nes, y que de es­ta for­ma no re­cai­ga to­do so­bre uno de ellos. Por­que an­te es­tas acciones se pue­de ter­mi­nar reac­cio­nan­do con ra­bia so­bre el ni­ño que es­tá con pa­ta­le­ta, lo que va a em­peo­rar la si­tua­ción. Los ni­ños de­tec­tan muy bien si se les es­tá en­tre­gan­do un men­sa­je con ra­bia; así só­lo se con­si­gue que el pro­ble­ma per­sis­ta y crez­ca, por­que el pe­que­ño va a in­sis­tir, no parar”. Pe­ro en es­te pa­no­ra­ma hay que te­ner un pun­to cla­ro; es nor­mal que los ni­ños ten­gan pa­ta­le­tas de vez en cuan­do, pe­ro NO es nor­mal que co­mien­cen a tra­tar mal a sus pa­pás. Des­de el prin­ci­pio hay que en­se­ñar­les a res­pe­tar…, y tam­bién es muy im­por­tan­te el ejem­plo que uno da en la ca­sa, con qué pa­la­bras nos di­ri­gi­mos co­mo fa­mi­lia. Por­que si los pa­pás se tra­tan a pun­ta de ga­ra­ba­tos, no se pue­de es­pe­rar al­go di­fe­ren­te del ni­ño. Pa­ra la si­có­lo­ga, el res­pe­to es la ba­se fun­da­men­tal y trans­ver­sal; res­pe­to no só­lo ha­cia los pa­dres, tam­bién ha­cia los her­ma­nos, la fa­mi­lia, los ami­gos y a to­do su en­torno. Por lo ge­ne­ral los ni­ños ma­ni­pu­lan y co­mien­zan en es­te pro­ce­so cuan­do na­ce un nue­vo her­mano o hay al­gún cam­bio im­por­tan­te en la ca­sa. “Es­te pe­que­ño ‘rey’ o ‘em­pe­ra­dor’ es des­tro­na­do cuan­do na­ce otro ni­ño; en ese mo­men­to los pa­dres de­ben ser há­bi­les y crea­ti­vos, re­par­tién­do­se las pe­gas y bus­can­do no de­jar tan so­lo al pri­mer hi­jo”, ex­pli­ca Ana Ma­ría. Otra po­si­ble cau­sa es­ta­ría en el es­ti­lo edu­ca­ti­vo de los pa­dres. Hay ca­sos en que ellos han re­ci­bi­do una educación muy es­tric­ta, y ha­cen to­do lo con­tra­rio con sus hi­jos. No sa­ben mar­car­les lí­mi­tes y les cuesta mu­cho de­cir­les “no”. Clau­dia es abo­ga­da, tie­ne 41 años, y dos hi­jas de 6 y 3 años, An­to­nia y Da­nie­la. Se de­mo­ró en que­dar em­ba­ra­za­da, por lo que sus hi­jas fue­ron muy “es­pe­ra­das y re­ga­lo­nea­das”, y re­co­no­ce que ha si­do muy apren­si­va con am­bas. An­to­nia fue des­de pe­que­ña muy ac­ti­va, re­ga­lo­na y el cen­tro de aten­ción del ho­gar. Es­pe­ra­ba con an­sias un her­mano mien­tras su ma­má es­ta­ba em­ba­ra­za­da, pe­ro cuan­do Da­nie­la lle­gó al ho­gar se sin­tió des­pla­za­da, ya no era “só­lo ella”. Co­men­zó con pa­ta­le­tas, es­pe­cial­men­te pa­ra co­mer, al­go que no pa­sa­ba an­tes. Llo­ra­ba fre­cuen­te­men­te cuan­do no era aten­di­da al ins­tan­te, y tras años de dor­mir so­la co­men­zó a pa­sar­se a la ca­ma de sus pa­dres ca­da no­che, en­tre las 2 y 3 de la ma­dru­ga­da. Pa­ra Clau­dia fue una épo­ca di­fí­cil, sus dos hi­jas re­que­rían su aten­ción, pe­ro es­pe­cial­men­te Da­nie­la, que era una gua­gua. Has­ta ella co­men­zó a es­tar muy irri­ta­ble por las po­quí­si­mas ho­ras de sue­ño y la im­po­si­bi­li­dad de te­ner al­go de tiem­po pa­ra si mis­ma. Las dis­cu­sio­nes con su ma­ri­do au­men­ta­ron y sin­tió que to­do se le es­ca­pa­ba de las ma­nos… Es­tu­vo a pun­to de lle­var a su hi­ja al si­có­lo­go, pe­ro las orien­ta­cio­nes de su pe­dia­tra la ayu­da­ron a avan­zar. “Tu­vi­mos que ser más fir­mes con la An­to… Nos cos­tó, pe­ro ha si­do pro­duc­ti­vo. De a poco co­men­zó a en­ten­der que se­guía sien­do muy ama­da, pe­ro que su her­ma­ni­ta pe­que­ña me ne­ce­si­ta­ba más que ella. Em­pe­cé a in­vo­lu­crar­la en los cui­da­dos de la Dani, que fue­ra vien­do que ese pe­que­ño ser era su her­ma­na, que era to­tal­men­te de­pen­dien­te, y así lo fue com­pren­dien­do. No te di­go que nun­ca más ha te­ni­do una ra­bie­ta, pe­ro han dis­mi­nui­do. To­da­vía se pa­sa a nues­tra ca­ma al­gu­nas no­ches, pe­ro con me­nos fre­cuen­cia. Creo que ac­tua­mos a tiem­po de no per­mi­tir­le con­ver­tir­se en una pe­que­ña ti­ra­na.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.