¡TO­DOS AL CA­RI­BE!

DE­JÓ DE SER UN LU­JO PA­RA CON­VER­TIR­SE EN UNA OP­CIÓN CON­VE­NIEN­TE QUE PER­MI­TE CO­NO­CER MU­CHOS RIN­CO­NES EN POCOS DÍAS, CON NI­ÑOS IN­CLUI­DOS. CO­NO­CE LA VI­DA A BOR­DO, EX­CUR­SIO­NES Y SOR­PRE­SAS DEL RE­CO­RRI­DO, Y DECÍDETE POR UN CRU­CE­RO FA­MI­LIAR EN EL CA­RI­BE. SE ACERC

NuevaMujer - - DÍA DEL NIÑO - Por: Carolina Pal­ma Fuen­teal­ba

Só­lo se ne­ce­si­ta un via­je pa­ra vol­ver­se un cru­ce­ro-adic­to. De he­cho, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo con­fir­ma que es­ta in­dus­tria mue­ve más de 20 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros al año. Diez años atrás era un lu­jo, pe­ro aho­ra las ofer­tas se­du­cen cons­tan­te­men­te al pú­bli­co chi­leno, es­pe­cial­men­te a gru­pos fa­mi­lia­res que bus­can en­tre­ten­ción pa­ra to­das las eda­des en un so­lo lu­gar. Ha­ce un par de me­ses subí por pri­me­ra al Ze­nith, un cru­ce­ro de Pull­man­tur, em­pre­sa re­co­no­ci­da por en­tre­gar pre­cios com­pe­ti­ti­vos. En 8 días re­co­rrí cin­co is­las del ex­tre­mo orien­tal del mar Ca­ri­be. Días de mar, de aden­trar­se en is­las don­de pre­do­mi­na el in­glés y se apre­cia la des­cen­den­cia afri­ca­na, jun­to con una im­por­tan­te mez­cla ra­cial pro­duc­to de las co­lo­ni­za­cio­nes. ¡To­dos a bor­do! El em­bar­que es en San­to Do­min­go, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, lue­go de pa­sar por una ex­haus­ti­va re­vi­sión y re­ci­bir una tar- je­ta mag­né­ti­ca que sir­ve pa­ra abrir la ca­bi­na y ba­jar en ca­da puer­to. En las pa­ra­das no só­lo exis­te la po­si­bi­li­dad de ten­der­se en pla­yas pa­ra­di­sía­cas, sino que pue­des ele­gir en­tre al me­nos 30 ex­cur­sio­nes pa­ra aden­trar­se en ese Ca­ri­be pro­fun­do, des­co­no­ci­do. Lo re­co­men­da­do es con­tra­tar­las en los mis­mos cru­ce­ros por­que, an­te cual­quier in­con­ve­nien­te, la em­pre­sa res­pon­de. Si te preo­cu­pa el mo­vi­mien­to del bar­co, tran­qui­la. An­tes de que se des­en­fo­que la tie­rra, ter­mi­nas dis­fru­tan­do el sen­tir­te acu­na­da; el ma­reo vie­ne cuan­do ter­mi­na el via­je. Lue­go de na­ve­gar to­da la no­che, en la ma­ña­na nos re­ci­be La Ro­ma­na. ¿Por dón­de par­tir? Op­té por Ba­yahi­be, y des­de ahí to­mar una lan­cha ha­cia Blue Lag­gon, don­de se fi lmó la pe­lí­cu­la “La La­gu­na Azul”. Arena fi na, aguas tur­que­sas y pal­me­ras mues­tran por pri­me­ra vez la gran­dio­si­dad del Ca­ri­be de las fotos. La se­gun­da pa­ra­da es la Is­la Sao­na pa­ra dis­fru­tar de la pla­ya y el agua de co­co (pa­ra los adul­tos pue­de ser con ron), aun­que an­tes hay una de­ten­ción en la pis­ci­na na­tu­ral don­de es­tán las es­tre­llas de mar gi­gan­tes. ¿Sabías que mue­ren cuan­do las sa­cas más de 3 se­gun­dos del agua? Buen mi­nu­to pa­ra un poco de en­se­ñan­za me­dioam­bien­tal pa­ra chi­cos y grandes... Hora de zar­par nue­va­men­te, al­muer­zo en al­guno de los tres res­tau­ran­tes del Ze­nith y, si quie­res un ser­vi­cio aún más VIP, pue­des ac­ce­der –por 25 dó­la­res por per­so­na– a The Wa­ve, un ser­vi­cio de aten­ción su­pe­rior con wi­fi , ca­fe­te­ría ex­clu­si­va, tra­gos pre­mium, so­lá­rium pri­va­do y aten­ción per­so­na­li­za­da en la ha­bi­ta­ción. Tras 25 ho­ras de na­ve­ga­ción que pa­re­cen me­nos pi­sa­mos Phi­lips­burg, la ca­pi­tal de St. Maar­ten, la par­te neer­lan­de­sa de la is­la. La zo­na nor­te, San Mar­tin, re­pre­sen­ta a la re­pú­bli­ca fran­ce­sa. Aun­que man­tie­nen una te­nue lí­nea di­vi­so­ria, tie­nen cul­tu­ra, ar­qui­tec­tu­ra, mo­ne­da –flo­rín y eu­ro– e idio­mas di­fe­ren­tes. En to­tal su­man 37 pla­yas, 70 mil ha­bi­tan­tes, y tan­to gla­mour que Oprah, Ed­die Murphy y Do­nald Trump com­pra­ron ca­sa aquí. Nos cuen­tan que

llue­ve poco, los hu­ra­ca­nes pue­den apa­re­cer en­tre ju­nio y no­viem­bre, y las me­jo­res fies­tas se vi­ven en la par­te ho­lan­de­sa. Si só­lo se quie­re dis­fru­tar del mar, en Orient Bay encontramos una ex­pe­rien­cia “pa­ra adul­tos”, una pla­ya nu­dis­ta. Al la­do hay una nor­mal, per­fec­ta pa­ra los ni­ños. De re­gre­so al bar­co es hora del en­tre­te­ni­mien­to a bor­do, con ja­cuz­zis, ba­res, dis­co­te­que, pis­ci­nas y gim­na­sio. En su tea­tro pre­sen­tan es­pec­tácu­los de pri­me­ra ca­te­go­ría, dig­nos de Las Ve­gas. ¿Pa­ra los ni­ños? Vi­deo jue­gos, club de jue­go y tam­bién ni­ñe­ras por 8 dó­la­res la hora. Lle­ga­mos a An­ti­gua y Bar­bu­da a las 8.30 de la ma­ña­na, el pun­to don­de se fun­de el Atlán­ti­co con el mar Ca­ri­be, la is­la de las 365 pla­yas. De­bi­do a su in­fluen­cia bri­tá­ni­ca se ma­ne­ja por la de­re­cha, se jue­ga cric­ket, pre­do­mi­na la re­li­gión an­gli­ca­na y se ha­bla un in­com­pren­si­ble in­glés. La ac­ti­vi­dad im­per­di­ble: na­dar con man­ta­rra­yas en Stin­gray City (50 dó­la­res). No es pe­li­gro­so. So­lo pi­den arras­trar los pies en la arena y dar­les co­mi­da cui­dan­do los de­dos. Per­so­nal­men­te na­dé cer­ca de ellas pe­ro no qui­se to­car­las, aun­que son muy “cor­dia­les”, es­tán acos­tum­bra­das al con­tac­to hu­mano. Pa­ra al­mor­zar, vis­ta a ve­le­ros de lu­jo e his­to­ria en el Nel­son´s Dock­yard, en la que fue la ba­se na­val prin­ci­pal de Gran Bre­ta­ña en Ca­ri­be del Es­te, úni­co ejem­plo de un cuar­tel ge­ne­ral geor­giano que se con­ser­va en el mundo. Zar­pé nue­va­men­te ha­cia Cas­tries, ca­pi­tal de San Lu­cía, don­de lle­ga­mos a las 9.30 a.m., con un pai­sa­je que con­tras­ta con An­ti­gua. Is­la de ori­gen vol­cá­ni­co exu­be­ran­te, de luz in­ten­sa, don­de to­do cre­ce de for­ma vio­len­ta. Aquí con­vie­ne en­ga­ñar a la pla­ya y apro­ve­char su cul­tu­ra con reggae de fon­do. Al re­co­rrer su ca­rre­te­ra, con ge­ne­ro­sos mi­ra­do­res, apa­re­ce la selva pro­fun­da, las mon­ta­ñas Pi­tons –in­men­sas cum­bres ge­me­las bien pun­tia­gu­das– y sus 80 ríos. No te pier­das las vis­tas de la Bahía de Ma­ri­got, del vol­cán La Soo­frie­re y vi­sua­li­zar, con suer­te, al­gu­na de sus 4 ti­pos de ser­pien­te, igua­nas o 177 es­pe­cies de aves. Vi­ven del tu­ris­mo, pe­ro tam­bién de la agri­cul­tu­ra, prin­ci­pal­men­te de la ex­por­ta­ción de plá­tano. In­clu­so se crean va­ria­cio­nes im­pre­sio­nan­tes, co­mo el vino o két­chup de ba­na­na, la que ade­más apa­re­ce mez­cla­da con to­do, in­clu­so con ba­ca­lao. ¿Sabías que tie­nen más de 60 ti­pos de man­gos? Vol­ve­mos al Ze­nith a las 17.30 pa­ra pre­pa­rar­nos pa­ra la úl­ti­ma pa­ra­da, Brid­ge­town, en Bar­ba­dos. A las 8 a.m. po­de­mos de­cir “¡Ho­la, Rihan­na!”. Fue sie­te ve­ces co­lo­nia fran­ce­sa y sie­te in­gle­sa, así es que ima­gí­na­te la mez­cla re­sul­tan­te. El sis­te­ma edu­ca­ti­vo y la cul­tu­ra es bas­tan­te in­gle­sa, aun­que si­guen di­cien­do “dou­dou”, amor­ci­to en fran­cés. Pa­ra co­no­cer más que pla­ya, ca­mi­na por el Far­ley Hill Na­tio­nal Park o vi­si­ta la Ca­sa de Plan­ta­ción Sun­bury, la ví­vi­da ex­pre­sión de una fin­ca de ca­ña de azú­car. La úl­ti­ma pa­ra­da con arena no per­do­na. Den­tro de sus 100 pla­yas, des­ta­can Cra­ne Beach, Do­ver Beach, Car­lis­le Bay (Pi­ra­te’s Co­ve) y Boat­yard. Otra bue­na ex­pe­rien­cia: na­dar con las tor­tu­gas en Hawks­bill. A las 13.30 vol­ve­mos al bar­co pa­ra pa­sar un día y me­dio abor­do. No se ex­tra­ña la tie­rra. Fin del via­je en San­to Do­min­go pa­ra re­co­rrer su cas­co co­lo­nial, con igle­sias, mu­seos y el Al­cá­zar de Co­lón. Des­de no­viem­bre a abril es­te bar­co si­gue na­ve­gan­do con pa­que­tes si­mi­la­res, y to­do el año hay otros re­co­rri­dos in­tere­san­tes que pa­san por Aru­ba, Car­ta­ge­na de In­dias o Grand Cay­man. Pre­cios des­de US349 (ta­sas+pro­pi­nas). In­fo: www.pull­man­tur.tra­vel.

ST. MAAR­TEN

BA­YAHI­BE

AN­TI­GUA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.