Co­lum­na El Cló­set In­te­li­gen­te

NuevaMujer - - ÍNDICE -

La an­tí­te­sis del co­lap­so de la moda, el matchy matchy, apa­gó la luz, de­jan­do co­mo pro­ta­go­nis­ta el look to­tal black por las ca­lles de Nue­va York. Se­rá el po­co tiem­po, el co­lap­so men­tal pa­ra ele­gir qué usar por las ma­ña­nas, las ga­nas de lu­cir más li­viano, equi­li­bra­do o li­ge­ro…, el te­ma es que el ne­gro ha po­seí­do las ca­lles de la Gran Man­za­na, co­mo un en­te re­pe­ti­ti­vo que da vuel­ta mi­ra­das, di­fe­ren­cián­do­te de los me­jo­res ves­ti­dos de la cua­dra. Hom­bres y mu­je­res, za­pa­tos y ac­ce­so­rios, all

is black. Ni bri­llos, ni perlas, ni em­be­llis­hed; na­da que lo dis­trai­ga de su pu­re­za o en­su­cie. To­do es más hol­ga­do, los tex­ti­les no­bles des­can­san so­bre las si­lue­tas de los di­fe­ren­tes cuer­pos que deam­bu­lan con sus au­dí­fo­nos blan­cos por do­quier, pen­dien­tes de sus dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, mi­ran­do sus Ap­ple Watch o con­cen­tra­dos mi­ran­do el sue­lo. ¿Qué ti­po de ne­gro? El ne­gro ne­gro, el de buena ca­li­dad e im­pe­ca­ble, na­da des­te­ñi­do o a mal traer. Esa es la tó­ni­ca de los out­fits del Soho en Man­hat­tan, o cru­zan­do el puen­te en el fa­mo­so Wi­lliams­burg, del Brooklyn más vin­ta­ge. Me sen­té a ob­ser­var to­mán­do­me un milks­ha­ke de vai­ni­lla (un clá­si­co) en un pe­que­ño lo­cal de ice cream en la ca­lle Bed­ford; ahí me di cuen­ta de es­ta gran ten­den­cia. La sim­pli­ci­dad es lo me­jor cuan­do vi­ves en una ciu­dad que no des­can­sa a sol ni a som­bra y que va a mil por ho­ra, el lu­gar don­de to­do pa­sa, don­de las ten­den­cias es­tán a la or­den del día a cual­quier pre­cio, des­de el fast fas­hion a5 dó­la­res has­ta las mar­cas de al­to ran­go. Re­fle­xio­ne­mos. Pen­sán­do­lo bien es una for­ma más in­te­li­gen­te de vi­vir; el he­cho de ves­tir de un co­lor baja au­to­má­ti­ca­men­te tu an­sie­dad de com­pra de­jan­do de la­do por lo me­nos un 90% de las po­si­bi­li­da­des de in­ver­tir tu di­ne­ro en ro­pa de la “tem­po­ra­da” o del “mo­men­to” o los “must ha­ve” que sa­len se­ma­na tras se­ma­na. Y eso ayu­da en tu eco­no­mía (créan­lo). Si te­ne­mos en cuen­ta que, se­gún los ex­per­tos de la in­dus­tria de la moda, en los 80´s te­nía­mos 2 tem­po­ra­das ge­né­ri­cas en nues­tro cló­set –lo de in­vierno y lo de ve­rano–, hoy el mer­ca­do pre­sen­ta anual­men­te, ¡52 tem­po­ra­das! Ima­gí- nen­se to­da la in­for­ma­ción que re­ci­bi­mos cons­tan­te­men­te so­bre lo úl­ti­mo de lo úl­ti­mo en la ca­lle, las re­vis­tas, los ce­lu­la­res, el Instagram, el Fa­ce­book… Es real­men­te fe­roz. Por eso hoy es­tá tan de moda lo mi­ni­ma­lis­ta, por­que lo quie­ran creer o no, real­men­te ha­ce des­can­sar la men­te y el bol­si­llo. ¿Quién se apun­ta con un look co­mo es­tos? ¿Al es­ti­lo de New York City?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.