Re­tra­to

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Ca­ro­li­na Pal­ma Fuen­teal­ba. Fo­to­gra­fías Gon­za­lo Mu­ñoz Fa­rías. Ma­qui­lla­je y pe­lo: So­le Do­no­so A. Pro­duc­ción de moda: Ro­dri­go Ál­va­rez No­voa. Agra­de­ci­mien­tos a Ho­tel Di­rec­tor.

“MI AR­QUE­TI­PO FE­ME­NINO ES Sú­PER FUER­TE” “AU­GUS­TA MON­TE­RO” (“PER­DO­NA NUES­TROS PE­CA­DOS”, MEGA) ES UNA JO­VEN CLA­SIS­TA QUE AC­TúA POR SU PRO­PIA CON­VE­NIEN­CIA. FER­NAN­DA ES EL CON­TRAS­TE: SIEM­PRE CER­CA­NA A LOS AFEC­TOS, A LA SIM­PLE­ZA DE LA VI­DA Y APA­SIO­NA­DA POR SU PRO­FE­SIóN.

Ac­tuar es es­pon­tá­neo pa­ra Fer­nan­da Ra­mí­rez. Su ta­len­to no se cues­tio­na des­pués de sus par­ti­ci­pa­cio­nes co­mo “Gladys” en “Pi­tu­ca sin lu­cas”, o “Ca­mi­la”, en “Pa­pá a la de­ri­va”, aun­que to­do su po­ten­cial “flo­re­ció” gra­cias a “Au­gus­ta Mon­te­ro”, la a ve­ces odio­sa jo­ven de “Per­do­na nues­tros pe­ca­dos” (Mega). Es­ta vez le to­có el rol an­ta­gó­ni­co, en­vuel­ta en un po­lé­mi­co trío amo­ro­so con los her­ma­nos “Mö­ller”, que si­gue dan­do que ha­blar en re­des so­cia­les. Lo me­jor es que que­da mu­cha his­to­ria, aún más po­ten­te, de es­ta te­le­se­rie es­cri­ta por Pa­blo Illa­nes. “Se ha ge­ne­ra­do una di­ná­mi­ca sú­per ri­ca. Es el elen­co más afia­ta­do en el que he estado. Nos ve­mos cons­tan­te­men­te, so­mos sú­per ami­gos to­dos. Es ri­co ir a tra­ba­jar, es co­mo ir a ju­gar con los ami­gos. Eso me po­ne sú­per con­ten­ta y me lle­na de ener­gía”, con­fie­sa. Sin im­po­ner un tono mo­ra­li­zan­te, el evi­den­te cla­sis­mo de “Au­gus­ta” des­apa­re­ce en Fer­nan­da. Se re­co­no­ce en los gus­tos sen­ci­llos, se sien­te or­gu­llo­sa de su pro­ce­den­cia de un ba­rrio de La Cis­ter­na y no cae en el es­te­reo­ti­po de ac­tor o ac­triz “co­ol”. Ca­sa­da con el ac­tor Fran­cis­co Da­ño­bei­tía y ma­dre de Gael, de 1 año y tres me­ses, si bien era muy abier­ta so­bre su in­ti­mi­dad en me­dios y re­des so­cia­les; hoy pre­fie­re no ahon­dar en su vi­da pri­va­da. Quie­re que la re­co­noz­can sólo por su ta­len­to pro­fe­sio­nal. Aún así, ha­ce unos días vol­vió a ge­ne­rar po­lé­mi­ca cuan­do a su Instagram subió una fo­to ama­man­tan­do a su hi­jo. “Ser ma­dre y ama­man­tar me ha­ce sen­tir sú­per po­de­ro­sa. Ten­go el po­der de nu­trir, de cal­mar, de re­fu­giar, de dis­fru­tar, de lo que sea. Ha si­do, sin du­da, la ex­pe­rien­cia más sublime y desafian­te de mi vi­da”, es­cri­bió, apo­yan­do la con­me­mo­ra­ción del Mes de la Lac­tan­cia y co­mo parte de un proyecto que bus­ca mos­trar lo na­tu­ral y her­mo­so del ac­to, co­mo una reivin­di­ca­ción del de­re­cho de las ma­dres de ali­men­tar a sus hi­jos don­de deseen. “LA MAL­DI­TA RA­ZA QUE CO­ME Y NO EN­GOR­DA” ¿Te im­por­ta “el qué di­rán”? Ca­da vez me­nos… ¿Pe­se a las re­des so­cia­les? An­tes te­nías fo­tos con tu gua­gua (siem­pre de es­pal­da), y las sa­cas­te. Com­pren­dí que, cuan­do es­tás con el ni­vel de ex­po­si­ción que te­ne­mos no­so­tros, la gente cree que tie­ne de­re­cho a de­cir lo que quie­ra, sea bueno o ma­lo. Es una red so­cial y de­bes es­tar abier­to a que opi­nen lo que quie­ran. Por lo tan­to, de­ci­dí no ex­po­ner na­da que sea de mi vi­da pri­va­da. Sólo la uso pa­ra mos­trar lo que es­toy ha­cien­do, en lo que es­toy tra­ba­jan­do, mar­cas con las que tra­ba­jo; ya no es mi ál­bum per­so­nal, co­mo al prin­ci­pio. Cuan­do me es­cri­bían co­sas ma­la on­da, res­pon­día, me en­gan­cha­ba; aho­ra blo­queo, blo­queo, la ma­la on­da. En Instagram cuen­tas pe­que­ñas his­to­rias. En una re­la­tas­te que es­tu­vis­te en un tem­plo, co­mo un gru­po re­li­gio­so. ¿Es cier­to?

Tie­ne parte ver­dad y otra no. Real­men­te en­tré a un tem­plo, pe­ro es­tá exa­ge­ra­do. No voy a con­tar­lo por­que es parte de mi vi­da pri­va­da. En otro con­fe­sa­bas que ex­tra­ña­bas la so­le­dad. ¿Se pue­de ex­tra­ñar? Eso tie­ne que ver con la ex­po­si­ción. No sé si pue­do sa­lir a la ca­lle, fu­mar­me un ci­ga­rro y que na­die es­té ob­ser­van­do. In­clu­so si no se te acer­can, uno sien­te el ojo mi­ran­do (ríe). Pe­ro me agen­do esos es­pa­cios de to­das for­mas. Con­tas­te pú­bli­ca­men­te so­bre tu fa­mi­lia, que vi­vis­te sola con tu ma­má. ¿Cre­cis­te con una fi­gu­ra fe­me­ni­na fuer­te? Sí, to­tal­men­te. Mi ma­má es ab­so­lu­ta­men­te au­to­su­fi­cien­te, has­ta el pun­to ne­ga­ti­vo de no pe­dir ayu­da, ras­go que he­re­dé. Me cues­ta mu­cho de­cir que ne­ce­si­to ayu­da. Mi ar­que­ti­po fe­me­nino es sú­per fuer­te, de au­to­su­fi­cien­cia, de no ne­ce­si­tar ayu­da de un hom­bre. “Hu­bie­se as­pi­ra­do a no a ser ma­dre ni ca­sar­me. Ja­más tu­ve el ideal de la fa­mi­lia per­fec­ta, no me ha­cía sen­ti­do. Pe­ro…, las vuel­tas de la vi­da. Co­no­cí a Fran­cis­co y me cam­bió el pa­ra­dig­ma”. Aho­ra que tu hi­jo es­tá más gran­de, ¿te sien­tes más re­suel­ta? Sí, ca­da día más arri­ba de la pe­lo­ta, nos en­ten­de­mos más con Gael, te­ne­mos un len­gua­je co­mún. ¿Quie­res ser ma­má de nue­vo? No voy a es­cu­pir al cie­lo, pe­ro creo que no. In­clu­so me gus­ta­ría, pe­ro sien­do rea­lis­ta lo veo di­fí­cil, por mi ca­rre­ra. Es­tu­ve ale­ja­da un año de mi tra­ba­jo pa­ra cui­dar­lo a él. Fue ma­ra­vi­llo­so, pe­ro pe­sa eco­nó­mi­ca­men­te, en el trai­ning, en to­do. Es com­ple­jo. ¿Exis­te un cues­tio­na­mien­to so­bre “me es­toy per­dien­do la fies­ta”? No, por­que en mi ado­les­cen­cia me lo ca­rre­tié to­do. Ob­vio que mis com­pa­ñe­ros sa­len y no pue­do ir a to­do, pe­ro lo agra­dez­co, por­que no siem­pre ten­go ener­gía. Hay una di­fe­ren­cia con los 20. Y tra­ba­ja­mos co­mo chi­nos igual… ¿Los miedos au­men­tan sien­do ma­má? Nun­ca he si­do mie­do­sa, pe­ro aho­ra me da mie­do mo­rir­me por de­jar­lo a él. No quie­ro que crez­ca sin ma­dre. Soy más pru­den­te al ma­ne­jar, an­do más per­se­gui­da en la ca­lle, me cui­do más… Que­das­te sú­per del­ga­da des­pués de tu em­ba­ra­zo. ¿Te cui­das mu­cho? ¡Soy de la ra­za mal­di­ta que co­me y no en­gor­da! (ríe). Des­de chi­ca fui muy fla­ca, siem­pre es­tu­ve ba­jo pe­so y mi ma­má siem­pre es­ta­ba preo­cu­pa­da. Pe­ro es mi con­tex­tu­ra no más. Qui­zás se­guir ama­man­tan­do me man­tie­ne más fla­ca. Aho­ra de­bo es­tar tres ki­los ba­jo mi pe­so nor­mal, pe­ro no ha­go ejer­ci­cio ni die­tas.

LA FA­MO­SA AU­GUS­TA

No siem­pre mi­ra a los ojos. Se no­ta cier­ta ti­mi­dez que pue­de pa­re­cer mal hu­mor, pe­ro me equi­vo­co. “Ten­go buen hu­mor, pe­ro soy in­tro­ver­ti­da, más se­ria. Des­con­fia­da. Cuan­do co­noz­co a al­guien ob­ser­vo mu­cho, mu­cho, has­ta que lle­ga un pun­to en que me in­vo­lu­cro”. ¿“Au­gus­ta” ha si­do tu pa­pel más im­por­tan­te? En te­le­vi­sión, sí. El per­so­na­je más com­ple­jo, con más ma­ti­ces, con más gi­ros dra­má­ti­cos y el que me ha traí­do más re­co­no­ci­mien­tos a ni­vel ac­to­ral. ¿Ne­ce­si­tó más tra­ba­jo, tam­bién? Sí, más es­tu­dio. Al prin­ci­pio no es­ta­ba de acuer­do con mi tra­ba­jo, sen­tía que es­ta­ba “al de­be” en re­la­ción a mis com­pa­ñe­ros. Tam­bién por­que ve­nía de dos te­le­se­ries se­gui­das del ho­ra­rio de las ocho, en­ton­ces ve­nía pe­ga­da con un es­ti­lo ac­to­ral, me fue di­fí­cil des­mar­car­me. Vien­do el pro­duc­to fi­nal en­ten­dí el len­gua­je, los tiem­pos, se me hi­zo más fá­cil aco­plar­me y pu­de de­cir “aho­ra sí”. ¿To­do es más exa­ge­ra­do, tea­tral? Mu­cho más tea­tral, pe­ro al mis­mo tiem­po más real. No ha­ces una ma­que­ta, co­mo en la te­le­se­rie de las ocho. Ahí eres la ni­ña tier­na, la ma­la. Nin­gún per­so­na­je es real­men­te ma­lo o real­men­te bueno. To­dos tie­nen os­cu­ri­da­des o lu­ces. ¿En qué otros pro­yec­tos es­tás? En una pe­lí­cu­la lla­ma­da “Ha­rem”. Es de reali­dad vir­tual, es de­cir, pa­ra ver­la hay que po­ner­se un cas­co de reali­dad vir­tual. Es­tá gra­ba­da en 360 gra­dos. Ha­cia don­de mi­res ten­drás una ima­gen. Es la se­gun­da pe­lí­cu­la de reali­dad vir­tual chi­le­na (la pri­me­ra fue “Cons­ti­tu­ción”), y tam­bién es de Leo Me­del. Ac­túo con Ma­ria­na di Gi­ró­la­mo, Tu­tu Vi­dau­rre, Elia­na Al­ba­set­ti, Pa­tri­cia Ri­va­de­nei­ra. ¿Ba­jo qué te­má­ti­ca? Se tra­ta de un hom­bre que des­pier­ta el día de

su fu­ne­ral y se da cuen­ta que una de sus sie­te es­po­sas in­ten­tó ma­tar­lo. El ro­llo es des­cu­brir quién del ha­rem es la ase­si­na. Las es­po­sas se las da una ‘com­pa­ñía de ha­rem’; a tra­vés de un pro­gra­ma ven cuá­les son tus gus­tos, quié­nes coin­ci­den, y te las man­dan. Es­ta mis­ma com­pa­ñía ha­ce una au­di­to­ría pa­ra sa­ber quién es la cul­pa­ble. El desen­la­ce es sor­pren­den­te. ¿Y có­mo la po­dre­mos ver? Pa­ra “Cons­ti­tu­ción” ins­ta­la­ron si­llas de compu­tado­res con su pro­pio cas­co. Es in­creí­ble, por­que sien­tes que las co­sas te pa­san a ti, los per­so­na­jes te mi­ran a los ojos, te to­can. Tu­ve que in­ter­ac­tuar con las cá­ma­ras to­do el ra­to. Es­tu­vo bien en­tre­te­ni­do. Sal­drá pron­to el tea­ser, y la pe­lí­cu­la creo que la po­drán ver a fi­nes de año o el pró­xi­mo. Ade­más pre­pa­ro una pe­lí­cu­la pa­ra el 2018 y gra­bé un pi­lo­to de una web se­rie que la pro­ta­go­ni­za Jo­sé An­to­nio Raf­fo, Lu­cas Bal­ma­ce­da, Clau­dia Ce­le­dón y yo. ¿Se vie­nen más te­le­se­ries en Mega? To­da­vía no hay fe­cha pa­ra la pró­xi­ma. Des­pués de ter­mi­nar “Per­do­na nues­tros pe­ca­dos” quie­ro des­can­sar un ra­to, y lue­go cen­trar­me en ha­cer ci­ne. Tam­bién le es­toy echan­do el ojo a las se­ries. Las te­le­se­ries me gus­tan, pe­ro las lle­vo pro­ban­do un ra­to y me gus­ta­ría pro­bar más se­ries. Hay mu­cho por apren­der ahí que aún no he po­di­do ex­plo­rar. Enu­me­ra tus atri­bu­tos co­mo ac­triz: Soy buena pa­ra re­ci­bir ins­truc­cio­nes, y eso fun­cio­na. Me gus­ta ge­ne­rar la sen­sa­ción que ten­go pe­ri­llas. Me gus­ta lo­grar cuan­do me di­cen “quie­ro más de es­to” o “me­nos de es­to otro”. Lle­gar a esos lu­ga­res me pa­re­ce de­ma­sia­do atrac­ti­vo. En YouTu­be hay vi­deos de dis­tin­tos co­le­gios, sien­do en­tre­vis­ta­da. ¿Por qué das esos es­pa­cios? Me han in­vi­ta­do a ha­blar a co­le­gios con ni­ños en ries­go so­cial, a ta­lle­res de Pe­rio­dis­mo, don­de su ac­ti­vi­dad fi­nal es en­tre­vis­tar una per­so­na co­no­ci­da. Me gus­ta ir por­que se in­cen­ti­van sus ga­nas de trans­for­mar­se, y ade­más por­que no ven­go de un lu­gar fá­cil. Me crió mi ma­má, ma­má sol­te­ra, en La Cis­ter­na; con­vi­ví con la mar­gi­na­li­dad, fi­nal­men­te lo­gré es­tu­diar y es­tar en un lu­gar de re­co­no­ci­mien­to o de éxi­to, si se le quie­re lla­mar así. Es lin­do de­cir­le que ellos tam­bién pue­den ha­cer­lo, por­que pien­san que uno la tuvo muy fá­cil. Ten­go un ori­gen hu­mil­de, es­toy muy or­gu­llo­sa de eso, me gus­ta que se­pan y ten­gan fe en que si quie­ren al­go, pue­den lo­grar­lo es­tu­dian­do o es­for­zán­do­se. Aho­ra que pue­des dar­te cier­tos “gus­tos”, ¿cuál el ma­yor lu­jo? So­mos bien sen­ci­llos los dos. El ma­yor gus­to es arren­dar una ca­sa y no un de­par­ta­men­to. Te­ne­mos pa­tio, ¡ese es nues­tro gran lu­jo! (ríe). Co­lec­cio­na­mos vi­ni­los, qui­zás eso es lo más ra­ro. An­tes era buena pa­ra via­jar, pe­ro aho­ra con mi hi­jo hay que pen­sar­lo, pla­ni­fi­car­lo más y no he­mos te­ni­do tiem­po tam­po­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.