Be­lle­za

POR­QUE PRO­TE­GEN LOS OJOS Y AYU­DAN A EN­MAR­CAR LA MI­RA­DA, SIEM­PRE ES­TA­MOS PREO­CU­PA­DAS DE ELLAS; DES­DE PE­QUE­ñAS LAS ONDULAMOS, PE­RO HOY NUE­VAS TéC­NI­CAS PER­MI­TEN RE­SUL­TA­DOS MáS DU­RA­DE­ROS, SE­GU­ROS, Y QUE ADE­MáS LAS FOR­TA­LE­CEN.

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por: Va­les­ka Silva Pohl.

Ya lo he­mos di­cho an­te­rior­men­te: en la in­dus­tria de la be­lle­za hoy pri­man las téc­ni­cas y pro­ce­di­mien­tos de lar­ga du­ra­ción. Si ade­más no son in­va­si­vos y apor­tan, por ejem­plo, pro­tec­ción, aún me­jor. Hoy ha­bla­re­mos so­bre la evo­lu­ción del mer­ca­do de las pes­ta­ñas. Si las on­du­las a dia­rio y su­fres por­que en el en­cres­pa­dor o la cu­cha­ra que­dan aban­do­na­das más de al­gu­na por se­ma­na, qui­zás es­tás pen­san­do en el es­cres­pa­do se­mi­per­ma­nen­te… Y al agre­gar­le el tin­te, ¡has­ta pue­des ol­vi­dar­te de la más­ca­ra!

EX­TEN­SIO­NES

Daia­na Ze­mai­tis, ex­ten­sio­nis­ta de pes­ta­ñas de Pretty Eyes (@prett­ye­ye­s_­chi­le), nos con­tó de­ta­lles, ven­ta­jas y du­ra­ción de es­ta téc­ni­ca que apli­ca una ex­ten­sión por ca­da pes­ta­ña, es de­cir, pe­lo a pe­lo. “Otor­ga mu­cho vo­lu­men sin da­ñar­las, ya que se pegan de cier­ta for­ma que la pes­ta­ña si­gue cre­cien­do nor­mal­men­te, por ello no se ha­ce des­de la raíz”. Pre­via y tam­bién pos­te­rior­men­te al pro­ce­di­mien­to se apli­can vi­ta­mi­nas, “de es­ta for­ma se van re­ge­ne­ran­do nues­tras pro­pias pes­ta­ñas, es­pe­cial­men­te en el ca­so que es­tén da­ña­das o más de­bi­li­ta­das”. Es­ta téc­ni­ca es im­por­tan­te rea­li­zar­la en un cen­tro se­gu­ro y con­fia­ble, pues to­dos los pro­duc­tos de­ben ser de ti­po mé­di­co e hi­poa­ler­gé­ni­cos, pa­ra evi­tar ma­los ra­tos. La du­ra­ción pue­de ser de va­rios me­ses, siem­pre y cuan­do se reali­cen re­to­ques ca­da 3 se­ma­nas apro­xi­ma­da­men­te, “ya que nues­tras pes­ta­ñas se van re­no­van­do y ca­yen­do (en­tre 2 y 3 dia­rias) al cum­plir su ci­clo de vi­da; con el re­to­que se pue­den man­te­ner siem­pre im­pe­ca­bles y ade­más con vo­lu­men”. En­tre las ven­ta­jas es­tá que se pue­de lo­grar el efec­to que desees, ya que hay dis­tin­tos lar­gos, gro­so­res, ar­quea­dos, et­cé­te­ra. Ade­más al fi­na­li­zar se apli­ca un tin­te que las os­cu­re­ce, por lo que no es ne­ce­sa­rio en­cres­par ni usar más­ca­ra. “¡Que me­jor que des­per­tar y te­ner la mi­ra­da ra­dian­te, in­ten­sa y fe­me­ni­na, pe­ro so­bre to­do na­tu­ral!”. Pa­ra to­do ti­po de pes­ta­ñas y no tie­ne con­tra­in­di­ca­cio­nes, sal­vo que es­tés con alergia, con­jun­ti­vi­tis o al­gu­na afec­ción ocu­lar o de piel; en ese ca­so me­jor evi­tar­lo.

LIF­TING

En el sa­lón Mi Lady Se­ño­ri­ta en­con­tra­mos a Je­nif­fer Ra­mí­rez (@jenny­ra­miz), cos­me­tó­lo­ga que se ha es­pe­cia­li­za­do en el lif­ting de pes­ta­ñas, la téc­ni­ca más re­cien­te y ac­tua­li­za­da del on­du­la­do de pes­ta­ñas. “De he­cho se uti­li­zan los mis­mos pro­duc­tos, y los pa­sos son muy si­mi­la­res”. ¿Qué es lo di­fe­ren­te? El lif­ting ali­sa, es­ti­ra y tra­ta las pro­pias pes­ta­ñas des­de la raíz has­ta las pun­tas, don­de se crea un efec­to de ma­yor lon­gi­tud. “Lo que ha­ce es le­van­tar la pes­ta­ña des­de la raíz, des­de su ba­se, ex­ten­dién­do­la ha­cia arri­ba”. Ade­más in­clu­ye el tin­te, lo que po­ten­cia aún más el largo, “es­pe­cial­men­te si las tie­nes cla­ras o tan ru­bias que ca­si no se ven, o si siem­pre pa­re­cen más cor­tas de lo que son real­men­te”. Al­gu­nas ve­ces le pi­den no po­ner el tin­te, pe­ro Jennifer lo re­co­mien­da siem­pre “por­que es un pro­ce­di­mien­to que es­tá he­cho pa­ra usar­se con tin­te, ya que el pro­duc­to acla­ra un po­co la pes­ta­ña, y así ade­más po­ten­ciar el largo, que es lo cen­tral del efec­to lif­ting”. Se rea­li­za con silicona “o cin­tas mi­cro­po­re, que es lo que yo uti­li­zo por­que de­ja un re­sul­ta­do más na­tu­ral que la silicona”. Al fi­na­li­zar se apli­ca una vi­ta­mi­na que de­vuel­ve la hi­dra­ta­ción y se­lla la cu­tí­cu­la. “Con ello se man­tie­nen sa­nas y el pro­duc­to du­ra más tiem­po ade­cua­da­men­te”. ¿Cuán­to es eso? En­tre un mes y me­dio y 2 me­ses, y ella lo ga­ran­ti­za por 30 días. Re­co­men­da­do pa­ra to­do ti­po de pes­ta­ñas, ya sean cor­tas, me­dia­nas, lar­gas, del­ga­das o grue­sas, pues siem­pre que­dan on­du­la­das y con un largo po­ten­cia­do. Pa­ra que lue­go si­ga na­tu­ral­men­te el pro­ce­so de cre­ci­mien­to de las pes­ta­ñas es pre­fe­ri­ble no re­pe­tir an­tes de los 2 me­ses.

ONDULACIóN

Pa­ra es­ta téc­ni­ca se uti­li­za un mol­de ci­lín­dri­co que ha­ce que las pes­ta­ñas ten­gan una cur­va am­plia, pe­ro con un efec­to de me­nor lon­gi­tud, a di­fe­ren­cia del lif­ting. Ge­ne­ral­men­te es­te pro­ce­di­mien­to in­clu­ye, ade­más, el tin­te de pes­ta­ñas. Es­tá re­co­men­da­do bá­si­ca­men­te pa­ra per­so­nas con pes­ta­ñas lar­gas, li­sas y rec­tas; es de­cir, si las tie­nes más bien cor­tas, me­jor bus­ca una op­ción más apro­pia­da, co­mo las ex­ten­sio­nes. Tie­ne una du­ra­ción apro­xi­ma­da de 2 me­ses, no hay con­tra­in­di­ca­cio­nes di­fe­ren­tes de las ya men­cio­na­das e in­clu­ye fun­da­men­tal­men­te afec­cio­nes cu­tá­neas, aler­gias y em­ba­ra­zos du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.