Si­co

BA­JO LA PRE­MI­SA DEL “LI­BRE DE­RE­CHO DE OPI­NAR” QUE PRO­MUE­VEN LAS RE­DES SO­CIA­LES NA­CIE­RON LOS “HATERS”, ESOS QUE A TRA­VéS DE CO­MEN­TA­RIOS IRóNICOS Y A VE­CES LLE­NOS DE RA­BIA OPI­NAN DE TO­DO DES­DE LA AN­TI­PA­TíA Y ODIOSIDAD. ¿QUé HAY DE­TRáS DE ES­TA AGO­TA­DO­RA COND

NuevaMujer - - ÍNDICE -

Se­gu­ro los has leí­do en más de una opor­tu­ni­dad, ca­si a dia­rio. Siem­pre, pe­ro siem­pre, lo­gran dar una mi­ra­da ne­ga­ti­va a cual­quier co­sa que se pu­bli­que en In­ter­net. “Me cam­bió el día, me im­por­ta ‘ene’ que se ha­ya se­pa­ra­do esa mi­na”, di­cen con iro­nía, y de­jan­do al res­to con una gran in­te­rro­gan­te: “¿pa­ra qué le­yó la no­ti­cia y, peor aún, pa­ra qué gas­ta tiem­po co­men­tán­do­la?”. Ese es un ejem­plo de un odia­dor o “ha­ter”, un per­fil muy co­mún hoy en la web. Es­tán to­dos los días, mi­nu­to a mi­nu­to y en to­das las pla­ta­for­mas, opi­nan­do y des­car­gan­do su ra­bia con­tra lo que se les cru­ce. La tra­duc­ción más cer­ca­na del in­glés al es­pa­ñol de la pa­la­bra “haters” se­ría al­go así co­mo “los que odian”, sus­tan­ti­vo equi­va­len­te a “odia­do­res” y que alu­de al ti­po de per­so­na que se ha he­cho par­ti­cu­lar­men­te vi­si­ble a tra­vés de las re­des so­cia­les, don­de su des­apro­ba­ción y dis­gus­to por to­do – y to­dos– son su se­llo in­con­fun­di­ble. ¿Re­cuer­das al­gún ca­so?

ODIO POR­QUE Sí

Pa­re­cie­ra que el “ha­ter” es un ser que – de al­gu­na for­ma– co­nec­ta el “odio” con el he­cho de ser “co­ol”, ca­si un go­za­dor del des­dén. Pe­ro más allá de ese per­ma­nen­te estado de ani­mad­ver­sión, lo cier­to es que su con­duc­ta obe­de­ce a múl­ti­ples ra­zo­nes. “Des­de mi ex­pe­rien­cia co­mo si­có­lo­ga, fre­cuen­te­men­te me en­cuen­tro con per­so­nas que en­tre las que­jas que tie­nen de sí mis­mos es­tá el no po­der de­cir­les a los de­más aque­llo que les mo­les­ta, y no lo pue­den ha­cer por mie­do, mie­do a ser re­cha­za­dos o ‘cas­ti­ga­dos’. Es lo mis­mo que nos ocu­rre con la pa­la­bra ‘no’. So­cial­men­te es muy mal vis­to de­cir­le al otro lo mal que nos pa­re­ce al­go, y so­bre to­do es mal vis­to de­cir ‘no quie­ro’, ‘no pue­do’, ‘no lo ha­ré’. Y es en ese con­tex­to don­de las re­des so­cia­les se cons­ti­tu­yen en un lu­gar muy se­gu­ro pa­ra ex­pre­sar las que­jas, ra­bias y re­pro­ches, ya que el otro en reali­dad no es­tá pre­sen­te. Di­ría que en el ca­so de los ‘haters’, más que ‘el li­bre de­re­cho a opi­nar’, se tra­ta de de­cir sin en­fren­tar con­se­cuen­cias. Y en­tre és­tas, la más du­ra: el re­cha­zo, la ex­clu­sión. Me pre­gun­to qué por­cen­ta­je de los de­no­mi­na­dos ‘haters’ es ca­paz de ver­ba­li­zar exac­ta­men­te lo mis­mo, y con la mis­ma ira que por es­cri­to, mi­ran­do a los ojos a quien o quie­nes es­tá cri­ti­can­do”, se re­fie­re la si­có­lo­ga San­dra Cu­sa­to.

EL CON­TEX­TO FA­MI­LIAR

Por otro la­do Ta­lia Stern, si­có­lo­ga y ma­gís­ter en Psi­coa­ná­li­sis, se­ña­la que es fundamental re­co­no­cer y es­tu­diar el con­tex­to fa­mi­liar y el en­torno del “ha­ter”. “Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se ven in­fluen­cia­das des­de pe­que­ños por la tec­no­lo­gía y las te­má­ti­cas que mues­tra la te­le­vi­sión. Es­ta úl­ti­ma fa­vo- re­ce ac­ti­tu­des an­ti­so­cia­les y de vio­len­cia que pue­den desem­bo­car en una vi­sión pe­si­mis­ta y dra­má­ti­ca del mun­do. Se po­dría hi­po­te­ti­zar que los ‘haters’ no han te­ni­do la suer­te de na­cer den­tro de un con­tex­to sano, sino más bien han te­ni­do que vi­ven­ciar y li­diar con fi­gu­ras pa­ren­ta­les y/o cui­da­do­ras au­to­ri­ta­rias y to­ta­li­ta­rias, con­te­nien­do sus emociones y sin ex­pre­sar su ma­les­tar”. De­ta­lla que cuan­do los ni­ños con­vi­ven con fi­gu­ras dis­tan­tes y re­pre­si­vas se ven obli­ga­dos, in­cons­cien­te­men­te, a for­mu­lar de­fen­sas pa­ra li­diar con aque­llo que les aque­ja. En es­te ca­so los “haters” po­dría­mos de­cir que no han si­do “mi­ra­dos” ni te­ni­do la po­si­bi­li­dad de “ser”; más bien han si­do re­pri­mi­dos, por lo que el ac­ce­so a In­ter­net es una salida pro­me­te­do­ra. Se pue­de hi­po­te­ti­zar que los “haters” son per­so­nas ca­ren­tes de ca­ri­ño, preo­cu­pa­ción y aten­ción, y que hoy se les abre la po­si­bi­li­dad, me­dian­te las re­des so­cia­les, de des­car­gar to­da esa ira que han re­pri­mi­do tan­to tiem­po. “To­dos te­ne­mos de­re­cho a par­ti­ci­par en las re­des so­cia­les, tan­to ‘haters’ co­mo ‘lo­vers’. El pun­to es que se nos es­tá ol­vi­dan­do un as­pec­to prin­ci­pal pa­ra el desa­rro­llo de nues­tra sa­lud co­mo so­cie­dad: el diá­lo­go, la cons­truc­ción de acuer­dos en ba­se a una con­ver­sa­ción, don­de no sólo es­cu­cha­mos pa­la­bras y con­cep­tos, sino don­de tam­bién ve­mos lo me­ta­co­mu­ni­ca­do, so­bre to­do las emociones”, con­clu­ye Cu­sa­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.