“NO TO­DAS LAS MU­JE­RES SO­MOS FI­NAS Y EDUCADAS”

PE­SE A LAS CRÍTICAS RE­CI­BI­DAS EN EL VE­RANO, ES­TE 2017 SE TRANS­FOR­MÓ EN UN AÑO EXI­TO­SO. RE­CO­RRE CHI­LE CON LA RU­TI­NA “SA­CA A LA CHI­QUI QUE LLE­VAS DEN­TRO”, Y QUIE­RE SE­GUIR AHON­DAN­DO EN LAS CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS DE NUES­TRA SO­CIE­DAD, DON­DE EXIS­TE UN RE­CO­NO­CI­DO DO­BLE

NuevaMujer - - PERFIL - Por: Ca­ro­li­na Pal­ma Fuen­teal­ba.

El 2016 fue parte del elen­co de “Mi­nas al po­der”, es­te­lar de Chi­le­vi­sión don­de mos­tró ru­ti­nas de stand up comedy, pre­sen­ta­cio­nes que se trans­for­ma­ron en la an­te­sa­la de su po­lé­mi­co show en el Fes­ti­val de Vi­ña, ca­li­fi­ca­do por al­gu­nos co­mo irre­ve­ren­te o sim­ple­men­te or­di­na­rio. Pe­se a to­do Da­nie­la Agua­yo (35), co­no­ci­da co­mo “Chi­qui”, ase­gu­ra que cam­bió su vi­da pa­ra bien. No ha pa­ra­do, y de he­cho pre­pa­ró otra ru­ti­na, “Sa­ca a la Chi­qui que tie­nes den­tro”, con la cual re­co­rre el país (fe­chas en www.chi­quia­gua­yo.cl). Su vi­da per­so­nal la vi­ve con to­tal equi­li­brio. Se ca­só ha­ce tres años con Ka­rim Su­fan, ex par­ti­ci­pan­te del reality “Amor Cie­go”, y es­pe­ra agran­dar la fa­mi­lia. “Quie­ro te­ner hi­jos, mu­cho más que an­tes, pe­ro es­te año es pa­ra tra­ba­jar­lo, apro­ve­char­lo. Qui­zás el pró­xi­mo se­re­mos pa­pás”, con­fie­sa. No so­lo es hu­mo­ris­ta. Se ha desen­vuel­to co­mo guio­nis­ta y di­rec­to­ra tea­tral en obras co­mo “Ni­ñas Ara­ña”, que lue­go se trans­for­mó en pe­lí­cu­la y que se es­tre­nó es­te año. “Es­ta­ba ha­cien­do un se­mi­na­rio de di­rec­ción de tea­tro con Al­fre­do Cas­tro, en el Tea­tro La Me­mo­ria, cuan­do Luis Ba­rra­les es­cri­bió la obra y me ofre­ció di­ri­gir­la. Con los años me trans­for­mé en guio­nis­ta de la pe­lí­cu­la. Me gus­tan las dos ta­reas. Cuan­do es­tu­dié Tea­tro sa­bía que no me de­di­ca­ría a una sola co­sa, en­ton­ces no ten­go nin­gún com­ple­jo en mo­ver­me co­mo di­rec­to­ra, guio­nis­ta y lue­go ha­cer stand up comedy. Me sien­to bien en to­dos los ro­les”. ¿Có­mo se lle­vó es­ta his­to­ria de una obra de tea­tro a una pe­lí­cu­la, y cuál fue tu in­fluen­cia? Sa­bía que el di­rec­tor de la pe­lí­cu­la, Gui­lle He­lo, que­ría ha­cer ci­ne, y le pro­pu­se que adap­tá­ra­mos la obra al ci­ne. Ca­si de for­ma ca­se­ra, pe­ro pos­tu­la­mos al fon­do de guión y nos ga­na­mos el Fon­dart. Des­pués pos­tu­la­mos la pe­lí­cu­la al fon­do au­dio­vi­sual, y lo ga­na­mos. La fi lma­mos ha­ce dos años, y es­te se es­tre­nó. ¿Cuál es tu ma­yor re­fle­xión so­bre las reales “ni­ñas ara­ña”? Me abre mu­chas pre­gun­tas. Las en­tre­vis­ta­ron una vez y les pre­gun­ta­ron por qué ro­ba­ban. Una de ellas, en su inocen­cia, di­jo que “pa­ra te­ner co­sas bo­ni­tas”. Esa res­pues­ta la en­con­tré sú­per de­ci­do­ra so­bre lo que es­ta­mos vi­vien­do co­mo so­cie­dad, una so­cie­dad que te plan­tea el consumo co­mo una gran he­rra­mien­ta, que te di­ce que al te­ner co­sas pue­des es­ca­lar. Es una bo­ni­ta me­tá­fo­ra de lo que ellas ha­cían: es­ca­lar los edi­fi­cios pa­ra ro­bar. Lo ha­cían de for­ma vio­len­ta, pe­ro no te­nía na­da de vio­len­to por­que en­tra­ban a es­pa­cios va­cíos. A ve­ces ni si­quie­ra ro­ba­ban, so­lo se co­mían las co­sas y es­cu­cha­ban mú­si­ca. Ellas re­fle­ja­ban las tre­men­das de­sigual­da­des que hay en Chi­le, y que si­guen has­ta aho­ra. Aquí abun­dan las pre­gun­tas so­bre dón­de

na­cis­te, dón­de es­tu­dias­te, cuál es tu ape­lli­do… Son co­sas que en otros paí­ses no se pre­gun­tan, y en Chi­le se si­guen per­pe­tuan­do. ¿Se ahon­da en la in­fan­cia vul­ne­ra­ble? Sí, pe­ro nos de­ja una en­se­ñan­za. Fi­nal­men­te, ellas tie­nen las mis­mas am­bi­cio­nes que cual­quier ado­les­cen­te, pe­ro la re­fle­xión va por el en­torno don­de les to­có vi­vir. Cla­ra­men­te el te­ma del Se­na­me y los pro­gra­mas pa­ra ayu­dar a la gente en ries­go so­cial no fun­cio­nan. Y no fun­cio­nan. Des­pués nos en­te­ra­mos de mu­chos ni­ños muer­tos y na­die quie­re mi­rar pa­ra allá, pre­fie­ren pa­sar de largo. Pro­du­jo un im­pac­to re­le­van­te, pe­ro des­pués se ol­vi­da. Pa­re­cie­ra que no tie­ne so­lu­ción. Es co­mo el te­ma de las AFP, que no hay có­mo sa­car­las. Qué pue­de ha­cer uno… Ca­da uno des­de su trin­che­ra, yo des­de el ci­ne o el hu­mor, hay que le­van­tar cier­tas ban­de­ras y de­fen­der las lu­chas des­de los lu­ga­res don­de uno se mue­ve. Eso me pa­re­ce me­jor a una so­cie­dad pa­si­va que per­mi­ta que el Se­na­me no fun­cio­ne y que en las cár­ce­les es­tén to­dos ha­ci­na­dos. ¿Te pa­re­ce que, qui­zás, la no­ti­cia nos im­pac­tó más por­que eran bo­ni­tas? Tie­ne que ver la pren­sa, por­que la pren­sa las ca­ta­lo­gó co­mo bo­ni­tas. Eso es bien sub­je­ti­vo. Yo creo que que­rían de­cir que no pa­re­cían de po­bla­ción, pe­ro no po­dían po­ner eso. No­so­tros tam­bién gra­ba­mos so­bre esas his­to­rias que se con­ta­ban en la pren­sa. Nun­ca ha­bla­mos con ellas ni nos me­ti­mos en su en­torno. Cons­trui­mos es­ta fic­ción ba­sán­do­nos en los co­men­ta­rios de la pren­sa. Nues­tra his­to­ria no tie­ne que ver to­tal­men­te con la reali­dad. Con res­pec­to a la am­bi­ción, ¿has­ta qué pun­to nos debemos guiar por la pu­bli­ci­dad? Des­de nin­gún pun­to. Los chi­le­nos es­ta­mos tan pen­dien­tes de lo que le pa­sa al de al la­do…, sien­to que exis­te una dic­ta­du­ra so­bre qué se de­be te­ner y ser, y eso nos ha­ce te­ner po­ca per­so­na­li­dad. Tam­bién nos ha­ce com­prar co­sas ma­te­ria­les que no ne­ce­si­ta­mos. Eso es lo que ha­ce el li­bre mer­ca­do: ge­ne­ra ne­ce­si­da­des don­de no las hay. Por eso no me asom­bra que si­gan exis­tien­do ni­ñas-ara­ñas. ¿Tra­tas de sa­lir de esa reali­dad? Siem­pre he tra­ta­do, pe­ro igual es­toy me­ti­da en el sis­te­ma. La otra vez leí una en­tre­vis­ta a un cu­ra que vi­ve en La Chim­ba (Fe­li­pe Be­rríos), y de­cía que si uno quie­re re­ve­lar­se con­tra al­go, de­be de­jar de con­su­mir. Así de sim­ple. Me pa­re­ció una fra­se muy re­le­van­te. Evi­den­te­men­te es di­fí­cil ha­cer­lo por­que en es­te sis­te­ma hay que pa­gar cuen­tas, hay que co­mer. Ade­más, el trans­por­te pú­bli­co es ma­lo, y cuan­do te com­pras un au­to, eres muy fe­liz de no su­bir­te más a una mi­cro. En Nue­va York la gente an­da fe­liz de la vi­da en trans­por­te pú­bli­co y no tie­ne in­te­rés en te­ner un au­to. En Chi­le se aso­cian las co­sas con el es­ta­tus, y eso de­be cam­biar. ¿De qué se tra­ta “Sa­ca la Chi­qui que tie­nes den­tro”? Sa­bía que ba­ján­do­me del Fes­ti­val de Vi­ña no ha­ría los mis­mos chis­tes. Tam­po­co que­ría se­guir ha­cién­do­los, por­que esa ru­ti­na la vio mu­cha gente. Te­nía es­cri­ta la nue­va, pe­ro to­do se fue a la cres­ta por­que era im­po­si­ble que no ha­bla­ra de to­do lo que es­ta­ba su­ce­dien­do con lo que se ge­ne­ró, con los “Al­ber­tos Pla­za” que se sin­tie­ron muy ofen­di­dos. En­ton­ces el mo­nó­lo­go ha­ce una re­fle­xión a to­da mi pa­sa­da por Vi­ña, y a có­mo la so­cie­dad le pu­so mu­cho co­lor a mi show, por­que con­si­de­ro que Chi­le es un país or­di­na­rio. Por lo tan­to, no en­tien­do la mo­les­tia por mi or­di­na­riez en el es­ce­na­rio. Esa es la pre­mi­sa del show. Hay una in­vi­ta­ción a que uno pue­da ser co­mo le dé la ga­na. ¡Bas­ta de pen­sar que to­das las mu­je­res so­mos fi­nas y educadas y no de­ci­mos ga­ra­ba­tos! Ha­ce ra­to cam­bia­mos nues­tra ma­ne­ra de ver las co­sas, y sí, com­pa­ra­mos los ta­ma­ños de los pe­nes, y sí de­ci­mos ga­ra­ba­tos. No so­mos prin­ce­sas en una jau­la de cris­tal co­mo al­gu­nas per­so­nas pien­san. Hay quie­nes se pue­den que­dar con la ima­gen que di­ces ga­ra­ba­tos to­do el día. ¿Es así? El pro­ble­ma de Vi­ña no fue el ga­ra­ba­to, sino lo li­te­ral de al­gu­nas co­sas. Mo­les­tó que una mu­jer se pa­ra­ra a ha­blar de se­xo o que di­je­ra que te­nía un lu­nar en la va­gi­na. Hay dos ban­dos: o te gus­ta o te car­ga. No sos­ten­go mi show en el ga­ra­ba­to. El ga­ra­ba­to por sí so­lo no me interesa, no tie­ne nin­gún dis­cur­so. A la gente le im­pac­tó lo grá­fi­ca que po­día ser una mu­jer con cier­tos te­mas. ¿Pe­ro di­ces ga­ra­ba­tos a dia­rio? ¡No tan­to! Creo que ge­ne­ré de­ma­sia­da ex­pec­ta­ti­va con res­pec­to a una or­di­na­riez que no pue­do cum­plir. Es ver­dad. Me pa­re­ce que en el es­ce­na­rio tie­ne un pro­pó­si­to de pro­vo­ca­ción. Quie­nes va­yan al nue­vo show no se va a en­con­trar con un es­pec­tácu­lo lleno de chu­cha­das; to­do lo con­tra­rio. Lo que pa­só en Vi­ña me dio ma­te­rial pa­ra ha­blar de no­so­tros co­mo chi­le­nos. Sien­to que la gente se de­be­ría sen­tir re­fle­ja­da en al­gu­nas cos­tum­bres que te­ne­mos. ¿De­cir ga­ra­ba­tos se re­la­cio­na con el dis­cur­so tam­bién? Tam­bién tie­ne que ver con ins­ta­lar­se de una ma­ne­ra en el es­ce­na­rio. Te­ner un len­gua­je sin fil­tro te­nía que ver con un ac­to po­lí­ti­co en ese es­ce­na­rio. Hay que rom­per cier­tos es­te­reo­ti­pos. Cla­ro que hay ma­ne­ras y ma­ne­ras. Si es­toy con mis pa­pás o mis pri­mos chi­cos, me mi­do, pe­ro en Vi­ña eran las do­ce de las no­che. Nin­gún ni­ño ten­dría que ha­ber vis­to el show. Des­pués de ver­lo, ¿ha­ces un mea cul­pa so­bre al­gún pun­to de ese show? La crí­ti­ca tie­ne que ver más con el fon­do que con la for­ma. En for­ma no cam­bia­ría na­da, pe­ro en fon­do creo que po­dría ha­ber ocu­pa­do el es­ce­na­rio pa­ra ha­blar de co­sas más im­por­tan­tes. En­cuen­tro que me fal­tó más con­tin­gen­cia, que es lo que in­ten­to ha­cer aho­ra. To­car te­mas más pe­li­gro­sos, pe­ro en tér­mi­nos de for­ma lo ha­ría exac­ta­men­te igual. ¿Cam­bió tu eco­no­mía es­te año? Soy una agra­de­ci­da a Vi­ña del mar. Más que la eco­no­mía, me cam­bió la vi­da ir a Vi­ña. An­tes pen­sa­ba que era co­no­ci­da por “El club de la co­me­dia”, pe­ro me di cuen­ta que na­die me co­no­cía. Aho­ra sal­go a la ca­lle y re­ci­bo mu­cho ca­ri­ño, mu­cha buena on­da de parte de las mu­je­res. An­tes ha­cía un show con 200 per­so­nas co­mo má­xi­mo, pe­ro aho­ra me pa­ro ante mil. Ha si­do bien bonito es­te año.

“LA CRí­TI­CA TIE­NE QUE VER MáS CON EL FON­DO QUE CON LA FOR­MA. EN FOR­MA NO CAM­BIA­RíA NA­DA, PE­RO EN FON­DO PO­DRíA HA­BER OCU­PA­DO EL ES­CE­NA­RIO PA­RA HA­BLAR DE CO­SAS MáS IM­POR­TAN­TES”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.