CA­MI­LA CA­BE­LLO

TIE­NE 20 AÑOS, CRU­ZÓ LA FRON­TE­RA DE MÉ­XI­CO A ES­TA­DOS UNI­DOS CUAN­DO TE­NÍA CA­SI 7, PE­RO CRE­CIÓ EN LA HA­BA­NA. EL 2012, DES­PUÉS DE PAR­TI­CI­PAR EN THE X FAC­TOR, PA­SÓ A FOR­MAR EL GRU­PO FIFTH HAR­MONY, PE­RO EN FE­BRE­RO DE ES­TE AÑO DE­CI­DIÓ SE­GUIR EN SO­LI­TA­RIO. Y AHO

NuevaMujer - - RETRATO - Por Ale­xan­dra Ga­lle­gos A.

Pa­ra ce­le­brar sus raí­ces en el #His­pa­ni­cHe­ri­ta­geMonth, en sep­tiem­bre del año pa­sa­do, la jo­ven –y pe­que­ña, mi­de 1.57 cms– can­tan­te y com­po­si­to­ra es­cri­bió un en­sa­yo pa­ra el si­tio Pop­su­gar so­bre qué sig­ni­fi­ca ser in­mi­gran­te en Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra ser una jo­ven de só­lo 19 años en ese mo­men­to, sus pa­la­bras im­pre­sio­nan y de­jan en­tre­ver su po­ten­te co­ra­zón. Es­cri­bió, por ejem­plo, que re­cuer­da ha­ber­se subido a un ca­mión con su ma­má pa­ra lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos; re­cuer­da el fuer­te abra­zo que le dio su abue­la en Cu­ba cuan­do se des­pi­dió de ella, y re­cuer­da ver a su pa­pá ha­cer­se del ta­ma­ño de una hormiga mien­tras el ca­mión se ale­ja­ba cuan­do cru­za­ron la fron­te­ra. Con­tó que lle­va­ba una mo­chi­la con un dia­rio de Win­nie The Pooh; que su ma­má lu­cha­ba por ha­blar in­glés; que des­pués de acep­tar­las en la ofi­ci­na de in­mi­gra­ción to­ma­ron un bus a Mia­mi; que su ma­má no con- se­guía tra­ba­jo por­que su tí­tu­lo de Ar­qui­tec­ta no ser­vía en Es­ta­dos Uni­dos, has­ta que co­no­ció a una cu­ba­na cu­yo hi­jo era ar­qui­tec­to. “Los in­mi­gran­tes tie­nen una co­sa en co­mún: el ham­bre. (...) El ham­bre de ha­cer lo im­po­si­ble por­que no tie­nes otra op­ción, por­que has ido de­ma­sia­do le­jos, por­que sa­bes lo que es lu­char y no vas a to­mar una opor­tu­ni­dad por sen­ta­do (…) Es­toy or­gu­llo­sa de ser cu­ba­na­me­xi­ca­na. Es­te país fue cons­trui­do por in­mi­gran­tes. Gen­te que fue tan va­lien­te co­mo pa­ra em­pe­zar de nue­vo. (...) Así es que la pró­xi­ma vez que al­guien in­ten­te de­cir­te que quie­re po­ner un ‘mu­ro’ en la fron­te­ra, re­cuer­da que de­trás de esa pa­red es­tá la lu­cha, la de­ter­mi­na­ción y el ham­bre”, es­cri­bió. Va­lien­te pa­ra dar a co­no­cer sus opi­nio­nes po­lí­ti­cas aún a su cor­ta edad, Ca­mi­la le di­jo a Le­na Dun­ham en una en­tre­vis­ta an­tes de la asun­ción de Do­nald Trump, que “voy a plan­tar­me por los in­mi­gran­tes, por los his­pá­ni­cos y sus de­re­chos”. Y des­pués que el aho­ra pre­si­den­te sa­ca­ra su or­den mi­gra­to­ria, tui­teó: “La #Prohi­bi­ció­nMu­sul­ma­na es ab­so­lu­ta­men­te des­hu­ma­ni­zan­te... es­toy en shock. ES­TO NO ES LO QUE SOMOS”. Ca­mi­la to­mó el ejem­plo de su ma­dre y, sin ha­ber can­ta­do an­tes en un es­ce­na­rio, de­ci­dió com­pe­tir en The X Fac­tor. Y así fue co­mo lle­gó a ser una de las 5 in­te­gran­tes ori­gi­na­les de Fifth Har­mony, el gru­po que “creó” Si­mon Co­well, y que rá­pi­da­men­te en­lo­que­ció al seg­men­to ado­les­cen­te y ju­ve­nil. El mis­mo que aban­do­nó en di­ciem­bre del año pa­sa­do pa­ra lan­zar­se de­fi­ni­ti­va­men­te en so­li­ta­rio, aun­que ya en oc­tu­bre ha­bía lan­za­do “Bad Things”, un sin­gle os­cu­ro y sexy de rap con Ma­chi­ne Gun Kelly que, li­te­ral­men­te, tre­pó por los charts. Y ese no es su pri­mer hit. “I Know What You Did Last Sum­mer”, su due­to de 2015 con Shawn Mendes, al­can­zó el Nº20 en el Bill­board Hot 100. Si hacemos un po­co de his­to­ria, hay que re­cor­dar que Fifth Har­mony es el gru­po de pop

fe­me­nino más exi­to­so des­de Des­tiny’s Child, con más de sie­te mi­llo­nes de can­cio­nes di­gi­ta­les ven­di­das (se­gún Niel­sen Mu­sic). Es­te oto­ño del he­mis­fe­rio nor­te lan­za­rá su pri­mer dis­co de so­lis­ta, y ha de­cla­ra­do que aho­ra su ver­da­de­ra ale­gría, des­pués de cin­co años de gi­ras y gra­ba­cio­nes con 5H, es la li­ber­tad. En la re­vis­ta Bil­board la des­cri­ben co­mo se­duc­to­ra, pe­ro pu­ra de co­ra­zón; fuer­te, pe­ro vul­ne­ra­ble; due­ña de sí mis­ma, pe­ro no egoís- ta. To­mó sus pri­me­ras vacaciones en cin­co años en la Na­vi­dad pa­sa­da, des­pués de que su ma­dre in­sis­tie­ra en que se des­en­chu­fa­ra con la fa­mi­lia por tres se­ma­nas, en Can­cún. Fue jun­to a su pa­dre, Ale­jan­dro; So­fía, su her­ma­na de 9 años, y su ma­dre, Si­nu. Tan­to ama ha­cer mú­si­ca que bus­ca ideas has­ta en sus hob­bies; lee poe­sía, no­ve­las (co­mo “El amor en los tiem­pos del có­le­ra”, de García Már­quez), ve pe­lí­cu­las (sus fa­vo­ri­tas son “Dia- rio de una pa­sión”, “Ti­ta­nic”, “Romeo + Ju­lie­ta” y “Se­ña­les de amor”) y to­ca la gui­ta­rra.

LA CAM­PA­ÑA

Ha­ce me­nos de un mes, Ske­chers anun­ció que se aso­cia­ba con Ca­mi­la Ca­be­llo pa­ra una cam­pa­ña in­ter­na­cio­nal. “Es­te año es el co­mien­zo de un ca­pí­tu­lo to­tal­men­te nue­vo pa­ra mí, tan­to en mi mú­si­ca co­mo en mi vi­sión de la vi­da, y es­toy en­can­ta­da de po­ner­me los Ske­chers co­mo par­te de es­te via­je”, se­ña­ló. “Es im­por­tan­te uti­li­zar mi éxi­to pa­ra re­tri­buir, y aso­ciar­me con em­pre­sas de ideas afi nes que tam­bién creen en de­vol­ver. Me en­can­ta ese es­pí­ri­tu de ge­ne­ro­si­dad, y es­toy de­sean­do com­par­tir esos men­sa­jes po­si­ti­vos con el mun­do, co­mo la más re­cien­te em­ba­ja­do­ra de la mar­ca”. Ske­chers, por su par­te, se­ña­ló que “Ca­mi­la es he­re­de­ra na­tu­ral de nues­tro le­ga­do de can­tan­tes su­per­es­tre­llas. Fue una de las ‘25 Most In­fluen­tial Teens’ (25 ado­les­cen­tes más in­flu­yen­tes) de la re­vis­ta Ti­me el año pa­sa­do, tie­ne éxi­tos en in­glés y es­pa­ñol, y lle­ga a un seg­men­to di­fí­cil del mer­ca­do, los Mi­lle­nials y los fa­ná­ti­cos de la Ge­ne­ra­ción Z. Con su con­fian­za y ca­rác­ter, es un gran ícono glo­bal”. ¿Qué es lo que más te en­tu­sias­ma de tu pri­me­ra cam­pa­ña? ¡Es­toy fe­liz! Soy fan de la mar­ca. Y mi her­ma­na es la más en­tu­sias­ma­da, por­que sa­be que ten­drá mu­chas Ske­chers gra­tis. Creo que soy la me­jor her­ma­na ma­yor . El le­ma de la lí­nea Ske­chers Street, de la cual hoy eres ros­tro, es “Co­mo­di­dad. Con­fian­za. Es­ti­lo”. ¿Qué tan im­por­tan­te es la co­mo­di­dad pa­ra ti? Lo más im­por­tan­te; he per­di­do la cuen­ta de cuán­tas ve­ces he es­ta­do ha­cien­do un show usan­do ta­cos, y es real­men­te in­có­mo­da la sen­sa­ción de que me puedo caer o sen­tir que se es­tá des­tru­yen­do mi de­do me­ñi­que. ¿Cuál es tu es­ti­lo y de dón­de sa­cas la ins­pi­ra­ción? De­pen­de mu­cho de mi es­ta­do de áni­mo. A ve­ces me sien­to re­la­ja­da y uso leg­gins, otras ten­go ga­nas de usar aros gran­des y al­go bri­llan­te. El es­ti­lo es ex­pre­sar­se uno mis­mo y tu per­so­na­li­dad a tra­vés de lo que lle­vas pues­to.

Te ves sú­per se­gu­ra, ¿qué acon­se­jas a las jó­ve­nes? Que pa­ra ser una mu­jer se­gu­ra, hay que di­ver­tir­se. Es lo que me pa­sa en el es­ce­na­rio. Creo que la cla­ve es reír y di­ver­tir­se en cual­quier área en la que te desen­vuel­vas, así otras per­so­nas se di­ver­ti­rán y se sen­ti­rán se­gu­ros jun­to a ti. Fuis­te no­mi­na­da a múl­ti­ples Teen Choi­ce Awards. ¿Qué se sien­te ser re­co­no­ci­da co­mo so­lis­ta? ¡Veía ese show cuan­do era ni­ña! Es ge­nial sa­ber que los chi­cos de mi edad se iden­ti­fi­can y votan por mí. Es­toy muy agra­de­ci­da de mis fans, por­que tra­ba­jan mu­chí­si­mo pa­ra apo­yar­me y apo­yar mi mú­si­ca. Me dan la opor­tu­ni­dad de ha­cer lo que amo. Par­ti­ci­pas en mu­chas cam­pa­ñas be­né­fi­cas, ¿cuá­les son los más im­por­tan­tes pa­ra ti? Tra­ba­jo en es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con una or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca lla­ma­da Sa­ve the Chil­dren ha­ce po­co más de un año. Se cen­tran en los ni­ños, su educación, sa­lud y ali­men­ta­ción. Las no­ti­cias en torno a la ca­rre­ra de la cu­ba­na no pa­ran; se ha es­pe­cu­la­do que Kar­la Ca­mi­la Ca­be­llo Es­tra­bao de­ja­ría atrás su ape­lli­do pa­ra pa­sar a lla­mar­se ar­tís­ti­ca­men­te “Ca­mi­la”. Se­gún con­sig­nó En­ter­tain­ment Weekly, la can­tan­te ha­bría es­ta­do tra­ba­jan­do en su pro­duc­ción in­di­vi­dual des­de ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un año, y The Sun pu­bli­có que Si­mon Co­well ha­bría ofre­ci­do a Ca­mi­la un muy ten­ta­dor con­tra­to pa­ra unir­se a su se­llo dis­co­grá­fi­co Sy­co, co­mo ar­tis­ta independiente.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.