“EN LA CLA­SE ME­DIA ES­TU­DIAR ES UN LU­JO”

PRO­TA­GO­NI­ZA “EL ZOO­LÓ­GI­CO DE CRIS­TAL”, UNA DE LAS OBRAS MÁS EXI­TO­SAS DE LA TEM­PO­RA­DA, EN EL MORI BE­LLA­VIS­TA; PAR­TI­CI­PA­RÁ EN LA PRÓ­XI­MA TE­LE­SE­RIE DE TVN, Y CON­DU­CE UN PRO­GRA­MA CUL­TU­RAL. CON UNA EXI­TO­SA VI­DA PRO­FE­SIO­NAL QUE LO AVA­LA, NO DU­DA EN CRI­TI­CAR EL

NuevaMujer - - PERFIL - Por: Ca­ro­li­na Pal­ma Fuen­teal­ba. Fo­tos: Gon­za­lo Mu­ñoz F. Agra­de­ci­mien­tos a Ho­tel Di­rec­tor.

Cuan­do co­no­ces la his­to­ria de es­fuer­zo y éxi­to de Héctor Mo­ra­les (35), es im­po­si­ble no pen­sar en el po­der de cons­truir­nos a no­so­tros mis­mos. Aman­te del ar­te, de los ani­ma­les e in­can­sa­ble “ac­ti­vis­ta” cul­tu­ral, cons­tan­te­men­te sor­pren­de con nue­vos ro­les en te­le­vi­sión, ci­ne y tea­tro. Es­te año to­mó una di­fí­cil de­ci­sión. Re­cha­zó la ofer­ta de vol­ver a “Sol­te­ra otra vez 3” (Ca­nal 13), y op­tó por que­dar­se en TVN pa­ra con­ti­nuar en el área dra­má­ti­ca, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la te­le­se­rie “We­na pro­fe”, y con­du­cir el pro­gra­ma “Zoom ur­bano”. “Hay mu­cho por ha­cer en el área dra­má­ti­ca. Ha­ce al­gún tiem­po de al­gu­na ma­ne­ra me pro­me­tí to­mar de­ci­sio­nes más allá de lo eco­nó­mi­co, don­de la in­tui­ción me guia­ra. Es­toy con mu­cho tra­ba­jo, pe­ro me sien­to sú­per con­ten­to. Ha­ce tiem­po que no sen­tía que era un gran año”, con­fie­sa el ac­tor, quien pron­to es­tre­na­rá la pe­lí­cu­la “Swing”. Ac­tual­men­te po­de­mos dis­fru­tar de su emo­cio­nan­te par­ti­ci­pa­ción en “El Zoo­ló­gi­co de Cris­tal”, de Te­ne­see Wi­lliams, en el tea­tro Mori Be­lla­vis­ta (has­ta el 30 de sep­tiem­bre), obra que pro­ta­go­ni­za. Ha­bla­mos de un tra­ba­jo rea­lis­ta, im­por­tan­te den­tro del tea­tro con­tem­po­rá­neo. Se mon­tó en 1945, pe­ro si­gue vi­gen­te de­bi­do a su te­má­ti­ca, e incluso se es­tre­nó en Broad­way ha­ce un par de me­ses. Ha­bla de lo que su­ce­de en una fa­mi­lia don­de el hi­jo ma­yor, in­ter­pre­ta­do por Héctor, no pue­de desa­rro­llar su vi­da por ha­cer­se car­go de una fa­mi­lia con pa­dre au­sen­te. La ma­triar­ca, per­so­ni­fi­ca­da por Clau­dia di Gi­ró­la­mo, es­pe­ra lo me­jor pa­ra hi­jos, y que su hi­ja, que tie­ne una pe­que­ña dis­ca­pa­ci­dad, cum­pla con ca­sar­se con un buen es­po­so, una ta­rea que le en­co­mien­da al her­mano ma­yor. To­do es­to al in­te­rior de una fa­mi­lia de cla­se me­dia con re­la­cio­nes des­gas­ta­das. Héctor tam­bién to­ma el rol de re­la­tor. “Si te en­fren­tas a es­te tra­ba­jo ves una obra que ha­bla de una cri­sis fa­mi­liar, pe­ro la gen­te rá­pi­da­men­te co­nec­ta con su pro­pia his­to­ria”, co­men­ta. ¿El tea­tro es un ar­te fá­cil de en­ten­der pa­ra el pú­bli­co? No, es una de las ar­tes más exi­gen­tes. No sé si es fá­cil en­ten­der­lo siem­pre. Es tan ar­cai­co sen­tar­se en un lugar pa­ra que te cuen­ten una his­to­ria... Mien­tras es­tu­dia­ba la obra pen­sa­ba que hoy es­ta­mos tan hí­per­co­nec­ta­dos con las re­des so­cia­les, que exi­gir­le a al­guien que se des­co­nec­te por una hora y me­dia, pa­ra co­nec­tar­se con una his­to­ria, es ca­si ha­cer un ac­to de fe. Si­gue sien­do un ar­te muy con­tra­rio a lo que vi­ve el hom­bre en el día a día. ¿Crees que las ar­tes si­guen sien­do eli­tis­tas? Ha­go un pro­gra­ma que abor­da la cultura y la gen­te en las ca­lles (“Zoom ur­bano”, TVN), le­jos de los cen­tros de ar­te o mu­seos. Me he da­do cuen­ta de que se ha ins­ta­la­do un dis­cur­so que le sir­ve al sis­te­ma, “al pú­bli­co no le in­tere­sa la cultura, sino só­lo el fút­bol o los reali­ties”. Hay gen­te a la que no le in­tere­sa, pe­ro cuan­do se acer­can a la cultura en to­das sus ex­pre­sio­nes, incluso a tra­vés de la co­mi­da, se enamo­ra y la bus­ca. El pun­to es que no tie­nen he­rra­mien­tas. Cuan­do al­guien tra­ba­ja diez ho­ras al día, se de­mo­ra cua­tro en des­pla­zar­se, ¿có­mo le va­mos a pe­dir que va­ya al tea­tro? Con suer­te al­can­za a con­ver­sar con el hi­jo an­tes que se que­de dor­mi­do, y la­var la ro­pa. Por cier­to que las ar­tes si­guen sien­do eli­tis­tas, por­que el Es­ta­do no se ha re­la­cio­na­do de ma­ne­ra di­rec­ta y con­cre­ta con ellas.

Con­du­cías el pro­gra­ma cul­tu­ral “Pa­no­rá­mi­ca”, en 13C, y aho­ra es­ta­rás en TVN to­can­do la mis­ma te­cla. ¿Pen­sas­te que lle­ga­rías a ani­mar un pro­gra­ma? No, cuan­do era chi­co te­nía más pu­dor. Era ac­tor de tea­tro, y pen­sa­ba que te­nía que ser só­lo ac­tor. Con la edad te das cuen­ta de que quieres es­tar don­de eres un apor­te, don­de te ne­ce­si­ten. A mí me gus­ta es­tar en co­ne­xión con la ca­lle. Sien­to que al­gu­nos co­le­gas pe­can de se­res egó­la­tras al creer que la vi­da del ac­tor de­be ser bas­tan­te her­mé­ti­ca, pe­ro me pa­re­ce que, si uno no es­tá co­nec­ta­do con lo que pa­sa, no tie­ne ma­te­rial pa­ra tra­ba­jar. Con­tas­te que tu fa­mi­lia es de es­fuer­zo, de San Ber­nar­do, que fuis­te el pri­me­ro en lle­gar a la uni­ver­si­dad. ¿In­flu­ye esa his­to­ria en tu ca­rre­ra? Sien­to que de don­de vengo, don­de es­tu­dié, só­lo han si­do ga­nan­cias pa­ra mí, por­que es­toy co­nec­ta­do con la reali­dad de la ma­yo­ría y me ayu­da pa­ra te­ner con­cien­cia de lo que pa­sa en mi país. Co­nec­tar a los chi­le­nos con al­go que no se tran­sa eco­nó­mi­ca­men­te, al­go cul­tu­ral, me pa­re­ce pri­mor­dial. Con res­pec­to al te­ma “elitista”, en la te­le­vi­sión la ma­yo­ría de los ac­to­res per­te­ne­cen al mis­mo lugar so­cial; en el tea­tro es más di­ver­so. ¿A qué lugar so­cial? En ge­ne­ral, los ac­to­res de la te­le son muy cui­cos. Es que pa­ra un ca­bro que vi­ven en La Flo­ri­da o Maipú es po­co rea­lis­ta pen­sar que quie­re ser ac­tor. Su fa­mi­lia, que le da la po­si­bi­li­dad de es­tu­diar, va a que­rer que eli­ja al­go con que pue­da ga­nar­se la vi­da. Re­cuer­do ha­ber­le di­cho a mis pa­pás que que­ría ser ac­tor, y ellos me de­cían que es­ta­ba per­dien­do el tiem­po. “El ve­cino del la­do se com­pró un ta­xi y es­tá aho­rran­do”, me di­je­ron. En una fa­mi­lia de cla­se me­dia, es­tu­diar es un lu­jo. ¿Te con­si­de­ras aus­te­ro? Sí, por­que sé la pro­fe­sión que ten­go. Es sú­per ines­ta­ble. Aún así, me gus­ta vi­vir bien. No puedo es­tar en un lugar que pa­se frío, por­que no quie­ro pa­sar frío. Si ten­go que gas­tar un po­co más pa­ra que don­de vivo es­té tem­pe­ra­do, lo voy a ha­cer, por­que he pa­sa­do de­ma­sia­do frío en mi vi­da. Pa­ra al­go tra­ba­jo. Na­cí en una casa que te­nía pi­so de tie­rra, y en vez de ba­rrer, se re­ga­ba. Aho­ra quie­ro vi­vir en una casa tem­pe­ra­da. Si eso es no ser aus­te­ro, no lo soy (ríe). Tam­bién me doy gus­tos en co­sas que me nu­tren, co­mo via­jar. Me gus­ta el ar­te en ge­ne­ral, ten­go mu­chos ami­gos pin­to­res, así es que, si ten­go la po­si­bi­li­dad de com­prar un cua­dro, lo com­pro. De­jé de te­ner cul­pa. En Twit­ter co­men­tas­te so­bre la po­lé­mi­ca con el Pas­tor So­to – quien pi­só la ban­de­ra ho­mo­se­xual– y el “bus de la li­ber­tad”. ¿Vi­vi­mos un mo­men­to de odio? Vi­vir en Chi­le hoy es bien di­fí­cil, hay una cons­tan­te pug­na en­tre mu­chos lu­ga­res. De cual­quier te­ma hay des­en­cuen­tros. Me pa­re­ce que se­ría sú­per ri­co pa­ra nues­tra so­cie­dad, pe­ro en la me­di­da que sig­ni­fi­ca­ra evo­lu­ción, que apren­dié­ra­mos so­bre la opi­nión del otro. En ge­ne­ral Chi­le es un país muy ig­no­ran­te en mu­chos te­mas. El otro día me pre­gun­ta­ban qué opi­na­ba de la cau­sa ma­pu­che, me doy el tiem­po de tra­tar de en­ten­der lo que pa­sa, pe­ro es tan com­ple­jo, que incluso así no puedo ge­ne­rar una opi­nión ra­di­cal, no me sien­to ca­pa­ci­ta­do. Uno tie­ne que asu­mir que hay es­pa­cios don­de uno tie­ne más opi­nión que otros, por te­ner más in­for­ma­ción. En las re­des so­cia­les to­dos tie­nen opi­nión de to­do, es­ta­mos ha­blan­do al mis­mo tiem­po, y no ge­ne­ra­mos na­da nue­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.