tes­ti­mo­nios De un aVan­Ce

FI­NAL­MEN­TE ES LEY, CON SEC­TO­RES DE LA SO­CIE­DAD A FA­VOR Y OTROS EN CON­TRA. PE­RO Sí HAY QUE CE­LE­BRAR QUE CON SU PRO­MUL­GA­CIóN EL ES­TA­DO DE CHI­LE NOS DA LA OP­CIóN LE­GAL DE REA­LI­ZAR AL­GO QUE EN LA ILE­GA­LI­DAD Sí HA OCU­RRI­DO DU­RAN­TE AñOS. Y NO NE­CE­SA­RIA­MEN­TE POR

NuevaMujer - - ACTUALIDAD - Por: Car­la In­gus M. y Va­les­ka Silva.

¿Co­no­ces al­gún ca­so de abor­to en una clí­ni­ca pri­va­da? ¿Sa­bes de una ami­ga a la que le fue fá­cil in­te­rrum­pir su em­ba­ra­zo, pe­se a que en Chi­le es­ta­ba pe­na­do por la ley? Sin bus­car mu­cho di­mos con ca­sos reales ocu­rri­dos en nues­tro país; mu­je­res a las que abor­tar no se les hi­zo com­ple­jo ni tam­po­co tan clan­des­tino. “Re­cuer­do per­fec­to cuan­do íba­mos a la pla­ya con una com­pa­ñe­ra de la uni­ver­si­dad que co­no­cía muy po­co, pe­ro era muy agra­da­ble. Se subió de las úl­ti­mas pa­ra ir a un via­je a Pa­pu­do y se ofre­ció a lle­var­me; el res­to de nues­tros ami­gos nos es­pe­ra­ba en la pla­ya. Al día si­guien­te me des­per­tó muy tem­prano. Me pi­dió que la acom­pa­ña­ra al ba­ño. Es­ta­ba san­gran­do mu­cho y se ha­bía asus­ta­do. Le pre­gun­té si era po­si­ble que es­tu­vie­se con una pér­di­da, me di­jo que po­día ser. La lle­va­mos a un con­sul­to­rio cer­cano y la reac­ción del mé­di­co que la aten­dió fue muy po­co ama­ble. Le pre­gun­tó de­re­cha­men­te qué ha­bía to­ma­do… Ella ne­gó ha­ber sa­bi­do que es­ta­ba em­ba­ra­za­da y más aún ha­ber he­cho al­go pa­ra in­te­rrum­pir­lo, pe­ro el mé­di­co no le cre­yó y le di­jo que se fue­ra a una clí­ni­ca de ur­gen­cia por­que ella es­ta­ba en ries­go. Fi­nal­men­te nos de­vol­vi­mos to­dos a San­tia­go, cons­cien­tes de que se ha­bía he­cho un abor­to y que su he­mo­rra­gia era de­ma­sia­do fuer­te co­mo pa­ra no ir a un cen­tro asis­ten­cial, don­de la lle­va­mos di­rec­ta­men­te. La es­ta­bi­li­za­ron y en­via­ron a su ca­sa”, re­cuer­da Pau­li­na so­bre un he­cho que ocu­rrió ha­ce 20 años, y que mues­tra la fa­ci­li­dad pa­ra en­con­trar mé­to­dos abor­ti­vos. Marcela se ha­bía se­pa­ra­do ha­ce dos me­ses, y el ex ma­ri­do no de­ja­ba de ame­na­zar­la. En medio de lo que pa­re­cía un in­fierno co­no­ció a un ti­po que le pa­re­cía una sa­li­da a tan­tos años de tris­te­za e in­fi­de­li­da­des. A los dos me­ses que­dó em­ba­ra­za­da, pe­ro pa­ra cuan­do se en­te­ró ya ha­bían ter­mi­na­do. Te­nía 30 años y muy po­co apo­yo fa­mi­liar, el fu­tu­ro se os­cu­re­ció pa­ra ella y sin de­cir­le na­da al pa­dre de su hi­jo, de­ci­dió no te­ner­lo. ¿Qué ha­cer en ese ca­so? “Me sen­tía en la so­le­dad más ab­so­lu­ta, re­cu­rrí a mis ami­gos pa­ra ver dón­de po­día ha­cer al­go pa­ra no te­ner­lo, rá­pi­da­men­te; si pa­sa­ba más tiem­po se­ría in­ca­paz de ha­cer­lo”. No tu­vo que es­pe­rar mu­cho pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción de una clí­ni­ca clan­des­ti­na ubi­ca­da en Pro­vi­den­cia que prac­ti­ca­ba abor­tos por ci­fras cer­ca­nas al medio mi­llón de pe­sos. La ci­ta fue rá­pi­da, y el pro­ce­di­mien­to más aún. Te­nía ca­si 8 se­ma­nas de ges­ta­ción. Ca­sos co­mo és­te de­mues­tran que el que no se le­gis­la­ra nun­ca fue mo­ti­vo pa­ra que el abor­to no exis­tie­se… Ci­fras no ofi­cia­les en­tre­ga­das por la ONU apun­tan a 60 mil abor­tos anua­les prac­ti­ca­dos en Chi­le, en la clan­des­ti­ni­dad. El día que pro­mul­gó la Ley, la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let des­ta­có que era un avan­ce en uno de los po­cos paí­ses del mun­do don­de

no se per­mi­tía el abor­to ba­jo nin­gu­na cau­sal. “Es­ta Ley lo que sí re­pre­sen­ta es la con­so­li­da­ción de un enor­me avan­ce que de­be­mos va­lo­rar…, es­ta­mos sal­dan­do una deu­da enor­me con las mu­je­res de Chi­le y, ade­más, nos es­ta­mos po­nien­do a tono con las le­gis­la­cio­nes del mun­do, que nos han he­cho ver que la pe­na­li­za­ción a to­do even­to de la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo re­pre­sen­ta­ba un in­cum­pli­mien­to en ma­te­ria de res­pe­to a los De­re­chos Hu­ma­nos, por­que po­nía en ries­go el de­re­cho a la vi­da y a la in­te­gri­dad fí­si­ca y sí­qui­ca de las mu­je­res”.

“NO VI OTRA OP­CIÓN”

No fue fá­cil con­se­guir que se apro­ba­ra, y en ese sen­ti­do cues­ta en­ten­der­lo, pen­san­do que sí es una reali­dad en nues­tro país, y no tan clan­des­ti­na. Uno de los as­pec­tos que re­cal­ca la Mi­nis­tra de la Mu­jer y Equi­dad de Género, Clau­dia Pas­cual, es que “es una Ley que no obli­ga a na­die, sino que abre op­cio­nes y ofre­ce aten­cio­nes de sa­lud se­gu­ras, sea cual sea la de­ci­sión que la mu­jer to­me en­fren­ta­da a una de es­tas tres cau­sa­les”. En ese sen­ti­do des­ta­ca que “se res­pe­ta­rá la de­ci­sión de niñas, mu­je­res y ado­les­cen­tes, cual­quie­ra sea és­ta, acom­pa­ñán­do­las a tra­vés de un pro­gra­ma con pres­ta­cio­nes bio­psi­co­so­cia­les an­te la con­fi rma­ción de un diag­nós­ti­co de in­via­bi­li­dad fe­tal de ca­rác­ter le­tal, ries­go de vi­da de la mu­jer em­ba­ra­za­da, o re­sul­ta­do de una vio­la­ción”. Pa­ra Pas­cual, “des­pe­na­li­zar, res­pe­tar, acom­pa­ñar y aco­ger son las mo­ti­va­cio­nes que es­tán en la ba­se de es­ta Ley que he­mos pro­mul­ga­do”. Un avan­ce que pro­ba­ble­men­te no pon­ga fi n a la se­rie de abor­tos clan­des­ti­nos, pe­ro po­dría ba­jar la can­ti­dad y per­mi­tir ha­blar de abor­to en el gru­po de mu­je­res que no se ads­cri­ben en las 3 cau­sa­les. “Es­ta­ba en pa­re­ja ha­ce un año, to­man­do por mu­cho tiem­po pas­ti­llas an­ti­con­cep­ti­vas… Era una re­la­ción que se es­ta­ba ter­mi­nan­do en ese mo­men­to, no es­tá­ba­mos bien. Co­mo me cui­da­ba, su­pues­ta­men­te no de­bía que­dar em­ba­ra­za­da… Mi pe­río­do no lle­gó, tu­ve un atra­so y ahí me di cuen­ta; pe­ro to­do es­ta­ba mal, no era el mo­men­to eco­nó­mi­ca­men­te, ni por mi re­la­ción de pa­re­ja ni por na­da... No po­día te­ner otro hi­jo, ya ten­go uno de ocho años, no es­ta­ba en mis pla­nes. No vi otra op­ción que no fue­ra abor­tar”, cuen­ta una mu­jer de 31 años, a quien lla­ma­re­mos Ta­ma­ra. El año pa­sa­do se reali­zó un abor­to con Mi­so­trol, pas­ti­lla que se ven­de con re­ce­ta re­te­ni­da y que pro­du­ce san­gra­do a las po­cas ho­ras de ha­ber­la in­ge­ri­do.

Pa­ra Ta­ma­ra sa­ber de la exis­ten­cia de la pas­ti­lla fue rá­pi­do; una con­ver­sa­ción con ami­gos y ami­gas fue su­fi­cien­te. En­con­trar­la, muy fá­cil; en Goo­gle apa­re­cen mu­chos ven­de­do­res de Mi­so­trol. “Un co­no­ci­do me re­co­men­dó un ti­po que las ven­día, lo con­tac­té y nos jun­ta­mos; así la con­se­guí. Se ven­den fá­cil­men­te a tra­vés de In­ter­net, se usan mu­cho, mu­cho. Es sú­per fá­cil en­con­trar­la. Si gu­gleas ‘ ven­ta mi­so­trol’ te apa­re­cen mil per­so­nas que la ofre­cen, in­clu­so te dan to­das las in­di­ca­cio­nes pa­ra usar­la y qué te va a pa­sar. Te ex­pli­can las di­fe­ren­tes op­cio­nes de uso de­pen­dien­do de las se­ma­nas de em­ba­ra­zo que ten­gas, la do­sis que de­bes to­mar, to­do…”, re­cuer­da. Tras to­mar Mi­so­trol san­gró du­ran­te una se­ma­na; te­nía 9 se­ma­nas de ges­ta­ción. El mie­do a los efec­tos se­cun­da­rios de to­mar Mi­so­trol no fue más fuer­te que su te­mor a te­ner un hi­jo que pen­sa­ba no po­dría cui­dar. Pa­gó 60 mil pe­sos y, tal co­mo le ex­pli­ca­ron, tu­vo un san­gra­mien­to a las po­cas ho­ras y mu­cho do­lor. “Es al­go que afec­ta mu­cho si­co­ló­gi­ca y fí­si­ca­men­te. Es muy do­lo­ro­so, da mu­cho sus­to… No es na­da agra­da­ble, no se lo re­co­mien­do a na­die. Uno lo ha­ce en un mo­men­to de de­ses­pe­ra­ción don­de no se ve otra op­ción… Una no se ha­ce un abor­to por­que sí o por­que des­per­tó con ga­nas de ha­cer­se un abor­to…Creo en un abor­to li­bre, con la se­gu­ri­dad de un mé­di­co al la­do, don­de no te arries­gues a que te pa­se al­go… Es fá­cil es­tar en con­tra cuan­do no se vi­ven o no se co­no­cen las si­tua­cio­nes por las que pa­san las mu­je­res que de­ci­den ha­cer­lo”, se­ña­la. El so­me­ter­se a un pro­ce­di­mien­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en la clan­des­ti­ni­dad, sin po­der con­fiar abier­ta­men­te a al­guien qué es lo que es­tás ha­cien­do, ge­ne­ra da­ño si­co­ló­gi­co y fí­si­co, mu­chas ve­ces irre­pa­ra­ble. Hoy la Ley de Abor­to en 3 cau­sa­les es un avan­ce, des­pués de un lar­go re­tro­ce­so. Por­que re­cor­de­mos que has­ta 1989 en Chi­le sí era le­gal el abor­to por in­via­bi­li­dad fe­tal y ries­go pa­ra la ma­dre.

CI­FRAS NO OFI­CIA­LES EN­TRE­GA­DAS POR LA ONU APUN­TAN A 60 MIL ABOR­TOS AL AÑO PRAC­TI­CA­DOS EN NUES­TRO PAÍS, EN LA CLAN­DES­TI­NI­DAD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.