“LA CON­FIAN­ZA NO TIE­NE RE­LA­CIÓN CON EL CUER­PO”

ES EM­BA­JA­DO­RA DE UNICEF, EN SU PRI­MER CAS­TING LE DI­JE­RON QUE NUN­CA SE­RíA AC­TRIZ, SU PO­PU­LA­RI­DAD SE EX­TIEN­DE POR TO­DO EL MUN­DO, LE DUE­LE LA DE­SIGUAL­DAD SO­CIAL DE LA­TI­NOA­Mé­RI­CA, Y AHO­RA VIE­NE A CHI­LE CO­MO EM­BA­JA­DO­RA DE AVON, PA­RA LA CO­RRI­DA CON­TRA EL CáN­CER

NuevaMujer - - PERFIL - Por: Ale­xan­dra Ga­lle­gos A.

En agos­to se cum­plie­ron 24 años des­de que la uru­gua­ya se radicó en Ar­gen­ti­na. Con ape­nas 16 cru­zó el Río de la Pla­ta pa­ra pro­bar suer­te en el mun­do del es­pec­tácu­lo tra­san­dino, y des­de ese mo­men­to la adop­ta­ron co­mo una más. En 1997 pro­ta­go­ni­zó su pri­me­ra no­ve­la, “Ri­cos y fa­mo­sos”, y el res­to es his­to­ria co­no­ci­da: te­le­no­ve­las del pri­me-ti­me; pe­lí­cu­las de cul­to; tres CD; gi­ras mun­dia­les, y has­ta su pro­pia mar­ca de ro­pa, Las Orei­ro. Su nom­bre com­ple­to es Na­ta­lia Ma­ri­sa Orei­ro, y le gus­ta an­dar por la vi­da co­mo una mu­jer co­mún: ado­ra mo­ver­se en bi­ci­cle­ta, sin ce­lu­lar y a ca­ra la­va­da. Pe­ro cuan­do las lu­ces de las cá­ma­ras se en­cien­den, se trans­for­ma en una di­va sú­per pro­fe­sio­nal. Eres ros­tro de Avon, re­co­no­ci­da mar­ca cos­mé­ti­ca, ¿por qué crees que te eli­gie­ron? Es­toy muy con­ten­ta y or­gu­llo­sa de ser­lo, no so­la­men­te pa­ra Chi­le, tam­bién pa­ra Ar­gen­ti­na y Uru­guay. Me sien­to muy iden­ti­fi­ca­da con la mar­ca, he­mos tra­ba­ja­do jun­tos des­de que era una ado­les­cen­te. ¡Ade­más mi ma­dre ven­día pro­duc­tos Avon cuan­do yo era chi­ca! Hoy nos une no só­lo el cui­da­do y be­lle­za, sino tam­bién la de­fen­sa de los de­re­chos de las mu­je­res, y en es­te ca­so, la pre­ven­ción del cán­cer de ma­ma. ¿Cuá­les son tus se­cre­tos de be­lle­za? Siem­pre he tra­ta­do de te­ner una vi­da sa­lu­da­ble. In­ter­na­men­te ne­ce­si­to sen­tir­me con fuer­za y ener­gía pa­ra afron­tar mi día a día, ha­ce 5 años soy ma­má de un ni­ño, por lo que to­das las ma­más sa­ben que una ne­ce­si­ta ener­gía ex­tra. Pa­ra mí la ali­men­ta­ción es la ba­se de to­do, y te­ner una vi­da ac­ti­va. Me gus­ta mu­chí­si­mo an­dar en bi­ci­cle­ta to­das las ma­ña­nas, lle­vo a mi hi­jo a su jar­dín y si ten­go tiem­po me que­do dan­do vuel­tas, pa­sean­do, dis­fru­tan­do. Por su­pues­to que uti­li­zo cre­mas hu­mec­tan­tes, siem­pre me sa­co el ma­qui­lla­je, in­ten­to (por­que a ve­ces me cues­ta) to­mar mu­cha agua, pe­ro soy fa­ná­ti­ca y adic­ta al cho­co­la­te. Me cui­do mu­cho la piel con tra­ta­mien­tos lá­ser no in­va­si­vos, co­mo luz pul­sa­da; uso siem­pre pro­tec­tor so­lar 50, in­vierno y ve­rano. Sue­lo man­char­me, en­ton­ces me cui­do mu­chí­si­mo del sol, por­que ade­más ado­ro la vi­da al ai­re li­bre. ¿Te­mes en­ve­je­cer? A me­di­da que pa­san los años una va te­nien­do mar­cas de ex­pre­sión, las lla­mo mis mar­cas de fe­li­ci­dad. ¡Que na­die me qui­te mis arru­gas!, por­que son mi his­to­ria, son to­dos los mo­men­tos que fui fe­liz y me reí, o cuan­do al­go me con­mo­vió y me hi­zo llo­rar. Así es que bien­ve­ni­das esas arru­gas y el pa­so del tiem­po, por­que pa­ra mí es ex­pe­rien­cia. Eli­jo te­ner ex­pe­rien­cia, eli­jo cre­cer an­tes de en­ve­je­cer. ¿Por qué acep­tas­te ser em­ba­ja­do­ra de una mar­ca cos­mé­ti­ca? Pa­ra mí es muy im­por­tan­te la so­li­da­ri­dad em­pre­sa­rial. A las mu­je­res nos va a lle­var 100 años lo­grar gual­dad de con­di­cio­nes en re­la­ción a los hom­bres; se ha me­jo­ra­do mu­chí­si­mo, pe­ro fal­ta por ha­cer. Y Avon, por ejem­plo, es una em­pre­sa don­de el 50% de los em­plea­dos son mu­je­res, no so­la­men­te por el te­ma de las re­ven­de­do­ras, es­toy ha­blan­do de la par­te ge­ren­cial. Ade­más tie­nen mu­chas fun­da­cio­nes, co­mo la Fun­da­ción Al­za la Voz, con­tra la vio­len­cia de género, cau­sa por la que tra­ba­jo ha­ce años en for­ma per­so­nal. Tam­bién es­tá in­vo­lu­cra­da en la lu­cha con­tra el cán­cer de ma­ma, en el re­co­no­ci­mien­to a las mu­je­res em­pren­de­do­ras, a las mu­je­res so­li­da­rias... Tam­bién eres em­ba­ja­do­ra de Unicef… Es­tas ex­pe­rien­cias ma­ra­vi­llo­sas son ab­so­lu­ta­men­te en­ri­que­ce­do­ras. Gra­cias a Unicef he co­no­ci­do dis­tin­tas reali­da­des en Áfri­ca y Hai­tí; siem­pre di­go que sal­go pro­fun­da­men­te con­mo­vi­da, pe­ro en­ri­que­ci­da. Cuan­do uno da re­ci­be mu­cho más; eso me ha con­ver­ti­do en una mu­jer más sa­bia, más fuer­te, más se­gu­ra, con me­jo­res con­vic­cio­nes. “Por lo que lo he vis­to en mi vi­da, la pri­me­ra in­de­pen­den­cia es la in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca. Cuan­do una mu­jer la al­can­za pue­de ha­cer fren­te a su fa­mi­lia, a sus hi­jos, a criar­los en so­li­ta­rio si es ne­ce­sa­rio, por­que pue­de ser fe­liz ha­cién­do­le la fies­ta o el ca­sa­mien­to a sus hi­jos, por­que pue­de via­jar, mu­dar­se, sa­lir de una si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad. Es asom­bro­sa la trans­for­ma­ción que las mu­je­res tie­nen cuan­do fi­nal­men­te lo­gran la in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, y ser re­ven­de­do­ra de pro­duc­tos Avon lo ha­ce po­si­ble”. ¿Pa­ra ti qué sim­bo­li­zan es­tas Co­rri­das? Son ma­ra­vi­llo­sas, por­que ves el po­der fe­me­nino en ac­ción. Ves a to­da esa ma­sa de mu­je­res con su re­me­ra ro­sa ce­le­bran­do la vi­da; al­gu­nas han su­pe­ra­do el cán­cer de ma­ma,

La clá­si­ca Co­rri­da Caminata que Avon desa­rro­lla to­dos los años co­mo cie­rre de cam­pa­ña de la Cru­za­da Con­tra el Cán­cer de Ma­ma se rea­li­za­rá es­te sá­ba­do 30 en la co­mu­na de Pro­vi­den­cia, en el Par­que Bal­ma­ce­da (me­tro Es­ta­ción Sal­va­dor). Es­te año las mo­da­li­da­des son Co­rri­da 5K y 8K, y Caminata 2K. Ins­crí­be­te en www.co­rri­daa­von.cl

to­das di­cen sí a la vi­da, sí a la pre­ven­ción. Lo que se bus­ca es con­cien­ti­zar, que la mu­jer com­pren­da la im­por­tan­cia de la de­tec­ción tem­pra­na del cán­cer, por­que de­tec­ta­do a tiem­po es cu­ra­ble. Tam­bién es be­lla la so­li­da­ri­dad de la fa­mi­lia. Por­que cuan­do una mu­jer atra­vie­sa un cán­cer de ma­ma no so­la­men­te lo su­fre ella, tam­bién to­dos sus cer­ca­nos. Y ver a to­das es­tas fa­mi­lias acom­pa­ñan­do a las mu­je­res es muy en­ri­que­ce­dor. A tus 40 años aca­bas de rea­li­zar un vi­deo pa­ra tu mar­ca Las Orei­ro Jeans, con­si­de­ra­do el más hot de tu ca­rre­ra. ¿Te sien­tes có­mo­da y se­gu­ra con tu cuer­po? No le doy tan­ta im­por­tan­cia al nú­me­ro, creo que las mu­je­res so­mos mu­cho más y es­ta­mos en con­tí­nua evo­lu­ción. La con­fian­za de una no tie­ne re­la­ción con el cuer­po, sino a lo que quie­re y no quie­re de la vi­da. Tam­bién fui la por­ta­da de una re­vis­ta que me que­ría to­da pro­du­ci­da, pe­ro les di­je “mi­rá, en es­tos mo­men­tos ten­go ga­nas de mos­trar­me 100% al na­tu­ral”, y en­ton­ces hi­ci­mos una pro­duc­ción sin ma­qui­lla­je, sin Pho­tos­hop y sin re­to­que de nin­gún ti­po; esa soy yo. Eso no quie­re de­cir que no dis­fru­te de un ves­ti­do de fies­ta, de una al­fom­bra ro­ja, de ma­qui­llar­me. Amo la mo­da, to­do lo que tie­ne que ver con cui­da­do per­so­nal lo dis­fru­to, pe­ro tam­bién es im­por­tan­te re­sal­tar lo que uno ver­da­de­ra­men­te es. ¿Qué des­ta­cas de es­ta eta­pa en tu vi­da? Creo que mu­chas ve­ces se ha­bla de la cri­sis de los 40, pe­ro te re­pi­to, pa­ra mí los 40 son só­lo un nú­me­ro. Los cum­plea­ños los ce­le­bro por­que es un año más de ex­pe­rien­cia, de agra­de­ci­mien­to, de po­der dis­fru­tar a mis pa­dres, a mi hi­jo, a mi pa­re­ja, a mis ami­gos, nue­vos lo­gros pro­fe­sio­na­les y per­so­na­les. La pa­la­bra cri­sis tie­ne que ver con es­to que sig­ni­fi­ca opor­tu­ni­dad de tiem­po, de de­cir “es­ta soy yo, es­to es lo que quie­ro y es­to lo que no quie­ro”. En es­ta eta­pa me co­noz­co más, ten­go las prio­ri­da­des más cla­ras. Dis­fru­to mu­cho más de mi tiem­po li­bre que cuan­do era más jo­ven. An­tes sen­tía que es­ta­ba per­dien­do tiem­po cuan­do no ha­cía na­da; hoy sien­to que es­toy ga­nan­do tiem­po, por­que lo com­par­to con mi hi­jo. Te he­mos te­ni­do mu­chas ve­ces en Chi­le, fuis­te la rei­na del Fes­ti­val de Vi­ña en el 2007, ¿có­mo es tu víncu­lo con nues­tro país? La he pa­sa­do siem­pre muy bien en Chi­le, ten­go mu­chos ami­gos allá, ami­gos que se han ido por­que les han sur­gi­do opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo. El chi­leno es muy so­li­da­rio, se ayu­dan mu­cho en­tre us­te­des, es una so­cie­dad edu­ca­da, siem­pre me han tra­ta­do con res­pe­to, es or­de­na­da. Voy a es­tar via­jan­do es­te vier­nes 29 pa­ra la cru­za­da Avon, ¡los es­pe­ro el 30 en el Par­que Bal­ma­ce­da!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.