O LA PE­SA­DI­LLA de no dor­mir

MáS DEL 40% DE LOS CHI­LE­NOS DUER­ME PO­CO Y MAL, Y LAS MUJERES, LA­MEN­TA­BLE­MEN­TE LLE­VA­MOS LA DELANTERA. Y EL PRO­BLE­MA NO ES Só­LO DEL QUE NO DUER­ME, SINO TAM­BIéN DE TO­DO SU EN­TORNO.

NuevaMujer - - WELLNESS -

Do­lor de ca­be­za, can­san­cio, som­no­len­cia, irri­ta­bi­li­dad, fal­ta de con­cen­tra­ción y ba­ja pro­duc­ti­vi­dad. Es­tos son al­gu­nos de los sín­to­mas que des­en­ca­de­na un mal dor­mir, pro­vo­ca­dos bá­si­ca­men­te por po­cas ho­ras de sue­ño o ma­la ca­li­dad del mis­mo. Un es­tu­dio rea­li­za­do en 4 ca­pi­ta­les la­ti­noa­me­ri­ca­nas es­ta­ble­ció que los san­tia­gui­nos somos los que peor dor­mi­mos, y de pa­so, los que con­su­mi­mos más se­dan­tes pa­ra des­can­sar ca­da no­che. Y las mujeres re­pre­sen­ta­mos más de un 50%. Si eres de las que tie­ne di­fi­cul­tad pa­ra ini­ciar o man­te­ner el sue­ño, ex­ce­si­va som­no­len­cia du­ran­te el día, o di­fi­cul­ta­des du­ran­te la eta­pa de des­can­so, es posible que su­fras de al­gún tras­torno del sue­ño. ¿La so­lu­ción? Acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta. Así lo ex­pli­ca el doc­tor Jo­sé Luis Cas­ti­llo, neu­ró­lo­go de Clí­ni­ca Avan­sa­lud: “Si se pro­lon­ga la fal­ta de un sue­ño ade­cua­do pue­de pro­du­cir des­de tras­tor­nos psi­quiá­tri­cos a cua­dros mé­di­cos y neu­ro­ló­gi­cos, como de­te­rio­ro men­tal. To­do de­pen­de de la cau­sa del tras­torno, que de­be pes­qui­sar, tra­tar y su­per­vi­sar un neu­ró­lo­go”. Pa­ra efec­tuar un diag­nós­ti­co cer­te­ro es ne­ce­sa­rio rea­li­zar un elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­ma (EEG) y po­li­som­no­gra­fía. El EEG per­mi­te eva­luar la ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca ce­re­bral, la que se pue­de ver al­te­ra­da por la pre­sen­cia de al­gu­na en­fer­me­dad neu­ro­ló­gi­ca. Las pa­to­lo­gías más im­por­tan­tes que al­te­ran el ci­clo del sue­ño son las que pro­du­cen com­pro­mi­so de con­cien­cia y epi­so­dios epi­lép­ti­cos, lo que se re­fle­ja en una des­car­ga anor­mal de la ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca ce­re­bral. La po­li­som­no­gra­fía, por su par­te, es un exa­men que mi­de di­ver­sos pa­rá­me­tros du­ran­te el sue­ño y per­mi­te eva­luar las di­fe­ren­tes eta­pas del des­can­so, re­gis­tro de po­si­cio­nes, mo­vi­mien­tos del pa­cien­te y va­ria­bles res­pi­ra­to­rias pa­ra el diag­nós­ti­co de ap­nea, in­clu­yen­do la sa­tu­ra­ción de oxí­geno y el re­gis­tro de ron­qui­do.

LO NA­TU­RAL

Mu­chos uti­li­zan fár­ma­cos pa­ra in­du­cir al sue­ño o dor­mir me­jor; sin em­bar­go hay di­ver­sas hier­bas, in­fu­sio­nes y se­dan­tes na­tu­ra­les que ayu­dan a con­se­guir un des­can­so re­pa­ra­dor sin crear adic­cio­nes u otros efec­tos se­cun­da­rios que pue­den pro­vo­car los me­di­ca­men­tos. Son una muy buena al­ter­na­ti­va si tu pro­ble­ma es mo­men­tá­neo o pun­tual, como una si­tua­ción pro­vo­ca­da por es­trés o an­gus­tia. Si ya ha pa­sa­do a ser ha­bi­tual el no dor­mir, un es­pe­cia­lis­ta se­rá siem­pre la me­jor op­ción. Los tras­tor­nos más co­mu­nes son: * In­som­nio. Di­fi­cul­tad pa­ra ini­ciar o man­te­ner un sue­ño con­ti­nuo. Es ne­ce­sa­ria una in­ves­ti­ga­ción pa­ra de­ter­mi­nar la(s) cau­sa(s) que lo pue­de es­tar pro­vo­can­do. * Ap­nea del sue­ño. Mo­men­to en que la res­pi­ra­ción se de­tie­ne mien­tras duer­mes. Ocu­rre cuan­do las vías res­pi­ra­to­rias se han es­tre­cha­do o blo­quea­do par­cial­men­te. * Sín­dro­me de pier­nas in­quie­tas. Im­pul­so irre­pri­mi­ble de le­van­tar­se, pa­sear o ca­mi­nar pa­ra no sen­tir sen­sa­cio­nes in­có­mo­das. El mo­vi­mien­to de­tie­ne la sen­sa­ción des­agra­da­ble so­lo por un cor­to tiem­po. * Enu­re­sis. Es la pér­di­da del con­trol de la ori­na du­ran­te el sue­ño, fre­cuen­te en ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.