¿POR QUé CUES­TA TAN­TO ELI­MI­NAR LA CE­LU­LI­TIS?

NuevaMujer - - LA COLUMNA DEL DOCTORVALDÉS -

Por­que es mul­ti­fac­to­rial, es de­cir, son va­rios los mo­ti­vos por los cua­les apa­re­ce, y al­gu­nas per­so­nas tie­nen una, dos o más cau­sa­les, por lo que cuan­do se tra­ta só­lo una, la ce­lu­li­tis se­gui­rá per­ma­ne­cien­do. En­tre los ele­men­tos que la pro­vo­can apa­re­cen por de­fec­to las hor­mo­nas fe­me­ni­nas; en ge­ne­ral den­tro del ci­clo de una mu­jer hay quie­nes pre­sen­tan una ma­yor re­ten­ción de lí­qui­dos, el que se acu­mu­la en el te­ji­do sub­cu­tá­neo. Prác­ti­ca­men­te no hay una for­ma sen­ci­lla de eli­mi­nar­lo más que la na­tu­ral, por lo que ge­ne­ral­men­te la ce­lu­li­tis es un pro­ble­ma ma­yor pa­ra las mujeres. Su­ma­do a es­te efec­to pro­pio del gé­ne­ro fe­me­nino, te­ne­mos aso­cia­do el fac­tor del so­bre­pe­so, ya que el lí­qui­do in­ters­ti­cial que re­tie­nen du­ran­te el ci­clo se acu­mu­la con ma­yor fa­ci­li­dad en los es­pa­cios en­tre adi­po­ci­tos, lo que ge­ne­ra una ma­yor pre­sión en la zo­na de los mus­los, pier­nas y el con­torno del glú­teo, lo cual di­fi­cul­ta el re­torno ve­no­so y so­bre to­do el lin­fá­ti­co de las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res. Asi­mis­mo, la del­ga­dez de la piel se pre­sen­ta como un fac­tor más. En Chi­le somos una mez­cla de ra­zas pe­ro pre­do­mi­na la blan­ca; por en­de, te­ne­mos una piel bas­tan­te menos grue­sa que aque­llos de ra­za ne­gra, por ejem­plo, que po­seen una der­mis mu­cho más fir­me, lo que fi­nal­men­te “aprie­ta” más el te­ji­do y evi­ta o re­tra­sa la apa­ri­ción de ce­lu­li­tis. Es de­cir, la del­ga­dez en la piel de las chi­le­nas se cuen­ta fi­nal­men­te como otra cau­sa en la apa­ri­ción y per­ma­nen­cia de es­te pro­ble­ma. Tra­ta­mien­tos exis­tes mu­chos, pe­ro prin­ci­pal­men­te el cui­da­do de­be es­tar a car­go de la pro­pia per­so­na; de par­ti­da cui­dar el so­bre­pe­so, pues con so­bre­pe­so es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble no te­ner ce­lu­li­tis, por mu­chos tra­ta­mien­tos que se reali­cen. Y se­gui­do a es­to cui­dar la ali­men­ta­ción, con­tro­lan­do al­gu­nas co­mi­das que pro­du­cen re­ten­ción de lí­qui­dos como la sal en ex­ce­so. Pa­ra com­ba­tir­la se re­co­mien­da la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, que nos ayu­da bas­tan­te a man­te­ner con­tro­la­do el pun­to an­te­rior, pe­ro ade­más por­que la to­ni­fi­ca­ción mus­cu­lar pro­vo­ca un bom­beo del apa­ra­to cir­cu­la­to­rio, lo que es un efec­to dre­nan­te pa­ra la zo­na afec­ta­da. Aso­cia­do a es­to exis­ten dis­tin­tos ti­pos de ma­sa­jes, tam­bién con un efec­to dre­nan­te. En Chi­le la ofer­ta de es­tos tra­ta­mien­tos es bas­tan­te am­plia, hay in­clu­so quie­nes op­tan por las má­qui­nas; mi opi­nión es que hay que te­ner cui­da­do con el ex­ce­si­vo uso de és­tas. Hay una má­qui­na de ori­gen fran­cés que tu­vo mu­cho éxi­to ha­ce 15 o 20 años, una es­pe­cie de ro­di­llo con una bom­ba suc­cio­na­do­ra que pro­du­cía un efec­to in­me­dia­to en la zo­na donde se apli­ca­ba, pe­ro hu­bo quie­nes abu­sa­ron de es­ta suc­ción apli­cán­do­la en la piel de for­ma per­ma­nen­te y ter­mi­na­ron au­men­tan­do la fla­ci­dez, por­que la má­qui­na rom­pía o es­ti­ra­ba esas pe­que­ñas tra­bé­cu­las que unían la piel con el múscu­lo; cla­ro, me­jo­ra­ron su ce­lu­li­tis tem­po­ral­men­te, pe­ro que­da­ron con un pro­ble­ma que an­tes no exis­tía. En­ton­ces, no nos po­de­mos con­fiar de tra­ta­mien­tos mi­la­gro­sos, sino que hay que com­ple­men­tar, em­pe­zan­do por me­jo­rar la ali- men­ta­ción y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Hay tam­bién al­gu­nas má­qui­nas que es­ti­mu­lan el co­lá­geno con on­das de fre­cuen­cia apli­ca­das por en­ci­ma de la piel que me­jo­ran só­lo un 10%, pe­ro es­to, su­ma­do a las cre­mas de tra­ta­mien­to an­ti­ce­lu­li­tis (otro 10%), una nu­tri­ción apro­pia­da (15%), más una ru­ti­na de ejer­ci­cios (10%), y una dis­mi­nu­ción en el pe­so (que apor­ta otro 15%), po­de­mos de­cir que ob­ten­dre­mos un 60% de me­jo­ría del pro­ble­ma. La pre­sen­cia de es­trías –que son per­ma­nen­tes– di­fi­cul­ta el res­ta­ble­ci­mien­to de la piel, y por eso no po­de­mos ha­blar de un 100% de so­lu­ción. Por otro la­do exis­ten tra­ta­mien­tos qui­rúr­gi­cos que per­mi­ten re­sul­ta­dos de ver­dad sor­pren­den­tes, los que se ob­tie­nen con una má­qui­na que emi­te una fre­cuen­cia de ul­tra­so­ni­dos y que pro­vo­ca una re­trac­ción de la piel, me­jo­ran­do el as­pec­to en la zo­na in­ter­ve­ni­da ca­si en su to­ta­li­dad. Sin em­bar­go es­to re­quie­re un pe­que­ño pro­ce­di­mien­to, con se­da­ción o anes­te­sia lo­cal, am­bu­la­to­rio, que ade­más ten­drá que com­ple­men­tar­se con to­dos los pun­tos an­te­rio­res. La ce­lu­li­tis, fi­nal­men­te, en par­te nos in­di­ca cuán­to nos es­ta­mos cui­dan­do, no des­de el ám­bi­to es­té­ti­co, sino del pun­to de vis­ta car­dio­vas­cu­lar. Una per­so­na que tie­ne re­ten­ción de lí­qui­dos, so­bre­pe­so y se­den­ta­ris­mo tie­ne una al­ta pre­sen­cia de ce­lu­li­tis por­que es la ma­ne­ra vi­si­ble que tie­ne el cuer­po de avi­sar­nos que lo es­ta­mos ha­cien­do mal. Com­ba­tir es­te pro­ble­ma no es so­lo va­ni­dad, sino que es­ta­mos me­jo­ran­do nues­tra ca­li­dad de vi­da y lon­ge­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.