I’ll sur­vI­ve!

AMA­MOS LA ES­TA­CIóN DE LAS FLO­RES POR­QUE SUBE LA TEM­PE­RA­TU­RA Y FLO­RE­CEN LOS áR­BO­LES, PE­RO TAM­BIéN ES SI­Nó­NI­MO DE LA LLE­GA­DA DE ESAS MO­LES­TIAS RES­PI­RA­TO­RIAS QUE NOS PUE­DEN HA­CER PA­SAR MUY MA­LOS RA­TOS.

NuevaMujer - - ACTUALIDAD - Por: Va­les­ka Sil­va Pohl

Sí, es una de las es­ta­cio­nes más be­llas del año; sin em­bar­go, pa­ra un nú­me­ro ca­da vez más ele­va­do de per­so­nas es si­nó­ni­mo de ri­ni­tis, con­jun­ti­vi­tis o si­nu­si­tis. De he­cho se es­ti­ma que el 40% de la po­bla­ción se ve afec­ta­da por las lla­ma­das “aler­gias de pri­ma­ve­ra”, que pue­den lle­gar a ser bas­tan­te pro­ble­má­ti­cas. La aler­gia es una reac­ción del sis­te­ma in­mu­ne a al­gu­na par­tí­cu­la externa que se in­gie­re, in­ha­la o to­ca. En el ca­so de las ri­ni­tis alér­gi­cas, es­tas par­tí­cu­las o alér­ge­nos se in­ha­lan, pro­vo­can­do sín­to­mas mo­les­tos. La aler­gia es­ta­cio­nal es, en con­se­cuen­cia, una res­pues­ta exa­ge­ra­da del or­ga­nis­mo an­te dis­tin­tos es­tí­mu­los am­bien­ta­les ex­ter­nos como el po­len de pas­tos, ár­bo­les y flo­res… Tí­pi­cos de la pri­ma­ve­ra. Lo mis­te­rio­so de es­ta afec­ción es que el or­ga­nis­mo des­co­no­ce cier­ta sus­tan­cia tras una ex­po­si­ción reite­ra­da. Es de­cir, la per­so­na se ex­hi­be pri­me­ro al pas­to o po­len, y des­pués de un con­tac­to re­pe­ti­do su or­ga­nis­mo crea an­ti­cuer­pos y ge­ne­ra una res­pues­ta alér­gi­ca…, que pue­de dar­se en cual­quier eta­pa de la vi­da. Re­cu­rri­mos a la in­mu­nó­lo­ga y aler­gó­lo­ga de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad Los An­des, doc­to­ra Pía Za­ñar­tu, pa­ra que nos die­ra con­se­jos y re­co­men­da­cio­nes pa­ra pre­ve­nir, re­co­no­cer y tra­tar los sín­to­mas, y así desa­rro­llar una vi­da lo más nor­mal posible.

RESFRíO O ALER­GIA

“Las aler­gias de pri­ma­ve­ra o es­ta­cio­na­les tie­nen ob­via­men­te una tem­po­ra­li­dad que en ge­ne­ral es des­de el mes de sep­tiem­bre en ade­lan­te, pe­ro du­ran­te los úl­ti­mos años es­to se ha ade­lan­ta­do y los sín­to­mas par­ten in­clu­so a fi­nes de ju­lio, y más co­mún­men­te en agos­to. Por ello los pa­cien­tes que son diag­nos­ti­ca­dos alér­gi­cos de­ben te­ner cla­ro que es ne­ce­sa­rio con­sul­tar an­tes de lo que su­ce­día ha­ce 10 o 5 años”. ¿A qué se de­be la an­ti­ci­pa­ción de las aler­gias? Pa­ra la es­pe­cia­lis­ta el cam­bio cli­má­ti­co tie­ne que ver con es­ta si­tua­ción – en­té­ra­te, Do­nald Trump– “por­que por ejem­plo los ci­rue­los en agos­to ya es­ta­ban flo­re­ci­dos; lo mis­mo su­ce­dió con los aro­mos cuan­do ne­vó en San­tia­go, es­ta­ban con sus flo­res ama­ri­llas, y evi­den­te­men­te ello no es ha­bi­tual. Cla­ra­men­te la po­li­ni­za­ción de los ár­bo­les se ha ade­lan­ta­do, por lo tan­to los sín­to­mas alér­gi­cos, so­bre to­do quie­nes es­tán sen­si­bi­li­za­dos a ár­bo­les, tam­bién se han vis­to ade­lan­ta­dos”. Mu­chas ve­ces cuan­do re­cién par­te una aler­gia y se ge­ne­ran los pri­me­ros sín­to­mas se sue­le con­fun­dir con un resfrío. De he­cho es fre­cuen­te que es­to se pro­duz­ca en quie­nes no tie­nen an­te­ce­den­tes de su­frir­las pre­via­men­te. Por ello es muy ne­ce­sa­rio te­ner cla­ro cuá­les son los prin­ci­pa­les sín­to­mas. “El más im­por­tan­te es la pi­ca­zón, es el que man­da, y sue­le afec­tar ob­via­men­te a la na­riz, pe­ro tam­bién los ojos, oí­dos y la zo­na de­trás del pa­la­dar. Otro ele­men­to co­mún es que co­rra agua por la na­riz, de­no­mi­na­da ri­no­rrea. A es­to se su­man es­tor­nu­dos se­gui­dos y que se ta­pe la na­riz, la con­ges­tión na­sal. Esos son los sín­to­mas más ca­rac­te­rís­ti­cos”. Por ello si hay fie­bre, no de­be­ría ser aler­gia, sino un resfrío. Las aler­gias de­pen­den de va­rios fac­to­res, ¿uno de ellos? La ge­né­ti­ca. “Uno re­ci­be una car­ga ge­né­ti­ca de los pa­dres que in­flu­ye en que se va­ya a desa­rro­llar una aler­gia. Si uno de los pa­dres es alér­gi­co la pro­ba­bi­li­dad es bien al­ta, de un 40%, pe­ro si son am­bos, la ci­fra au­men­ta en­tre un 70 y 80%”. El te­ma am­bien­tal tam­bién es re­le­van­te. “En la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na hay una gran can­ti­dad de plá­ta­nos orien­ta­les. Te­ne­mos una ciu­dad muy or­na­men­ta­da con es­ta va­rie­dad por­que es un ti­po de ár­bol ba­ra­to, que cre­ce rá­pi­do y otor­ga bas­tan­te som­bra. En­ton­ces los pa­cien­tes se han ido sen­si­bi­li­zan­do ca­da vez más a es­te alér­geno. Si su­ma­mos la car­ga ge­né­ti­ca pue­de desa­rro­llar­se una aler­gia en cual­quier eta­pa de la vi­da. Me ha to­ca­do, por ejem­plo, ver va­rios pa­cien­tes ex­tran­je­ros que lle­van más de 3 o 5 años vi­vien­do en el país, pe­ro que lle­gan con fuer­tes sín­to­mas de aler­gia des­pués de ese tiem­po vi­vien­do en San­tia­go… Mien­tras más con­tac­to tie­nes, más te vas sen­si­bi­li­zan­do”. Lo im­por­tan­te es­tar aten­to y con­sul­tar al mé­di­co tem­pra­na­men­te, por­que las crisis pue­den ser com­ple­jas. “Mu­chas ve­ces los pa­cien­tes lle­gan en for­ma tar­día a la con­sul­ta, cuan­do ya exis­te una fuer­te con­ges­tión e in­fla­ma­ción que im­pi­de una res­pi­ra­ción re­gu­lar… Eso ya es de­re­cha­men­te una crisis y es di­fí­cil re­ver­tir los sín­to­mas”.

LOS ME­DI­CA­MEN­TOS

Los an­ti­his­ta­mí­ni­cos e in­ha­la­do­res na­sa­les son los prin­ci­pa­les fár­ma­cos pa­ra tra­tar las aler­gias. En el ca­so de los pri­me­ros se re­co­mien­da usar los de­no­mi­na­dos de “se­gun­da ge­ne­ra­ción”, que son los más re­cien­tes, no pro­du­cen sue­ño y tie­nen un efec­to de 24 ho­ras; se pue­den to­mar una vez al día. Es­tos se com­ple­men­tan con los in­ha­la­do­res na­sa­les, que con­tie­nen cor­ti­coi­des na­sa­les. ¿Por qué se com­ple­men­tan? “Por­que los an­ti­his­ta­mí­ni­cos son los que pre­vie­nen el es­tor­nu­do y la pi­ca­zón, y el in­ha­la­dor es el que per­mi­te des­ta­par y evi­tar la con­ges­tión na­sal”. Otra al­ter­na­ti­va es la in­mu­no­te­ra­pia, un tra­ta­mien­to más de­fi­ni­ti­vo y que fun­cio­na de dos for­mas: me­dian­te una va­cu­na cu­tá­nea o con go­ti­tas su­blin­gua­les. ¿El in­con­ve­nien­te? Re­quie­re de cons­tan­cia. La va­cu­na se apli­ca men­sual­men­te du­ran­te 3 años, y las go­tas a dia­rio, du­ran­te el mis­mo pe­rio­do. “Es pa­ra el pa­cien­te al que la aler­gia le al­te­ra la ca­li­dad de vi­da, que es­tá can­sa­do de to­mar per­ma­nen­te­men­te el an­ti­his­ta­mí­ni­co, y que es muy res­pon­sa­ble con el cum­pli­mien­to de su tra­ta­mien­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.