SUB30 en aler­ta

LOS 40 AñOS SON UN RE­FE­REN­TE; SE­GúN TO­DAS LAS RE­CO­MEN­DA­CIO­NES QUE HE­MOS RE­CI­BI­DO DES­DE SIEM­PRE, ES LA EDAD EN QUE DE­BE­MOS CO­MEN­ZAR A REALIZARNOS ANUAL­MEN­TE UNA MA­MO­GRA­FíA. SIN EM­BAR­GO, LA OB­SER­VA­CIóN CLí­NI­CA IN­DI­CA UNA PREO­CU­PAN­TE FRE­CUEN­CIA DE CA­SOS ENTR

NuevaMujer - - SALUD - Por: Va­les­ka Sil­va Pohl

Ca­da 30 se­gun­dos, en al­gún lu­gar del mun­do se diag­nos­ti­ca un nue­vo ca­so de cán­cer de mama. No lo de­ci­mos no­so­tras al azar; son ci­fras de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). Es­te cán­cer es uno de los más fre­cuen­tes en­tre las mujeres, sin em­bar­go una de­tec­ción tem­pra­na de las le­sio­nes per­mi­te un buen pro­nós­ti­co. De he­cho, sin el com­pro­mi­so de los gan­glios, tie­ne una ta­sa de cu­ra­ción de un 98%. Se en­tien­de por cán­cer de mama al cre­ci­mien­to anor­mal y des­or­de­na­do de cé­lu­las del te­ji­do ma­ma­rio, for­man­do un tu­mor ma­ligno. Se ubi­ca ini­cial­men­te en la mama, pe­ro pue­de ex­ten­der­se a otros ór­ga­nos, es­pe­cial­men­te si no es tra­ta­do a tiem­po. ¿Qué pa­sa en Chi­le? Ocu­pa el pri­mer lu­gar de mor­ta­li­dad por cán­cer en la mu­jer. Ha­ce un par de años se sos­te­nía que 1 ca­da 14 mujeres po­dría desa­rro­llar­lo a lo lar­go de su vi­da; hoy esa ci­fra es 1 de ca­da 10. Así lo es­ta­ble­ce el doc­tor Ca­mi­lo To­rres, je­fe del equi­po de mama del Ins­ti­tu­to On­co­ló­gi­co Fun­da­ción Ar­tu­ro Ló­pez Pé­rez (Falp), quien nos ex­pli­có en de­ta­lle un te­ma preo­cu­pan­te: el au­men­to no só­lo en la can­ti­dad de ca­sos, sino tam­bién la me­nor edad de las pa­cien­tes.

Rá­PI­DO Y AGRE­SI­VO

“Efec­ti­va­men­te se ha re­du­ci­do la edad; no obs­tan­te, es­to no se ha re­fle­ja­do en las es­ta­dís­ti­cas to­da­vía por­que siem­pre, en nues­tro país por lo menos, tie­nen un ses­go no me­nor de 5 años. Es de­cir, es­ta­mos re­vi­san­do in­for­ma­ción de ha­ce 5 años, y las pu­bli­ca­cio­nes tam­bién son de esa fe­cha. No hay da­tos ac­tua­li­za­dos como pa­ra de­cir que se ta­bu­ló y se es­ta­ble­ció que aho­ra hay más mujeres de 30 años con cán­cer de mama. Lo que sí te­ne­mos es una im­pre­sión clí­ni­ca; se­gún la ex­pe­rien­cia de los es­pe­cia­lis­tas, aho­ra hay mu­chas mujeres en­tre los 20 y 30 años, que an­tes eran ca­sos ex­cep­cio­na­les, con cán­cer de mama. Pe­ro in­sis­to, no es aún una es­ta­dís­ti­ca na­cio­nal, sino una im­pre­sión clí­ni­ca ob­ser­va­cio­nal de los es­pe­cia­lis­tas”, ex­pli­ca To­rres. Es preo­cu­pan­te que la in­for­ma­ción que ma­ne­ja­mos no sea ac­tua­li­za­da, pues las va­ria­cio­nes en las pa­to­lo­gías es­tán sien­do muy rá­pi­das. El es­pe­cia­lis­ta agre­ga que la edad más crí­ti­ca pa­ra la en­fer­me­dad si­gue es­tan­do en­tre los 40 y 46 años, “pe­ro hoy hay mu­chas chi­qui­llas muy jó­ve­nes que es­tán pre­sen­tan­do cán­cer de mama, lo que an­tes era com­ple­ta­men­te ex­cep­cio­nal. Es­to lo he­mos vis­to du­ran­te los úl­ti­mos 5 años”. In­di­ca que ade­más se es­tá ana­li­zan­do el au­men­to del cán­cer en mujeres jó­ve­nes en Su­da­mé­ri­ca, “por­que no es igual que EE.UU y Eu­ro­pa. En es­tos úl­ti­mos el cán­cer se ha es­ta­bi­li­za­do en cuan­to a nú­me­ros y eda­des, mien­tras que des­de Mé­xi­co al sur, in­clu­yen­do nues­tro país, se ob­ser­va que apa­re­cen más mujeres jó­ve­nes”. En esos aná­li­sis, ¿se ha es­ta­ble­ci­do una cau­sa pro­ba­ble? Se­rían fac­to­res nu­tri­cio­na­les; se es­tá tra­ba­jan­do bá­si­ca­men­te en te­mas de ali­men­ta­ción. Se pien­sa que en las áreas más afec­ta­das de La­ti­noa­mé­ri­ca el ex­ce­so de azú­car y gra­sas sa­tu­ra­das po­dría es­tar ju­gan­do un pa­pel im­por­tan­te en es­te au­men­to del cán­cer en mujeres jó­ve­nes. Y a eso su­me­mos que los ni­ños es­tán cre­cien­do con al­tos ni­ve­les de obe­si­dad, al­go que no era fre­cuen­te dé­ca­das atrás… Así es, va de la mano con eso. Si no te­ne­mos una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, ri­ca en co­mi­das fres­cas, ve­ge­ta­les, fru­tas, con po­ca azú­car y gra­sas… Así como hay ni­ños obe­sos, tam­bién po­dría ser una re­per­cu­sión en el au­men­to del nú­me­ro de cán­cer en jó­ve­nes. De va­rios ti­pos de cán­cer, pe­ro es­pe­cial­men­te de mama. Otro dato re­le­van­te que en­tre­ga el doc­tor To­rres es que los ti­pos de cán­cer que es­tán afec­tan­do a per­so­nas jó­ve­nes son más gran­des y agre­si­vos. “Son cán­ce­res re­la­ti­va­men­te gran­des des­de el pun­to de vis­ta lo­cal ma­ma­rio, tan­to que las pa­cien­tes se pal­pan y des­cu­bren su pre­sen­cia. Por­que po­dría­mos pen­sar que se des­cu­bren por­que ac­tual­men­te se rea­li­zan más ma­mo­gra­fías, pe­ro no es así, por­que ese gru­po de la po­bla­ción no se rea­li­za ma­mo­gra­fías. Es un pa­trón más agre­si­vo, un cán­cer más lo­cal y pre­coz­men­te avan­za­do”. Y en ese ca­so, cuan­do la mu­jer lo pal­pa, ¿se tra­ta­ría de al­go avan­za­do, que ya se ha desa­rro­lla­do? Sí, es po­co pro­ba­ble que sea in­ci­pien­te. Pe­ro por otro la­do los ca­sos que se es­tán vien­do tam­po­co tie­nen re­la­ción con lo que se ma­ne­ja­ba an­tes, cuan­do pa­ra que un tu­mor tu­vie­ra un cen­tí­me­tro, en pro­me­dio de­bía es­tar 8 años en el cuer­po. Hoy esas ci­fras ya no se es­tán dan­do, la bio­lo­gía de los tu­mo­res pa­re­ce ser más agre­si­va y su cre­ci­mien­to, más rá­pi­do. El ba­jo nú­me­ro de mujeres que efec­ti­va­men­te rea­li­za su ma­mo­gra­fía anual a par­tir de los 40 años es otro te­ma que abor­da­mos con el es­pe­cia-

lis­ta. “La­men­ta­ble­men­te en Chi­le es mi­no­ri­ta­rio el nú­me­ro de mujeres que se rea­li­za la ma­mo­gra­fía anual. Pe­ro voy a se­ña­lar al­go que es sú­per im­por­tan­te: si una mu­jer jo­ven, de 35, 30 o 27 años, tie­ne al­te­ra­cio­nes de as­pec­to in­cier­to en la mama, DE­BE ha­cer­se una ma­mo­gra­fía sí o sí…. Si al­guien jo­ven tie­ne dudas o ele­men­tos de jui­cio que así lo in­di­quen, es fun­da­men­tal ha­cer­se el exa­men. Y lo di­go por­que per­so­nal­men­te me ha to­ca­do ver pa­cien­tes que se han de­mo­ra­do has­ta 3 años en diag­nos­ti­car un cán­cer de mama por­que el mé­di­co le de­cía ‘no te voy a pe­dir ma­mo­gra­fía, por la edad’. ¡Es un des­pro­pó­si­to! Las es­ta­dís­ti­cas son pa­ra eso, pe­ro las per­so­nas son in­di­vi­duos que tie­nen su pro­pia reali­dad y de­ben ob­ser­var­se en su con­tex­to”. ¿Qué re­co­men­da­cio­nes po­de­mos ha­cer a to­das las jó­ve­nes que pro­ba­ble­men­te ni si­quie­ra se plan­tean es­te te­ma? Hay co­sas que po­de­mos es­ta­ble­cer. Por ejem­plo el au­to­exa­men pue­de em­pe­zar a ha­cer­se a cual­quier edad en for­ma ra­cio­nal, y eso sig­ni­fi­ca exa­mi­nar­se la mama una vez al mes, y no más que eso. Pe­ro to­dos los me­ses, de tal mo­do que esa mu­jer apren­da a co­no­cer sus ma­mas; así, en un ter­cer o cuarto exa­men, ella ya se­rá ca­paz de dar­se cuen­ta de al­gu­na al­te­ra­ción. Co­no­cien­do su mama pue­de no­tar al­te­ra­cio­nes que no ob­ser­vó pre­via­men­te; en ese mo­men­to de­be con­sul­tar a un gi­ne­có­lo­go y no es­pe­rar, de­be ser cer­te­ra en su con­sul­ta. Por otra par­te, fre­cuen­te­men­te se sue­le re­la­cio­nar el cán­cer de mama con los an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res, cuan­do por ejem­plo una ma­dre, tía o her­ma­na ha pa­de­ci­do la en­fer­me­dad. Sin em­bar­go sos­tie­ne que de­be­mos te­ner cui­da­do, por­que en el ca­so del cán­cer de mama es­ta “he­ren­cia” só­lo se da en un 10%. “O sea, de ca­da 10 pa­cien­tes, só­lo una tie­ne an­te­ce­den­tes. Por ello no de­be ser con­di­ción si­ne

qua non te­ner an­te­ce­den­tes pa­ra preo­cu­par­se”, con­clu­ye.

FE­CHAS Y MÁS

* El 19 de oc­tu­bre se ce­le­bra el Día Mun­dial contra el Cán­cer de Mama. * El au­to­exa­men se de­be efec­tuar a par­tir de la pri­me­ra mens­trua­ción. Se re­co­mien­da rea­li­zar­lo sie­te días des­pués del co­mien­zo de la re­gla. * Si tie­ne an­te­ce­den­tes de cán­cer de mama, de­bes efec­tuar­te la pri­me­ra ma­mo­gra­fía a par­tir de los 35 años. * Las mujeres con más de 40 años de­ben rea­li­zar­se la ma­mo­gra­fía anual­men­te. * En Chi­le, 4.000 mujeres son diag­nos­ti­ca­das con cán­cer de mama anual­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.