POR QUé SOMOS CoF­Fee loVers

¡PRI­ME­RO TO­MO CA­Fé, LUE­GO EXISTO! MáS MAR­CAS Y NUE­VAS CA­FE­TE­RíAS PRO­VO­CAN QUE SEA UNA TEN­DEN­CIA EN AL­ZA. CO­NO­CE Có­MO RE­CO­NO­CER UN BUEN CA­Fé.

NuevaMujer - - TENDENCIAS - Por: Ca­ro­li­na Pal­ma Fuen­teal­ba

Pa­ra un mal día, ca­fé; pa­ra un buen día, ca­fé; mu­cho tra­ba­jo, ca­fé; na­die te quie­re, ca­fé. La ma­yo­ría ama­mos el ca­fé, su aro­ma nos trans­por­ta, aun­que no se­pa­mos dis­tin­guir en­tre uno bueno y otro ex­ce­len­te. Como no somos un país ca­fe­te­ro, se per­do­na. Otros lo evi­tan por­que les da in­som­nio, ¡pe­ro en la ma­ña­na no pa­sa na­da! Ya es una cos­tum­bre ad­qui­ri­da. Pa­ra al­gu­nos el ca­fé es si­nó­ni­mo de do­lor de es­tó­ma­go, pe­ro los ex­per­tos con­si­de­ran que se pue­de de­ber al abu­so o a con­su­mir ca­fé de ma­la ca­li­dad. “Den­tro de los be­ne­fi­cios del buen ca­fé se en­cuen­tra pre­ve­nir la dia­be­tes ti­po 2, el Par­kin­son, Alz­hei­mer, cán­cer de esó­fa­go, de piel, de colon, evi­ta las ca­ries, es an­ti­oxi­dan­te, y a los hom­bres les previene el cán­cer de prós­ta­ta, en­tre otras co­sas”, cuen­ta Ta­li­ta Gál­vez, do­cen­te y ba­ris­ta de la Uni­ver­si­dad del Ca­fé, de Illy. De to­das for­mas, bas­ta con rea­li­zar la prueba. En San­tia­go ca­da día au­men­tan las ca­fe­te­rías que pro­po­nen pre­pa­ra­cio­nes per­fec­tas, art

cof­fee in­clui­do, idea­les pa­ra so­fis­ti­car nues­tro pa­la­dar. Ta­li­ta en­tre­ga al­gu­nas claves pa­ra co­men­zar nues­tra ex­per­ti­se en ca­fé. * Re­co­no­ce un buen ca­fé. “De­be­mos te­ner to­dos los an­te­ce­den­tes so­bre el ori­gen del ca­fé; si es 100% ará­bi­ca o de otro grano, que la pre­pa­ra­ción sea con la ex­trac­ción co­rrec­ta, vi­sual­men­te de­be te­ner un co­lor ma­rrón (en el ca­so de ser es­pres­so) y fi­nal­men­te el sa­bor. Un buen ca­fé es una ex­pe­rien­cia que in­vo­lu­cra to­dos los sen­ti­dos, pe­ro al pro­bar­lo te­ne­mos que en­con­trar una sin­fo­nía de aro­mas y sa­bo­res que recuerdan al pan tos­ta­do, cho­co­la­te, ca­ra­me­lo, miel, al­gu­na fru­ta o flor”. * Ará­bi­ca o ro­bus­ta. ¡Hay mu­chas di­fe­ren­cias! “Es como com­pa­rar un to­ma­te con una pa­pa. Ge­né­ti­ca­men­te hay gran­des di­fe­ren­cias: la ará­bi­ca tie­ne 44 cro­mo­so­mas y la ro­bus­ta, 22. La ará­bi­ca es más dul­ce, aro­má­ti­ca, sua­ve, me­jor ca­li­dad, es ca­fé de al­tu­ra. En cam­bio, la ro­bus­ta es más fuer­te, amar­ga, in­ten­sa, do­ble can­ti­dad de ca­feí­na, ca­fé de pla­ni­cie”. * De má­qui­na o ins­tan­tá­neo. “Exis­ten mu­chos mo­de­los y mé­to­dos pa­ra pre­pa­rar ca­fé en ca­sa: mo­ka, ae­ro­press, pren­sa fran­ce­sa, che­mex, v60, per­co­la­do­ras y ca­fe­te­ras de es­pres­so com­pac­tas. Siem­pre es me­jor el ca­fé en grano y mo­ler­lo en el mo­men­to de con­su­mir”. * El agua. “El agua, so­bre to­do en San­tia­go, es muy du­ra, con­tie­ne mu­chos mi­ne­ra­les y eso in­flu­ye en el sa­bor, po­ne el ca­fé ‘sa­la­do’”. Por eso, de po­der­se, me­jor agua fil­tra­da. * ¡La le­che im­por­ta! La idea es no ma­tar la pro­teí­na ni ex­ce­der la tem­pe­ra­tu­ra. “El va­po­ri­za­dor es fun­da­men­tal pa­ra de­ter­mi­nar una emul­sión co­rrec­ta. Se tra­ta de dos fa­ses: du­ran­te la pri­me­ra se in­cor­po­ra ai­re a la su­per­fi­cie de la le­che con­tro­lan­do so­ni­do y ro­ta­ción y, la se­gun­da, ob­te­ner una le­che cre­mo­sa sin bur­bu­jas. Es im­por­tan­te ca­len­tar só­lo la can­ti­dad ne­ce­sa­ria, ya que no de­be uti­li­zar­se el mis­mo pro­duc­to dos ve­ces”. * Có­mo leer la eti­que­ta. “Es im­por­tan­te que di­ga 100% ará­bi­ca, en grano y ver la fe­cha de tues­te. Ideal que es­té en­va­sa­do no más de 6 me­ses, pe­ro, si es pre­su­ri­za­do, per­fec­ta­men­te du­ra 3 años. El me­jor en­va­se pa­ra guar­dar el ca­fé es el mis­mo en­va­se”.

TU CAFETERíA FA­VO­RI­TA

Se­gún el si­tio es­pe­cia­li­za­do www.san­tia­go­cof­fee­lo­vers.cl, en Chi­le en los úl­ti­mos cua­tro a cin­co años el con­su­mo y las al­ter­na­ti­vas pa­ra ob­te­ner un buen ca­fé han au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te, sur­gien­do en San­tia­go y re­gio­nes in­fi­ni­dad de dis­tin­tas pro­pues­tas y ca­fe­te­rías. En­ton­ces, ¿en qué de­be­ría­mos “fi­jar­nos” pa­ra dis­tin­guir una buena cafetería? Por ejem­plo, la at­mós­fe­ra del lu­gar, la per­so­na­li­dad. Su de­co­ra­ción, es­ti­lo, y has­ta la mú­si­ca de fon­do lo ha­rán es­pe­cial o igual al res­to. Si te dan ga­nas de que­dar­te, vol­ver y has­ta re­co­men­dar­la, es­tás fren­te a una cafetería que pue­des ca­ta­lo­gar de fa­vo­ri­ta. Tra­ta de ele­gir una que se amol­de a lo que re­quie­res; si tie­nes mas­co­ta, que sea pet friendly; si an­das en bi­ci, que ten­ga es­ta­cio­na­mien­tos se­gu­ros, si ne­ce­si­tas tra­ba­jar, que ten­ga bue­nas me­sas y wi­fi. Otro ítem son los pro­duc­tos ofre­ci­dos; en es­te ca­so el ca­fé de­be ser siem­pre en grano y mo­li­do en la de­man­da, y en la car­ta de­be en­tre­gar­se in­for­ma­ción im­por­tan­te pa­ra un cof­fee lo­ver, como es­pe­cie, va­rie­dad, be­ne­fi­cio, co­se­cha, tues­te, et­cé­te­ra. Eso te da­rá una idea de qué es­tás con­su­mien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.