lUis la­rraÍn “SER GAY Y TRAS­PLAN­TA­DO DIO SEN­TI­DO A MI VI­DA”

CON­SI­DE­RA UR­GEN­TE QUE LAS MI­NO­RÍAS TRA­BA­JEN DE FOR­MA AC­TI­VA EN LA PO­LÍ­TI­CA. POR ESO BUS­CA UN CU­PO EN LA CÁ­MA­RA DE DIPU­TADOS. HA­BLA­MOS SO­BRE SU EN­FER­ME­DAD CRÓ­NI­CA, SU PA­SO POR IGUA­LES Y LA INVISIBILIDAD LESBIANA.

NuevaMujer - - PERFIL - Por: Ca­ro­li­na Pal­ma Fuen­teal­ba. Fo­tos: Gon­za­lo Mu­ñoz Fa­rías.

Luis La­rraín (36) es el pri­me­ro de cin­co her­ma­nos; es­tu­dió In­ge­nie­ría Ci­vil en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca e in­clu­so se de­di­có al mo­de­la­je. Como él mis­mo re­co­no­ce, tu­vo el privilegio de es­tu­diar du­ran­te un se­mes­tre en la Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca de Ber­lín, ex­pe­rien­cia que le sir­vió pa­ra dar­se cuen­ta de que ser gay era com­ple­ta­men­te nor­mal. Esa cons­ta­ta­ción de que nun­ca de­bía es­con­der su orien­ta­ción se­xual fa­ci­li­tó que acep­ta­ra el ofre­ci­mien­to que re­ci­bió el 2009 de for­mar par­te de la fran­ja elec­to­ral de Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Pe­ro ob­via­men­te el revuelo au­men­tó por­que es hijo de Luis La­rraín, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Ins­ti­tu­to Li­ber­tad y Desa­rro­llo. Esa de­ci­sión sig­ni­fi­có que lue­go fun­da­ra Igua­les jun­to al es­cri­tor Pa­blo Si­mo­net­ti y al abo­ga­do An­to­nio Bas­cu­ñán, donde per­ma­ne­ció como pre­si­den­te has­ta es­te año, cuan­do de­ci­dió com­pe­tir por un cu­po en la Cá­ma­ra de Dipu­tados re­pre­sen­tan­do a Pro­vi­den­cia, Ñu­ñoa, San­tia­go, Ma­cul, San Joaquín y La Gran­ja, el Dis­tri­to 10. “Hay una opor­tu­ni­dad de re­no­va­ción en es­ta elec­ción, de que más jó­ve­nes asu­ma­mos po­si­cio­nes de li­de­raz­go, so­bre to­do cuan­do una cla­se po­lí­ti­ca lle­va tan­to tiem­po aper­na­da al po­der. ¡Al­gu­nos lle­van sie­te pe­rio­dos y bus­can la re­elec­ción pa­ra ir por el oc­ta­vo! Hay tan­tas prac­ti­cas po­co éti­cas que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y la gen­te en ge­ne­ral quie­re cam­bios”. En­tras a la po­lí­ti­ca cuan­do exis­te un de­sen­can­to ge­ne­ra­li­za­do y las crí­ti­cas no se ha­cen es­pe­rar. ¿Es­tás pre­pa­ra­do pa­ra eso? Sí, en to­dos es­tos años me fui acos­tum­bran­do a es­tar en la pa­les­tra, a que to­do fue­ra so­me­ter­se al es­cu­dri­ño pú­bli­co. Eso ha au­men­ta­do por­que en Igua­les ha­blá­ba­mos de un te­ma pun­tual. Mar­car pos­tu­ras en más te­mas ge­ne­ra más alia­dos y opo­si­to­res, pe­ro es uno de los cos­tos de es­tar en po­lí­ti­ca. El des­pres­ti­gio de la po­lí­ti­ca lo veo como una opor­tu­ni­dad pa­ra que los que ve­ni­mos de afue­ra nos des­ta­que­mos, y opor­tu­ni­dad pa­ra di­fe­ren­ciar­se de las ma­las prác­ti­cas. A mu­chos no nos pa­re­cen los al­tí­si­mos suel­dos de los par­la­men­ta­rios o los pri­vi­le­gios que tie­nen, como ins­ta­lar a pa­rien­tes en car­gos pú­bli­cos sin te­ner las com­pe­ten­cias ade­cua­das. Me ima­gino que no ma­ne­jas to­dos los te­mas. ¿En cuá­les te cen­tras? En tres ejes. Pri­me­ro la sa­lud, un te­ma que ade­más me ata­ñe por­que soy tras­plan­ta­do (2 ve­ces); pa­sé por diá­li­sis, pa­so cons­tan­te­men­te por una in­jus­ti­cia cuan­do me reali­zo exámenes que no tie­nen có­di­go Fo­na­sa. Hoy me hi­ce uno que lo re­pi­to to­dos los me­ses, y ten­go que pa­gar­lo par­ti­cu­lar. A dia­rio con­vi­vo con pa­cien­tes cró­ni­cos con en­fer­me­da­des que no es­tán cu­bier­tas por el GES. Hay mu­cho que me­jo­rar en el sis­te­ma de sa­lud. ¿Y el se­gun­do eje? La in­clu­sión. Abar­ca to­dos los gru­pos dis­cri­mi­na­dos, como mujeres que ga­nan mu­cho menos, que se en­fren­tan a mu­chas ba­rre­ras al ac­ce­so al em­pleo. Eso ha­ce que se ju­bi­len con peo­res pen­sio­nes, no lle­gan a car­gos al­to, les cues­ta más lle­gar al po­der. El otro te­ma es la ciu­dad, los pro­ble­mas de trans­por­te, la fre­cuen­cia del Me­tro, la ca­li­dad del ai­re. ¿Te com­pli­ca la com­pe­ten­cia? No ten­go na­da de mie­do. Sí, hay mu­chos com­pe­ti­do­res, pe­ro así es el sis­te­ma elec­to­ral. Es­te te­rri­to­rio lo co­noz­co bien, tra­ba­jo en Pro­vi­den­cia, vi­vo en San­tia­go Cen­tro, fui a la uni­ver­si­dad en Ma­cul. Es im­por­tan­te re­pre­sen­tar un lu­gar que uno co­no­ce y no uno donde la di­ná­mi­ca elec­to­ral te lle­ve a pen­sar que pue­des te­ner una opor­tu­ni­dad. ¿A qué par­ti­do te sien­tes cer­cano? A Ciu­da­da­nos, el par­ti­do con el cual he tra­ba­ja­do des­de el año pa­sa­do. Me in­ter­pre­ta mu­cho es­ta pos­tu­ra cen­tro-li­be­ral. Ade­más, si uno mi­ra las en­cues­tas, es la pos­tu­ra que iden­ti­fi­ca a mu­chos. La gran ma­yo­ría no se iden­ti­fi­ca ni con la iz­quier­da ni con la de­re­cha, se­gún la en­cues­ta de la CEP de ha­ce al­gu­nas se­ma­nas. El 16% se iden­ti­fi­ca como de iz­quier­da, el 12% de de­re­cha, y el 32% del cen­tro. Su­pe­ra­mos las ideo­lo­gías del si­glo XX. Cree­mos que hay que co­mu­ni­car la li­ber­tad y la igual­dad, le­gis­lar en ba­se a la evi­den­cia, que­re­mos cam­bios gra­dua­les, bien pen­sa­dos, bien he­chos. Me aco­mo­da mu­cho el pen­sa­mien­to cen­tro po­lí­ti­co. Vie­nes de una fa­mi­lia re­li­gio­sa, tu her­mano es se­mi­na­ris­ta, y tú, ateo. ¿Có­mo con­vi­ves con es­tas di­fe­ren­cias? Mi her­mano se sa­lió del se­mi­na­rio, eso sí. La ver­dad es que es­toy acos­tum­bra­do a con­vi­vir con per­so­nas muy dis­tin­tas. Mi fa­mi­lia y mis com­pa­ñe­ros de co­le­gio es­tán muy a la de­re­cha, y mis ami­gos del ac­ti­vis­mo y de la di­ver­si­dad se­xual es­tán muy ha­cia la iz­quier­da. Pue­do es­tar con un gru­po y lue­go con otro. Es la his­to­ria de mi vi­da y me ha he­cho a te­ner una pos­tu­ra de cen­tro por­que en­tien­do los ar­gu­men­tos de am­bos la­dos. Me mo­les­ta esa vi­sión del otro como enemi­go, ese facilismo de lla­mar “facho” o “comunacho” al que pien­sa dis­tin­to a ti. A

“ME MO­LES­TA ESA VI­SIÓN DEL OTRO COMO ENEMI­GO, ESE FACILISMO DE LLA­MAR ‘FACHO’ O ‘COMUNACHO’ AL QUE PIEN­SA DIS­TIN­TO A TI”.

ve­ces es ago­ta­dor ser el bi­cho ra­ro, tan­to en mi fa­mi­lia como en el mun­do del ac­ti­vis­mo, pe­ro es un apren­di­za­je y he tra­ta­do de sa­car lo me­jor de ca­da mun­do. Vie­nes del mun­do ci­vil. ¿En qué te pue­de be­ne­fi­ciar ha­ber li­de­ra­do Igua­les? Mu­cho. Con Igua­les tra­ba­ja­ba bas­tan­te con el Con­gre­so, iba a ex­po­ner los pro­yec­tos de ley que nos in­tere­sa­ban, ha­cía­mos se­gui­mien­to a las pos­tu­ras de los par­la­men­ta­rios. Sé có­mo fun­cio­na el Con­gre­so por den­tro, y eso tam­bién me mo­ti­vó a lan­zar­me en es­ta can­di­da­tu­ra. ¿La dis­cri­mi­na­ción de cla­ses es más grande que la dis­cri­mi­na­ción se­xual? La so­cie­dad chi­le­na es di­ver­sa. Hay gen­te que sa­le del cló­set y tie­ne apo­yo in­me­dia­to, al­gu­nos lo pa­san mal, otros no quie­ren sa­lir del cló­set. En cam­bio, si se mi­ra a la so­cie­dad como un con­jun­to, hay un ele­men­to es­truc­tu­ral de fuer­tes de­sigual­da­des de cla­se que vie­ne des­de la fun­da­ción de nues­tro país. Des­de siem­pre hu­bo pug­nas en­tre quie­nes te­nían orí­ge­nes dis­tin­tos, vi­sio­nes del mun­do dis­tin­tas, y eso pre­va­le­ce. Nun­ca he­mos si­do una so­cie­dad ho­mo­gé­nea. Esas di­fe­ren­cias es­tán na­tu­ra­li­za­das y se vi­ven fuer­te­men­te en to­do el país. En mu­chos paí­ses exis­te cla­sis­mo pe­ro, ¿qué di­fe­ren­cias has vis­to en el ex­tran­je­ro? Vi­vien­do en Fran­cia pu­de ver lo que sig­ni­fi­ca­ba no ser de la eli­te, no te­ner pri­vi­le­gios, ser la­tino. Me di cuen­ta de que era más di­fí­cil bus­car de­par­ta­men­to sien­do la­tino. Es in­tere­san­te ver có­mo cam­bian las eti­que­tas en los paí­ses, có­mo cam­bian las es­truc­tu­ras de po­der. La so­cie­dad chi­le­na es pro­fun­da­men­te cla­sis­ta, dis­cri­mi­na­to­ria. To­da­vía mu­chas em­pre­sas fil­tran los cu­rrícu­los por co­mu­na de re­si­den­cia. Mi cor­to pa­so por el mun­do pri­va­do me per­mi­tió ir a mu­chas en­tre­vis­tas y me pre­gun­ta­ban dón­de ve­ra­nea­ba o si mi pa­pá o mi pri­mo eran “de”. A ve­ces lo na­tu­ra­li­za­mos, pe­ro es im­por­tan­te te­ner­lo pre­sen­te. ¿Es im­por­tan­te que exis­ta un par­la­men­ta­rio ho­mo­se­xual? ¿Es re­le­van­te que to­men el po­der como mo­vi­mien­to? Si al­guien mi­ra­ra de afue­ra el Con­gre­so, que se su­po­ne es el re­pre­sen­tan­te del pue­blo, pen­sa­ría que la so­cie­dad chi­le­na es­tá con­for­ma­da por un 85% de hom­bres ca­tó­li­cos he­te­ro­se­xua­les blan­cos, y sa­be­mos que la so­cie­dad chi­le­na no es así. Es im­por­tan­te que exis­tan más mujeres en el Con­gre­so, que ha­yan gays, les­bia­nas, trans, per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes, de pue­blos ori­gi­na­rios. En mi ca­so, ade­más de mi eti­que­ta de gay y ac­ti­vis­ta, me pa­re­ce im­por­tan­te mi tes­ti­mo­nio como pa­cien­te cró­ni­co. Pa­go el 40% de mi suel­do en sa­lud, de mi suel­do lí­qui­do. Co­noz­co gen­te, como la fa­mi­lia Sepúlveda, que tu­vo que pagar 36 mi­llo­nes pa­ra pagar la mé­du­la de su hijo, por­que el tras­plan­te es­ta­ba cu­bier­to, pe­ro la mé­du­la no. ¿Có­mo vi­ves con tu en­fer­me­dad? Bien, por­que mi her­mano me do­nó un ri­ñón ha­ce dos años. Es­toy eter­na­men­te agra­de­ci­do por­que me per­mi­tió me­jo­rar mi sa­lud. Ten­go una vi­da nor­mal, con con­trol ca­da dos me­ses, y lue­go se irán es­pa­cian­do un po­co. To­mo re­me­dios en la ma­ña­na y en la no­che, y la ali­men­ta­ción y lí­qui­dos son nor­ma­les. Cuan­do es­ta­ba en diá­li­sis me te­nía que res­trin­gir mu­cho; na­da que con­ten­ga fós­fo­ro, po­ta­sio, so­dio. Te­nía que res­trin­gir los lí­qui­dos por­que no ha­ces pi­pí, so­lo se bo­ta por la diá­li­sis tres ve­ces a la se­ma­na. ¿Te cam­bió tu for­ma de ver la vi­da pa­sar por eso? Sí, es­tas en­fer­me­da­des te ha­cen cues­tio­nar­te to­do: por qué vi­ves, qué ti­po de vi­da quie­res vivir. De cier­ta for­ma, si­mi­lar a cuán­do uno es­tá en el cló­set... “Por qué a mí, soy gay o no, qué sig­ni­fi­ca ser gay”. Al final son dos si­tua­cio­nes que me han he­cho pa­sar­lo muy mal. Por suer­te he si­do ca­paz de sa­car lo bueno, y hoy son dos cau­sas. A pe­sar de lo di­fí­cil que han si­do, le han da­do sen­ti­do a mi vi­da. ¿Por qué crees que exis­te una invisibilidad de las les­bia­nas? Por­que hay una dis­cri­mi­na­ción es­truc­tu­ral ha­cia la mu­jer en la so­cie­dad. El rol que his­tó­ri­ca­men­te han te­ni­do las mujeres ha si­do más do­més­ti­co, fa­mi­liar, y eso ha­ce que sea más di­fí­cil sa­lir del cló­set. Ten­go ami­gas que lo quie­ren ha­cer pú­bli­co, pe­ro me di­cen que tie­nen mie­do de que el ma­ri­do les qui­te a sus hi­jos. Igual­men­te creo que es­tá cam­bian­do un po­co, por­que han sa­li­do per­so­nas co­no­ci­das con­tan­do so­bre sus pa­re­jas. Se­ría sú­per bueno que sa­lie­ran más ros­tros de te­le­vi­sión del cló­set. Ayu­da mu­cho que lo di­gan, lo nor­ma­li­za. Si bien na­die es­tá obli­ga­do a con­tar­lo, el es­con­der­lo creo que per­pe­túa la sen­sa­ción de que es al­go ocul­to, que no es­tá bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.