Ac­tua­li­dad

ES­TÁN DON­DE HAY PRO­BLE­MAS Y MU­CHAS VE­CES AVAN­ZAN CUAN­DO TO­DOS HUYEN Y NA­DIE QUIE­RE ES­TAR. SON 3 MU­JE­RES DE INS­TI­TU­CIO­NES DE OR­DEN Y SE­GU­RI­DAD QUE NOS CUEN­TAN EL LA­DO B DEL UNI­FOR­ME, Y POR QUÉ ELI­GIE­RON ES­TA PRO­FE­SIÓN DON­DE MU­CHAS VE­CES HAY MIE­DO, SAN­GRE Y

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por: Rodrigo Cha­cón T. Fo­tos: Gon­za­lo Mu­ñoz. Ma­keup: So­le Do­no­so. Agra­de­ci­mien­tos a Ho­tel Di­rec­tor.

Son mu­je­res po­wer, fuer­tes, que tie­nen su la­do fe­me­nino in­tac­to pe­ro que, re­co­no­cen, el ver­se en­fren­ta­das a momentos ex­tre­mos las ha he­cho más frías fren­te a cier­tas si­tua­cio­nes. No tie­nen al­ter­na­ti­va… Hay que ser una ado­les­cen­te fuer­te pa­ra pa­rar­te fren­te a tu fa­mi­lia y de­cir­les que quie­res de­di­car­te a per­se­guir o cui­dar cri­mi­na­les. Así fue­ron en su mo­men­to, fuer­tes, la te­nien­te Na­ta­lia Díaz (30), la ins­pec­tor Va­nes­sa Inos­tro­za (32) y la ma­yor Mó­ni­ca He­rre­ra (38), per­te­ne­cien­tes a Gen­dar­me­ría, la PDI y Ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le, res­pec­ti­va­men­te. Pro­ta­go­nis­tas de sus historias, a lo lar­go de sus ca­rre­ras han vi­vi­do momentos bue­nos, ma­los y ex­tre­mos. Las tres op­ta­ron por ins­ti­tu­cio­nes de or­den y se­gu­ri­dad, un ser­vi­cio al país mu­chas ve­ces no re­co­no­ci­do y po­cas ve­ces com­pren­di­do. Pa­ra nin­gu­na fue fá­cil con­ven­cer a sus fa­mi­lias de su vo­ca­ción, la­men­ta­ble­men­te, pe­li­gro­sa. “Nun­ca qui­sie­ron que in­gre­sa­ra, me de­cían que no era pa­ra mí, que me bus­ca­ra otra al- ter­na­ti­va. Tam­po­co que­ría ser una car­ga pa­ra ellos, ne­ce­si­ta­ba in­de­pen­di­zar­me y de­di­car­me a lo que ha­bía de­ci­di­do pa­ra mi fu­tu­ro. Aho­ra me apo­yan por­que ya es­toy en es­to, pe­ro mi fa­mi­lia siem­pre sien­te que es ries­go­so, y es en­ten­di­ble”. Na­ta­lia lleva 10 años en Gen­dar­me­ría, y tie­ne 2 ni­ños. Va­nes­sa Inos­tro­za, ins­pec­tor de la PDI, era muy bue­na alum­na en el colegio, y sus pa­dres cre­ye­ron que se de­di­ca­ría a la me­di­ci­na. Error. “Al prin­ci­pio fue di­fí­cil, por­que soy la me­nor, mis dos her­ma­nos me lle­van por va­rios años. Des­de chi­ca ma­ni­fes­té la in­ten­ción de es­tu­diar Me­di­ci­na, por eso mi pa­pá se ne­gó, por­que era muy pe­li­gro­so. Pa­sé to­do un año pos­tu­lan­do y fi­nal­men­te que­dé”, re­cuer­da. “Soy la pri­me­ra ‘ove­ja ver­de’ de mi fa­mi­lia, mu­chos en­tran por una tra­di­ción fa­mi­liar, pe­ro en mi ca­so no fue así. Te­nía 16 años cuan­do pos­tu­lé, y una de las pri­me­ras li­mi­tan­tes fue de­bía te­ner 17 pa­ra ac­ce­der. Pe­ro eso al con­tra­rio hi­zo que desea­ra es­tar con más fuer­za. Mi fa­mi­lia lo to­mó bien”, cuen­ta la ma­yor de Ca­ra­bi­ne­ros Mó­ni­ca He­rre­ra.

HE­CHOS QUE MAR­CAN

Son fun­cio­na­rias jó­ve­nes, pe­ro con una vas­ta ex­pe­rien­cia en las áreas en que se desem­pe­ñan, ex­pe­rien­cia que les ha de­ja­do momentos im­bo­rra­bles. Va­nes­sa, por ejem­plo, es ins­pec­tor de la Bri­ga­da de De­li­tos Se­xua­les y Me­no­res (Bri­sex­me) de la PDI Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, y hoy es­tá de lleno en el ca­so Se­na­me. Por ra­zo­nes ob­vias no da de­ta­lles del te­ma, pe­ro sí re­co­no­ce que “mu­chas ve­ces es di­fí­cil con­ven­cer­se de que se­res hu­ma­nos pue­dan co­me­ter cier­tos de­li­tos. El ti­po de cri­men que se ve en es­ta uni­dad (Bri­sex­me) es muy fuer­te. Te­ne­mos ac­ce­so a lo peor del ser hu­mano, son crí­me­nes trans­ver­sa­les, se ven en to­das las cla­ses so­cia­les, en to­dos los ran­gos eta­reos y gé­ne­ros. Son de­li­tos que im­pac­tan por la cru­de­za. Los que tra­ba­ja­mos acá te­ne­mos un per­fil dis­tin­to, te­ne­mos que ma­ne­jar téc­ni­cas de li­be­ra­ción de la car­ga emo­cio­nal dia­ria, de lo con­tra­rio se­ría in­sos­te­ni­ble. De­be­mos ser ca­pa­ces de sa­car eso… No de bo­rrar, uno nun­ca bo­rra las co­sas”. Va­nes­sa tie­ne un hi­jo de 6 años y una be­bé en ca­mino. Na­ta­lia tam­bién en­fren­tó un mo­men­to ex­tre-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.