Wellness

FUER­TE DO­LO­RES, CAM­BIOS EN EL ES­TA­DO ANÍMICO E HINCHAZÓN ABDOMINAL ES­TÁN EN­TRE LOS PRIN­CI­PA­LES SÍN­TO­MAS QUE APA­RE­CEN DU­RAN­TE NUES­TROS DÍAS DE MENSTRUACIÓN. HI­CI­MOS UN RE­SU­MEN DE TIPS Y CON­SE­JOS PA­RA SENTIRNOS ME­JOR.

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por: Va­les­ka Silva Pohl

¿Eres de las que sim­ple­men­te no “fun­cio­na” o de las que prác­ti­ca­men­te ni se en­te­ra? Hí­per­sen­si­bles, no po­de­mos evi­tar los dul­ces y cho­co­la­tes du­ran­te los días de menstruación. No te preo­cu­pes, no eres la úni­ca, de he­cho se es­ti­ma que el 90% de las mu­je­res pa­de­ce de sín­to­mas du­ran­te el pe­río­do; lo im­por­tan­te es dar res­pues­ta y de­fi­nir qué ha­cer pa­ra sua­vi­zar esa sin­to­ma­to­lo­gía. Y, por su­pues­to, ha­cer­nos car- go cuan­do lle­ga a ni­ve­les que afec­ta y com­pli­ca nues­tra vi­da dia­ria, y de pa­so la del en­torno. La dis­me­no­rrea es la apa­ri­ción de do­lor pél­vi­co in­me­dia­ta­men­te an­tes o du­ran­te la menstruación, y pue­de lle­gar a afec­tar al 80% de las mu­je­res en edad fér­til, aun­que es una mi­no­ría la que acu­de al mé­di­co. ¿Por qué a al­gu­nas les due­le más que a otras? La cau­sa es­tá en dos hor­mo­nas, la pros­ta­glan­di­na y la va­so­pre­si­na, cu­ya pro­duc­ción ex­ce­si­va o des­equi­li­bra­da pro­du­ce pre­sión ute­ri­na, dis­mi­nu­ción del flu­jo san­guí­neo, con­trac­cio­nes en el úte­ro y do­lor mens­trual. En es­te ca­so es­ta­ría­mos ha­blan­do de dis­me­no­rrea pri­ma­ria. Cuan­do el do­lor es­tá cau­sa­do por una pa­to­lo­gía con­cre­ta de la pel­vis, se de­no­mi­na dis­me­no­rrea se­cun­da­ria y es im­por­tan­te acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra tra­tar el pro­ce­so de ba­se que cau­sa el do­lor. En to­do ca­so, la sin­to­ma­to­lo­gía es bas­tan­te di­ver­sa. Co­mo ex­pli­ca el doc­tor Eduar­do Cars­tens, je­fe de gi­ne­co-obs­te­tri­cia de Clí­ni­ca Ta­ban­cu­ra, “pue­de ser sim­ple o con cam­bios en el es­ta­do de áni­mo, de­no­mi­na­do dis­fo­ria. Es­tas al­te­ra­cio­nes van des­de los sim­ples do­lo­res de ‘ova­rios’, que en

reali­dad es do­lor de úte­ro al pro­du­cir és­te con­trac­cio­nes pa­ra ex­pul­sar la san­gre de su in­te­rior, co­mo tam­bién do­lor en los pe­chos, sen­sa­ción de hinchazón a ni­vel abdominal, do­lo­res de ca­be­za y cam­bios en el es­ta­do de áni­mo, lo que se ve re­fle­ja­do en sen­sa­ción de tris­te­za o en mu­cha irri­ta­bi­li­dad”. El doc­tor Cars­tens nos orien­tó con mé­to­dos pa­ra com­ba­tir los sín­to­mas. “Hay al­gu­nas he­rra­mien­tas far­ma­co­ló­gi­cas que se pue­den usar. Por ejem­plo, los an­ti­con­cep­ti­vos hor­mo­na­les, por­que van a pro­du­cir que el ci­clo se re­gu­le, dis­mi­nu­ya el flu­jo mens­trual y, por en­de, los do­lo­res. Tam­bién se pue­den usar fár­ma­cos pa­ra com­ba­tir las ja­que­cas, pe­ro es muy im­por­tan­te lle­var una vi­da sa­na con una ali­men­ta­ción ade- cua­da, ri­ca en fi­bras, pa­ra me­jo­rar, por ejem­plo, el trán­si­to in­tes­ti­nal. Ade­más dis­mi­nuir o eli­mi­nar ele­men­tos co­mo el ca­fé, el ci­ga­rro y las co­mi­das muy con­di­men­ta­das. Por otra par­te, el ejer­ci­cio jue­ga un rol re­le­van­te en la dis­mi­nu­ción de es­te ti­po de sín­to­mas”, in­di­ca. Do­lo­res más, do­lo­res me­nos, lo im­por­tan­te es que cuan­do la sin­to­ma­to­lo­gía lle­gue a afec­tar tu vi­da o las re­la­cio­nes con el en­torno es ne­ce­sa­rio acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta. “El mo­men­to de con­sul­tar es cuan­do las mo­les­tias co­mien­zan a al­te­rar la vi­da dia­ria, ya sea por­que el do­lor es muy in­ten­so y se de­be que­dar en ca­sa du­ran­te esos días, fal­tan­do por ejem­plo al tra­ba­jo o com­pli­can­do su vi­da es­tu­dian­til. Tam­bién cuan­do los cam­bios de ca­rác­ter co­mien­zan a com­pli­car sus re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, con la pa­re­ja o su en­torno fa­mi­liar. En esos ca­sos el gi­ne­có­lo­go pue­de de­ri­var al psi­quia­tra, quien pue­de re­co­men­dar al­gu­nos fár­ma­cos ade­cua­dos pa­ra la si­tua­ción”. Pa­ra la psi­có­lo­ga clí­ni­ca de la Uni­ver­si­dad de Los An­des, Ma­ría Paz Al­tu­za­rra, las mu­je­res que lle­gan a con­sul­tar con un es­pe­cia­lis­ta de su área lo ha­cen siem­pre post gi­ne­có­lo­go. “Lo co­mún es que él de­ri­ve a te­ra­pia, sea con un si­có­lo­go o si­quia­tra, se­gún co­rres­pon­da. Quie­nes lle­gan son per­so­nas que tie­nen, por ejem­plo un trans­torno an­sio­so que se ve agu­di­za­do du­ran­te el pe­río­do de menstruación y por ello es ne­ce­sa­rio tra­tar­lo”. Agre­ga que en mu­je­res ma­yo­res de 30 años es más fre­cuen­te la con­sul­ta, pro­duc­to del sín­dro­me pre­mens­trual. “Hay va­rios fac­to­res que inciden, co­mo los cam­bios hor­mo­na­les pro­duc­to de em­ba­ra­zos. El es­trés de la vi­da mo­der­na tam­bién ge­ne­ra la agu­di­za­ción de sín­to­mas, y eso ter­mi­na lle­van­do a con­sul­tar”.

LA ALI­MEN­TA­CIóN

* Re­du­cir el consumo de sal dis­mi­nu­ye la re­ten­ción de lí­qui­dos y la hinchazón. Lo ideal es evi­tar los ali­men­tos en­la­ta­dos y los pro­ce­sa­dos, co­mo car­nes frías y pro­duc­tos de que­so, sal­sa de so­ya, et­cé­te­ra. Re­vi­sa las eti­que­tas y no con­su­mas pro­duc­tos en­va­sa­dos que con­ten­ga 200 mg o más de so­dio por por­ción. * Se re­co­mien­da in­cre­men­tar el consumo de pro­duc­tos fres­cos, ri­cos en vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. Acá po­de­mos en­con­trar ve­ge­ta­les y fru­tas en­tre las que des­ta­can el bró­co­li, la pi­ña y los plá­ta­nos. * Los pes­ca­dos, ri­cos en Ome­ga3, y las fi­bras son otros de los ali­men­tos que te ayu­da­rán a ali­via­nar esos días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.