Via­jes

VINCULARNOS CON EL EN­TORNO EN NUES­TROS VIA­JES RE­SUL­TA VI­TAL PA­RA PRO­DU­CIR UN IM­PAC­TO PO­SI­TI­VO Y COM­PREN­DER LA REALI­DAD DE SUS HA­BI­TAN­TES. EN ES­TA RE­SER­VA BIO­Ló­GI­CA DEL SUR DE CHI­LE SE CAPACITA A DUE­ñAS DE CA­SA Y SE TRA­BA­JA EN CULTIVAR EL RES­PE­TO HA­CIA LA

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por: Ca­ro­li­na Pal­ma Fuen­teal­ba

La pri­me­ra ima­gen que vie­ne a la men­te cuan­do ha­bla­mos de la Re­ser­va Eco­ló­gi­ca Hui­lo-Hui­lo, en la co­mu­na de Pan­gui­pu­lli, Re­gión de Los Ríos, son sus ho­te­les, es­pe­cial­men­te el cir­cu­lar Not­ho­fa­gus – con su ca­rac­te­rís­ti­co ár­bol que se ex­tien­de has­ta el te­cho– y el trian­gu­lar lod­ge Mon­ta­ña Má­gi­ca. To­dos cru­za­dos por duen­des, ha­das y ma­te­ria­les no­bles. Al su­mer­gir­se en sus co­nec­ta­dos in­te­rio­res, la te­nue luz, los cua­dros de ani­ma­les y la mú­si­ca in­vi­tan a des­can­sar. Sí, es­tos re­cin­tos lo­gran trans­for­mar­se en una ex­ten­sión de la na­tu­ra­le­za. La prin­ci­pal re­fle­xión es que re­sul­ta esen­cial vin­cu­lar­se con el en­torno con apre­cio y res­pe­to. La Fun­da­ción Hui­lo-Hui­lo, que se sos­tie­ne con fi­nan­cia­mien­to pro­pio, y LATAM –a tra­vés del pro­gra­ma de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial Cui­do Mi Des­tino– nos in­vi­ta­ron a com­pro­bar có­mo el tu­ris­mo pue­de me­jo­rar el con­tex­to so­cial y na­tu­ral. Siem­pre que se via­ja el con­se­jo es com­prar pro­duc­tos lo­ca­les pa­ra ayu­dar a los ar­te­sa­nos, y es­ta no es la ex­cep­ción. En Nel­tu­me, re­cor­da­do co­mo un pue­blo ma­de­re­ro que aho­ra apues­ta por la sus­ten­ta­bi­li­dad, ha­ce 10 años que la Fun­da­ción trans­for­mó a es­for­za­das due­ñas de ca­sa en ar­te­sa­nas. “Siem­pre tra­ba­jé co­mo cos­tu­re­ra, pe­ro nun­ca hi­ce ma­nua­li­da­des. La Fun­da­ción tra­jo una pro­fe­so­ra pa­ra que nos en­se­ña­ra a ha­cer­las, y aho­ra creo ha­das, duen­des, mu­ñe­cas, bru­jas, abue­las te­jien­do, vie­jos to­can­do el vio­lín, usan­do la­na ve­llón, pa­ño­len­ci y gé­ne­ros. Me ha cam­bian­do mu­cho la vi­da, por­que pa­sé de due­ña de ca­sa a ar­te­sa­na, un tra­ba­jo elo­gia­do, y mis ha­das han vo­la­do al ex­tran­je­ro. In­clu­so nos han en­tre­vis­ta­do de Na­tio­nal Geo­grap­hic”, cuen­ta or­gu­llo­sa Elia­na Fuen­tes (60), en Par­que Ku­mun, ca­sas ha­bi­li­ta­das por LATAM en un pun­to es­tra­té­gi­co pa­ra los tu­ris­tas. Con res­pec­to al re­sul­ta­do de su tra­ba­jo, cuen­ta que tam­bién las ca­pa­ci­ta­ron pa­ra co­brar un pre­cio jus­to. “Es im­por­tan­tes que las mu­je­res par­ti­ci­pe­mos en las ca­pa­ci­ta­cio­nes que es­tán

dis­po­ni­bles; uno cre­ce y ga­na su pro­pia pla­ta pa­ra ayu­dar a la fa­mi­lia”. ¿Por qué el amor a los duen­des y ha­das? Por­que des­de ni­ña es­cu­cha­ba que sus com­pa­ñe­ros ju­ga­ban con los “hom­bres pe­que­ñi­tos”. Cristina Pé­rez-Iñi­go, ge­ren­te de asun­tos cor­po­ra­ti­vos LATAM, se sien­te fe­liz con el cam­bio que ha vis­to en es­tas po­de­ro­sas mu­je­res. “Es­te es un ca­so sú­per exi­to­so de re­con­ver­sión, por­que an­tes era un en­cla­ve ma­de­re­ro to­tal­men­te pa­ra los hom­bres. Me emo­cio­na ver a es­tas mu­je­res, por­que ca­da ar­te­sa­nía tie­ne un sen­ti­do, se re­la­cio­na con el bos­que y se­res que lo ha­bi­tan”. Fun­cio­nan ba­jo un sis­te­ma de turno pa­ra así man­te­ner abier­to to­do el año. Ro­dol­fo Cortés, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Fun­da­ción Hui­lo-Hui­lo, se­ña­la que un as­pec­to im­por­tan­te es que es­te tra­ba­jo pue­den rea­li­zar­lo des­de sus ca­sas, sin ale­jar­se de su fa­mi­lia. “Ha­ce­mos ta­lle­res gra­tui­tos de ma­ne­ra per­ma­nen­te. Las ar­te­sa­nas que lle­van con no­so­tros on­ce años, se trans­for­ma­ron en mo­ni­to­ras, pro­fe­so­ras de otros ta­lle­res. In­clu­so cree­mos que es­tán avan­zan­do pa­ra ven­der de for­ma in­de­pen­dien­te y de­jar de de­pen­der de lo que la fun­da­ción les pue­da com­prar. Ese es nues­tro ob­je­ti­vo”. Pa­ra­le­la­men­te, gra­cias al tra­ba­jo con­jun­to con la ae­ro­lí­nea, rea­li­zan ta­lle­res di­gi­ta­les pa­ra que di­fun­dan de for­ma gra­tui­ta sus em­pren­di­mien­tos. Si quie­res com­prar ar­tícu­los, in­gre­sa a la pá­gi­na hui­lohui­lo.com.

CON­SER­VA­CIóN DEL HUEMUL

¿Sa­bías que el huemul des­apa­re­ció de la Re­gión de Los Ríos a fi­nes de la dé­ca­da de los 80? Se es­ti­ma que hay só­lo 1.500 ejem­pla­res en el mun­do. Ha­ce 3 años que la ae­ro­lí­nea tra­ba­ja en co­le­gios pa­ra que nues­tro em­ble­ma pa­trio vuel­va a in­vo­lu­crar­se en to­da la so­cie­dad. En una fría ma­ña­na su­re­ña vi­si­ta­mos el re­cin­to Tie­rra Es­pe­ran­za, don­de en­con­tra­mos a Isis (10), un es­tu­dian­te de Quin­to Bá­si­co. “Sí, co­noz­co la na­tu­ra­le­za de aquí, co­mo el chu­cao, el signo de Hui­lo Hui­lo”, cuen­ta or­gu­llo­so mien­tras le en­se­ñan a for­mar el pá­ja­ro, el huemul y flo­res con go­ma eva, alam­bre, glo­bos y si­li­co­na. Su pro­fe­so­ra es una ar­te­sa­na lla­ma­da Gua­da­lu­pe, quien con mu­cha pa­cien­cia les ex­pli­ca los pa­sos pa­ra crear las fi­gu­ras. “Los ni­ños tie­nen que sa­ber que con ele­men­tos muy sim­ples, sen­ci­llos, po­de­mos ha­cer co­sas her­mo­sas y re­pre­sen­ta­ti­vas de es­te lu­gar. Usual­men­te ha­go imá­ge­nes de la re­gión por­que que­re­mos res­ca­tar nues­tro pa­tri­mo­nio, la im­por­tan­cia de la pre­ser­va­ción”. Co­mo di­jo la cuen­ta­cuen­tos Ma­ría Isa­bel Ten­hamm cuan­do lan­zó su li­bro “El huemul, cier­vo pa­ta­gó­ni­co”, “co­no­cer nos per­mi­te ir to­man­do ca­ri­ño a lo que co­no­ce­mos. Nos per­mi­te sen­tir que la na­tu­ra­le­za es de uno. Lo que es de uno, uno lo quie­re, lo cui­da”. To­tal­men­te cier­to. Ha­ce 12 años la fun­da­ción se pro­pu­so re­po­blar la zo­na a par­tir de los huemules Pe­wun y Tu­kun, un ma­cho y una hem­bra traí­dos des­de Ay­sén, y pu­di­mos ver­los muy de cer­ca. Ac­tual­men­te exis­ten 16 ejem­pla­res en el Centro de Con­ser­va­ción del Huemul, que vi­ven en apro­xi­ma­da­men­te 68 hec­tá­reas. De ellos, 4 huemules ju­ve­ni­les que nacieron en el área con­tro­la­da fue­ron reintroducidos a la vi­da silvestre exitosamente el año pa­sa­do, un hito ecológico en nues­tro país. Fer­nan­do Vidal, di­rec­tor del De­par­ta­men­to de Vi­da Silvestre, nos de­ta­lla que los adul­tos tie­nen un ra­dio-co­llar de fre­cuen­cia úni­ca que per­mi­te sa­ber si es­tán en des­pla­za­mien­to o es­ta­cio­na­rios. Des­pués de una ho­ra de ca­mi­na­ta so­bre nie­ve y ba­rro lo­gra­mos en­con­trar­nos con una fa­mi­lia. Nos mi­ran fi­ja­men­te, observando ca­da mo­vi­mien­to. Nos acer­ca­mos len­to y lo­gra­mos to­mar las pri­me­ras imá­ge­nes. Muy emo­cio­nan­te ver sus ojos cu­rio­sos. Una epi­fa­nía en la na­tu­ra­le­za no li­bre de ur­gen­cias. Se hi­zo un lla­ma­do al Es­ta­do por­que se ne­ce­si­ta va­ria­bi­li­dad ge­né­ti­ca pa­ra con­ti­nuar re­pro­du­cien­do, pro­ble­má­ti­ca que el Mi­nis­tro de Me­dio Am­bien­te, Mar­ce­lo Me­na, se com­pro­me­tió a so­lu­cio­nar en el fu­tu­ro. LATAM cuen­ta con 4 fre­cuen­cias dia­rias San­tia­go-Te­mu­co, y en oc­tu­bre pue­des en­con­trar ta­ri­fas des­de $40.812 (ida y vuel­ta).

CUA­TRO HUEMULES JU­VE­NI­LES QUE NACIERON EN EL áREA CON­TRO­LA­DA FUE­RON REINTRODUCIDOS A LA VI­DA SILVESTRE EXITOSAMENTE EL AñO PA­SA­DO, UN HITO ECOLóGICO EN NUES­TRO PAíS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.