Per­fil

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por: Jes­si­ca Ce­lis Abur­to.

Des­de ni­ños, So­le­dad, Jo­sé Ig­na­cio y Ro­sa­rio Ariz­tía par­ti­ci­pa­ron en los fes­ti­va­les mu­si­ca­les de sus co­le­gios. La mú­si­ca es­ta­ba en su ADN, pe­ro nun­ca pen­sa­ron que an­tes de ter­mi­nar la En­se­ñan­za Me­dia, Sony Mu­sic les ofre­ce­ría una gran pro­pues­ta. Y me­nos que la re­cha­za­rían. “Te­nía­mos 15 años, y no acep­ta­mos. Era un con­tra­to lar­go que nos lle­va­ba a vi­vir a Mé­xi­co. El di­rec­tor nos de­jó la puer­ta abier­ta pa­ra cuan­do qui­sié­ra­mos vol­ver, y lo hi­ci­mos dos años des­pués”, cuen­ta Jo­sé Ig­na­cio. Nun­ca ha­bían con­ta­do es­ta his­to­ria. Fue así co­mo en 1992 na­ció el gru­po Ariz­tía, con un es­ti­lo mu­si­cal mar­ca­do por el re­co­no­ci­ble tra­ba­jo en la ar­mo­nía de sus vo­ces. Tu­vie­ron un éxi­to sos­te­ni­do, lle­ga­ron las gi­ras a lo lar­go del país, Su­da­mé­ri­ca, Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos, Cos­ta Ri­ca y Puerto Rico. Tam­bién las en­tre­vis­tas y apa­ri­cio­nes en los me­dios de pren­sa. La re­vis­ta Bill­board pu­bli­có que “des­de Ab­ba que no es­cu­chá­ba­mos al­go si­mi­lar”. Tras 6 in­ten­sos años de crea­ción y pro­mo­ción se pre­sen­ta­ron en el Fes­ti­val de Vi­ña del Mar 1998, y lle­ga­ba el mo­men­to de to­mar una de­ci­sión: gra­bar un cuar­to dis­co y se­guir, o pa­rar. Op­ta­ron por lo se­gun­do. “Es­tá­ba­mos can­sa­dos. Ha­bía un des­gas­te y no es­ta­ban las con­di­cio­nes pa­ra tra­ba­jar un nue­vo dis­co. El Jo­se que­ría ir­se afue­ra, se­guir ex­pe­ri­men­tan­do con la mú­si­ca y es­tu­diar. Yo que­ría de­di­car­me a ha­cer fa­mi­lia, y la Cha­ro se ca­sa­ba. Gra­bar un dis­co es al­go ma­yor, co­mo te­ner un hi­jo. Ha­bía que res­pi­rar”, re­cuer­da So­le. Ese res­pi­ro du­ró has­ta el 2008, cuan­do lan­za­ron el dis­co “Hu­mano”, só­lo éxi­tos. ¿A qué atri­bu­yen su éxi­to? Jo­sé: Creo que se de­be a va­rias co­sas. Uno, el mo­men­to his­tó­ri­co de Chi­le cuan­do apa­re­ci­mos y tu­vi­mos el peak. La gen­te no te­nía el ac­ce­so a la tec­no­lo­gía co­mo hoy, y la in­for­ma­ción es­ta­ba más res­trin­gi­da. Es­tá­ba­mos go­ber­na­dos por una te­le­vi­sión mar­ca­da por una pau­ta en la que afor­tu­na­da­men­te en­tra­mos, y tu­vi­mos la for­tu­na de te­ner el apo­yo dis­co­grá­fi­co. Otra ra­zón creo que tie­ne que ver con nues­tra mú­si­ca, ge­ne­ra­ba mu­cha con­cor­dan­cia con la emo­ción de las per­so­nas. Y tam­bién pien­so que in­flu­ye nues­tra ar­mo­nía en las vo­ces. ¿Pla­nea­ron es­tra­té­gi­ca­men­te ese se­llo? ¿De dón­de na­ce? So­le: No lo pla­ni­fi­ca­mos. De ni­ños nos jun­tá­ba­mos en el li­ving de nues­tra ca­sa a can­tar y nos gus­ta­ba sa­car dis­tin­tas vo­ces. Fue al­go na­tu­ral. En ri­gor la in­cur­sión en la mú­si­ca de los her­ma­nos Ariz­tía ha­bía co­men­za­do an­tes, cuan­do a los 8 años So­le­dad se subió a can­tar al es­ce­na­rio de su colegio (SSCC Mon­jas In­gle­sas). Lue­go si­guió Jo­sé Ig­na­cio, quien es­tu­dia­ba en el Man­quehue y al po­co tiem­po se unió Ro­sa­rio. Fue el co­mien­zo de un via­je sin re­torno. Tras el re­ce­so de 1998 los her­ma­nos co­men­za­ron a con­cre­tar sus pro­yec­tos per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les. Jo­sé Ig­na­cio se fue e vi­vir a Nue­va York, don­de si­guió con sus es­tu­dios mu­si­ca­les y fue au­tor en la edi­to­rial Peer Mu­sic In­ter­na­tio­nal. Lue­go se ra­di­có en Mé­xi­co. So­le­dad y Ro­sa­rio se ca­sa­ron con los her­ma­nos Alejandro y Pa­blo Vial, res­pec­ti­va­men­te; am­bas tu­vie­ron 3 hi­jos y am­bas fa­mi­lias se fue­ron a vi­vir cer­ca de la cos­ta de Ran­ca­gua. ¿Cuál fue el minuto exac­to en el que de­ci­den vol­ver? Jo­sé: Cuan­do de­ci­di­mos ha­cer una pau­sa no sa­bía­mos por cuán­to tiem­po se­ría. Ha­bía­mos to­ca­do te­cho, hi­ci­mos un tra­ba­jo muy in­ten­so, es­tá­ba­mos can­sa­dos y a mi me re­sul­ta­ba muy aje­na la vi­da de So­le y Cha­ro, así co­mo la mía lo era pa­ra ellas. Pe­ro el 2007, nos en­con­tra­mos en un mo­men­to de ma­du­rez, y sa­lió “Hu­mano”. Vie­ron la reac­ción po­si­ti­va de la gen­te y que el ca­ri­ño se­guía in­tac­to. De­ci­die­ron se­guir. El 2012 gra­ba­ron “El ras­tro de los 5 sen­ti­dos” y vol­vie­ron a las gi­ras in­ter­na­cio­na­les y por al­gu­nas re­gio­nes de Chi­le. “Ha si­do sor­pren­den­te la res­pues­ta de la gen­te. Nos he­mos en­con­tra­do con per­so­nas que nos si­guen des­de el pri­mer dis­co”, cuen­ta Ro­sa­rio. ¿Có­mo ha si­do adap­tar­se a las nue­vas pla­ta­for­mas y dis­tri­bu­ción de la mú­si­ca? So­le: Ha si­do el gran cam­bio. Aho­ra so­mos ar­tis­tas in­de­pen­dien­tes y el ca­mino des­de allí es di­fí­cil. Las de­man­das son ma­yo­res, por­que el pú­bli­co tie­ne ac­ce­so a to­do en In­ter­net. El vier­nes 13 de oc­tu­bre, a las 21 ho­ras, el Tea­tro Te­le­tón es el es­ce­na­rio pa­ra “Ariz­tía con­cier­to 25 años + lo nue­vo”. En­tra­das en Tic­ke­tek. www.ariz­tiaon­li­ne.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.