Ten­den­cias

SE USA PARA TRA­TAR ADIC­CIO­NES, ES­TI­MU­LA EL APREN­DI­ZA­JE IN­FAN­TIL Y AYU­DA A ME­JO­RAR LA ATEN­CIÓN. TAM­BIÉN SE VUEL­VE UNA TE­RA­PIA IDEAL PARA LI­DIAR CON UN TRAU­MA, ESTRÉS POST TRAU­MÁ­TI­CO O TRAS­TORNO OB­SE­SI­VO COM­PUL­SI­VO.

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por: Ca­ro­li­na Pal­ma Fuen­teal­ba.

"El neu­ro­feed­back par­te con una in­ves­ti­ga­ción en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­li­for­nia en los años 70. Un es­tu­dio­so se dio cuenta que en­tre­nan­do a ga­tos que su­frían epi­lep­sia, es­ti­mu­lan­do un ti­po de rit­mo es­pe­cí­fi­co a ni­vel de cor­te­za sen­so­rial motora, po­día pro­vo­car que los ga­tos ce­sa­ran de te­ner con­vul­sio­nes. Des­de ahí sur­gió la ra­ma del neu­ro­feed­back y se em­pe­za­ron a rea­li­zar exá­me­nes en hu­ma­nos. En el 2000 co­men­zó la apli­ca­ción clí­ni­ca en con­sul­tas de Es­ta­dos Uni­dos y lue­go se des­ple­gó ha­cia Eu­ro­pa”, re­la­ta Ale­jan­dra Es­can­dón, Si­có­lo­ga In­fan­to-Ju­ve­nil Clí­ni­ca, Neu­ro­psi­có­lo­ga chi­le­na en­tre­na­da en Es­ta­dos Uni­dos y úni­ca pro­fe­sio- nal a ni­vel sud­ame­ri­cano en con­tar con la li­cen­cia BCN (Board Cer­ti­fied in Neu­ro­feed­back). Re­co­no­ci­da por la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría y la Ame­ri­can Psy­cho­lo­gi­cal As­so­cia­tion (APA) co­mo una te­ra­pia efec­ti­va para el tra­ta­mien­to de va­rias pa­to­lo­gías in­fan­ti­les. La téc­ni­ca lle­ga a Chi­le para tra­tar és­te y otros tras­tor­nos de ma­ne­ra no in­va­si­va y efec­ti­va. To­do de la mano de Ale­jan­dra que ins­ta­ló An­des Neu­ro­feed­back, un cen­tro es­pe­cia­li­za­do en el uso de es­te mé­to­do que fo­men­ta el au­to­con­trol de de­ter­mi­na­dos pa­tro­nes de la ac­ti­vi­dad ce­re­bral, pro­du­cien­do el óp­ti­mo desem­pe­ño neu­ro­nal del pa­cien­te, gra­cias a la apli­ca­ción de un soft­wa­re de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. ¿Qué es neu­ro­feed­back? Un en­tre­na­mien­to ce­re­bral que pro­mue­ve el óp­ti­mo fun­cio­na­mien- to neu­ro­nal, es­ti­mu­lan­do el apren­di­za­je in­fan­til, la ca­pa­ci­dad de aten­ción y con­cen­tra­ción. Se ad­quie­re au­to­con­trol so­bre de­ter­mi­na­dos pa­tro­nes de ac­ti­vi­dad ce­re­bral. Se rea­li­za con la apli­ca­ción de un pro­gra­ma in­for­má­ti­co si­mi­lar a una pe­lí­cu­la o vi­deo­jue­gos. Para re­gis­trar y mo­du­lar la ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca ce­re­bral se usan elec­tro­dos en el cue­ro ca­be­llu­do, sen­so­res que só­lo re­co­gen y ana­li­zan la ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca del ce­re­bro. Pre­via­men­te se rea­li­za un diag­nós­ti­co, un ma­peo ce­re­bral, don­de se iden­ti­fi­can qué sec­to­res se de­ben tra­ba­jar. Cuan­do el pa­cien­te se sien­ta, fren­te a él se pren­de una pan­ta­lla con imá­ge­nes y so­ni­dos se­lec­cio­na­dos, una pe­lí­cu­la que per­mi­ta man­te­ner la aten­ción y re­la­jar­se al mis­mo tiem­po. Ca­da vez que el pa­cien­te ex­hi­be un pa-

trón de on­das ce­re­bra­les nor­ma­les, ob­tie­ne una mar­ca a mo­do de pre­mio o re­com­pen­sa. De es­ta ma­ne­ra, el pa­cien­te apren­de a ju­gar con su ce­re­bro y a au­to­rre­gu­lar­lo, pri­me­ro con la ayu­da del pro­gra­ma y más tar­de en sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas. Es­te mé­to­do ha pro­ba­do ser efec­ti­vo en ca­sos de tras­tor­nos de dé­fi­cit aten­cio­nal e hi­per­ac­ti­vi­dad (TDA –TDAH), tras­tor­nos de ob­se­si­vos com­pul­si­vos (TOC), tras­tor­nos de an­sie­dad y áni­mo, pro­ble­mas de in­som­nio, al­gu­nas adic­cio­nes y cri­sis de pá­ni­co o an­gus­tia, en­tre otros.

QUÉ DE­BES SA­BER 1.

En la pri­me­ra se­sión hay un en­cua­dre. La idea no es de­jar a to­do el mun­do re­la­ja­do, sino que tran­qui­lo y aten­to. “En Pa­lo Al­to, la ma­yo­ría de los pa­cien­tes eran tra­ba­ja­do­res de Goo­gle y de Ap­ple, al­tos eje­cu­ti­vos o per­so­nas que bus­can esa mis­ma tran­qui­li­dad que les per­mi­te ser más efi­ca­ces. Se de­be ba­jar esa ca­pa­ci­dad de tu ce­re­bro de es­tre­sar­se de so­bra, ha­ce que te cal­mes más rá­pi­do”.

2.

Por un te­ma de neu­ro­plas­ti­ci­dad, los re­sul­ta­dos son más rá­pi­dos en ni­ños que en adul­tos. Den­tro de los ma­yo­res pro­ble­mas en los me­no­res, apa­re­cen los tras­tor­nos del sue­ño. “Por el uso de pan­ta­llas, ce­lu­la­res o fal­ta de hi­gie­ne del sue­ño, veo mu­chos ni­ños que duer­men mal. Tam­bién mu­chos con des­re­gu­la­ción del áni­mo. Ni­ños que lle­gan a los 10 años con pa­ta­le­tas, to­da­vía no apren­den a cal­mar­se. La re­gu­la­ción de la pa­ta­le­ta tie­ne un ori­gen es­truc­tu­ra ce­re­bral im­por­tan­te”.

3.

Ca­da vez re­sul­ta más co­mún es­cu­char que a tem­pra­na edad diag­nos­ti­can a los ni­ños con Tras­torno de Dé­fi­cit Aten­cio­nal (TDA). Me­dian­te es­ta téc­ni­ca se en­tre­na al ni­ño para que lo­gre con­tro­lar las fun­cio­nes so­bre las que nor­mal­men­te no ejer­ce un ma­ne­jo cons­cien­te co­mo, por ejem­plo, la pla­ni­fi­ca­ción, la fo­ca­li­za­ción de la aten­ción, la or­ga­ni­za­ción de ob­je­ti­vos, el au­to­con­trol y la pro­pia re­gu­la­ción emo­cio­nal. “Si un ni­ño tie­ne pro­ble­mas de con­cen­tra­ción, dé­fi­cit aten­cio­nal, se com­ple­men­ta con un ta­ller de de­ci­sio­nes eje­cu­ti­vas don­de se ape­la a la es­ti­mu­la­ción de aten­ción por vía tra­di­cio­nal, lú­di­ca”.

4.

El neu­ro­feed­back es un apren­di­za­je gra­dual, re­quie­re de va­rias se­sio­nes de­pen­dien­do de los re­sul­ta­dos del pa­cien­te. “Cuan­do nues­tro ce­re­bro es­tá en estrés es­tá sin op­ción de ver otras op­cio­nes por­que es­toy en­fo­ca­da en mi pro­ble­ma. Es­toy un po­co abru­ma­da, me cu­bre una ne­bli­na. Ca­da vez que la per­so­na vie­ne le lim­pia­mos la ne­bli­na, y es­ti­mu­la­mos que pro­duz­ca on­das de ba­ja, al­ta o nor­ma­les de acuer­do a su edad. Ne­ce­si­ta­mos al me­nos cin­co se­sio­nes, una vez a la se­ma­na, para con­di­cio­nar el ce­re­bro”.

5.

Si an­das hi­per­reac­ti­va, se iden­ti­fi­can es­tos lu­ga­res en el ce­re­bro y se ba­ja la red de estrés. “Cuan­do pro­gra­ma­mos eso en el computador con pro­to­co­lo de en­tre­na­mien­to, cuan­do es­tés vien­do la pe­lí­cu­la, se ilu­mi­na más la pan­ta­lla cuan­do la per­so­na cum­ple to­dos los ob­je­ti­vos, cuan­do se re­la­ja, cuan­do po­ne más aten­ción. A la vez

es­cu­cha un tono que es agra­da­ble al oí­do que sue­na con más vo­lu­men que la pe­lí­cu­la. Las neu­ro­nas apren­den, ha­cen si­nap­sis. Ca­da vez que es­ta per­so­na re­gu­la su ac­ti­vi­dad neu­ro­nal, ha­ce­mos un pro­to­co­lo que tien­de a dis­mi­nuir esa ac­ti­vi­dad ce­re­bral”.

6.

¿ Se pa­re­ce al efec­to que lo­gra el ejer­ci­cio o el yo­ga en nues­tra men­te? Se re­la­cio­na, pe­ro con es­ta te­ra­pia se es­ti­mu­la un apren­di­za­je di­rec­to. “En es­te ca­so pue­de aho­rrar­le a una per­so­na que no ha po­di­do me­di­tar, se acor­ta el ca­mino. Tam­bién te­ne­mos un tra­ba­jo com­ple­men­ta­rio con otras dis­ci­pli­nas. Pa­cien­tes que vie­nen con un estrés elevado, no­so­tros les da­mos au­dios de me­di­ta­ción cuan­do el ce­re­bro es­té en con­di­cio­nes”.

7.

¿ Se tra­ta la cau­sa? Hay una en­tre­vis­ta clí­ni­ca don­de es­tán los antecedentes com­ple­tos des­de el em­ba­ra­zo, la his­to­ria familiar y clí­ni­ca. “Li­gar las cau­sas es más com­ple­jo por­que no co­no­ci­mos el desa­rro­llo de ese ni­ño, pe­ro sí hi­po­te­ti­zar en lo que han pa­sa­do. Tam­bién pre­gun­to por pa­tro­nes nu­tri­cio­na­les. Si co­men ali­men­tos ri­cos en azú­ca­res y ri­cos en pre­ser­van­tes, co­lo­ran­tes, afec­ta en que te cues­te más con­cen­trar­te o es­tar en vi­gi­lan­te”.

8.

¿Pue­de ayu­dar a ba­jar de pe­so? “No pue­do pro­me­ter que va a ve­nir y ba­jar de pe­so, pe­ro sí se ba­jan los ni­ve­les de an­gus­tia, se pue­de dor­mir me­jor, uti­li­zan­do los mis­mos re­cur­sos. Los ni­ve­les de ta­reas pro­du­cen an­gus­tia acu­mu­la­da y apa­re­cen los ata­ques de pá­ni­co. El pro­ble­ma de las cri­sis de pá­ni­co es que uno anda hi­per­ac­ti­vo y vi­gi­lan­te. ¿Qué pa­sa con el ce­re­bro cuan­do es­ta­mos vi­gi­lan­tes? Se ac­ti­va la red de estrés, ac­ti­va las glán­du­las su­pra­rre­na­les, la glán­du­la pi­tui­ta­ria, nos ha­ce man­te­ner­nos con ta­qui­car­dia”.

9.

¿Po­drían vol­ver a los pa­tro­nes an­te­rio­res de dé­fi­cit aten­cio­nal? “A ni­vel es­truc­tu­ral, no­so­tros tra­ba­ja­mos des­de una mi­ra­da sis­té­mi­ca, en­ton­ces es neu­ro­feed­back, pe­ro tam­bién exis­ten con­se­jos para los pa­pás so­bre có­mo abor­dar la pa­ta­le­ta o mo­de­lar cual­quier si­tua­ción. Si se ter­mi­na un tra­ta­mien­to, es­tán las se­sio­nes de control una vez ca­da se­mes­tre. No he­mos te­ni­do re­gre­sión, aun­que a es­ta in­ves­ti­ga­ción le fal­ta desa­rro­llo. Exis­te un pa­per fa­mo­so que ase­gu­ra que has­ta los 10 años se si­gue con los re­sul­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.