SA­LUD

EXIS­TEN 3 MI­LLO­NES DE CHI­LE­NAS QUE TIE­NEN MÁS DE 45 AÑOS, Y QUE SE EN­FREN­TAN A UN NUE­VO CAM­BIO EN SUS VI­DAS. A DI­FE­REN­CIA DE LO OCU­RRI­DO EN GE­NE­RA­CIO­NES PA­SA­DAS, EL CLIMATERIO Y ME­NO­PAU­SIA SON ETA­PAS MU­CHO MÁS CON­TRO­LA­DAS.

NuevaMujer - - ÍNDICE -

Vi­vir sin­tién­do­nos jó­ve­nes, man­te­nien­do la sa­lud y au­to­no­mía, cuan­do pa­sa­mos los 50 -y las ex­pec­ta­ti­vas de vi­da son de 81 años-, es una realidad. Ha­bla­mos de una eta­pa que es mu­cho más que bo­chor­nos y de la que po­co sa­be­mos. In­for­ma­das y bien ase­so­ra­das, nos pue­den es­pe­rar los me­jo­res años de la vi­da. ¡To­ma no­ta!

1.-

Climaterio. Es la clau­di­ca­ción fi­sio­ló­gi­ca de los ova­rios, y la me­no­pau­sia se re­fie­re, bá­si­ca­men­te, a la úl­ti­ma mens­trua­ción. El climaterio -que em­pie­za an­tes que la úl­ti­ma mens­trua­ción- es de­no­mi­na­do pre-me­no­páu­si­co y el pos­te­rior, post-me­no­páu­si­co.

2-.

Cuan­do el ova­rio clau­di­ca, lo ha­ce para siem­pre, por lo que la so­bre­vi­da de las mu­je­res en con­di­cio­nes de ca­ren­cia de es­tró- geno, con­si­de­ra un de­te­rio­ro de su ni­vel de vi­da, lo que du­pli­ca el ries­go de en­fer­me­da­des co­ro­na­rias, au­men­ta el ries­go me­ta­bó­li­co e in­cre­men­ta el pe­li­gro de frac­tu­ras por os­teo­po­ro­sis, en­tre otros.

3-.

La lle­ga­da a los 50 años vie­ne jun­to a una se­rie de pa­ra­dig­mas de la ve­jez y sín­to­mas que deterioran su ca­li­dad de vi­da. Es im­por­tan­te, para re­ver­tir esa si­tua­ción, con­sul­tar a un pro­fe­sio­nal cuan­do apa­re­cen in­di­cios co­mo do­lor ar­ti­cu­lar, in­som­nio, bo­chor­nos, su­do­ra­cio­nes o pal­pi­ta­cio­nes, al­te­ra­cio­nes mens­trua­les, mo­les­tias uri­na­rias, se­que­dad va­gi­nal y pro­ble­mas emo­cio­na­les, co­mo de­pre­sión, an­sie­dad, an­gus­tia o irri­ta­bi­li­dad.

4-.

Para la Te­ra­pia de Re­em­pla­zo Hor­mo­nal (THR) hay per­fi­les de ries­go y be­ne­fi­cio que in­di­vi­dua­li­zan ca­da te­ra­pia. La mu­jer post-me­no­páu­si­ca pue­de reivin­di­car bio­ló- gi­ca­men­te su cuer­po pri­va­do de es­tró­ge­nos con re­cur­sos que co­no­ce­mos de la A a la Z. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to? Que se sa­ben los ries­gos, beneficios y cuá­les son las me­jo­res te­ra­pias se­gún las ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les.

5-.

Lue­go de 13 años de aná­li­sis de es­te es­tu­dio, se con­clu­ye que el tra­ta­mien­to con es­tró­ge­nos es se­gu­ro y efec­ti­vo. Ade­más, se ha de­mos­tra­do que los es­tró­ge­nos con­ju­ga­dos dis­mi­nu­yen le­ve­men­te, pe­ro con sig­ni­fi­ca­ción es­ta­dís­ti­ca, el cán­cer de ma­ma. “In­clu­so so­los, los es­tró­ge­nos re­du­cen, aun­que mí­ni­ma­men­te, el ries­go de pa­de­cer es­ta en­fer­me­dad”, ase­gu­ra el Dr. Car­los Ren­co­ret, gi­ne­có­lo­go, on­có­lo­go ma­ma­rio y Past Pre­si­dent de la So­cie­dad Chi­le­na de Mas­to­lo­gía. Asi­mis­mo, apli­can­do la mis­ma te­ra­pia, el ries­go car­dio­vas­cu­lar de­cre­ció cuan­do se ini­ció an­tes de los 60 años, o si no ha­bían trans­cu­rri­do más de 10 años des­de la me­no­pau­sia, es de­cir, des­de la úl­ti­ma mens­trua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.