Dos­sier Be­lle­za Ma­keup

ME­NOS ES MáS. SI ERES KIM KAR­DAS­HIAN, OK, USA 20 CA­PAS DE MA­QUI­LLA­JE, PE­RO SI ERES UNA “MU­JER NOR­MAL”, NOS PA­RE­CE UN EX­CE­SO SE­GUIR CON EL CUEN­TO DEL CON­TOU­RING, EL STROBING O EL BAKING. ES­TA ES UNA PRO­PUES­TA SIM­PLE, PE­RO CON RE­SUL­TA­DOS PER­FEC­TOS PA­RA DEST

NuevaMujer - - ÍNDICE - Fo­tos: Gon­za­lo Mu­ñoz F. Es­ti­lis­mo: Co­ca Ca­bar­gas S. M.U.A.: So­le­dad Do­no­so pa­ra Ur­ban De­cay. Mo­de­lo: Flo­ren­cia Maass, Eli­te Mo­del Chi­le.

"Uti­li­zar el ma­qui­lla­je co­mo he­rra­mien­ta de co­rrec­ción es un error”, he­mos es­cu­cha­do de bo­ca de ex­per­tos. Con eso en men­te hi­ci­mos 4 pro­pues­tas de ma­ke up pri­ma­ve­ral que ade­más de ser sú­per sim­ples pe­ro im­pac­tan­tes, re­sal­tan lo bueno que tie­nes, tus me­jo­res ras­gos, sin tra­tar de con­se­guir los pó­mu­los o la bo­ca de otra per­so­na. Nues­tra M.U. A, So­le Do­no­so, par­tió de la ba­se que la lle­ga­da de los días so­lea­dos no de­jan in­di­fe­ren­te a na­die; la pri­ma­ve­ra es­tá en el ai­re y el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra nos ha­ce sen­tir más ale­gres y li­via­nas. Y eso lo tras­pa­só a sus pro­pues­tas. “Es­ta tem­po­ra­da es la ideal pa­ra ju­gar y arries­gar­se a la ho­ra de ma­qui­llar­se, por­que ca­da día las chi­le­nas nos atre­ve­mos más a ex­pe­ri­men­tar y usar sin mie­do lo que nos ha­ce sen­tir bien y be­llas. El uso del co­lor ya no se re­le­ga a un azul en los ojos o a labios co­lo­ri­dos. Aho­ra los to­nos vi­bran­tes es­tán des­de el pe­lo, uñas o de­li­nea­dos, has­ta en pes­ta­ñas y ce­jas”. No lo creía­mos pe­ro es ver­dad: co­lo­res muy sen­ta­do­res son los fuc­sias y ro­sa­dos. Es­te ener­gé­ti­co tono se adue­ñó de pa­sa­re­las y un sin­nú­me­ro de looks, pues es una al­ter­na­ti­va di­ver­ti­da y ale­gre ca­paz de ener­gi­zar a cual­quie­ra. Tan­ta luz ha­ce tam­bién pen­sar en bri­llos. “Los me­ta­li­za­dos en ojos y labios re­fle­jan y re­pli­can los ra­yos de sol que por tan­to tiem­po ex­tra­ña­mos; do­ra­dos y platas pa­ra una mi­ra­da in­ten­sa y lle­na de luz, o en unos labios más ju­ga­dos, con un to­que se­duc­tor y gla­mo­ro­so, por­que esos bri­llos atra­pan la mi­ra­da y re­sal­ta­rán su vo­lu­men”. Y si de bri­llo ha­bla­mos, ¿quién no ama un po­co de glit­ter? La ma­gia de esos re­fle­jos, lo di­ver­ti­do de sus re­sul­ta­dos y la can­ti­dad de po­si­bi­li­da­des lo po­nen den­tro del ma­pa del ma­keup de tem­po­ra­da. “El glit­ter es­tá en una gran can­ti­dad de pre­sen­ta­cio­nes, ya sea co­mo som­bras, pa­ra labios, de­li­nea­do­res, o pig­men­tos suel­tos pa­ra ha­cer con ellos lo que que­ra­mos”. Las pes­ta­ñas se­rán pro­ta­go­nis­tas tam­bién; son el mar­co más per­fec­to de nues­tra mi­ra­da y no se que­dan atrás a la ho­ra de des­ta­car, ya sea con una in­ten­sa más­ca­ra ne­gra o con al­gu­na de co­lor y, por qué no, has­ta pos­ti­zas, pa­ra crear mi­ra­das de al­to im­pac­to. “To­do de­pen­de­rá de qué tan­to te ani­mes a ju­gar, pues el ma­qui­lla­je no es un me­dio pa­ra ocul­tar, sino más bien una he­rra­mien­ta pa­ra re­sal­tar, pa­ra ayu­dar­nos a ex­pre­sar y di­ver­tir­nos, pa­ra no­so­tras y lo que con­si­de­re­mos lin­do”, acon­se­ja So­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.