Dos­sier Be­lle­za So­la­res

SIN NUES­TRO AS­TRO REY NO EXIS­TI­RÍA VI­DA EN EL PLA­NE­TA; SIN EM­BAR­GO, LA IDEA ES QUE SEA UN ALIA­DO, Y NO UN ENEMI­GO CA­PAZ DE PRO­VO­CAR CÁN­CER. Y EN ES­TA ÉPO­CA ES­TA­MOS EN UNA EN­CRU­CI­JA­DA: EM­PE­ZA­MOS A MOS­TRAR PIEL, LOS DÍAS LU­MI­NO­SOS NOS LE­VAN­TAN EL ÁNI­MO, ¡PE

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por: Alexandra Ga­lle­gos A.

Con el ca­lor ha­cien­do ac­to de pre­sen­cia y el ve­rano pi­sán­do­nos los ta­lo­nes, las ga­nas de tum­bar­nos al sol y dis­fru­tar de la pis­ci­na o la pla­ya van en au­men­to. Es mo­men­to de bus­car el me­jor pro­tec­tor so­lar pa­ra ti, por­que de­be­mos ser cla­ras: gra­cias a múl­ti­ples y cons­tan­tes in­ves­ti­ga­cio­nes mé­di­cas sa­be­mos que eso del “bron­cea­do bueno, se­gu­ro y sa­lu­da­ble” es im­po­si­ble sin pro­tec­ción so­lar de por me­dio. ¿Ado­ras el tono do­ra­do? ¿Sí? ¿Y sabías que es una res­pues­ta de­fen­si­va de la piel an­te la agre­sión de la ra­dia­ción UV? Así de sim­ple. En­ton­ces, el pro­tec­tor so­lar no só­lo es el más im­por­tan­te pro­duc­to de be­lle­za en la tem­po­ra­da de ve­rano; du­ran­te to­do el año agen­tes ex­ter­nos da­ñan nues­tra piel. Por eso de­be es­tar en nues­tra ru­ti­na dia­ria de be­lle­za, por­que sa­be­mos que es me­jor pre­ve­nir que cu­rar. Es de­cir, no sea­mos con­tra­dic­to­rias: por un la­do in­ver­ti­mos mu­cho di­ne­ro en pro­duc­tos y tra­ta­mien­tos de be­lle­za que pre­vie­nen el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de la piel, in­ten­ta­mos se­guir una die­ta ri­ca en ali­men­tos an­ti-aging y ha­cer ejer­ci­cio pa­ra lu­cir un as­pec­to más sa­lu­da­ble, pe­ro mu­chas ol­vi­da­mos pro­te­ger­nos de las co­sas más sim­ples, y las que pue­den te­ner los efec­tos más ad­ver­sos pa­ra nues­tra piel.

AGEN­TES EX­TER­NOS NO­CI­VOS

A dia­rio su­fri­mos agre­sio­nes ex­ter­nas (co­mo los ra­yos ul­tra­vio­le­ta o la con­ta­mi­na­ción), que son la cau­sa más im­por­tan­te del en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de la piel. Pe­ro no só­lo nos afec­tan en los días más ca­lu­ro­sos. In­clu­so en los nu­bla­dos o “abo­chor­na­dos” –tí­pi­cos de es­tas úl­ti­mas se­ma­nas– los ra­yos UV si­guen sien­do per­ju­di­cia­les. De he­cho, cien­tí­fi­cos han des­cu­bier­to (sin en­con­trar una res­pues­ta con­cre­ta a es­te su­ce­so) que cuan­do las nu­bes ta­pan el sol, la fuer­za de los ra­yos UV pue­de ser ma­yor. Y la con­ta­mi­na­ción tam­po­co ayu­da a evi­tar el al­can­ce de los ra­yos so­la­res, al con­tra­rio. En un es­tu­dio pu­bli­ca­do por cien­tí­fi­cos nor­te­ame­ri­ca­nos se plan­tea que uno de los fac­to­res cau­san­tes de que el sol sea más per­ju­di­cial en los días nu­bla­dos es la con­ta­mi­na­ción. ¿Por qué? La “ne­bli­na” cau­sa­da por la po­lu­ción am­bien­tal pue­de dis­per­sar los ra­yos UV, in­cre­men­tan­do sus efec­tos. Por eso (y mu­cho más), las par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes que flo­tan en el ai­re se han con­ver­ti­do en uno de los cau­san­tes del en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de la piel. De he­cho así lo ase­gu­ra un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el Jour­nal Of In­ves­ti­ga­ti­ve Der­ma­to­logy, don­de se afi rma que las per­so­nas que vi­ven en las zo­nas ur­ba­nas ex­pues­tas a ma­yo­res ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción tie­nen más man­chas os­cu­ras y arru­gas que aque­llas que vi­ven en el res­to de las zo­nas ur­ba­nas.

CLA­VE: EL FPS

Es­tos fac­to­res –su­ma­dos a la ex­ce­si­va ex­po­si­ción so­lar en ve­rano– jue­gan un pa­pel pri­mor­dial en la apa­ri­ción de sín­to­mas de en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, co­mo arru­gas y man­chas, de­bi­do a la dis­mi­nu­ción de los ni­ve­les de co­lá­geno en la piel. A nues­tro jui­cio, ra­zo­nes de pe­so que de­mues­tran que el pro­tec­tor so­lar de­be con­ver­tir­se en un im­pres­cin­di­ble. ¿Sien­tes que la tex­tu­ra de los pro­tec­to­res so­la­res no es pa­ra na­da com­pa­ti­ble con el ma­qui­lla­je? Pue­de ser, pe­ro esas son las tex­tu­ras del pa­sa­do, por­que las com­pa­ñías de cos­mé­ti­ca tam­bién se die­ron cuen­ta y ca­da vez in­tro­du­cen al mercado cre­mas hi­dra­tan­tes y ba­ses de ma­qui­lla­je con pro­tec­ción so­lar. ¡Pro­ble­ma so­lu­cio­na­do!

¿QUÉ ES EL BRON­CEA­DO?

Es la pig­men­ta­ción de la piel que apa­re­ce de­bi­do a la nueva for­ma­ción de me­la­ni­na, una sus­tan­cia que pro­te­ge de las reac­cio­nes so­la­res, cu­ya fun­ción es la de fi ltrar las ra­dia­cio­nes ul­tra­vio­le­ta no­ci­vas. Cuan­do la piel se ex­po­ne in­ten­sa­men­te a las ra­dia­cio­nes so­la­res, sus me­ca­nis­mos de de­fen­sa se ac­ti­van fren­te a es­ta agre­sión. En las pie­les más mo­re­nas es­ta pig­men­ta­ción

pue­de apa­re­cer al po­co tiem­po de ex­po­si­ción, pe­ro en las más cla­ras lo que ocu­rre pri­me­ro es un eri­te­ma so­lar (en­ro­je­ci­mien­to de la piel). Por con­si­guien­te, la in­ten­si­dad del bron­cea­do de­pen­de­rá del ti­po de piel.

¡SOL, AMI­GO, ES­TA­MOS CON­TI­GO!

Ha­blar de sol no es só­lo si­nó­ni­mo de pro­ble­mas. La luz so­lar nos pro­por­cio­na efec­tos fi­sio­ló­gi­cos po­si­ti­vos, co­mo que es­ti­mu­la la sín­te­sis de vi­ta­mi­na D, la cual pre­vie­ne el ra­qui­tis­mo y la os­teo­po­ro­sis; fa­vo­re­ce la cir­cu­la­ción san­guí­nea; ac­túa en el tra­ta­mien­to de al­gu­nas der­ma­to­sis y, en al­gu­nos ca­sos, es­ti­mu­la la sín­te­sis de los neu­ro­trans­mi­so­res ce­re­bra­les res­pon­sa­bles del es­ta­do aními­co (mo­ti­vo por el cual, qui­zás, se re­la­cio­na a los paí­ses cá­li­dos con gen­te más ale­gre).

EL DECÁLOGO DE SIEM­PRE

1. No ex­po­ner­se en las ho­ras más pe­li­gro­sas (en­tre las 10 y las 16 ho­ras). 2. Usar siem­pre blo­quea­do­res fac­tor 30 co­mo mí­ni­mo, que de­ten­gan tan­to los ra­yos UVA (que pe­ne­tran pro­fun­do y pro­du­cen da­ño) co­mo los UVB (que pro­du­cen las que­ma­du­ras).

3. Si vas a es­tar en el ex­te­rior mu­cho tiem­po (fi nes de se­ma­na o va­ca­cio­nes, por ejem­plo), apli­car­lo unos 30 mi­nu­tos an­tes de po­ner­se al sol. Usar pro­tec­to­res re­sis­ten­tes al agua, cu­yos efec­tos se man­ten­gan tras 40 mi­nu­tos de in­mer­sión (los lla­ma­dos wa­ter re­sis­tant) o por 80 mi­nu­tos (wa­ter­proof). Es me­jor ex­po­ner­se pau­la­ti­na­men­te, ca­da día unos mi­nu­tos más.

4. El FPS es un ín­di­ce que nos in­di­ca el tiem­po que po­de­mos ex­po­ner­nos al sol sin ries­go de que­ma­du­ras. Cuan­to más al­to es el FPS, más al­ta es la pro­tec­ción de los ra­yos so­la­res. Por ejem­plo, pa­ra la pri­me­ra ex­po­si­ción al sol, se de­bie­ra es­tar co­mo má­xi­mo 10 mi­nu­tos, y pa­ra no su­frir en­ro­je­ci­mien­tos ni que­ma­du­ras, uti­li­zar un FPS 30 ade­cua­da­men­te.

5. Teó­ri­ca­men­te un FPS de 15 a 20 se­ría su­fi­cien­te. Sin em­bar­go, se sa­be que un FPS 20 blo­quea el 93% de la ra­dia­ción UVB, y un FPS 50 cer­ca del 97%; por en­de, es­tos son los ade­cua­dos en pie­les muy sen­si­bles.

6. Exis­ten tam­bién blo­quea­do­res fí­si­cos o pan­ta­llas so­la­res (en ba­se a óxi­do de zinc y dió­xi­do de ti­ta­nio), que blo­quean to­tal­men­te las ra­dia­cio­nes UV.

7. La lim­pie­za de la piel es siem­pre im­por­tan­te. Una bue­na ru­ti­na de be­lle­za dia­ria lo­gra­rá man­te­ner­nos hi­dra­ta­das y lu­mi­no­sas to­do el año.

8. El ca­lor pue­de aca­bar con una piel su­pues­ta­men­te bien hi­dra­ta­da, así es que mu­cho cui­da­do, por­que la re­se­que­dad te pue­de ata­car. ¿Cuán­do hi­dra­tar? Siem­pre an­tes, du­ran­te y des­pués de ex­po­ner­te al sol. En­ton­ces, pri­me­ro apli­ca tu cre­ma dia­ria, y unos mi­nu­tos des­pués, el blo­quea­dor so­lar.

9. Lo más im­por­tan­te es la fo­to­pro­tec­ción, pe­ro re­cuer­da que el blo­quea­dor so­lar de­be ser el ade­cua­do pa­ra la edad y ti­po de piel. ¡Pro­te­ge tus labios y ci­ca­tri­ces con pan­ta­llas so­la­res es­pe­cí­fi­cas! Los ni­ños me­no­res de seis años NO de­ben ex­po­ner­se a los ra­yos so­la­res, y cui­da­do con los me­di­ca­men­tos fo­to­tó­xi­cos, co­mo an­ti­bió­ti­cos, diu­ré­ti­cos y pas­ti­llas an­ti­con­cep­ti­vas, por­que pue­den pro­du­cir man­chas an­ti­es­té­ti­cas.

10. Si crees que al usar blo­quea­dor so­lar tu piel no to­ma­rá el “do­ra­do fas­ci­nan­te”, error. Igual­men­te se tor­na­rá más bron­cea­da, por­que reac­cio­na con un cam­bio de co­lor sí o sí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.