Re­tra­to

TRAS DOS AÑOS DE AU­SEN­CIA, SU NUE­VO DIS­CO “PRO­ME­TO” NOS PER­MI­TE CO­NO­CER DIS­TIN­TAS FA­CE­TAS DE ES­TE GUA­PO CAN­TAN­TE MA­LA­GUE­ÑO. NOS CON­TÓ QUÉ PA­SÓ CON SU VI­DA ES­TOS AÑOS, SUS FUER­TES LA­ZOS CON RE­CO­NO­CI­DOS AR­TIS­TAS, Y CÓ­MO EN­CUEN­TRA OTRAS ARIS­TAS EN EL AMOR.

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por: Ca­ro­li­na Pal­ma Fuen­teal­ba.

Ama­ble, ge­nuino y su­ma­men­te ex­pre­si­vo fue Pa­blo Al­bo­rán (28) en es­ta en­tre­vis­ta. Tras dos años de au­sen­cia, nos vuel­ve a en­can­tar con un nue­vo dis­co, “Pro­me­to”, re­sul­ta­do de su evo­lu­ción mu­si­cal. “Creo que al fi­nal ha re­sul­ta­do un dis­co que abre puer­tas o, me­jor di­cho, que tie­ne las puer­tas abier­tas, aun­que no sa­bría de­cir ha­cia dón­de, y eso es pre­ci­sa­men­te una de las co­sas que me gus­tan de él. Que ha­ya can­cio­nes don­de de re­pen­te oyes un acen­to ja­mai­cano, ve­ne­zo­lano o co­lom­biano, o que de pron­to se oi­ga un reg­gae don­de apa­re­ce un cua­tro ve­ne­zo­lano o un tres cu­bano… Ese ti­po de liber- ta­des no las tu­ve en dis­cos an­te­rio­res, hu­bo mu­chas fa­ci­li­da­des en ese sen­ti­do”, con­fie­sa. To­das las can­cio­nes fue­ron com­pues­tas en el úl­ti­mo año y me­dio, y en­con­tra­mos su se­llo, las ba­la­das, pe­ro tam­bién can­cio­nes mo­vi­das co­mo “No va­ya a ser”, con rit­mos elec­tró­ni­cos. In­clu­so en la ca­rá­tu­la rom­pe los es­que­mas con mu­chos co­lo­res y per­so­nas de di­fe­ren­tes ra­zas. “Que­ría que se vie­ra mu­cha li­ber­tad, mu­chas puer­tas abier­tas, que de re­pen­te apa­re­cie­ran fo­to­gra­fías con imá­ge­nes de pai­sa­jes que pue­den ser de Mé­xi­co, Chi­le, Ar­gen­ti­na o pal­me­ras tro­pi­ca­les. Que­ría al­go uni­ver­sal. Me pa­sé con tan­to co­lor (ríe), pe­ro rom­pe con lo que es­ta­ban acos­tum­bra­dos a ver de mí”. En el vi­deo te ve­mos bai­lan­do. ¿Te gus­ta? Un po­qui­to. Lo que ha­go en los shows, don­de no bai­lo ni hay una co­reo­gra­fía co­mo tal, es “des­me­le­nar­me”, sol­tar­me la co­le­ta, reír­me. Pe­ro mu­chas de tus can­cio­nes si­guen sien­do de amor… Sí, pe­ro en es­te dis­co hay una can­ción pro­tes­ta, un ca­ra a ca­ra fren­te a los po­lí­ti­cos; otras ha­blan de la vi­da sim­ple­men­te. Una ahon­da pre­ci­sa­men­te en que de­be­mos dar­nos cuen­ta de que hay que vi­vir, que la úni­ca re­li­gión que per­si­go es tras­mi­tir una son­ri­sa. ¿Es di­fí­cil en­con­trar otra aris­ta al amor? ¿Có­mo lo lo­gras? Pa­ran­do, des­co­nec­tan­do, es­tu­dian­do, le­yen­do y vi­vien­do, por­que el amor no va a pa­rar, el amor es eterno. La ma­ne­ra de trans­mi­tir

lo que uno sien­te siem­pre se en­ri­que­ce más cuan­do tú te en­ri­que­ces vi­vien­do, apren­dien­do co­sas nue­vas, jun­tán­do­te con gen­te di­fe­ren­te, vi­vien­do ex­pe­rien­cias nue­vas. Lle­gó un mo­men­to en que me sen­ta­ba a es­cri­bir y me fal­ta­ban pa­la­bras. Lo que es­cri­bía no era exac­ta­men­te lo que sen­tía, y ahí di­je “ten­go que pa­rar”. ¿Lees poe­sía? Sí, leo, leo, pe­ro in­clu­so en la poe­sía cues­ta en­con­trar otra aris­ta. De­pen­de de dón­de ha­bles del amor. Cuan­do te po­nen los cuer­nos, sien­tes de­silu­sión, de­sen­ga­ño, va­cío…, mu­chos sen­ti­mien­tos, pe­ro si le das la vuel­ta a esa his­to­ria y ha­blas so­bre por qué me han pues­to los cuer­nos o qué pue­do sa­car de po­si­ti­vo de que esa per­so­na no es­tá en mi vi­da, es otra his­to­ria. Eso só­lo te lo da el pa­rar, dar un pa­so atrás y ver las co­sas con pers­pec­ti­va. Es­tu­vis­te ca­si dos años fue­ra del es­pec­tácu­lo, ¿qué hi­cis­te? Sí, pa­ré de es­ta lo­cu­ra y rit­mo fre­né­ti­co. Me fui a mi ca­sa, a Má­la­ga; es­tu­ve con mi fa­mi­lia por­que ne­ce­si­ta­ba es­tar con ellos. ¿Tus ami­gos si­guen sien­do los mis­mos? Sí, y he ga­na­do nue­vos tam­bién. He co­no­ci­do gen­te ma­ra­vi­llo­sa que ja­más pen­sé que po­dría­mos con­ge­niar. He com­par­ti­do con com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión a los que ad­mi­ro que siem­pre me han da­do la opor­tu­ni­dad de co­la­bo­rar con ellos, pe­ro nun­ca pu­de te­ner una ce­na tran­qui­los, co­mo con Ale­jan­dro (Sanz) o Mi­guel (Bo­sé) o Pa­blo Ló­pez, otro ma­la­gue­ño con quien nos he­mos he­cho sú­per ami­gos. Ten­go una pan­di­lla de ami­gos sú­per bue­na, hacemos Fa­ce­ti­me mien­tras tra­ba­ja­mos. Ja­más pen­sé te­ner es­ta re­la­ción, no só­lo con gen­te de to­da la vi­da, sino que con per­so­nas den­tro de la in­dus­tria. ¿Te cos­tó re­to­mar tu ca­rre­ra? No, al re­vés. Te­nía ga­nas y me es­toy di­vir­tien­do mu­cho has­ta aho­ra. Agra­dez­co, pe­ro

ade­más hay más gen­te re­vi­ta­li­zan­do la mú­si­ca pop, la ur­ba­na, y me pa­re­ce bueno que nue­vos ros­tros ten­gan la opor­tu­ni­dad de arran­car su ca­rre­ra, co­mo la he­mos te­ni­do otros. Con qué ar­tis­ta es­pa­ñol te sien­tes más iden­ti­fi­ca­do: Mi­guel Bo­sé, En­ri­que Igle­sias, Ale­jan­dro Sanz o Me­len­di. Un po­co de los cua­tro, aun­que a En­ri­que no lo co­noz­co aún. Me­len­di era ami­go de mi her­mano, vi­vie­ron en la mis­ma ca­sa mien­tras es­tu­dia­ban jun­tos, era muy di­ver­ti­do, te­ne­mos una amis­tad muy gran­de y re­fe­ren­tes en co­mún co­mo Sa­bi­na, Se­rrat o Ce­ra­ti. Ale­jan­dro es un re­fe­ren­te des­de que era pe­que­ño, y ser su ami­go es ma­ra­vi­llo­so, nos cuidamos mu­cho y es muy ho­nes­ta nues­tra re­la­ción. Y Mi­guel es co­mo mi pa­drino. Mi her­ma­na era me­ga fan de Bo­sé, fui con ella a un con­cier­to en Madrid cuan­do te­nía co­mo 15 años, y me acuer­do que me di­jo “al­gún día vas a can­tar con él”. A los 22 años, con mi se­gun­do dis­co, Mi­guel me in­vi­tó pa­ra can­tar en una gi­ra, lue­go a can­tar en Chi­le, des­pués a Madrid. Lue­go lo in­vi­té yo, con muy po­ca ver­güen­za, y me di­jo que sí. Des­de ahí se con­vir­tió en un gran con­se­je­ro, ami­go, co­no­ce mi fa­mi­lia y yo la de él. ¿Te gus­ta al­gún ar­tis­ta chi­leno? Sí, Mon La­fer­te, a quien no co­noz­co pe­ro me gus­ta­ría tra­ba­jar con ella; Ca­mi­la Ga­llar­do, una ni­ña que des­cu­brí ha­ce po­co y can­ta muy bo­ni­to, y Fran­cis­ca Va­len­zue­la, con quien can­té en Vi­ña del Mar.

“ME GUS­TAN LOS RE­TOS”

¿Tie­nes in­se­gu­ri­da­des? ¿Có­mo lu­chas con eso en el es­ce­na­rio? Ten­go in­se­gu­ri­da­des, pe­ro en el es­ce­na­rio no. En el es­ce­na­rio es el úni­co mo­men­to cuan­do me sien­to yo mis­mo, y don­de po­dría es­tar des­nu­do y me da igual. Es el úni­co lu­gar en el que lo úni­co que ten­go que ha­cer es to­car y can­tar. Mi úni­co ob­je­ti­vo es que la gen­te lo pa­se bien y li­be­rar­me de los pro­ble­mas del día a día. Es la úni­ca ma­ne­ra de des­co­nec­tar, can­to y …., (ha­ce el ges­to de des­pe­gar). Y des­pués no pue­des dor­mir más… (Ríe). No, no pue­do dor­mir, y no to­mo na­da ra­ro en los con­cier­tos, ni ca­fé (ríe). No hay dro­ga más ma­ra­vi­llo­sa que el pú­bli­co y el so­ni­do de los gri­tos. Cla­ro que cuan­do lle­gas al ho­tel el cam­bio es gran­de, es un gran con­tras­te. Es­tás muy gua­po… (Ríe) Gra­cias, pe­ro no me sien­to gua­po. Ves, otra in­se­gu­ri­dad, no me sien­to gua­po. ¿Crees que la be­lle­za ayu­da a que más gen­te es­cu­che tu mú­si­ca? Si ayu­da, ma­ra­vi­llo­so, pe­ro te ju­ro por mi ma­dre que no me sien­to gua­po, me cues­ta has­ta ha­cer­me fo­tos. Cla­ro que es­toy to­do el día con cá­ma­ras y uno quie­re ver­se bien; ca­da vez más pien­sas en qué te vas a po­ner, pe­ro en mi día a día me da mu­cha ver­güen­za, te lo ju­ro. ¿Hay en­vi­dias den­tro de la in­dus­tria? Una pre­gun­ta com­pli­ca­da. No sé si ha si­do en­vi­dia cuan­do he sen­ti­do que al­gu­nos no se ale­gran de que te va­ya bien, o les mo­les­ta que te va­ya bien. No quie­ro pen­sar que doy en­vi­dia, me da­ría mu­cha pe­na. No me da en­vi­dia na­da, al con­tra­rio, me ale­gro de los éxi­tos de los de­más. Siem­pre he­mos si­do así en mi ca­sa, mi fa­mi­lia es así. Pre­ci­sa­men­te, el otro día en una co­mi­da en ca­sa de Ale­jan­dro Sanz con otros ar­tis­tas, vino mi ges­tor, que es abo­ga­do, y nos vio a to­dos char­lar, reír­nos. Lue­go, mien­tras con­du­cía, me di­jo “si la gen­te su­pie­ra lo

que es to­do, que to­dos so­mos igua­les, que el gla­mour es pa­ra la te­le­vi­sión…”. En­ton­ces, ¿has sen­ti­do mu­cho apo­yo? Sí. Por ejem­plo, cuan­do sa­qué el vi­deo de “No va­ya a ser”, me lle­gó es­te men­sa­je de Ale­jan­dro (sa­ca su ce­lu­lar pa­ra leer el What­sApp): “Un be­so enor­me, her­mano. Qué ale­gría me da to­do tu éxi­to, nos ve­mos pron­to. Ven­te”. Si lo pien­so, yo lo es­cu­cha­ba cuan­do ca­mi­na­ba al co­le­gio y has­ta lo imi­ta­ba con una ami­ga que imi­ta­ba a Sha­ki­ra (ríe). Qué bo­ni­to sen­tir­te arro­pa­do en la in­dus­tria. Hay que apo­yar­se, la in­dus­tria es muy jo­di­da cuan­do quie­re. ¿Có­mo es tu re­la­ción con las fans? Muy bue­na. Aquí aca­bo de alu­ci­nar. Los clu­bes de fans se han pues­to ca­mi­se­tas de dis­tin­tos co­lo­res pa­ra que se iden­ti­fi­quen y me ha­ga una fo­to gru­pal con ca­da gru­po. A ve­ces hay lo­cu­ra, pe­ro me pa­re­ce pre­cio­so que ellas se or­ga­ni­cen pa­ra que to­dos es­te­mos bien, si no a ve­ces se com­pli­ca y no hay fo­to. Me doy el tiem­po pa­ra es­tar con ellas, y más aho­ra que pue­do. ¿Qué lo­cu­ras de fans te lla­man la aten­ción? El otro día se ta­tua­ron el lo­go­ti­po de “Sa­turno”. De­ja ver si lo ten­go aquí en mi te­lé­fono (me mues­tra la fo­to del ta­tua­je). ¡Te es­toy en­se­ñan­do mu­chas co­sas hoy! (ríe). ¡El lo­go­ti­po de Sa­turno es la por­ta­da del dis­co! Mi her­mano di­se­ñó la ti­po­gra­fía, y me de­cía que pe­di­rá de­re­chos a las chi­cas (ríe). Me pa­re­ce que ta­tuar­se o es­cri­bir fra­ses de mis can­cio­nes es una lo­cu­ra. En Chi­le, la pri­me­ra vez que vi­ne co­mo ju­ra­do del Fes­ti­val de Vi­ña del Mar, al­qui­la­ron un avión con una te­la que de- cía “Vi­ña te es­pe­ra” o “Chi­le te quie­re”. Ima­gí­na­te cuán­to cos­ta­rá eso… ¿En qué no tran­sas en la mú­si­ca? Me gus­tan los re­tos, pe­ro no me gus­tan las im­po­si­cio­nes ni el ra­di­ca­lis­mo de nin­gún ti­po. Has­ta el día de hoy so­mos un equi­po y na­die es más que na­die. ¿Eres más re­bel­de o nerd? Ni uno ni otro. Soy géminis, ten­go las dos ca­ras. Géminis es el signo más in­te­li­gen­te del zo­dia­co... ¿De ver­dad? (ríe). Me “fli­pa” la astrología tam­bién. Sa­bes que sep­tiem­bre es el mes de Sa­turno, por­que es el úni­co mes don­de se pue­de ver, y jus­to sa­ca­mos la can­ción “Sa­turno” en esa fe­cha. Y es­toy pen­san­do que se ali­nea­ron las es­tre­llas. Es­toy un po­co lo­co, y la gen­te me mi­ra un po­co fri­ki (ríe). Bueno, con res­pec­to a tu pre­gun­ta, soy muy ra­cio­nal, me gus­ta to­mar­me las co­sas con cal­ma, lue­go ten­go un la­do de que­rer es­ca­par, pe­ro nun­ca rom­po nin­gu­na nor­ma. A ve­ces pi­do dos días, y me voy a Lon­dres so­lo o me pe­go una fies­ta de lo­cos con mis ami­gos, vuel­vo y soy el pri­me­ro en tra­ba­jar. Ten­go esos dos la­dos que me man­tie­nen en equi­li­brio. ¿Qué te pa­re­cie­ron los desas­tres na­tu­ra­les en Mia­mi, Puer­to Ri­co, Mé­xi­co? ¿Cuál es tu re­fle­xión? To­dos te­ne­mos que es­tar preo­cu­pa­dos. De he­cho te­nía­mos via­je a Mé­xi­co y se can­ce­ló. Ten­go mu­chos ami­gos vi­vien­do ahí. Llo­ré por­que uno, en ese mo­men­to, me en­vió un au­dio don­de me de­cía que no po­día sa­lir de su edi­fi­cio, es­ta­ba en el pi­so 19, y su es­ca­le­ra se de­rrum­bó. Per­so­nal­men­te, ¿tie­nes mie­do de al­go? No, ya ten­go una hi­po­con­dria­ca tra­ba­jan­do con­mi­go. Sí ten­go mie­do de que le pa­se al­go a al­guien de mi fa­mi­lia mien­tras yo es­toy le­jos, por­que ca­da día via­jo más y mis pa­dres es­tán ma­yo­res. Ade­más, mi ma­dre no me cuen­ta na­da y se ca­lla to­do pa­ra no preo­cu­par­me. Ten­go dos her­ma­nos, pe­ro soy el más pe­que­ño, así que es­toy pen­dien­te de to­do. Lo pien­so mu­cho y me pre­gun­to si de­bo pre­pa­rar a mi equi­po pa­ra que, aun­que les di­gan que no me cuen­ten, me lo di­gan si pa­sa al­go. Ah, te en­ro­llas... Sí, y a ve­ces me di­go “Pa­blo, ¿te quie­res cal­mar? Duér­me­te” (ríe).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.