Co­lum­na del Doc­tor Val­dés

NuevaMujer - - ÍNDICE -

An­tes, el de­seo y pla­cer se­xual eran vis­tos co­mo ex­clu­si­vos de los hom­bres. No fue has­ta los años 60 –con la apa­ri­ción de la píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va y la in­cor­po­ra­ción de la mu­jer al tra­ba­jo– que se pro­du­ce lo que mu­chos lla­man “Re­vo­lu­ción Se­xual”. El se­xo de­jó de es­tar li­ga­do sim­ple­men­te con la re­pro­duc­ción y per­pe­tui­dad de la es­pe­cie; la mu­jer co­men­zó a ex­plo­rar y co­no­cer su cuer­po, sen­tir pla­cer y go­zar su se­xua­li­dad, sin te­mo­res y li­bre­men­te. Los ge­ni­ta­les fe­me­ni­nos, que fue­ron los gran­des ol­vi­da­dos por mu­chos años, co­men­za­ron a ser re­co­no­ci­dos y a ju­gar un rol fun­da­men­tal en la re­la­ción de pa­re­ja. Si bien hoy el se­xo de­jó de ser un te­ma ta­bú y se ha­bla abier­ta­men­te en cual­quier lu­gar, sin nin­gún pu­dor, la­men­ta­ble­men­te aún hay un por­cen­ta­je de mu­je­res que, por dis­tin­tas ra­zo­nes, no con­si­guen vi­vir en ple­ni­tud su in­ti­mi­dad. Se­gún es­ti­ma­cio­nes, cer­ca del 20% de la po­bla­ción fe­me­ni­na mun­dial su­fre de anor­gas­mia –in­ca­pa­ci­dad de sen­tir or­gas­mos– lo que pue­de tra­du­cir­se mu­chas ve­ces en una ba­ja de la au­to­es­ti­ma, de­pre­sión e in­clu­so en el tér­mino de una re­la­ción de pa­re­ja. Si bien los as­pec­tos psi­co­ló­gi­cos, emo­cio­na­les, e in­clu­so es­pi­ri­tua­les jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal en una bue­na co­ne­xión y co­mu­ni­ca­ción, tam­bién exis­ten dis­fun­cio­nes bio­ló­gi­cas que afec­tan la se­xua­li­dad e im­pi­den al­can­zar el or­gas­mo. Los par­tos va­gi­na­les, los cam­bios hor­mo­na­les, la me­no­pau­sia y el pa­so de los años ge­ne­ran que la mus­cu­la­tu­ra de la zo­na ge­ni­tal va­ya ce­dien­do, lo que ge­ne­ra la­xi­tud y afec­tan­do el go­ce y au­to­es­ti­ma de mu­chas. El te­ji­do va­gi­nal es­tá for­ma­do por fi­bras de co­lá­geno. Al igual que en el res­to del cuer­po, van per­dien­do to­ni­ci­dad y tur­gen­cia, ge­ne­ran­do fla­ci­dez, se­que­dad e irri­ta­ción, afec­tan­do la ca­li­dad de las re­la­cio­nes se­xua­les. Ha­ce dos dé­ca­das ha­blar de es­to era im­pen­sa­do. Las mu­je­res, en la so­le­dad y si­len­cio de sus ca­sas, vi­vían una vi­da se­xual a me­dias. Hoy, gra­cias a la tec­no­lo­gía y avan­ces de la me­di­ci­na, es­tos pro­ble­mas pue­den re­sol­ver­se me­dian­te la ci­ru­gía plás­ti­ca ín­ti­ma, tam­bién lla­ma­da ci­ru­gía ge­ni­tal o del pla­cer (la­bio­plas­tía, va­gi­no­plas­tía, cli­to­plas­tía, li­po­suc­ción del mon­te de Ve­nus, re­cons­truc­ción del hi­men). Se­gún ci­fras de la ASPS (Ame­ri­can So­ciety of Plas­tic Sur­geon), en Es­ta­dos Uni­dos –país don­de se rea­li­za­ron por pri­me­ra vez es­tas in­ter­ven­cio­nes– la ci­ru­gía plás­ti­ca va­gi­nal ha au­men­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los dos úl­ti­mos años, lle­gan­do a 12.000 la­bio­plas­tias el 2016, con un 39% de in­cre­men­to res­pec­to de 2015. Pe­ro, ¿qué su­ce­de en nues­tro país? ¿Las chi­le­nas se es­tán atre­vien­do a so­me­ter­se a es­te ti­po de in­ter­ven­ción? La res­pues­ta es SÍ. En la con­sul­ta atien­do a mu­chas pa­cien­tes que se sien­ten po­co atrac­ti­vas en la in­ti­mi­dad, que es­tán con la au­to­es­ti­ma por el sue­lo y vien­do có­mo su vi­da de pa­re­ja se de­te­rio­ra pro­gre­si­va­men­te. Es muy co­mún que des­pués de los em­ba­ra­zos su­fran del sín­dro­me de am­pli­tud va­gi­nal –pér­di­da de tono mus­cu­lar– lo que ge­ne­ra gran­des mo­les­tias y mu­cha in­sa­tis­fac­ción se­xual. A es­to se su­ma que pa­sa­do los 40 se pro­du­ce un des­cen­so im­por­tan­te de los es­tró­ge­nos y apa­re­ce la se­que­dad va­gi­nal, por lo que mu­chas con­sul­tan por es­to tam­bién. Pa­ra co­rre­gir la atro­fia mus­cu­lar y es­ti­mu­lar la for­ma­ción de nue­vo co­lá­geno es­ta­mos usan­do un lá­ser frac­cio­na­do, que apli­ca ca­lor con­tro­la­do so­bre la mu­co­sa ge­ni­tal, ge­ne­ran­do la con­trac­ción y ten­sión del te­ji­do, sin da­ñar­lo, de­vol­vien­do al ca­nal va­gi­nal su elas­ti­ci­dad na­tu­ral. No requiere in­ci­sión ni ci­ru­gía, no es do­lo­ro­so y la re­cu­pe­ra­ción es rá­pi­da; en seis se­ma­nas se da el al­ta y se vuel­ve a una vi­da nor­mal. Me­dian­te es­ta téc­ni­ca se re­cons­tru­ye y re­pa­ra el área más im­por­tan­te de la va­gi­na pa­ra el pla­cer se­xual fe­me­nino, el ter­cio in­te­rior, dis­mi­nu­yen­do su diá­me­tro in­terno y ex­terno. Tam­bién da muy bue­nos re­sul­ta­dos pa­ra el sín­dro­me de la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria le­ve a mo­de­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.