RE­TRA­TO

“QUIE­RO SER UNA CON­SU­MI­DO­RA RES­PON­SA­BLE”

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Ca­ro­li­na Pal­ma Fuen­teal­ba. Fo­to­gra­fías: Va­len­ti­na Ta­gle. Ma­qui­lla­je y pe­lo: Ca­ta­li­na Pé­rez. Ma­king off: Luis Fer­nan­do Grez. Ro­pa: Nos­tal­gic.

Ha­ce ca­si dos años vi­ve en Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia, don­de des­cu­brió sus for­ta­le­zas y en­fren­tó sus ma­yo­res mie­dos e in­se­gu­ri­da­des. Tam­bién se sor­pren­dió con nue­vos gus­tos, y ahon­dó más aún en el cui­da­do del me­dioam­bien­te. ¿Conoces su #desafío­ce­ro­plas­ti­co?

HA­CE CA­SI DOS AÑOS VI­VE EN LOS ÁN­GE­LES, CA­LI­FOR­NIA, DON­DE DES­CU­BRIÓ SUS FOR­TA­LE­ZAS Y EN­FREN­TÓ SUS MA­YO­RES MIE­DOS E IN­SE­GU­RI­DA­DES. TAM­BIÉN SE SOR­PREN­DIÓ CON NUE­VOS GUS­TOS, Y AHON­DÓ MÁS AÚN EN EL CUI­DA­DO DEL ME­DIOAM­BIEN­TE. ¿CONOCES SU #DESAFÍO­CE­RO­PLAS­TI­CO?

Ha­ce ca­si dos años vi­ve en Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia, por­que cum­plía con im­por­tan­tes re­qui­si­tos: tie­ne mar, se ha­bla in­glés y exis­te una in­dus­tria que le per­mi­te se­guir desa­rro­llán­do­se en la ac­tua­ción. No pu­di­mos en­tre­vis­tar­la en su úl­ti­ma vi­si­ta al país, así es que tu­vi­mos una pro­fun­da con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca. Juanita Ringeling (32) siem­pre ha via­ja­do mu­cho, tan­to de for­ma per­so­nal co­mo por tra­ba­jo, pe­ro nun­ca ha­bía vi­vi­do en otro país, y no que­ría que­dar­se con la in­tri­ga. “Me cues­ta ver pa­ra ade­lan­te, en­ton­ces no ha­bía vi­sua­li­za­do mi vi­da aquí. Hay días di­fí­ci­les, pe­ro en el ba­lan­ce ge­ne­ral me sien­to muy agra­de­ci­da, pri­vi­le­gia­da de ha­ber lo­gra­do vi­vir fue­ra del país, con sus pros y con­tras. En tér­mi­nos la­bo­ra­les es­ta­ba en un buen mo­men­to en Chi­le, y es­to sig­ni­fi­có un fre­na­zo ac­to­ral­men­te. Ten­go que em­pe­zar to­do de nue­vo, pe­ro me da es­pa­cio pa­ra ha­cer mu­chas co­sas que an­tes no po­día por tiem­po”, re­co­no­ce. Ade­más de asis­tir a au­di­cio­nes y tra­ba­jar en pro­yec­tos per­so­na­les, aca­ba de ter­mi­nar la fil­ma­ción de “Bub­ble”, un cor­to­me­tra­je di­ri­gi­do por Vi­cen­te Man­zano; re­cien­te­men­te fue nom­bra­da em­ba­ja­do­ra de LA Wa­ter­kee­pers y, jun­to a Ríos to Ri­vers, for­mó par­te de la ex­pe­rien­cia de in­ter­cam­bio en­tre jó­ve­nes del Ba­ker y Pas­cua, y del río Kla­math. En su cor­ta vi­si­ta a Chi­le, no pa­ró: fil­mó el pi­lo­to pa­ra un pro­gra­ma de via­jes con la mis­ma pro­duc­to­ra con la que hi­zo “Car­na­val”, de 13C; se pre­sen­tó con la obra “Co­ne­jo blan­co, co­ne­jo ro­jo”, en Tea­tro Mo­ri Par­que Arauco, y gra­bó dos cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias. Así, no se de­tie­ne, va y vie­ne. ¡Qué afor­tu­na­da! “Hay una pre­sión so­cial sú­per fuer­te. Mi fa­mi­lia y ami­gos me pre­gun­tan mu­cho por qué me fui. Al­gu­nos me pre­gun­tan de quién me enamo­ré, y yo les res­pon­do ‘¡de na­die!’. Es­toy acá por­que de­ci­dí mu­dar­me y to­da­vía sien­to que no ce­rré el círcu­lo co­mo pa­ra de­vol­ver­me”, con­fie­sa. ¿Te sien­tes más li­bre en Los Án­ge­les? Sí, acá me sien­to más li­bre en mu­chos sen­ti­dos. En Chi­le es­toy más ar­ma­da, ten­go me­jo­res co­ne­xio­nes por­que lle­vo diez años tra­ba­jan­do, ten­go a mis ami­gos, mi fa­mi­lia. Pe­ro acá he po­di­do des­cu­brir mu­chas co­sas de mi mis­ma que, cuan­do uno es­tá en la vi­da fre­né­ti­ca de tra­ba­jar sin pa­rar, y ade­más con una fa­mi­lia sú- per acho­clo­na­da, no tie­nes tiem­po, no te das es­pa­cio pa­ra la soledad. En Los Án­ge­les he des­cu­bier­to qué co­sas me gus­tan, co­mo que amo el desa­yuno por so­bre to­das las co­sas (ríe). He te­ni­do más tiem­po pa­ra leer, pa­ra in­ves­ti­gar, vol­ver a es­cri­bir; más tiem­po pa­ra tra­ba­jar en di­fe­ren­tes cau­sas so­cia­les y me­dioam­bien­ta­les. No so­lo co­la­bo­ro, sino que me he in­vo­lu­cra­do pro­fun­da­men­te con ellas. To­do es­to me ha he­cho po­ner en una nue­va ca­de­na de prio­ri­da­des las co­sas. ¿Y có­mo que­da el ego des­pués de an­dar cas­ting tras cas­ting? ¿Te has cues­tio­na­do mu­cho? Mu­dar­se es re­de­fi­nir el ego, el “yo”. Cuan­do se lle­ga a un lu­gar don­de tie­nes que pre­sen­tar­te des­de cero, uno des­cu­bre qué es lo que sa­le de uno. Con tus ami­gos de to­da la vi­da uno es quien es sin mi­rar­se ni cues­tio­nar­se mu­cho, pe­ro acá es co­mo una nue­va pre­sen­ta­ción en so­cie­dad. Uno se da cuen­ta có­mo te das a co­no­cer, qué cap­tu­ran de ti. Ha si­do in­creí­ble mi­rar­me des­de afue­ra, des­de es­tas nue­vas mi­ra­das. Por otro la­do, en tér­mi­nos la­bo­ra­les, en mi ca­rre­ra uno tra­ba­ja muy com­pe­ne tra­da­men­te con el “yo”, y em­pe­zar a ha­cer au­di­cio­nes en

un idio­ma que no es el mío, en una in­dus­tria que des­co­noz­co, con ne­ga­ti­vas fre­cuen­tes, que que­de en la ter­na fi­nal pa­ra fi­nal­men­te no que­dar, te ha­ce re­plan­tear­te mi­llo­nes de co­sas. ¿Qué tan bue­na soy?, ¿de­be­ría ha­cer otra co­sa? ¿No es es­te el idio­ma? El tra­ba­jo con mis in­se­gu­ri­da­des, que siem­pre las he te­ni­do, se ha ma­ni­fes­ta­do de ma­ne­ra mu­cho más pro­fun­da. Qué bueno que lo di­gas. Uno pien­sa que al­guien co­mo tú, re­gia y ta­len­to­sa, no de­be te­ner in­se­gu­ri­da­des. De he­cho, de las co­sas que es­toy tra­ba­jan­do es su­pe­rar mis in­se­gu­ri­da­des, creer­me el cuen­to. Ten­go un asun­to con el per­fec­cio­nis­mo con el cual hay que ser cui­da­do­sa, por­que te pue­de lle­var a cier­ta in­sa­tis­fac­ción ca­si cró­ni­ca. Siem­pre pien­so que no es­toy ha­cien­do lo su­fi­cien­te, que no es­toy dan­do lo su­fi­cien­te. Al re­pe­tir­te es­to te vas con­ven­cien­do de que de­be­rías es­tar ha­cien­do al­go más, lo­gran­do más. Así es que una de las for­mas en que lo es­toy tra­ba­jan­do es des­de la gra­ti­tud al uni­ver­so por to­do lo que me ha da­do, pe­ro tam­bién la gra­ti­tud por lo que he lo­gra­do… Agra­de­cer. Las co­sas no son só­lo suer­te, el lu­gar don­de es­toy ha si­do por tra­ba­jo, y a ve­ces me cues­ta mu­cho creer­me el cuen­to. Siem­pre me he de­fi­ni­do por el ha­cer, me pre­gun­to cuán­tas co­sas es­toy ha­cien­do. Allá vino el cam­bio. Cuan­do lle­gué a Los Án­ge­les me di cuen­ta que te­nía que de­fi­nir­me por el ser y no por el ha­cer. Lo que he lo­gra­do has­ta el mo­men­to no es por suer­te ni coin­ci­den­cia, he si­do muy ma­cha­ca to­da la vi­da, pe­ro ten­go el mie­do cons­tan­te de que no voy a lo­grar na­da más, por­que siem­pre quie­ro es­tar ha­cien­do mu­cho. Eso es­toy apren­dien­do a ba­lan­cear, a de­fi­nir quién soy, a con­tro­lar la in­se­gu­ri­dad, mi­rar el fu­tu­ro con me­nos ansiedad. ¡No es un ca­mino fá­cil! No es fá­cil y du­ra to­da la vi­da. Me da la sen­sa­ción de que mu­chos es­tán en eso... Es que es im­por­tan­te tra­ba­jar­se es­pi­ri­tual­men­te, ha­cer­se pre­gun­tas. Al tra­ba­jar tan­to, es­tar en mu­chos pro­yec­tos, que si­go ha­cién­do­los por­que no po­dría vi­vir sin ellos, uno tie­ne la fal­sa sen­sa­ción de que la vi­da es­tá su­ce­dien­do y que uno es­tá a su cien­to por cien­to, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te. Es bueno de­te­ner­se, re­vi­sar­se. Me hi­zo bien vol­ver a es­cri­bir. En eso es­toy aho­ra y desa­rro­llan­do el múscu­lo de la gra­ti­tud, ser agra­de­ci­do siem­pre. ¿En es­tos dos años sur­gió la ur­gen­cia de agra­de­cer? Siem­pre he si­do agra­de­ci­da de la vi­da, de ca­mi­nar por el bos­que, de sur­fear, de mi fa­mi­lia, pe­ro ten­go una ten­den­cia muy fuer­te a de­pri­mir­me, aun­que no lo pa­rez­ca, y es di­fí­cil

li­diar con eso por­que los ba­jo­nes de ener­gía te in­ha­bi­li­tan un po­co. Par­te de mi mie­do de es­tar so­la acá, des­pués de vi­vir seis años en pa­re­ja, era có­mo iba a li­diar con mis eta­pas más de­pre­si­vas, con mis ba­jo­nes, y lo he sor­tea­do sú­per bien y es en par­te por for­zar­me a que la gra­ti­tud es­té so­bre to­do. Siem­pre soy agra­de­ci­da, pe­ro cuan­do es­tás de­pri­mi­da cues­ta ver­lo. Des­pués vie­ne ade­más cul­par­se por no es­tar agra­de­ci­da. Tra­ba­jar la gra­ti­tud ha si­do una bue­na for­ma de li­diar con es­ta ten­den­cia a la nos­tal­gia. ¿Has te­ni­do la ne­ce­si­dad de ir a un es­pe­cia­lis­ta por es­tos pe­rio­dos de­pre­si­vos? He te­ni­do pa­sa­jes muy os­cu­ros en mi vi­da don­de he te­ni­do que ha­cer te­ra­pias. Hay mo­men­tos en que he li­dia­do me­jor con esas si­tua­cio­nes, y en otros he te­ni­do mu­chos ata­ques de pá­ni­co, en­tre otras co­sas, y ha si­do di­fí­cil, pe­ro hoy lo ten­go sú­per ma­ne­ja­do y me po­ne muy con­ten­ta. ¿Te ha ayu­da­do te­ner ma­yor con­cien­cia de có­mo nos ali­men­ta­mos, del me­dioam­bien­te? Mi co­ne­xión con la na­tu­ra­le­za, que vie­ne des­de siem­pre, es en par­te mi gran for­ta­le­za. Es­ta gra­ti­tud, to­do lo que me mue­ve en tér­mi­nos me­dioam­bien­ta­les, so­cia­les y ali­men­ti­cios, es mi for­ma de devolver los mo­men­tos fe­li­ces que me ha da­do la vi­da. Por ahí me me­tí en los te­mas ali­men­ti­cios, por­que la pro­duc­ción de ali­men­tos, la agri­cul­tu­ra, creo que es lo que nos pue­de sal­var o ani­qui­lar co­mo se­res hu­ma­nos en es­te pla­ne­ta. Quie­ro ser una con­su­mi­do­ra res­pon­sa­ble. So­mos una so­cie­dad em­po­de­ra­da que mar­cha por mi­les de cau­sas, le­van­ta­mos la voz por nues­tros de­re­chos y sue­ños, usa­mos las re­des so­cia­les pa­ra cri­ti­car a los em­pre­sa­rios, po­lí­ti­cos, le­yes, et­cé­te­ra. Pe­ro la par­te que nos to­ca a no­so­tros, que se re­la­cio­na con nues­tra for­ma de con­su­mir, pa­re­cie­ra que na­die es­tá dis­pues­to a cam­biar. ¿Qué ha­ce­mos? La for­ma de devolver, de ser lo más crí­ti­co y res­pon­sa­ble, es sien­do un con­su­mi­dor in­for­ma­do y de­jar de dar­le es­pal­da­ra­zos a em­pre­sas y ca­de­nas de pro­duc­ción no­ci­vas. Bus­car al­ter­na­ti­vas, apo­yar las ini­cia­ti­vas que pro­mue­ven la eco­no­mía cir­cu­lar. En ge­ne­ral no es­ta­mos dis­pues­tos a cam­biar los há­bi­tos, y esa es mi cru­za­da. Has he­cho gran­des cam­bios: dis­mi­nuis­te el uso de plás­ti­co y tu ali­men­ta­ción tam­bién cam­bió; ca­si no co­mes car­ne. Es­toy en un pro­ce­so por in­ten­tar ser cons­cien­te de mis há­bi­tos, sa­ber a qué ca­de­na de pro­duc­ción le doy mi pla­ta. Un te­ma son los desechos, los re­si­duos que de­ja lo que uno com­pra, pe­ro tam­bién im­por­ta sa­ber cuál es su hue­lla an­te­rior y qué pa­sa­rá cuan­do lo de­je usar. El ob­je­to con­su­mi­do no exis­te só­lo des­de que lle­ga a mis ma­nos, y la ba­su­ra no des­apa­re­ce cuan­do se la lle­va el ca­mión. Lo otro tie­ne que ver con los ali­men­tos; me pre­gun­to de dón­de vino, que ha­ce en mi cuer­po y en el me­dioam­bien­te. ¿Qué ba­rre­ras en­con­tras­te? ¡Hay un pe­rio­do don­de pa­re­cie­ra que no pue­des com­prar na­da! Pe­ro tam­bién te das cuen­ta de que pue­des vi­vir con mu­cho me­nos. Nun­ca he si­do con­su­mis­ta, pe­ro en tér­mi­nos ali­men­ti­cios uno pue­de te­ner mu­cho me­nos. No vi­vo cero plás­ti­co, pe­ro aho­ra soy muy cons­cien­te de la ba­su­ra que ge­ne­ro (se acer­ca a su ba­su­re­ro mien­tras ha­bla­mos); no la bo­to ha­ce una se­ma­na, y ten­go cua­tro co­sas. El res­to es­tá en el re­ci­cla­je y el com­post, que lo lle­vo a un cen­tro de com­pos­ta­je que es­tá cer­ca de mi ca­sa. He re­du­ci­do mu­cho mi can­ti­dad de desechos. Ade­más, las co­sas que com­pro, tra­to de sa­ber de dón­de vie­nen; por ejem­plo, las ver­du­ras las com­pro a agri­cul­to­res lo­ca­les que no ocu­pan quí­mi­cos ni pes­ti­ci­da­das. In­ten­to com­prar lo­cal, a gra­nel y con ingredientes sa­nos pa­ra mí y el me­dioam­bien­te. Se ha­bla del ca­pi­ta­lis­mo ver­de. ¿De­be­mos te­ner cui­da­do con com­prar to­do lo or­gá­ni­co, los sú­per ali­men­tos, el mar­ke­ting? Sí, creo que hay que te­ner mu­cho cui­da­do. Hay mu­cho green was­hing, y tam­po­co hay que crear es­tas ne­ce­si­da­des fal­sas de un apa­ren­te mun­do más ver­de o sus­ten­ta­ble por con­su­mir es­te sú­per ali­men­to o sú­per in­gre­dien­te. Mien­tras más co­mi­da cru­da ten­ga­mos co­mo ba­se de nues­tra ali­men­ta­ción, es me­jor. ¡Más co­mi­da lo­cal, de la es­ta­ción y sin em­pa­que! Ten­go me­nos desechos por­que ca­si to­do lo que es­tá en mi re­fri­ge­ra­dor son ver­du­ras y fru­tas. Azú­car no con­su­mes... No con­su­mo ha­ce mu­cho, y no me ha­ce na­da de fal­ta. Es di­fí­cil cam­biar los há­bi­tos, pe­ro una vez que los cam­bias es muy fá­cil. ¡So­mos ani­ma­les de cos­tum­bre! Ade­más, el dul­zor se en­cuen­tra de for­ma na­tu­ral y de­li­cio­sa en mu­chos pro­duc­tos, uno no ne­ce­si­ta co­mer pro­duc­tos em­pa­que­ta­dos o pro­ce­sa­dos to­dos los días. Por su­pues­to que al­gu­nos días sí, mu­chas ve­ces uno es­tá co­rrien­do y ne­ce­si­ta al­go rá­pi­do. Bueno, de he­cho por eso hi­ci­mos unas ba­rri­tas de ce­real lla­ma­das Soul Bar. Es­tas ba­rri­tas par­tie­ron por­que es­ta­ba

can­sa­da de dar vuel­ta las eti­que­tas, so­bre to­do de ba­rri­tas ven­di­das co­mo “sa­lu­da­bles”, y que to­dos los ingredientes sean im­pro­nun­cia­bles o inen­ten­di­bles. Lo en­cuen­tro muy in­jus­to pa­ra to­dos, pa­ra Chi­le, que tie­ne el se­gun­do ma­yor ín­di­ce de obe­si­dad in­fan­til de La­ti­noa­mé­ri­ca. ¿Qué con­tie­nen las ba­rri­tas? No que­ría ingredientes que se tu­vie­ran que gu­glear pa­ra sa­ber qué son; que­ría que los ingredientes es­tu­vie­ran cla­rí­si­mos. Nos fue di­fí­cil por­que la ma­yo­ría de las ba­rras, pa­ra pre­ser­var­se, in­flar­se, tie­nen otros ingredientes. Fi­nal­men­te lo­gra­mos ha­cer tres ver­sio­nes de es­tas ba­rri­tas cru­das, ve­ga­nas. No tie­nen con­ser­van­tes, adi­ti­vos ni co­lo­ran­tes, y tam­po­co azú­ca­res aña­di­das. La re­ce­ta es­tá abier­ta en el en­va­se y, de he­cho, fo­men­ta­mos que, si la gen­te las pue­de ha­cer en su ca­sa, las ha­ga (se ven­den en @ fit­bi­te­chi­le, @al­dea­na­ti­va, @all­nu­tri­tion, @sal­co­brand). ¿Te gus­ta­ría se­guir crean­do es­te ti­po de pro­duc­tos? Es un te­ma que me mue­ve, pe­ro en­tre me­nos ali­men­tos pro­ce­sa­dos exis­tan, me­jor. Ob­via­men­te la Soul Bar es una con­tri­bu­ción pa­ra el país, por­que nos ali­men­ta­mos mal, pe­ro sé que es­toy ge­ne­ran­do un nue­vo em­pa­que, otra ca­de­na de pro­duc­ción. Me gus­ta­ría se­guir re­la­cio­na­da con la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, qui­zá en al­go que ten­ga que ver con el fo­men­to de fe­rias li­bres, pro­mo­ver agri­cul­to­res or­gá­ni­cos y lo­ca­les, eco­no­mías cir­cu­la­res... Via­jas­te a Juan Fer­nán­dez por un pro­yec­to con Na­tGeo. ¿De qué se tra­ta? La co­mu­ni­dad del ar­chi­pié­la­go, con la co­la­bo­ra­ción de Na­tGeo Pris­ti­ne Seas (y pre­vio apo­yo de Ocea­na), fue­ron los gran­des im­pul­so­res del Par­que Ma­rino en Juan Fer­nán­dez, apro­ba­do en enero pa­sa­do. En el mar­co de la pro­cla­ma­ción de es­ta gran zo­na ma­ri­na pro­te­gi­da, que es del por­te de Ita­lia, se me con­vo­có a con­ti­nuar con el #desafio­ce­ro­plas­ti­co en la Is­la. El desafío con­sis­tía en com­par­tir mi pro­pia cru­za­da pa­ra cam­biar mis há­bi­tos en re­la­ción con los desechos, y la in­vi­ta­ción a quien qui­sie­ra su­mar­se. Sis­te­ma­ti­cé un po­co el ca­mino, ex­plo­ran­do las ba­rre­ras y en­tre­gan­do tips pa­ra ha­cer el cam­bio más fá­cil­men­te. ¿Fun­cio­nó? Rá­pi­da­men­te se ar­mó una gran co­mu­ni­dad vir­tual y el desafío tu­vo no­to­rie­dad. Mu­chas per­so­nas quie­ren ha­cer cam­bios y sim­ple­men­te no sa­ben por dón­de em­pe­zar, y pa­ra eso hi­ci­mos un con­ver­sa­to­rio con la co­mu­ni­dad de Ro­bin­son Cru­soe. Así que es­ta­mos tra­ba­jan­do en có­mo im­ple­men­tar un ma­ne­jo sus­ten­ta­ble de desechos en la is­la. Si bien se re­ci­cla un po­co, el pri­mer pa­so es dis­mi­nuir lo más po­si­ble to­do lo desecha­ble, lue­go tra­ba­jar en re­uti­li­zar y lue­go, si que­dan desechos, re­ci­clar. Te­ne­mos el sue­ño que Juan Fer­nán­dez se trans­for­me en un ícono de la sus­ten­ta­bi­li­dad, y creo que es muy po­si­ble. ¡To­do el que se quie­ra su­mar es más que bien­ve­ni­do! ¿Te ves pró­xi­ma­men­te en te­le­se­ries? La ver­dad es que no me vi­sua­li­zo en te­le­se­ries. Es­toy ba­ra­jan­do po­si­bi­li­da­des, por­que tam­po­co me voy a que­dar aquí en Es­ta­dos Uni­dos to­da la vi­da, y ten­go que ana­li­zar pro­yec­tos que me den más es­ta­bi­li­dad. Las te­le­se­ries no son al­go que me lla­me por aho­ra. Sí voy a es­tar en te­le­vi­sión, en un pro­yec­to más gran­de; los pro­yec­tos de pro­gra­mas de via­je me en­tu­sias­man mu­cho por­que son más míos de prin­ci­pio a fin, ten­go injerencia en la ru­ta, guión, la edi­ción, en­ton­ces me en­tu­sias­man mu­cho. Lo que sí quie­ro ha­cer es ac­tuar... Echo mu­cho de me­nos ac­tuar, así es que ten­go que eva­luar las pro­pues­tas y ver de qué ma­ne­ra es me­jor vol­ver, dón­de, có­mo. Ten­go dos pro­yec­tos de tea­tro que es­toy ba­ra­jan­do, pe­ro nin­guno ce­rra­do. La in­dus­tria de la te­le­vi­sión se ha vis­to en­vuel­ta en mu­chas po­lé­mi­cas. Per­so­nal­men­te, ¿te sen­tis­te aco­sa­da en al­gún mo­men­to en el me­dio? No, nun­ca me he sen­ti­do aco­sa­da o abu­sa­da. Tu­ve mo­men­tos en que uno di­ce “es­to no es­tá bien”, pe­ro yo sa­bía dón­de es­ta­ba y es­tu­ve dis­pues­ta a ver has­ta dón­de que­ría lle­gar ese per­so­na­je. Te­nía 19 años, sa­bía dón­de es­ta­ba y cla­ra­men­te no lle­gué don­de él que­ría. Co­mo en to­da in­dus­tria, siem­pre hay al­gu­na per­so­na que pue­de ge­ne­rar una si­tua­ción que no es ade­cua­da en un am­bien­te la­bo­ral. Co­mo mu­jer, he te­ni­do la ca­pa­ci­dad de de­cir “has­ta aquí”. Cum­plis­te 32 años ha­ce po­cos días, ¿la vi­da se va com­pli­can­do o sim­pli­fi­can­do? Más bien van cam­bian­do las prio­ri­da­des. Las co­sas que an­tes te preo­cu­pa­ban ya no te preo­cu­pan. Siem­pre vie­nen otras preo­cu­pa­cio­nes o com­pli­ca­cio­nes, creo que la vi­da en sí mis­ma tie­ne cier­tas com­ple­ji­da­des, pe­ro hay que te­ner fe en que las co­sas se so­lu­cio­nan de una ma­ne­ra u otra. Esa in­ten­si­dad que se tie­ne a los 20 años, cuan­do se pien­sa que las co­sas ma­las son el fin del mun­do, cam­bia. Aho­ra uno sa­be que pa­san co­sas te­rri­bles, que pue­des pa­sar un pé­si­mo mo­men­to, sen­tir mu­cho do­lor, pe­ro en el fon­do sabes que va a pa­sar. Más que más sim­ple, exis­te la con­vic­ción de que la vi­da si­gue no más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.