Columna Cró­ni­cas de una Güe­ra

NuevaMujer - - ÍNDICE -

Exis­te con­sen­so en que los ni­ve­les de es­trés, de­pre­sión y ansiedad es­tán au­men­tan­do de­bi­do a una se­rie de fac­to­res, en­tre los que se en­cuen­tran el au­men­to de la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca y la so­bre­car­ga la­bo­ral. Ha­ce no mu­cho, la pro­pia Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) anun­ció que en­con­trar el bie­nes­tar se­ría una de sus prin­ci­pa­les prio­ri­da­des en la pró­xi­ma dé­ca­da. Es más, la de­pre­sión y ansiedad de la “ge­ne­ra­ción sel­fie” se de­be, en gran par­te, a cons­tan­tes com­pa­ra­cio­nes vir­tua­les. Des­de las “fake news” has­ta los cuer­pos per­fec­tos que ve­mos con­ti­nua­men­te, la idea mis­ma de la reali­dad es­tá des­apa­re­cien­do rá­pi­da­men­te a me­di­da que nos des­co­nec­ta­mos ca­da vez más del mun­do fí­si­co. La no­ve­dad es que pa­ra en­con­trar ese bie­nes­tar ya no só­lo con­ta­mos con prác­ti- cas ti­po mind­full­ness o el yo­ga. Tam­bién ha sur­gi­do una ge­ne­ra­ción de cos­mé­ti­cos pro-fe­li­ci­dad que in­cor­po­ran en sus for­mu­la­cio­nes ac­ti­vos que, prin­ci­pal­men­te a tra­vés del ol­fa­to, es­ti­mu­lan las “neu­ro­nas de la fe­li­ci­dad” en el ce­re­bro. Un nue­vo con­jun­to de cre­mas, lo­cio­nes, mas­ca­ri­llas, e in­clu­so de aguas, que ade­más de com­ba­tir el en­ve­je­ci­mien­to bus­can pro­por­cio­nar fe­li­ci­dad y sa­tis­fac­ción. Plan­tas, esen­cias flo­ra­les, acei­tes esen­cia­les y ve­ge­ta­les, en­tre otros ingredientes, quie­ren ayu­dar al or­ga­nis­mo a adap­tar­se a los cam­bios que de­be­mos en­fren­tar cons­tan­te­men­te. La cla­ve de es­te nue­vo ti­po de pro­duc­tos es su do­ble fi­na­li­dad: te­ra­péu­ti­ca y cosmética. Una com­bi­na­ción que tie­ne que ver con la ca­pa­ci­dad de res­ta­ble­cer el equi­li­brio emo­cio­nal ac­tuan­do di­rec­ta­men­te en la emo­ción pa­ra lle­gar al cau­san­te de ro­je­ces, arru­gas, bol­sas, oje­ras, can­san­cio y otras pa­to­lo­gías que com­par­ten su ori­gen en emo­cio­nes es­tan­ca­das, re­pe­ti­ti­vas y des­ar­mo­ni­za­das. Des­de siem­pre el mun­do de la be­lle­za y la es­té­ti­ca ha con­tri­bui­do a me­jo­rar nues­tra ima­gen, ele­var nues­tra au­to­es­ti­ma y ayu­dar­nos a su­pe­rar mo­men­tos y eta­pas di­fí­ci­les, co­mo una en­fer­me­dad. In­clu­so al­gu­nos es­tu­dios sos­tie­nen que compramos cos­mé­ti­cos más pa­ra sen­tir­nos bien que por­que es­pe­re­mos re­sul­ta­dos es­pe­cia­les o mi­la­gro­sos. “La be­lle­za es al­go más fuer­te que la vi­da mis­ma”, es una de las fra­ses em­ble­má­ti­cas de Ch­ris­ti­na Mi­riam Zeha­vi, una de las der­ma­tó­lo­gas más ad­mi­ra­das in­ter­na­cio­nal­men­te, de ori­gen is­rae­lí, y quien re­cuer­da las pa­la­bras de su ma­dre, su­per­vi­vien­te del Ho­lo­caus­to: “Una vez me di­jo: Sabes, Ch­ris­ti­na, des­pués del Ho­lo­caus­to, las mu­je­res es­ta­ban an­sio­sas por con­se­guir al­gu­na cre­ma, al­gún per­fu­me, un lá­piz de la­bios… Pa­ra ellas era co­mo una se­ñal de que la vi­da se ha­bía nor­ma­li­za­do, un sím­bo­lo de que la paz ha­bía lle­ga­do y con­ti­nua­ría sin gue­rra y sin pér­di­da de vi­das. Un po­co de cre­ma, un po­co de per­fu­me, un po­co de lá­piz la­bial, eso es la vi­da real. Pa­re­ce­rá po­ca co­sa, al­go pe­que­ño, pe­ro es tan im­por­tan­te pa­ra la vi­da…”. Sin em­bar­go, no es ne­ce- sa­rio atra­ve­sar un mo­men­to crí­ti­co pa­ra apre­ciar el po­der te­ra­péu­ti­co de la cosmética y su in­fluen­cia

HA SUR­GI­DO UNA GE­NE­RA­CIÓN DE COS­MÉ­TI­COS PRO-FE­LI­CI­DAD QUE IN­COR­PO­RAN EN SUS FOR­MU­LA­CIO­NES AC­TI­VOS QUE, PRIN­CI­PAL­MEN­TE A TRA­VÉS DEL OL­FA­TO, ES­TI­MU­LAN LAS “NEU­RO­NAS DE LA FE­LI­CI­DAD” EN EL CE­RE­BRO.

en nues­tro es­ta­do de áni­mo. Se­gu­ra­men­te más de una vez ex­pe­ri­men­tas­te una agra­da­ble sen­sa­ción al oler un de­ter­mi­na­do per­fu­me que te evo­có un bo­ni­to re­cuer­do o te tra­jo a la me­mo­ria el olor de esa per­so­na es­pe­cial que pa­só por tu vi­da… Pue­den ser sim­ples es­tí­mu­los pe­ro que, sin du­da, afec­tan nues­tras emo­cio­nes y ni­ve­les de es­trés.

EVO­CAN­DO LA IN­FAN­CIA

Ma­ri­sol Cal­de­rón es la crea­do­ra de Di Non­na, @ di­non­na_ eco, mar­ca de cosmética na­tu­ral que in­clu­ye sham­poos, lo­cio­nes, cre­mas, ja­bo­nes y otros ar­tícu­los de cui­da­do y be­lle­za. Su mar­ca bus­ca pre­ci­sa­men­te evo­car a la cosmética an­ti­gua con la ela­bo­ra­ción de com­po­nen­tes clá­si­cos, “de la abue­la”, co­mo su nom­bre lo in­di­ca. Uno de los pro­duc­tos fa­vo­ri­tos de sus clien­tas, y el más “emo­cio­nal”, co­mo ella mis­ma lo de­fi ne, es su Agua de Ro­sas. “Ello por­que la ro­sa tra­ba­ja a ni­vel es­pi­ri­tual, quí­mi­co, dér­mi­co y der­mo­cos­mé­ti­co. Emo­cio­nal­men­te es la flor más po­de­ro­sa que hay; tie­ne al­re­de­dor de 700 pro­pie­da­des que tra­ba­jan a ni­vel men­tal, fí­si­co, emo­cio­nal y del sub­cons­cien­te. Tie­ne mu­chí­si­mos be­ne­fi­cios sa­na­do­res. Es ade­más sú­per so­li­ci­ta­da y bas­tan­te ca­ra. Por eso es di­fí­cil en­con­trar pro­duc­tos que real­men­te con­ten­gan ro­sa, o que esa ro­sa no sea sin­té­ti­ca”. Agre­ga que es una es­pe­cie de se­dan­te au­to­má­ti­co que com­ba­te el es­trés, ci­ca­tri­zan­te de he­ri­das y un afro­di­sía­co na­tu­ral. “Tam­bién es muy bue­na pa­ra la ro­sá­cea y pa­ra pie­les irri­ta­das, por­que cal­ma. Con so­lo oler­la te re­la­jas. La ro­sa es muy emo­cio­nal y sú­per fe­me­ni­na, te co­nec­ta al­ti­ro con la fe­mi­nei­dad, con los afec­tos y los ca­ri­ños. En de­fi­ni­ti­va, es muy po­de­ro­sa y sa­na­do­ra”, ase­gu­ra. Otro pro­duc­to que des­ta­ca es su cre­ma de Ce­ra de Abe­jas. “Su aro­ma es el na­tu­ral de la miel, no le in­cor­po­ro nin­gún ti­po de fra­gan­cia. Y lo pri­me­ro que me di­cen es que les evo­ca a la ni­ñez, al cam­po. Ge­ne­ral­men­te las per­so­nas tie­nen una de­bi­li­dad cuan­do se sien­ten trans­por­ta­dos a su in­fan­cia, des­de ahí los co­men­ta­rios son muy po­si­ti­vos. Ade­más, co­mo su tex­tu­ra es de ti­po mous­se, gus­ta mu­cho más. De­bi­do a que es muy hi­dra­tan­te tam­bién la usan mu­cho pa­ra ma­sa­jes fa­cia­les. Y co­mo tie­ne co­lá­geno y elas­ti­na ayu­da a dis­mi­nuir lí­neas de ex­pre­sión; es nu­tri­ti­va y con al­tas pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes. Emo­cio­nal­men­te te co­nec­ta con la fa­mi­lia y tam­bién es muy afro- di s ía­ca..., co­mo el

Agua de Ro­sas. No ol­vi­de­mos que pa­ra los ri­tua­les de amor se usa mu­cha miel, ca­ne­la y ro­sas”. Fi­nal­men­te des­ta­ca su mas­ca­ri­lla de co­co, un tra­ta­mien­to ca­pi­lar que pue­de usar­se co­mo acon­di­cio­na­dor o cre­ma de ma­sa­jes. “Lo que ha­go es una fu­sión de co­co con otras esen­cias co­mes­ti­bles que son sú­per es­ti­mu­lan­tes, de efec­to rá­pi­do. La gen­te lo hue­le y se fas­ci­na. El olor a co­co te trans­por­ta in­me­dia­ta­men­te a la pla­ya, al des­can­so y al re­la­jo. Hay mu­cho de ale­gría, de fe­li­ci­dad, la per­so­na se sien­te co­mo en El Ca­ri­be…, por al­go ca­si to­dos los acei­tes bron­cea­do­res tie­nen olor a co­co. Tam­bién es un pro­duc­to muy bueno pa­ra quie­nes es­tán de­pre­si­vos; con só­lo sen­tir su aro­ma te cam­bia la ex­pre­sión del ros­tro”, con­clu­ye Cal­de­rón. Lo cier­to es que la cosmética emo­cio­nal de­be exis­tir ha­ce cien­tos de años, só­lo que aho­ra se le nom­bra así. De he­cho, di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes de­mues­tran que el sim­ple he­cho de ma­qui­llar­se los la­bios pue­de ha­cer­nos sen­tir­nos me­jor en épo­ca de cri­sis. Pe­ro ade­más, si ese lá­piz de la­bios nos ayu­da a con­tro­lar el es­trés o a sen­tir­nos más fe­li­ces, ¿por qué no uti­li­zar­lo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.