“El pa­pel ( de Oli­via Ba­ker) pa­ra mí fue abrir una par­te de mi al­ma a una per­so­na que pa­sa por una tra­ge­dia inima­gi­na­ble”

NuevaMujer - - ACTUALIDAD -

Es­te 18 de ma­yo se es­tre­nó la se­gun­da tem­po­ra­da de la po­lé­mi­ca se­rie 13 Reasons Why, que re­la­ta la his­to­ria tras la muer­te de Han­nah, una mu­cha­cha víc­ti­ma del aco­so y abu­so.

To­do su tes­ti­mo­nio que­dó gra­ba­do en los ca­se­tes. El lla­ma­do “¿Por qué men­ti­ría una chi­ca muer­ta?” re­so­na­ba en quie­nes veían el show, quie­nes son tes­ti­gos de la tra­ve­sía de Clay has­ta la ver­dad so­bre Han­nah.

La se­rie pron­to ins­ta­ló di­ver­sas discusiones so­bre el bull­ying, la sa­lud men­tal, las agre­sio­nes se­xua­les, y por su­pues­to, el sui­ci­dio. Den­tro de ese con­tex­to, la se­rie in­ten­ta in­mor­ta­li­zar una his­to­ria que pue­de ser la de cual­quie­ra.

En Es­ta­dos Uni­dos, el sui­ci­dio es la se­gun­da cau­sa de muer­te en­tre ado­les­cen­tes de 12 a 18 años, se­gún ci­fras de los Cen­tros pa­ra el Con­trol y Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des (CDC). En Chi­le, la reali­dad no es muy dis­tin­ta: nues­tro país ocu­pa el se­gun­do lu­gar en ta­sas de sui­ci­dios ado­les­cen­tes de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Co­pe­ra­ción y Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE), se­gún se dio a co­no­cer el 2017 en una se­sión es­pe­cial que se reali­zó en la Co­mi­sión Se­na­me de la Cá­ma­ra de Dipu­tados.

Es im­po­si­ble de ol­vi­dar la es­ce­na de Oli­via Ba­ker, ma­dre de Han­nah, en el es­cri­to­rio de su hi­ja, pin­tán­do­se las uñas con el úl­ti­mo co­lor de es­mal­te que la jo­ven uti­li­zó, po­co tiem­po des­pués de que la en­con­tra­ra sin vi­da en la ti­na de su ca­sa.

“Fue un rol bas­tan­te pe­sa­do de ha­cer. Me lo to­mé muy en serio, obvio, e in­ten­té dar mi 100%. Im­pac­tó en mi vi­da de mu­chas ma­ne­ras, de for­mas que es di­fí­cil enu­me­rar. Apren­dí un mon­tón de lo que es­tá pa­san­do en la cul­tu­ra de la es­cue­la, en tér­mi­nos de bull­ying y to­do eso. Y el pa­pel pa­ra mí fue abrir una par­te de mi al­ma a una per­so­na que pa­sa por una tra­ge­dia inima­gi­na­ble”, di­ce Ka­te Walsh, so­bre lo que de­jó es­te per­so­na­je en su vi­da.

Con 50 años, la ac­triz tam­bién par­ti­ci­pó en Grey’s Ana­tomy y pro­ta­go­ni­zó el spin-off de la se­rie Pri­va­te Prac­ti­ce, ade­más de te­ner acla­ma­dos per­so­na­jes co­mo Mrs. Kel­mec­kis en Las Ven­ta­jas de ser In­vi­si­ble. Sin em­bar­go su rol co­mo Oli­via Ba­ker, ha si­do uno de los más elo­gia­dos por la crí­ti­ca.

¿Qué opi­nas del bull­ying? ¿Có­mo pue­den los pa­dres ha­cer al­go al res­pec­to?

Pien­so que es un da­ño. Creo que no son res­pon­sa­bles del te­ma só­lo los pa­dres y los pro­fe­so­res, sino que to­da la co­mu­ni­dad. Eso se ex­plo­ra en la se­gun­da tem­po­ra­da: có­mo to­dos es­tos pro­ble­mas no so­lo afec­tan a los ni­ños y a sus pa­dres, sino que a la co­mu­ni­dad y al mun­do en ge­ne­ral.

El co­le­gia­do de­be unir­se y es­tar cons­cien­te y bus­car ese len­gua­je al­re­de­dor de to­dos es­tos pro­ble­mas pa­ra apo­yar a es­tos ni­ños y man­te­ner­los se­gu­ros y eso real­men­te les en­se­ña có­mo com­por­tar­se, les en­se­ña có­mo amar, a ser bue­nos hu­ma­nos. Así es co­mo es­to em­pie­za y creo que eso es lo que las dos temporadas de 13

Reasons Why ha­cen alu­sión: a que la cul­tu­ra de la vio­la­ción co­mien­za en el co­le­gio, el bull­ying, la dis­cri­mi­na­ción y pro­ble­mas de gé­ne­ro de to­dos los ti­pos, des­de ahí de­be­ría­mos em­pe­zar. Así que es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra mi­rar­lo de esa

y desa­rro­llar un diá­lo­go dis­tin­to y una con­ver­sa­ción y des­pués un cam­bio de com­por­ta­mien­to. El sui­ci­dio es un te­ma muy com­pli­ca­do en nues­tra so­cie­dad ¿Có­mo crees que la se­rie nos en­se­ña so­bre es­to? Bueno, creo que cual­quier co­sa que es do­lo­ro­sa, os­cu­ra, se­ria y ho­rri­ble es al­go de lo que no queremos ha­blar. El sui­ci­dio, la ho­mo­fo­bia, la cul­tu­ra de la vio­la­ción y cual­quier ti­po de odio son muy di­fí­ci­les de abor­dar, por­que no te­ne­mos la ma­ne­ra pu­li­da de ha­cer­lo. Pe­ro el pun­to es que te­ne­mos que ha­blar­lo. Y pien­so que no hay una ma­ne­ra per­fec­ta, sim­ple­men­te hay que ha­cer­lo. Una de las co­sas más gran­des que tie­ne la his­to­ria de 13 Reasons Why o Girls Trip, et­cé­te­ra, es que las pe­lí­cu­las y se­ries de TV nos en­se­ñan y pue­den ayu­dar­nos a te­ner con­ver­sa­cio­nes so­bre te­mas que tal vez no queremos ha­blar nun­ca. Cier­ta­men­te, tu­ve la ex­pe­rien­cia de ha­cer es­te pa­pel que nun­ca pen­sé có­mo se­ría, y es por eso que qui­se ha­cer­lo, pa­ra in­ten­tar en­ten­der cuan­do la gen­te pa­sa por al­go así. Pien­so que si bien el show no da una so­lu­ción al pro­ble­ma, sí ini­cia una con­ver­sa­ción y nos mues­tra lo im­por­tan­te que es li­diar con ello, si no queremos per­der a nues­tros hi­jos y a nues­tra gen­te, y pa­ra eso te­ne­mos que abor­dar la sa­lud men­tal y se­xual. Co­men­zar una con­ver­sa­ción al res­pec­to no ne­ce­sa­ria­men­te nos lle­va­rá a una res­pues­ta, pe­ro abre el diá­lo­go y la po­si­bi­li­dad de ver có­mo ayu­dar­nos mu­tua­men­te. ¿Có­mo crees que el in­ter­net im­pac­ta en la vi­da de un ado­les­cen­te? An­tes la es­cue­la se aca­ba­ba a las dos o tres de la tar­de y si al­guien te da­ba un pro­ble­ma o te ha­cía bull­ying, te po­días que­jar o de­cir­le a tus pa­dres, y ter­mi­na­ba o se re­sol­vía de al­gu­na for­ma. Pe­ro aho­ra, con el in­ter­net to­do es 24/7, en­ton­ces, la vi­da de un ni­ño pue­de des­truir­se en una no­che. Si ha­cen cir­cu­lar una fo­to tu­ya, pu­bli­can tus men­sa­jes o co­mien­zan a ha­blar so­bre al­guien, es­to se vuel­ve al­go sin fin. Y pien­so de to­das for­mas que la es­cue­la es un mun­do tan pe­que­ño, pe­ro que pa­ra al­guien jo­ven es to­do su mun­do, don­de pa­san la ma­yo­ría de su tiem­po, an­tes de que ten­gan una vi­da so­cial, lo­gren con­ver­tir­se en adul­tos y en­tien­dan lo que es vi­vir en el mun­do. Es al­go con lo que yo nun­ca tu­ve que li­diar, y pue­de traer una real sen­sa­ción de de­s­es­pe­ran­za, ais­la­mien­to y do­lor. Es­toy fe­liz de que no me ha­ya pa­sa­do, pe­ro es al­go que es­tá pa­san­do y te­ne­mos que ver có­mo po­ner lí­mi­tes. De­pen­de de to­da la co­mu­ni­dad el ayu­dar­nos.

13 ca­se­tes. 13 ra­zo­nes. 13 cul­pa­bles. Han­nah Ba­ker pla­neó mi­nu­cio­sa­men­te su sui­ci­dio lue­go de ser vio­la­da por uno de sus com­pa­ñe­ros de cla­se, ade­más de ha­ber si­do expuesta an­te­rior­men­te a tra­vés de fotos y cons­tan­te bull­ying por par­te de sus pa­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.