co­lum­na: pa­me­la vic­to­ria

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Pa­me­la Vic­to­ria Uri­be Kun­car. Co­lum­nis­ta y ex­per­ta en Mo­da de la Es­cue­la de Par­sons The New School - Fas­hion Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy. @pa­me­vic­to­ria

Del en­tre­te­ni­do y re­car­ga­do la­ye­ring, pa­san­do por el matchy matchy de los es­tam­pa­dos de la tem­po­ra­da, los pan­ta­lo­nes con lí­neas flúor en los cos­ta­dos, los cin­tu­ro­nes con tex­tos, las ma­xi pren­das over­si­ze, el ma­qui­lla­je ins­pi­ra­do en los 90, un po­co de folk por aquí y al­go de hip­pie chic por allá, jum­pers de cua­dros y bo­tas al­tas muy de los 60, una la­ten­te ex­plo­sión de co­lor y así un sin nú­me­ro de ten­den­cias que con­ver­gen en un so­lo lu­gar, paí­ses ca­da vez más glo­ba­li­za­dos, co­nec­ta­dos y mul­ti­cul­tu­ra­les.

Ba­jo el es­trés per­ma­nen­te del pa­no­ra­ma de la com­pra, del con­su­mo des­me­di­do, de la can­ti­dad de ten­den­cias que emer­gen día tras día, que por cier­to, son im­po­si­bles de lle­var­le el ras­tro, na­ce una bas­tan­te clean, en­fo­ca­da en lo na­tu­ral, es más, sus co­lo­res evo­can tran­qui­li­dad y el es­ti­lo es so­fis­ti­ca­do y li­viano. Es un look que re­co­mien­do lle­var por mu­chas ra­zo­nes; qui­tar­nos el es­trés de que­rer­lo to­do, lo­grar out­fits pro­li­jos e in­ma­cu­la­dos por las ma­ña­nas, sin preo­cu­par­nos de­ma­sia­do y sin gran­des es­fuer­zos.

Una ma­jes­tuo­sa pa­le­ta de co­lo­res em­pol­va­dos acom­pa­ñan es­tas pren­das, en su ma­yo­ría de lí­neas muy sas­tre­ras pa­ra apor­tar un em­ble­ma, looks fe­me­ni­nos pe­ro a la vez bas­tan­te mas­cu­li­nos, idea­les pa­ra mu­je­res que vis­ten de tra­je o sus tra­ba­jos les de­man­dan un có­di­go de ves­tir.

El uni­ver­so ar­mó­ni­co de los tex­ti­les na­tu­ra­les to­ma pro­ta­go­nis­mo en es­ta ten­den­cia, sien­do los na­tu­ra­les, los re­yes de la ma­te­ria pri­ma, algodones or­gá­ni­cos, 100% al­go­dón, li­nos, la­nas pu­ras, pren­das de bam­boo, za­pa­tos de cue­ro hand-ma­de, to­te bags, ban­do­le­ras li­sas, sin de­ta­lles de es­tam­pa­dos o

em­be­llis­hed, to­do lim­pio, mo­no­cro­má­ti­co y li­viano.

Co­rre un tiem­po don­de el amor por el pa­sa­do y en es­pe­cial, por el tra­ba­jo ar­te­sa­nal, acom­pa­ñan es­ta ten­den­cia, dán­do­le pro­ta­go­nis­mo a las pren­das he­chas unas a unas por ar­te­sa­nos que tra­ba­jan la ma­te­ria pri­ma más na­tu­ral, he­re­da­do de es­te an­ti­guo ofi­cio de sus abue­los que hoy sa­len a la luz co­mo nue­vos pro­duc­tos de lu­jo.

En ma­qui­lla­je es­tá la ten­den­cia de efec­to “Ca­ras

la­va­das”, don­de apren­der a usar los pro­duc­tos de for­ma pro­li­ja es fun­da­men­tal, ba­ses de ma­qui­lla­je im­pe­ca­bles, ros­tros ilu­mi­na­dos, pó­mu­los más ju­go­sos y me­lo­co­to­nes, to­do muy bien lo­gra­do y sin de­jar ras­tro, ce­rran­do con un po­co de bri­lli­to en los la­bios o un la­bial ma­te en to­nos pas­te­les, ro­sas o na­ran­jas.

Un es­ti­lo que reivin­di­ca el mi­ni­ma­lis­mo ha­cien­do con­su­mir me­nos, ya que las pren­das de­ben de ser de bue­na ca­li­dad pa­ra que es­te look sea lo­gra­do con cre­ces.

El com­prar me­nos pe­ro de me­jor ca­li­dad, de ver­dad, nos ayu­da­rá con nues­tro bol­si­llo, y en ma­te­ria de di­se­ño, nos ayu­da­rá a crear un ver­da­de­ro cló­set in­te­li­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.