re­tra­to so­le­dad cruz

“Te mi­den por si eres hom­bre o no, pe­ro nun­ca por tu ta­len­to”

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Ro­cío Con­tre­ras. @erre­con­tre­ras Fotos Fernando Gu­tié­rrez A. @fernando.fo­to­gra­fias Sty­ling Tho­mas Ga­ti­ca Mat­he­son. @tho­masg­mat­he­son Ma­qui­lla­je Da­ni­via Marín. @ph­ri­cat Pe­lo So­le­dad Do­no­so. @so­le­do­no­somkp To­ca­do Juan el Dal­tó­ni­co. @jua­nel­dal­to­ni­co

Apa­sio­na­da e in­quie­ta, la in­tér­pre­te de Mercedes Mö­ller en Per­do­na Nues­tros Pecados, co­no­ció el tea­tro cuan­do te­nía al­re­de­dor de 15 años y des­de ese ins­tan­te su­po que lle­na­ba su es­pí­ri­tu. Hoy des­ta­ca en te­le­vi­sión, so­bre las ta­blas y aca­ba de es­tre­nar El Gol­pe, un mon­ta­je que di­ri­ge en el GAM.

So­le­dad Cruz (33) na­ció y cre­ció en Tal­ca y es la ter­ce­ra de cua­tro her­ma­nos. De­bi­do a su ba­jo ren­di­mien­to en el co­le­gio, sus pa­dres la lle­va­ron a va­rios si­có­lo­gos en su infancia, y uno de ellos le diag­nos­ti­có dé­fi­cit aten­cio­nal y le re­ce­tó Ri­ta­lin, un me­di­ca­men­to co­no­ci­do por sus efec­tos pa­ra me­jo­rar la con­cen­tra­ción, pe­ro una vez que em­pe­zó el tra­ta­mien­to, no­ta­ron que su per­so­na­li­dad cam­bió y de­ja­ron de dár­se­lo. Des­de ni­ña te­nía otros in­tere­ses; pre­fe­ría leer un li­bro en cla­ses, o ir a ver un concierto de mú­si­ca doc­ta en la Uni­ver­si­dad de Tal­ca. Te­nía sed de al­go que to­da­vía no des­cu­bría. “Ne­ce­si­ta ex­pre­sar su ener­gía crea­ti­va, po­dría ha­cer tea­tro”, le di­ría otra si­có­lo­ga a su fa­mi­lia, y no se equi­vo­ca­ba. Un día pa­só por fue­ra de un gal­pón, en la ca­pi­tal de la re­gión del Mau­le, en don­de en­sa­ya­ban la obra

El tony chi­co, de la com­pa­ñía Tea­tro Al Mar­gen, de Héc­tor Fuen­tes. “Me vio y di­jo: ‘Pa­sa, qué­da­te a mi­rar’, y me pa­sé to­da la tar­de vien­do a un gru­po de adul­tos ju­gan­do y can­tan­do. Me acuer­do del olor a vie­jo, del ves­tua­rio. Ellos es­ta­ban ha­cien­do to­do lo que me gus­ta­ba, y ahí me di cuen­ta de que era lo que que­ría ha­cer”, cuen­ta. La ac­triz que en­car­na a Me­chi­ta en la te­le­se­rie noc­tur­na de Me­ga, ha des­ta­ca­do en el mun­do de la ac­tua­ción y tam­bién se ha desem­pe­ña­do co­mo ges­to­ra cul­tu­ral y di­rec­to­ra de tea­tro. Du­ran­te cua­tro años di­ri­gió el Fes­ti­val de Dra­ma­tur­gia Mau­li­na, que con­sis­tía en for­mar jó­ve­nes, con la guía de pro­fe­so­res co­mo Luis Ba­rra­les o Ra­món Grif­fe­ro; y hoy tra­ba­ja desa­rro­llan­do pro­yec­tos cul­tu­ra­les en el Tea­tro Re­gio­nal del Mau­le. ¿Có­mo des­cu­bris­te a la ac­tua­ción? Cuan­do te­nía unos 15 años, em­pe­cé a par­ti­ci­par de unos ta­lle­res de ac­tua­ción gra­tui­tos en el Mu­seo O’Hig­gi­niano. Ade­más, en el co­le­gio, mi pro­fe­so­ra de len­gua­je, que se lla­ma­ba Vi­via­na, or­ga­ni­zó un pe­que­ño gru­po ex­tra pro­gra­má­ti­co. La re­cuer­do con ca­ri­ño por­que nos que­dá­ba­mos des­pués de cla­ses a mon­tar es­ce­nas de ma­ne­ra sú­per ama­teur y lo pa­sa­ba in­creí­ble, vi­bra­ba con el tea­tro. En mi ado­les­cen­cia, leí har­to a Sha­kes­pea­re y, si bien en al­gún mo­men­to pen­sé en es­tu­diar Li­te­ra­tu­ra o His­to­ria del Ar­te, cuan­do vi la obra

Ge­me­los, de la com­pa­ñía La Trop­pa, re­afir­mé mi vo­ca­ción. Sa­lí llo­ran­do, no po­día creer lo que había vis­to, era má­gi­co, ahí de­ci­dí que me que­ría de­di­car al tea­tro. Cuan­do le di­je a mis pa­pás, te­nían el pre­jui­cio de la bohe­mia, el al­cohol y la pro­mis­cui­dad, pe­ro fue­ron ge­ne­ro­sos al de­cir­me: “Si te va a ha­cer fe­liz, te va a ir bien igual”. Tu per­so­na­je de Per­do­na Nues­tros Pecados se ha trans­for­ma­do en uno de los fa­vo­ri­tos, pe­ro tam­bién has di­cho que te han lle­ga­do co­men­ta­rios ofen­si­vos, ¿de qué ma­ne­ra Mercedes ha im­pac­ta­do en la so­cie­dad chi­le­na? La te­le­se­rie es un for­ma­to popular, la ve mu­cha gen­te y lle­ga a la ca­sa, es dis­tin­to a una pe­lí­cu­la. Al prin­ci­pio me lle­ga­ron co­men­ta­rios más con­ser­va­do­res y re­li­gio­sos, me lla­ma­ba la aten­ción que es­tu­vie­ra Dios me­ti­do. Lue­go se pro­du­jo un boom de agra­de­ci­mien­to y ten­go la cer­te­za de que exis­tía la ne­ce­si­dad de ex­pre­sar­se, de que la co­mu­ni­dad de mu­je­res les­bia­nas fue­ra re­pre­sen­ta­da, por­que los hom­bres gay es­tán mu­cho más per­so­ni­fi­ca­dos. Tam­bién me en­fren­té a la du­da de si yo era gay, y di­je “me arries­go no más”, y com­pro­bé que no, por­que amo a un hom­bre, pe­ro aho­ra sé lo que se pue­de lle­gar a sen­tir. Me pro­vo­ca con­tra­dic­cio­nes por­que uno di­ce: “Oh, que bo­ni­to lo que es­tá pa­san­do”, pe­ro, es bo­ni­to y te­rri­ble a la vez, al ver el país en el que vi­vi­mos y la re­pre­sión que exis­te. Des­de mi ig­no­ran­cia he­te­ro­se­xual, creía que es­tá­ba­mos mu­cho más avan­za­dos. Me sien­to afor­tu­na­da de po­der apor­tar a abrir con­cien­cias, me veo con ban­de­ras de lu­cha que no pen­sé te­ner, pe­ro que son ne­ce­sa­rias. Los se­gui­do­res de la se­rie lla­ma­ron “Bar­ce­des” a la re­la­ción, ¿có­mo se re­fle­ja esa re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de la que ha­blas? En ma­yo es­tu­ve con la obra La Es­pe­ra, en el tea­tro Si­dar­te, y se lle­nó de gen­te por los y las

bar­ce­dis­tas. Vi­nie­ron de lu­ga­res co­mo Chi­loé, y Ari­ca a sa­lu­dar­me y dar­me las gra­cias por el res­pe­to y el cui­da­do con que se ha tra­ta­do el te­ma. Me lle­va­ron re­ga­los y me pe­dían fotos. Ha si­do ines­pe­ra­do, pe­ro la re­la­ción de mi per­so­na­je con el de Bár­ba­ra (Ma­ría Jo­sé Be­llo) ge­ne­ró un mo­vi­mien­to, y la gen­te nos cuen­ta su vi­da. Pa­dres de hi­jos ho­mo­se­xua­les nos es­cri­ben por­que han po­di­do acep­tar­los, y tam­bién, hi­jos que han po­di­do con­tar­le a sus pa­dres. Ha si­do un lo­gro tremendo.

Pe­se a que la te­le­se­rie es­tá am­bien­ta­da en otra épo­ca, es­te te­ma si­gue sien­do un es­pe­jo de la reali­dad. ¿Son más dis­cri­mi­na­das las mu­je­res que los hom­bres al ha­blar de ho­mo­se­xua­li­dad?

La te­le­se­rie es­tá am­bien­ta­da en los años 50 y 60, pe­ro en 2018 es­ta­mos igual, con otras pro­por­cio­nes, pe­ro el su­fri­mien­to de las per­so­nas es el mis­mo. Eso se co­rro­bo­ra con los men­sa­jes de ni­ñas que me es­cri­ben y to­da­vía no son ca­pa­ces de de­cir­le a sus pa­pás, o de una pro­fe­so­ra de un pue­blo que con­tó que es les­bia­na, pe­ro que en su lo­ca­li­dad no se pue­den en­te­rar. Des­pués de la es­ce­na en que Me­chi­ta le cuen­ta a su pa­pá y él le pe­ga, me lle­ga­ron mi­les de men­sa­jes di­cién­do­me: “a mí me pa­só lo mis­mo”; “esa es­ce­na fue tal cual co­mo yo lo vi­ví”; “es el mis­mo texto, las mis­mas pa­la­bras”. Ahí se ve la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad.

¿Qué se co­men­ta en tu en­torno?

Mis ami­gos me han apo­ya­do mu­cho, y he re­ci­bi­do re­co­no­ci­mien­to a ni­vel ac­to­ral, lo que me po­ne con­ten­ta por­que es­pe­ro ha­ber cre­ci­do co­mo ac­triz. En mi fa­mi­lia es di­fe­ren­te por­que, des­de que mi per­so­na­je sa­lió del cló­set, es co­mo ta­bú. En pro­vin­cia to­da­vía se ha­bla de al­guien gay pa­ra ca­lla­do, si­gue sien­do al­go que no se atre­ven a nom­brar. Tam­bién me pa­sa en Tal­ca que me pi­den fotos y, de al­gu­na ma­ne­ra, me agra­de­cen lo que es­toy ha­cien­do. La te­le­se­rie ha si­do ba­cán en ese sen­ti­do por­que en­tre­ga una his­to­ria bo­ni­ta, que ape­la a un amor no­ble y ter­mi­na con el es­te­reo­ti­po de la “les­bia­na ama­cha­da”.

Des­de el año pa­sa­do se han des­ta­pa­do va­rios ca­sos de abu­so se­xual en el mun­do. Tras las de­nun­cias con­tra Har­vey Weins­tein, otras mu­je­res han co­bra­do va­lor. ¿Qué te pa­re­ce es­te fe­nó­meno?

Es­toy di­gi­rien­do la in­for­ma­ción, pe­ro sí o sí se va a ge­ne­rar un cam­bio ra­di­cal. Tam­bién me ha­go la pre­gun­ta con res­pec­to al rol de la mu­jer, por­que cual­quier co­sa que pu­bli­cas en Fa­ce­book, sea ver­dad, o men­ti­ra, pue­de arrui­nar la repu­tación de al­guien, y eso es de­li­ca­do. Hay una pe­lí­cu­la da­ne­sa que se lla­ma The Hunt y mues­tra la his­to­ria de un pro­fe­sor de pár­vu­lo y una ni­ñi­ta que se enamo­ra de él, pe­ro por un mal en­ten­di­do, en que ella ma­lin­ter­pre­ta al­go y lo co­men­ta en la ca­sa, el pro­fe­sor es acu­sa­do y con­de­na­do. És­te un ca­so dis­tin­to, pe­ro por un co­men­ta­rio le pue­des cam­biar la vi­da a una per­so­na; no hay que ser ne­gli­gen­te con la in­for­ma­ción. Si bien yo co­mo mu­jer quie­ro que to­do se des­ta­pe y que cai­gan los que ten­gan que caer, tam­bién creo que hay que te­ner ojo por­que tan­to mu­je­res co­mo hom­bres se pue­den ver vul­ne­ra­dos.

Es­to tam­bién ha des­en­ca­de­na­do que va­rias uni­ver­si­da­des ha­yan si­do to­ma­das es­te año, exi­gien­do edu­ca­ción no se­xis­ta, pro­to­co­los de de­nun­cia, en­tre otros cam­bios. ¿Qué opi­nas?

Me pa­re­ce fun­da­men­tal pa­ra cons­truir una so­cie­dad que per­mi­ta to­mar decisiones li­bres, cuan­do es “no”, es “no”. A ni­vel uni­ver­si­ta­rio, en la ca­rre­ra de Tea­tro, es de­li­ca­do por­que tra­ba­jas con tu cuer­po. Si te des­nu­das en una es­ce­na es com­ple­jo, se pres­ta pa­ra ma­los en­ten­di­dos y abu­sos de po­der. En el ca­so de los pro­fe­so­res, es­ta si­tua­ción es muy de­li­ca­da y de­be­ría en­rie­lar­se aho­ra, por­que una jo­ven o un jo­ven lo úni­co que quie­re es que le va­ya bien y des­pués con­se­guir tra­ba­jo. A mí nun­ca me to­có, pe­ro lo vi cuan­do es­tu­dia­ba y aún lo veo en las es­cue­las ac­tua­les. Es ge­nial lo que es­tá pa­san­do hoy, es co­mo la re­vo­lu­ción pin­güi­na, pe­ro en re­la­ción con los abu­sos y des­de las pro­pias mu­je­res.

En Chi­le tam­bién han sa­li­do a la luz de­nun­cias con­tra hom­bres de la in­dus­tria del espectáculo. ¿Has pre­sen­cia­do o es­ta­do in­vo­lu­cra­da en al­gu­na si­tua­ción de abu­so?

En el ca­so de Her­val Abreu, es bien de­li­ca­do. Hay gen­te in­vo­lu­cra­da que ubi­co, hay que ver quién de­nun­cia y có­mo. A Ro­ber­to Fa­rías lo conozco ha­ce

tiem­po y no po­dría de­cir na­da so­bre él, con­mi­go se ha por­ta­do muy bien, y tam­po­co po­dría de­cir que le creo o no a la víc­ti­ma, por­que ella es quien tie­ne que de­fen­der­se. Me do­le­ría un mon­tón que lo que se di­ce de él fue­ra real y es­pe­ro que no sea así. Por suer­te, nun­ca he es­ta­do in­vo­lu­cra­da en es­tos te­mas, pe­ro soy ami­ga des­de ha­ce mu­chos años de la ac­triz Pa­lo­ma Ama­ya, quien de­nun­ció al ac­tor Juan Pa­blo Mi­ran­da y yo, por so­bre to­do, le creo. Ella es la úni­ca per­so­na que conozco y de quien pue­do dar tes­ti­mo­nio, por­que fui­mos cer­ca­nas en esa épo­ca y ca­si vi­vía­mos jun­tas. Des­de que hi­zo la de­nun­cia en Fa­ce­book, ha re­ci­bi­do mu­cha agre­si­vi­dad. Yo le creo. No pue­do ha­blar más de ca­sos pun­tua­les.

Otra for­ma de vio­len­cia con­tra las mu­je­res es la bre­cha sa­la­rial, que ac­tual­men­te es po­co más de un 21%. ¿Có­mo ha si­do pa­ra ti a lo lar­go de tu ca­rre­ra?

Nun­ca me he sen­ti­do pa­sa­da a lle­var, pe­ro la bre­cha lo di­ce to­do. A la mu­jer se le pa­ga mu­cho me­nos que al hom­bre y la res­pues­ta a eso en las te­le­se­ries, Cuan­do en­tras a la te­le, te pa­gan po­co y pue­des tra­ba­jar más que otro per­so­na­je, pe­ro si es hom­bre, pue­de ga­nar has­ta sie­te ve­ces más que tú. Si ac­túas con un com­pa­ñe­ro hom­bre ocu­pas las mis­mas ho­ras de tra­ba­jo, de­di­cas la mis­ma in­ten­si­dad, pe­ro ter­mi­nas ga­nan­do me­nos pla­ta. Es de­plo­ra­ble y se de­bie­se eli­mi­nar aho­ra. Te mi­den por cuán­tas te­le­se­ries tie­nes en el cuer­po, si eres hom­bre o no, si tie­nes más o me­nos se­gui­do­res, nun­ca por el ta­len­to, es bien irre­gu­lar.

¿Ha si­do un te­ma pa­ra ti en el úl­ti­mo tiem­po?

Sí, cla­ro, y siem­pre va a ser un te­ma pa­ra to­das quie­nes tra­ba­ja­mos en el ru­bro y en el ca­so de la te­le­se­rie, to­das las mu­je­res ga­na­mos me­nos.

Ade­más de tu fa­ce­ta co­mo in­tér­pre­te, tam­bién tra­ba­jas en tea­tro. ¿Pla­neas se­guir desa­rro­llan­do tu ca­rre­ra en ese ám­bi­to? ¿Cuá­les son tus pró­xi­mos pro­yec­tos?

Aho­ra es­toy con El Gol­pe, de Ro­ber­to Pa­rra, el au­tor de La Ne­gra Es­ter, obra que ha­bla de las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos. Es un mo­nó­lo­go he­cho con un pia­nis­ta en es­ce­na, e in­ter­pre­ta­do por Ni­co­lás Pa­véz (su pa­re­ja). El texto es­tá he­cho en dé­ci­mas, es un po­co pi­ca­res­co y mues­tra el pun­to de vis­ta de los sin voz. Es ca­si un mu­si­cal, her­mo­so, pe­ro a la vez muy te­rri­ble, te ríes y llo­ras al mis­mo tiem­po. Apar­te, tra­ba­jo en la di­rec­ción de otra obra de un dra­ma­tur­go del Mau­le, que sa­le en no­viem­bre. El tea­tro es don­de me mue­vo, es mi cen­tro, me lle­na el es­pí­ri­tu y la te­le­vi­sión es lo que me da el sus­ten­to más es­ta­ble. Ade­más, me per­mi­te a la vez di­fun­dir el tea­tro, pa­ra mí las dos co­sas van de la mano. Es idea­lis­ta creer que el tea­tro pue­de cam­biar el mun­do, pe­ro a mí me cam­bió el des­tino, por­que al ver una obra di­je: “Es­to es lo que quie­ro ha­cer to­da mi vi­da”.

Bla­zer, Mar­quis. Pan­ta­lón, Mar­quis. Ac­ce­so­rio flor, Za­ra.

Aros, TOUS. Co­llar, Swa­rovs­ki. Top, Ri­ver Is­land. Blu­sa, Ala­niz. Bla­zer, Only en Daf iti. Pan­ta­lón, Mar­quis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.