ten­den­cia: no ba­su­ra

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Ro­cío Con­tre­ras. @erre­con­tre­ras Fotos Fer­nan­doGu­tiér re zA .@ fernando. fo­to g ra­fias

Au­to­ges­tio­nar los des­per­di­cios o lle­var una vi­da sus­ten­ta­ble es una elec­ción que pue­de so­nar le­ja­na, ra­ra o com­ple­ja. Sin em­bar­go, es­ta for­ma de vi­da que na­ció en los 90 en Aus­tra­lia, se es­tá vol­vien­do ca­da vez más popular y nos in­vi­ta a re­plan­tear­nos el sis­te­ma de con­su­mo que acos­tum­bra­mos te­ner.

Se­gún una en­cues­ta del Mi­nis­te­rio del Me­dio Am­bien­te de 2017, en Chi­le una per­so­na pro­du­ce en pro­me­dio 1,1 ki­los de ba­su­ra al día, mien­tras que el país al­can­za unos sie­te mi­llo­nes y me­dio de to­ne­la­das de des­per­di­cios al año. Pe­se a que ha ha­bi­do avan­ces con res­pec­to a es­te te­ma, co­mo la prohi­bi­ción del uso de bol­sas plás­ti­cas y la in­cor­po­ra­ción de más pun­tos lim­pios de re­ci­cla­je en al­gu­nas mu­ni­ci­pa­li­da­des, es­ta si­tua­ción es la pun­ta del ice­berg de un pro­ble­ma ma­yor. Des­de unos años, han sur­gi­do ini­cia­ti­vas pa­ra adop­tar un es­ti­lo de vi­da más sos­te­ni­ble, co­mo la fi­lo­so­fía del ze­ro was­te (ce­ro des­per­di­cios), que ya tie­ne va­rios adep­tos en el mun­do. Bas­ta goo­glear es­te con­cep­to, pa­ra en­con­trar con­se­jos e ideas pa­ra im­ple­men­tar­lo en ca­sa. Si tu­vié­ra­mos que ex­pli­car­lo en fá­cil, po­dría­mos de­cir que se ba­sa en re­du­cir el con­su­mo de lo que se ne­ce­si­ta, res­pon­sa­bi­li­zar­se por los desechos, com­pos­tar lo or­gá­ni­co y re­ci­clar lo de­más. Pe­ro va más allá de es­to, pues lo que se busca es re­de­fi­nir el sis­te­ma económico en el que vi­vi­mos. Ha­ce dos años, Ca­mi­la Sil­va (29), di­se­ña­do­ra in­dus­trial, creó @no­me­da­lo­mis­mo, una cuen­ta en Ins­ta­gram con unos 10 mil se­gui­do­res, pa­ra mos­trar su pro­ce­so de tran­si­ción a un sis­te­ma de vi­da más cons­cien­te del im­pac­to y la hue­lla de su pa­so por el pla­ne­ta. Ca­mi­la tra­ba­ja y vi­ve en Ñu­ñoa, en una ca­sa de un pi­so, con su es­po­so y su hi­ja de sie­te años. Ca­da uno tie­ne su pro­pia bi­ci­cle­ta, con­vi­ven con dos ga­tos, una com­pos­te­ra, y a sim­ple vis­ta, es un ho­gar co­mún y co­rrien­te. “Nun­ca nos plan­tea­mos

que­rer ser ze­ro was­te, con mi ma­ri­do dijimos: ¿qué pa­sa­ría si de­ja­mos de com­prar co­sas en­va­sa­das y nos ha­ce­mos car­go de nues­tros desechos?”, cuen­ta.

Par­tie­ron en 2016 y, cuan­do lle­va­ban dos me­ses, co­men­za­ron a ver que ha­bían re­du­ci­do bas­tan­te la can­ti­dad de re­si­duos que ge­ne­ra­ban co­mo fa­mi­lia. “De sa­car dos sa­cos de ba­su­ra a la se­ma­na, me­ti­mos to­do en una bol­sa muy chi­ca y en­ten­di­mos que era po­si­ble”, di­ce.

Ca­mi­la ase­gu­ra or­ga­ni­zar to­dos sus desechos, si­tua­ción que sor­pren­de a sus ve­ci­nos. “A ve­ces me pre­gun­tan ‘¿y us­ted no tie­ne ba­su­ra?’ y les di­go que no ten­go, que com­pos­to lo or­gá­ni­co o re­ci­clo, de­ben creer que mi pa­tio es un ba­su­ral”, se ríe.

Ca­mi­la es ve­ga­na y, si bien había co­men­za­do a lle­var una die­ta ba­sa­da en ve­ge­ta­les, cuan­do su fa­mi­lia eli­mi­nó los pro­duc­tos de ori­gen ani­mal, su ba­su­ra dis­mi­nu­yó con­si­de­ra­ble­men­te.

“An­tes te­nía­mos un es­ti­lo de vi­da es­tán­dar, gas­tá­ba­mos unos cien mil pe­sos en su­per­mer­ca­do men­sual, más to­do lo que uno va com­pran­do de a po­co, y aho­ra gas­ta­mos al­re­de­dor de ochen­ta mil pe­sos en ali­men­ta­ción”, co­men­ta.

En su co­ci­na no exis­te el tí­pi­co ba­su­re­ro con bol­sa que ca­si to­das las ca­sas ins­ta­lan ba­jo el la­va­pla­tos, en su lu­gar hay dos con­te­ne­do­res: uno pa­ra los re­si­duos or­gá­ni­cos y otro pa­ra lo que pue­da re­ci­clar. En el ba­ño só­lo hay un de­pó­si­to pa­ra pa­ñue­los, pues eso lo lle­va a la com­pos­te­ra, mien­tras que los desechos de pa­pel hi­gié­ni­co van al WC. Ade­más, pre­pa­ra su pro­pia pas­ta de dien­tes, des­odo­ran­te y lim­pia­dor mul­ti­uso.

En su ca­sa se or­ga­ni­zan pa­ra ha­cer las com­pras de ha­ri­nas, le­gum­bres y granos a gra­nel a un pro­vee­dor que ella con­tac­tó di­rec­ta­men­te o acu­den a tien­das es­pe­cia­li­za­das. “Me gus­ta sa­ber de dón­de vie­nen los pro­duc­tos, me tran­qui­li­za”, con­fie­sa.

Nor­mal­men­te va dos ve­ces al mes a la fe­ria pa­ra com­prar fru­tas y ver­du­ras por­que “a me­di­da que se aca­ban las co­sas, va­mos vien­do. Ja­más voy a ir a un su­per­mer­ca­do, en una emer­gen­cia, pre­fie­ro una ver­du­le­ría cer­ca­na”, ex­pli­ca.

Pa­ra es­te gru­po fa­mi­liar en Ñu­ñoa, el in­te­rés por evi­tar ge­ne­rar des­per­di­cios na­ció aso­cia­do a la ba­su­ra do­mi­ci­lia­ria, pe­ro fi­nal­men­te los lle­vó a ha­cer va­rios cam­bios en su vi­da co­ti­dia­na y a to­mar decisiones so­bre di­fe­ren­tes te­má­ti­cas.

“Em­pie­zas a cues­tio­nar­te có­mo te vis­tes, de qué for­ma con­su­mes, más allá de la co­mi­da, có­mo se fa­bri­can los pro­duc­tos de hi­gie­ne per­so­nal, el trans­por­te, la ro­pa que usas, quién la hi­zo, la hue­lla que tie­ne an­tes de lle­gar a mí, qué voy a ha­cer con lo que sea que ten­ga cuan­do de­je de ser­vir, cuán­to va a du­rar”, de­ta­lla en­tu­sias­ma­da.

Pa­ra ella, una par­te di­fí­cil de asu­mir es­tos cam­bios ha si­do lo­grar que su fa­mi­lia ex­ten­di­da en­tien­da có­mo quie­ren criar a su hi­ja. “Me cues­ta que com­pren­dan que no es un re­ga­lo bo­ni­to dar­le co­mi­da cha­ta­rra, o una ca­ja de le­che”.

Ella mis­ma pre­pa­ra las co­la­cio­nes del co­le­gio de su hi­ja y re­co­no­ce que gas­ta po­co tiem­po. “A ve­ces me di­cen ‘¿no te com­pli­ca man­dar­le eso?’, pe­ro pa­ra mí es más di­fí­cil con­se­guir al­go que no ten­go, por­que en ha­cer bo­li­tas de ce­real me de­mo­ro me­dia ho­ra”.

En ge­ne­ral, pa­ra su hi­ja, que ya cur­sa se­gun­do bá­si­co, las decisiones de sus pa­dres son par­te de su día a día e, in­clu­so, ella mis­ma tam­bién ha ori­gi­na­do pe­que­ños cam­bios en su co­le­gio.

“Des­de que es­ta­ba en kín­der, yo le pe­día que me tra­je­ra los en­va­ses de yo­gur la­va­dos pa­ra lle­var­los a la com­pos­te­ra, pe­ro la pro­fe­so­ra no la de­ja­ba ha­cer­lo y me man­da­ron a lla­mar por­que la ni­ña es­ta­ba en­su­cian­do su mo­chi­la con yo­gur y no ha­cía ca­so”, re­la­ta.

Sin em­bar­go, lue­go de que Ca­mi­la le ex­pli­có a la pro­fe­so­ra, és­ta ins­tó a otros alum­nos a ha­cer lo mis­mo, e ins­ta­la­ron un pun­to lim­pio den­tro de la sa­la pa­ra re­ci­clar. “To­do lo que ha­ce­mos en la ca­sa es lo que mi hi­ja va a re­pli­car a fu­tu­ro, y eso es lo que me que­da a mí”, sen­ten­cia.

En Co­lom­bia, Ma­ria­na Ál­va­rez (35) a tra­vés de su cuen­ta @ma­ria­na­ma­ti­ja en Ins­ta­gram, con más de 15 mil se­gui­do­res, y crea­do­ra del blog Cual­quier co­si­ta

es con ca­ri­ño, com­par­te in­for­ma­ción y re­fle­xio­nes acer­ca de es­te es­ti­lo de vi­da.

Si bien cuan­do era pe­que­ña par­ti­ci­pa­ba de un club eco­ló­gi­co con otros ni­ños, de gran­de sa­bía que te­nía que ha­cer al­go, pe­ro no se con­si­de­ra del to­do ze­ro was­te. “Me pro­pu­se vi­vir con tan po­ca ba­su­ra co­mo sea po­si­ble”, ex­pli­ca en su char­la TED dis­po­ni­ble en You­tu­be. (ver vi­deo en www. nue­va­mu­jer.com)

Jun­to a su pa­re­ja, ge­ne­ra al­re­de­dor de dos ki­los de ba­su­ra al año, mien­tras que en ese país el pro­me­dio anual es de 240 ki­los por per­so­na. “Com­par­ti­mos la mis­ma bús­que­da de re­du­cir nues­tra hue­lla am­bien­tal, y de­jar de pro­du­cir ba­su­ra es una he­rra­mien­ta pa­ra lo­grar­lo”, co­men­ta a Nue­va Mu­jer.

“Es ab­so­lu­ta­men­te com­pa­ti­ble con la vi­da mo­der­na, a mí me en­can­ta la ciu­dad e nter­net y creo que es­to no va en con­tra­vía con eso, sino que la tec­no­lo­gía nos per­mi­te en­con­trar la ma­ne­ra de dis­fru­tar la vi­da sin aca­bar con nues­tro en­torno”, agre­ga.

En su ex­pe­rien­cia, al prin­ci­pio fue com­pli­ca­do adap­tar­se, pe­ro lue­go, a tra­vés de la prác­ti­ca, el pro­ce­so se vol­vió un há­bi­to. “La gen­te se quie­re con­ven­cer de lo con­tra­rio pa­ra no te­ner que re­plan­tear­se una vi­da di­fe­ren­te”.

“No es co­mo que ha­ya di­cho ‘ay, qué ge­nial, voy a vi­vir con me­nos ba­su­ra’. Ya hay su­fi­cien­te evi­den­cia de que el mun­do, co­mo es­tá aho­ra, no es sos­te­ni­ble y em­pie­zas a re­fle­xio­nar”, di­ce.

Ade­más de la ba­su­ra, pa­ra Ma­ria­na es­ta pro­ble­má­ti­ca in­vo­lu­cra re­pen­sar el sis­te­ma co­mo ya lo co­no­ce­mos. “Es­te asun­to es un pro­ble­ma sis­té­mi­co, no es só­lo la ba­su­ra, no es só­lo la car­ne, no es só­lo an­dar en au­to; es­to es un te­ma más gran­de que tie­ne que ver con re­fle­xio­nar en torno al con­su­mo”.

Des­de ha­ce un tiem­po Ma­ria­na pu­bli­có en su blog que co­men­za­ría a usar un fras­co de vi­drio de unos 750 ml pa­ra guar­dar allí los desechos que no pue­de re­ci­clar, ni com­pos­tar, y se es­ta­ba de­mo­ran­do en­tre seis y sie­te me­ses en llenar el ba­su­re­ro de la co­ci­na.

“Fue un ex­pe­ri­men­to pa­ra dar cuen­ta de que nor­mal­men­te la ba­su­ra la guar­da­mos en una bol­sa ne­gra, en un re­ci­pien­te opa­co, por­que no la queremos ver. En cam­bio aho­ra es­toy obli­ga­da, ca­da vez que voy a guar­dar al­go, a re­cor­dar to­do lo que he me­ti­do ahí y eso no pa­sa con un ba­su­re­ro con­ven­cio­nal”, ase­gu­ra.

El ejer­ci­cio del en­va­se trans­pa­ren­te le per­mi­tió ver to­do lo que iba bo­tan­do y afi­nar su per­cep­ción, al mis­mo tiem­po que iba pu­bli­can­do el pro­ce­so en sus pla­ta­for­mas. “El fras­co me lle­vó a pen­sar cuan­do com­pra­ba al­go: pre­fe­ría lo que te­nía un em­pa­que de me­nos vo­lu­men”.

Ade­más de sus prác­ti­cas dia­rias y la ta­rea de di­fu­sión por me­dio de su blog, Ma­ria­na de­ci­dió no te­ner hi­jos, a di­fe­ren­cia de Ca­mi­la. “Hay evi­den­cia de que la bio­ma­sa de hu­ma­nos ha su­pe­ra­do la de otras es­pe­cies y pa­ra ser cohe­ren­te con lo que pien­so, to­mé la de­ci­sión de no re­pro­du­cir­me”, fi­na­li­za.

En torno a vi­vir de ma­ne­ra sos­te­ni­ble sue­le ha­ber va­rios mi­tos, al­gu­nos creen que es ca­ro, com­pli­ca­do y que qui­ta tiem­po.

Mar­ce­la Go­doy, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Con­su­mi­do­res Sustentables AdC Cir­cu­lar, co­men­zó con un programa en el que ya han par­ti­ci­pa­do 46 per­so­nas pa­ra trans­for­mar sus há­bi­tos de con­su­mo. Pa­ra ella, la cla­ve es­tá en res­pon­sa­bi­li­zar­nos de nues­tras ac­cio­nes.

Si bien im­pli­ca asu­mir cier­tas res­pon­sa­bi­li­da­des co­mo com­pra­do­res, los be­ne­fi­cios son ma­yo­res. “Es un mi­to que es más ca­ro. Vi­vir de ma­ne­ra cons­cien­te y ce­ro re­si­duos ayu­da al bol­si­llo, co­me­mos más sa­lu­da­ble y co­la­bo­ra­mos me­nos al ca­len­ta­mien­to glo­bal”.

Se­gún la ex­per­ta, el pro­ce­so de con­su­mo com­pro­me­te una mi­ra­da sis­té­mi­ca, o glo­bal, pues in­vo­lu­cra a to­dos los ac­to­res de la so­cie­dad. “Las per­so­nas ten­de­mos cul­par a las em­pre­sas de que con­ta­mi­nan, o al Es­ta­do de que no ha­ce le­yes pa­ra pro­te­ger­nos, pe­ro no es só­lo ta­rea de la ma­má o el pa­pá, es un tra­ba­jo en con­jun­to, mul­ti­sec­to­rial”, di­ce.

Pa­ra co­men­zar a vi­vir sin des­per­di­cios, pue­des par­tir por pre­pa­rar tu pro­pio des­odo­ran­te ca­se­ro con in­gre­dien­tes muy fá­ci­les de ob­te­ner. Re­ce­ta de @no­me­da­lo­mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.