CO­LUM­NA SEXOLOGÍA

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Doc­tor Mau­ri­cio Sa­las Si­ron­va­lle. Uró­lo­go, se­xó­lo­go y ma­gis­ter en si­co­lo­gía clí­ni­ca. vi­ce­pre­si­den­te So­cie­dad Chi­le­na de Sexología .UROLOGIAYSEXOLOGIA.CL

Cla­ves pa­ra re­vi­vir el pla­cer a mi­tad de año

El tur­bu­len­to mun­do con­tem­po­rá­neo no da des­can­so, lar­gas jor­na­das la­bo­ra­les, con­su­mis­mo y en­deu­da­mien­to nos su­mer­gen en la llamada “so­cie­dad del can­san­cio” , des­cri­ta por el fi­ló­so­fo sur­co­reano Byung-Chul Han.

Aunque lle­gue­mos can­sa­dos a ca­sa, tra­te­mos de apro­ve­char ese tiem­po pa­ra pa­rar, ba­jar las re­vo­lu­cio­nes y de­jar­nos que­rer. Pau­sa ne­ce­sa­ria que nos per­mi­te que­rer y de­jar que nos quie­ran, pa­ra po­der pres­tar aten­ción ple­na y ge­nui­na al otro.

Pero, ¿qué pa­sa si es­te de­seo o in­te­rés eró­ti­co es­tá dis­mi­nui­do por tanta pre­sión la­bo­ral y can­san­cio?

La fal­ta de de­seo no es per­ma­nen­te. Es im­por­tan­te es­tar aten­to y no es­pe­rar que des­apa­rez­ca por ar­te de ma­gia. Con la vo­lun­tad y/o el tratamiento ade­cua­do, es po­si­ble en­con­trar el ape­ti­to se­xual, tan año­ra­do.

CLA­VES PA­RA MAN­TE­NER­SE AC­TI­VO

Ge­ne­ral­men­te es más fácil re­sol­ver los con­flic­tos de a dos. Lo primero es con­ver­sar y bus­car po­si­bles so­lu­cio­nes, si el pro­ble­ma se­xual es bio­ló­gi­co (en­fer­me­dad cró­ni­ca, dé­fi­cit hor­mo­nal, etc.), si­co­ló­gi­co (due­lo, ba­ja au­to­es­ti­ma), o re­la­cio­nal (ago­ta­mien­to de la pareja, ru­ti­na in­si­dio­sa o con­flic­tos no re­suel­tos).

Si a pe­sar de ver los problemas y hacerse car­go de ellos, esto no se re­suel­ve, hay que pe­dir ayu­da pro­fe­sio­nal.

También pue­de ayu­dar pre­pa­rar un mo­men­to eró­ti­co, sin sen­tir­se obli­ga­do a lle­gar a una re­la­ción se­xual, más bien, un en­cuen­tro de sen­ti­mien­to amo­ro­so pro­fun­do. Atré­van­se a tener una cena a me­dia luz, con te­ni­das in­si­nuan­tes, de­cir­se cosas eró­ti­cas al oído, mi­rar­se como la primera vez que se ama­ron y desea­ron.

DES­PA­CIO POR LAS PIE­DRAS

Ten­gan una aproximación des­de lo co­ti­diano, por ejem­plo, lla­mar­se por te­lé­fono y de­cir­se que se ex­tra­ñan. Tó­men­se el tiem­po pa­ra ser ex­plí­ci­tos con sus sen­ti­mien­tos y de­cir lo que nos gus­ta de esa per­so­na.

DES­CO­NEC­TAR­SE DEL TRA­BA­JO

Na­die es­pe­ra que la vi­da de pareja sea una ta­za de le­che, el conflicto y la tur­bu­len­cia emo­cio­nal son par­te de la vi­da. Es fácil echar­le la cul­pa al otro cuan­do al­go no funciona, o sen­tir­se enoja­do, de­cep­cio­na­do, trai­cio­na­do y es­tre­sa­do. In­ten­tar que tu pareja cam­bie lo po­ne a la de­fen­si­va y le ha­ce ver una ver­sión ne­ga­ti­va de ti. La so­lu­ción: fle­xi­bi­lí­za­te y cám­bia­te a ti, cre­ce como per­so­na.

MAN­TE­NER EL CUER­PO FE­LIZ

Tener una buena au­to­ima­gen nos per­mi­te me­jo­rar nues­tras relaciones se­xua­les. Pro­du­ci­mos más en­dor­fi­nas que nos dan mu­cho pla­cer y ga­nas de es­tar con el otro, au­men­tan­do en un es­pi­ral po­si­ti­vo el de­seo se­xual.

Ha­cer el amor re­gu­lar­men­te ayu­da a man­te­ner una lí­bi­do fuerte, al au­men­tar la pro­duc­ción de tes­tos­te­ro­na, la hor­mo­na que es la prin­ci­pal causa de la lí­bi­do, tanto en hom­bres como en mujeres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.