PERFIL

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Ro­cío Contreras Gó­mez. @erre­con­tre­ras

Pau­lo Bru­net­ti, las ha­za­ñas del ac­tor ar­gen­tino

Lle­gó a San­tia­go en 2008 pa­ra pre­sen­tar una obra y, pe­se a que no pen­sa­ba que­dar­se tanto tiem­po, ha par­ti­ci­pa­do en más de 15 pro­duc­cio­nes chi­le­nas. Hoy, des­pués de diez años, con­ti­núa haciendo lo más le gus­ta: es­tre­nó Po­der absoluto en el Teatro Ic­tus, di­ri­gió su pri­mer cor­to­me­tra­je y par­ti­ci­pa­rá de la nue­va te­le­se­rie de Me­ga.

Pau­lo Bru­net­ti es de to­mar riesgos, des­can­sar po­co y per­se­ve­rar. Cuan­do lle­gó a Chi­le, no ima­gi­na­ba es­ta­ble­cer­se de es­te la­do de la cor­di­lle­ra, primero par­ti­ci­pó en el elen­co de Lo­la de Ca­nal 13, y des­pués vi­nie­ron otros pa­pe­les en Sin Anes­te­sia y Mujeres de Lu­jo, de Chi­le­vi­sión. Ha par­ti­ci­pa­do de unas on­ce te­le­se­ries y se­ries de televisión sólo en Chi­le, ade­más de unas seis pe­lí­cu­las, en­tre las que des­ta­can No (2012), Qué pe­na tu fa­mi­lia (2013) y Sin Fil­tro (2016).

Su tiem­po se di­vi­de en­tre en­sa­yos, gra­ba­cio­nes, ju­gar fút­bol y dis­fru­tar de sus cua­tro pe­rros, que con­si­de­ra como sus hijos. En­tre el ro­da­je de la nue­va pro­duc­ción noc­tur­na de Me­ga llamada Ca­sa de mu­ñe­cos; su debut como

di­rec­tor de ci­ne en el cor­to­me­tra­je Na­dar de No­che, las pre­sen­ta­cio­nes de la obra Po­der absoluto en el Teatro Ic­tus, que tu­vo tres tem­po­ra­das en Bue­nos Ai­res y una en Nue­va York, –don­de fue ga­lar­do­na­da con el pre­mio Es­pe­cial del Ju­ra­do de la Aso­cia­ción de Cro­nis­tas del Es­pec­tácu­lo (ACE)– sus días son lar­gos, pero dis­fru­ta haciendo lo que más le gus­ta.

¿Có­mo com­bi­nas tus tiem­pos en­tre en­sa­yos y gra­ba­cio­nes?

En televisión me dan fle­xi­bi­li­dad. Por ejem­plo, te­nía pla­ni­fi­ca­do el es­treno de la obra Po­der absoluto en Teatro Ic­tus y no ha si­do un pro­ble­ma com­bi­nar­lo con las gra­ba­cio­nes de la te­le­se­rie. Mi rit­mo de vi­da es al­go ago­ta­dor al fi­nal del día, pero es lo que ele­gí y me gus­ta. El can­san­cio es agra­da­ble, por­que la sa­tis­fac­ción de es­tar haciendo lo que amas es más gran­de.

¿Po­drías ade­lan­tar­nos un po­co so­bre tu per­so­na­je en la nue­va te­le­se­rie noc­tur­na de Me­ga?

Se lla­ma Oc­ta­vio y tie­ne un re­en­cuen­tro con una mu­jer, con quien tu­vo una his­to­ria en el pa­sa­do. Es­ta te­le­se­rie es in­tere­san­te por­que mues­tra a un grupo de mujeres que es­tán dis­pues­tas a ha­cer un cam­bio en su vi­da y se dan cuen­ta de que no han si­do fe­li­ces. Va a ser uno de los pro­ta­go­nis­tas de esos cam­bios en la vi­da de uno de los per­so­na­jes.

Ca­si siem­pre en televisión te hemos vis­to haciendo el pa­pel de “ga­lán”. ¿Es­te nuevo per­so­na­je cumple con ese es­te­reo­ti­po?

Es­te per­so­na­je va a tener con­flic­tos, a di­fe­ren­cia de lo que se co­no­ce como “ga­lán”, por­que sue­le pa­sar que los ga­la­nes tie­nen una es­truc­tu­ra no muy dra­má­ti­ca. En cam­bio, es­te sí va a tener al­ti­ba­jos, va a pro­ta­go­ni­zar mo­men­tos de co­me­dia, dra­ma y también de se­duc­ción.

Es un per­so­na­je con un aba­ni­co am­plio de sen­ti­mien­tos y yo tra­to de in­cor­po­rar eso en mis in­ter­pre­ta­cio­nes y así no caer en lo tí­pi­co, de darle un plus. Si me to­can es­ce­nas de se­duc­ción, per­fec­to; si me to­can otras con ma­yor dra­ma­tis­mo, tanto mejor, ese tono me gus­ta más y lo uso cuan­do ha­go teatro.

¿Y có­mo te sien­tes en

Po­der absoluto?

En es­ta obra mi in­ter­pre­ta­ción no tie­ne nada que ver con lo que he hecho an­tes, es un th­ri­ller po­lí­ti­co. La es­cri­bió Ro­ger Pe­ña y la di­ri­ge Os­car Bar­ney Finn, con quien he tra­ba­ja­do en unas diez pie­zas de teatro. Es la his­to­ria de un vie­jo po­lí­ti­co de de­re­cha, de Aus­tria, que in­vi­ta a su ca­sa a una jo­ven pro­me­sa de su par­ti­do. Apa­re­cen temas como la co­rrup­ción, la ma­ni­pu­la­ción y las men­ti­ras, lo que es la po­lí­ti­ca en to­do el mun­do. Des­pués del en­sa­yo ge­ne­ral, que era con pú­bli­co, la gen­te salía di­cien­do: “La po­lí­ti­ca es así”, y por eso ha te­ni­do tanto éxi­to. Si bien tras­cu­rre en Aus­tria, fá­cil­men­te pue­de pa­sar en La Mo­ne­da.

¿En teatro pre­fie­res abor­dar te­má­ti­cas sociales?

Cuan­do un te­ma me to­ca, me gus­ta ha­cer un po­co de rui­do y bus­co mos­trar­lo por­que es po­si­ble que al pú­bli­co le su­ce­da lo mis­mo. Es como esa tí­pi­ca obra que te mar­ca y que des­pués de ver­la, per­mi­te ar­mar un de­ba­te. Con Po­der absoluto es la primera vez que ha­go teatro po­lí­ti­co y la idea es que la au­dien­cia se sien­ta iden­ti­fi­ca­da y pue­da ver que en el mun­do la reali­dad es si­mi­lar. Es­ta obra fue es­cri­ta a fi­nes de los años 80 y principio de los 90, pero no ha cam­bia­do mu­cho el pa­no­ra­ma. En Bue­nos Ai­res, la mon­ta­mos jus­to cuan­do ter­mi­nó el go­bierno de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner y entró Mau­ri­cio Ma­cri. Aho­ra hubo un cam­bio de go­bierno en Chi­le y qui­zás a muchos les va

a ha­cer sen­ti­do.

Ha­ce unos años que es­tás di­ver­si­fi­can­do tu ca­rre­ra. ¿Cuá­les son tus pró­xi­mos proyectos?

Soy un ac­tor que no se que­da sen­ta­do es­pe­ran­do que lo lla­men, por eso siem­pre es­toy bus­can­do al­go pa­ra ha­cer. Aho­ra tra­ba­jo en una obra que se es­tre­na­rá pron­to, que es un mo­nó­lo­go; en otra, que se lla­ma No­ches Ro­ma­nas, y también en mi pri­mer cor­to­me­tra­je. Tra­ba­jar obra tras obra es cues­ta arri­ba y yo lo bus­co, por­que me gus­ta. Es como subir pel­da­ños..., cuan­do ter­mi­nas de es­ca­lar, se sien­te una sa­tis­fac­ción tre­men­da.

¿De qué se tra­ta el cor­to­me­tra­je en el que es­tás tra­ba­jan­do?

Se lla­ma Na­dar de No­che y se ba­sa en un cuen­to de Juan Forn, escritor ar­gen­tino, que leí ha­ce unos die­ci­sie­te años. Es una con­ver­sa­ción en­tre un pa­dre y un hijo que siem­pre es­tu­vo pen­dien­te, se desa­rro­lla a ori­llas de un la­go y yo creo que to­do pa­dre y to­do hijo se van a sen­tir iden­ti­fi­ca­dos. Tra­ba­ja­mos con Pe­pe Se­call y Jo­se­fi­na Mon­ta­né. Lo ideal se­ría par­ti­ci­par en San­fic pa­ra que se mues­tre en Chi­le. Es­toy muy con­ten­to y es­pe­ro seguir tra­ba­jan­do en ci­ne.

Tus padres y her­ma­nos vi­ven en Ar­gen­ti­na, pero siem­pre es­tás en con­tac­to con ellos. ¿Pla­neas formar tu pro­pia fa­mi­lia pron­to?

Sí, estamos le­jos, pero in­ten­ta­mos ver­nos va­rias veces al año. To­do el tiem­po la gen­te me pre­gun­ta si se­ré pa­dre, pero no es­tá en mis planes. Creo que no se pla­ni­fi­ca, el mo­men­to va a lle­gar. Por aho­ra, ten­go cua­tro re­ga­lo­nes que con­si­de­ro como mis hijos y son mis pe­rros: Gas­par, Po­llo, Pan­cha y Co­lom­ba. Ade­más, ten­go cin­co her­ma­nos y ocho so­bri­nos: la ma­yor tie­ne vein­te, lue­go vie­ne uno de on­ce, y me van a acom­pa­ñar to­da la vi­da. Soy fe­liz así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.