ES­PE­CIAL DÍA DEL PA­DRE

Ha­ce sie­te años es una po­si­bi­li­dad en Chi­le, sin em­bar­go, la ci­fra de hom­bres que lo to­man no alcanza el 1%. La fal­ta de in­for­ma­ción y es­tí­mu­lo es­ta­tal, en­tre otros in­con­ve­nien­tes, se in­ter­po­nen a la ho­ra de ejer­cer es­te de­re­cho.

NuevaMujer - - ÍNDICE - Por Ro­cío Ve­ne­gas Al­caíno. @_ay­ro­cio

Las deu­das del post­na­tal mas­cu­lino

Des­de oc­tu­bre del 2011 es­tá vi­gen­te la Ley de Post­na­tal Pa­ren­tal, que bus­ca, en­tre otras cosas, fo­men­tar el ape­go y la lac­tan­cia ma­ter­na am­plián­do­lo a seis meses. No sólo eso. Ade­más, en un in­ten­to por avan­zar en co­rres­pon­sa­bi­li­dad, se in­clu­yó la po­si­bi­li­dad de que ellas tras­pa­sa­ran en­tre una a seis se­ma­nas al pro­ge­ni­tor, du­ran­te el úl­ti­mo mes del post­na­tal. Es­te de­re­cho sólo abar­ca a hom­bres y mujeres que es­tén aco­gi­dos a al­gún sis­te­ma pre­vi­sio­nal.

Por ley, exis­te un post­na­tal mas­cu­lino de cin­co días há­bi­les. Estos pueden to­mar­se in­me­dia­ta­men­te des­pués del par­to o en el trans­cur­so del pri­mer mes. Al con­tra­rio de lo que ocu­rre con las mujeres, que re­ci­ben una sub­ven­ción es­ta­tal du­ran­te el pe­río­do, en el ca­so de los hom­bres son los em­plea­do­res quie­nes de­ben pa­gar esos días.

“En teo­ría, la crea­ción del per­mi­so post­na­tal pa­ren­tal es un avan­ce des­de el punto de vis­ta de la co­rres­pon­sa­bi­li­dad, sin em­bar­go, en la prác­ti­ca, al no en­tre­gar un de­re­cho ex­clu­si­vo a los hom­bres, se si­gue re­pro­du­cien­do una es­truc­tu­ra tra­di­cio­nal en la dis­tri­bu­ción del tra­ba­jo re­pro­duc­ti­vo, que de­po­si­ta so­la­men­te en las mujeres la responsabilidad y los cos­tos aso­cia­dos al cuidado de hijos e hi­jas”, ex­pli­ca Ni­co­lás Aros, del Área de Es­tu­dios de Co­mu­ni­dad Mu­jer. Se­gún ci­fras de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Se­gu­ri­dad So­cial, du­ran­te el 2017, sólo un 0,2% de los per­mi­sos post­na­ta­les fue­ron trans­fe­ri­dos en al­gún punto al pa­dre, ci­fra que re­sul­ta prác­ti­ca­men­te sim­bó­li­ca. La fal­ta de in­for­ma­ción, los pre­jui­cios de la so­cie­dad, la pre­ca­rie­dad la­bo­ral, y la obligación de las ma­dres a ce­der par­te de su tiem­po, son al­gu­nos de los ba­ches que en­tor­pe­cen el ca­mino ha­cia un post­na­tal que se vi­va en co­rres­pon­sa­bi­li­dad. Co­no­ci­mos de cer­ca una his­to­ria de post­na­tal mas­cu­lino. Ape­nas Eduar­do Acu­ña y Daniela Báez su­pie­ron que iban a ser padres, de­ci­die­ron que él apro­ve­cha­ría las úl­ti­mas tres se­ma­nas de per­mi­so pa­ra com­par­tir con su hi­ja, mien­tras ella se re­in­te­gra­ba al tra­ba­jo. La in­ten­ción era que am­bos pu­die­ran in­vo­lu­crar­se al cien­to por cien­to en el pro­ce­so de crian­za de la pe­que­ña, apren­dien­do a co­no­cer­la y a en­ten­der sus ne­ce­si­da­des.

Al in­da­gar en las di­fi­cul­ta­des que pueden sur­gir a la ho­ra de to­mar es­te per­mi­so, uno de los pri­me­ros problemas apun­ta a que en Chi­le las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de cuidado se es­truc­tu­ran en torno a las mujeres, pues to­do lo que se vin­cu­la al ho­gar y la crian­za si­gue re­ca­yen­do prin­ci­pal­men­te so­bre ellas. De ese mo­do, el punto de la ley re­la­ti­vo a los padres no se es­ta­ble­ce des­de el de­re­cho y obligación que tie­nen de cui­dar a sus hijos, sino que se pien­sa como un be­ne­fi­cio que se les pue­de o no ce­der.

El ac­ce­so a la in­for­ma­ción también aparece como un fac­tor que jue­ga en con­tra pa­ra que es­ta po­lí­ti­ca fun­cio­ne. Du­ran­te el pro­ce­so, Eduar­do y Daniela vieron que gran par­te de la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble es­ta­ba orien­ta­da ex­clu­si­va­men­te a las fu­tu­ras ma­dres. “No­so­tros mis­mos nos in­for­ma­mos de la ley”, co­men­ta Eduar­do.

En muchos otros ca­sos, la gen­te pue­de no enterarse de la po­si­bi­li­dad sim­ple­men­te por desinformación.

El sub­si­dio en­tre­ga­do tanto a padres como a ma­dres du­ran­te el pe­río­do de post­na­tal es equi­va­len­te al suel­do que les co­rres­pon­de en su tra­ba­jo, a menos que es­te su­pere el má­xi­mo im­po­ni­ble ($2.051.414 bru­tos, apro­xi­ma­da­men­te). En Chi­le, quinto en tér­mi­nos de bre­cha sa­la­rial den­tro de los paí­ses de La Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­co (OCDE), don­de las mujeres ga­nan en pro­me­dio 21% menos desem­pe­ñán­do­se en el mis­mo car­go, re­sul­ta un des­in­cen­ti­vo que quien, pro­ba­ble­men­te re­ci­be el ma­yor in­gre­so, de­ba re­nun­ciar a una par­te pa­ra po­der de­di­car­se –aunque sea por un par de se­ma­nas– a las ta­reas de cuidado.

“Se­gún los úl­ti­mos da­tos dis­po­ni­bles de la En­cues­ta Na­cio­nal de Em­pleo (tri­mes­tre febrero-marzo-abril de 2018), un 29% del to­tal de las y los ocu­pa­dos es­tá en con­di­cio­nes de in­for­ma­li­dad. Es de­cir, ca­si 2,5 mi­llo­nes de personas son tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res de­pen­dien­tes que no tie­nen ac­ce­so al sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial”, afir­man des­de Co­mu­ni­dad Mu­jer, agre­gan­do que eso im­pi­de a to­dos ac­ce­der a ga­ran­tías sociales bá­si­cas, in­clu­yen­do las de ma­ter­ni­dad y pa­ter­ni­dad.

Hay otro punto que re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co si se ob­ser­van las prin­ci­pa­les in­ten­cio­nes de la Ley de Post­na­tal Pa­ren­tal. Si por un la­do quería au­men­tar el tiem­po de lac­tan­cia ex­clu­si­va, ci­ñén­do­se a los seis meses que

re­co­mien­da la Or­ga­ni­za­ción Mundial de la Sa­lud, la po­lí­ti­ca en­fo­ca­da en pro­mo­ver la co­rres­pon­sa­bi­li­dad va en de­tri­men­to del de­re­cho a ama­man­tar, pues el tiem­po que re­ci­ben los padres tie­ne que ser obli­ga­to­ria­men­te ce­di­do por la mu­jer. “Una vez que una vuel­ve a tra­ba­jar, es muy difícil man­te­ner la lac­tan­cia, el rit­mo de tra­ba­jo ha­ce que dis­mi­nu­ya”, ex­pli­ca Daniela. Por úl­ti­mo, el jui­cio so­cial que se des­pren­de de una cul­tu­ra don­de la ma­ter­ni­dad es pa­tri­mo­nio y responsabilidad de las mujeres se ve como otro pro­ble­ma. En la prác­ti­ca, pa­ra muchas personas re­sul­ta in­con­ce­bi­ble que una mu­jer ce­da par­te de su tiem­po al pa­dre. “Al mo­men­to en que ella vuel­ve, su en­torno es crí­ti­co con que ella ha­ya ce­di­do el per­mi­so”, re­ve­la Eduar­do.

UN DE­RE­CHO Y UN DE­BER PA­RA LOS PADRES

“Una dis­tri­bu­ción jus­ta de las ta­reas de cuidado en­tre ma­dres y padres no sólo es fa­vo­ra­ble des­de un punto de vis­ta de equi­dad de gé­ne­ro, sino que también es­tá am­plia­men­te de­mos­tra­do que la par­ti­ci­pa­ción de los hom­bres en la crian­za de sus hijos e hi­jas tie­ne im­por­tan­tes be­ne­fi­cios pa­ra los padres y los re­cién na­ci­dos/as”, afir­ma Ni­co­lás, de Co­mu­ni­dad Mu­jer, apun­tan­do a la im­por­tan­cia de me­jo­rar las con­di­cio­nes.

Pa­ra Daniela, que exis­ta el post­na­tal pa­ra el pa­dre es una buena me­di­da, por­que la re­la­ción me­jo­ra y el víncu­lo se for­ta­le­ce. Pu­do ver có­mo la re­la­ción de Eduar­do con su hi­ja Ema cam­bió lue­go de pa­sar tres se­ma­nas con­ti­nuas con ella. “An­tes, cuan­do la gua­gua llo­ra­ba, él no sabía por qué. Son cosas que no lo­gras de­ter­mi­nar si lle­gas a las sie­te de la tar­de del tra­ba­jo y la gua­gua se acues­ta a las ocho”.

A su vez, pa­ra Eduar­do, ese tiem­po fue muy im­por­tan­te: “Mi re­la­ción con Ema cam­bió, apren­dí a co­no­cer­la mejor y a ver­la en su co­ti­diano, có­mo era. Esa ex­pe­rien­cia de com­par­tir y ha­cer­me res­pon­sa­ble y car­go sólo fue súper buena ex­pe­rien­cia, pro­ve­cho­sa pa­ra mí, por­que la madre tie­ne un víncu­lo des­de el ini­cio por la lac­tan­cia que uno como pa­dre no tie­ne, en­ton­ces es un buen de­sa­fío. Fi­nal­men­te to­do re­sul­ta bien, pue­des su­pe­rar­lo, es­tar ahí y dis­fru­tar”. “Esto es im­por­tan­te, se tie­ne que per­fec­cio­nar, de­be­ría ser un de­re­cho ex­clu­si­vo”, in­di­ca Daniela. “Es muy ex­tra­ño que mi de­re­cho va­ya en de­tri­men­to del de ella”, afir­ma Eduar­do. Am­bos coin­ci­den en el post­na­tal de­be­ría ser in­de­pen­dien­te y pa­ra am­bos, per­mi­tien­do in­clu­so coin­ci­dir en las fe­chas, en lo que Eduar­do de­no­mi­na como un círcu­lo vir­tuo­so en don­de las ta­reas se com­par­ti­rían, al­go que con la ley ac­tual no pue­de ocu­rrir. Des­de Co­mu­ni­dad Mu­jer con­clu­yen que pa­ra co­rre­gir es­te pro­ble­ma es ne­ce­sa­ria una re­in­ge­nie­ría del sis­te­ma de pro­tec­ción a la ma­ter­ni­dad y pa­ter­ni­dad, pues el de aho­ra no otor­ga ni el de­re­cho ni la obligación a los hom­bres, ex­pli­can­do que es ne­ce­sa­rio que estos úl­ti­mos ten­gan de­re­chos ex­clu­si­vos, que no de­pen­dan de la pér­di­da del post­na­tal ma­terno. “Así se igua­lan los de­re­chos y de­be­res de la pa­ter­ni­dad y ma­ter­ni­dad, asu­mien­do que tanto hom­bres como mujeres son cui­da­do­res y pro­vee­do­res al mis­mo tiem­po”, fi­na­li­za Ni­co­lás Aros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.